Panamá: la Fiscalía abre investigación penal por abuso sexual por parte de sacerdotes de la Iglesia Católica

El anuncio de la Fiscalía de Panamá de que abrió una investigación por supuesto delito contra la libertad sexual a miembros de la Iglesia católica, profundizó el mayor escándalo en la historia de la institución local.

A pesar del comunicado oficial del Ministerio Público (MP) a través de su cuenta oficial de Twitter, en el cual aseguró que el expediente se inició el pasado 1 de septiembre, la arquidiócesis de Panamá negó conocimiento alguno de ‘acusación contra de alguno de los sacerdotes’ de su jurisdicción.

Al mismo tiempo, reafirmó su ‘irrestricto compromiso’ con la búsqueda de la verdad y la justicia, como ‘único camino para una verdadera reparación y sanación de nuestra Iglesia’, mensaje antecedido por la revelación de los nombres de tres presbíteros separados de la institución por ‘conductas inapropiadas y escandalosas’.

Sobre el tema, que conmociona a la sociedad panameña, en la cual predomina el catolicismo, la abogada Gilma de León dijo al canal TVN que en el Código Penal vigente, en el capítulo de los delitos contra libertad e integridad sexual, se tipifica la falta en la relación con menores, con la agravante para los ‘ministros de culto’, con una pena de hasta seis años de prisión.

En una denuncia pública realizada el pasado sábado, se escuchó una grabación en la cual una persona no identificada y un supuesto cura, acordaban la relación de este último con un varón de 17 años, lo que unido a otras presuntas pruebas de mensajes instantáneos y un vídeo explícito de un sacerdote y un joven inmigrante, sugirieron una red de prostitución homosexual en la Iglesia católica.

Al analizar la crisis, el diario La Estrella de Panamá recordó antecedentes en 2002, cuando un sacerdote de la provincia de Coclé fue declarado responsable de abuso a una menor de 16 años y en 2005 el párroco de Atalaya fue condenado a 20 meses de prisión por acoso sexual a tres estudiantes, ambos en el centro del país.

En un mea culpa con matices de justificación, la Conferencia Episcopal de Panamá reconoció que la Iglesia es pecadora, pero en un mensaje dirigido a sus feligreses, señaló que ‘nuestra Iglesia es santa porque ha sido instituida por Jesucristo; y pecadora, porque está formada por hombres y mujeres pecadores’.

El escándalo que sacude a la jerarquía católica istmeña se inserta en una conducta al parecer entronizada en la institución, como evidencia el libro Sodoma. Poder y escándalo en El Vaticano, del francés Frédéric Martel, el cual devela ‘la vivencia deshonesta de la homosexualidad que estructura la vida eclesiástica en la Iglesia católica’, según su promoción.

Al referirse a la doble moral de la inflexible prédica homofóbica y contra ciertas conductas heterosexuales de muchos sacerdotes, el papa Francisco señaló en octubre de 2016: ‘Detrás de la rigidez siempre hay algo oculto, en tantos casos, una doble vida; pero hay algo también de enfermedad’.

Prensa Latina


Cifra de sacerdotes implicados en escándalo sexual sube a seis

La cifra de sacerdotes católicos señalados en un escándalo sexual en Panamá sube a seis. Una fuente reveló a TVN Noticias el total de sacerdotes, detallando que se trata de cuatro panameños y dos extranjeros.

Se pudo conocer que uno de estos sacerdotes pertenecía a la diócesis de Chitré. Otro, de origen venezolano, se mudó de Panamá y actualmente vive en Estados Unidos. El último, perteneciente a la congregación salesiana, ya fue reportado ante su superior.

Se desconoce si la Iglesia Católica ha tomado alguna medida para investigar las acciones de estos sacerdotes o sancionarlos de haber cometido faltas. Tampoco se ha confirmado si hubo casos de abusos a menores de edad.

La Arquidiócesis de Panamá ha emitido un comunicado declarando que desconoce de ninguna acusación presentada en contra de sus presbíteros.

“Reiteramos nuestra posición de tolerancia cero ante cualquier clase de abuso, especialmente a menores y personas vulnerables”, afirma la Arquidiócesis en el comunicado.

Hasta el momento, la Arquidiócesis ha suspendido de sus funciones a los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid.

TVN