Trump visita muro fronterizo en California y celebra la cooperación de AMLO en temas migratorios

Trump visita muro y aplaude apoyo de México en migración

En una visita rápida al muro fronterizo en Otay Mesa, en San Diego, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, supervisó los avances de la obra y agradeció el apoyo de México en el tema migratorio.

«Si pusiera sólo 5 por ciento de aranceles a México, eso pagaría el muro, pero no quiero hacerlo porque México ha sido fantástico», manifestó Trump. «Hubiéramos querido el apoyo del Congreso. Pero lo hicimos de otra manera. Lo hicimos con la ayuda de México, lo hicimos con la ayuda del Pentágono «.

Aseguró que la división fronteriza que se construye es impenetrable, pues las partes metálicas de la cerca están rellenas de concreto. «Este no es un muro que se pueda derribar».

Más temprano, Trump publicó una foto en su cuenta de Twitter en la que aparece un mensaje contra la migración ilegal y el asilo.

«No más. No más falso asilo. No más ‘detener y soltar’. No más entrada ilegal en Estados Unidos», se lee en la imagen, en la cual aparece Trump y de fondo la cerca fronteriza.

Eje Central


Guatemala | Realizan análisis para definir ruta de acuerdo migratorio

Cumpliendo con los procesos de análisis y estudio de la resolución emitida por la Corte de Constitucionalidad (CC), el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, aseguró que aún no se tiene definida la ruta para la implementación del acuerdo de solicitudes de protección firmado entre Guatemala y Estados Unidos.

“Dicha resolución no define cuál es el camino que se debe seguir, sin embargo, esperamos que en un corto plazo tengamos resuelta la situación para poder cumplir con lo que corresponde”, aseguró el jefe de la cartera del Interior.

Además, explicó que no pueden presentar un recurso de ampliación, pues ya están fuera de plazo, y lo que realizarán es una interpretación de lo que la Corte resolvió tras la revocatoria impuesta.

Comentó que tampoco se ha definido si el acuerdo debe ir al Legislativo. Anteriormente, el presidente Jimmy Morales aseguró que, respaldados en la Constitución, el proceso debería continuar su rumbo y el acuerdo no debería llegar al Congreso de la República, debido a que el Ejecutivo es el que maneja las relaciones internacionales.

En el comunicado emitido el 9 de septiembre pasado por la CC, se detalla que el gobernante Morales “ostenta la facultad constitucional de dirigir la política y las relaciones internacionales, y que teniendo pleno conocimiento de los alcances y obligaciones que asumirá el Estado de Guatemala por medio de la adopción de la firma del acuerdo, tiene la responsabilidad de propiciar que se agote el procedimiento legal establecido para que el acuerdo en mención cobre vigencia”.

La entrada en vigencia del acuerdo favorecerá no solo a los guatemaltecos para tener una migración regular, sino también el asilo de salvadoreños y hondureños en el país.

Diario de Centroamérica


Líderes migrantes en EE. UU. se sienten más perseguidos y en riesgo

Hacer activismo en favor de los migrantes en EE. UU. se ha vuelto una tarea difícil en los últimos tiempos para los guatemaltecos y para la comunidad hispana en general. Animados por la retórica antimigrante del presidente Donald Trump, algunos estadounidenses se han dado a la tarea de denunciar a algunos líderes de organizaciones quienes son investigados por las autoridades migratorias.

El pasado 5 de septiembre, Roland Gramajo Reyes, un líder guatemalteco de Houston, Texas, que tiene 25 años de vivir en EE. UU., fue detenido y ahora enfrenta un proceso de deportación, toda su familia, esposa y cinco hijos, viven en EE. UU. y son ciudadanos estadounidenses.

En el 2004, Gramajo fue deportado a Guatemala y después volvió a ingresar ese país puesto que ahí estaba su familia, ese hecho le podría causar una sentencia de prisión después de la cual sería deportado. Abogados y organizaciones promigrantes luchan porque eso no ocurra, aunque el 16 de septiembre pasado un juez le negó la libertad bajo fianza.

Medios de aquel país reportan que la detención de Gramajo se produjo semanas después de haber organizado un foro para disipar los temores por posibles redadas y en donde había invitado a personal de ICE (Inmigración y Control de Aduanas, en inglés), aunque ninguno asistió.

ICE sostiene que la detención de Gramajo se debió a una denuncia anónima que dio a conocer que residía en Houston; además, afirma que la captura se logró gracias a un operativo “de rutina” de la agencia y que Gramajo enfrenta cargos criminales por no respetar las leyes estadounidenses.

No obstante, grupos promigrantes afirman que, independientemente de las causas que derivaron en la detención de Gramajo, el temor entre la comunidad hispana se ha incrementado porque saben que hoy en día los agentes están más presionados para hacer cumplir la ley y utilizan todos los medios que tengan a su alcance para lograr tal fin.

Represalias

Walter Batres, integrante de la Red Migrante Guatemalteca, no descarta que la detención de Gramajo haya sido una represalia de las autoridades por el activismo que este practicaba en Houston.

Como ejemplo citó que este año un grupo de 50 personas todos estadounidenses fueron filmados mientras participaban en una protesta en favor de los migrantes en San Diego, California, y cuando intentaron ingresar en México salía una alerta que los identificaba como posibles patrocinadores de las caravanas de migrantes.

“Está tremendo”, asegura Batres al referirse a la situación de los líderes migrantes en EE. UU. a pesar de que radica en California, uno de los estados considerados amigables con los extranjeros.

Sin embargo, ICE respondió a Prensa Libre que respetan “plenamente los derechos de todas las personas a expresar su opinión sin interferencias” y que esa agencia “no tiene como objetivo arrestar a los extranjeros ilegalmente presentes en base a las posiciones de defensa o en represalia por los comentarios críticos que hacen”.

Xenofobia

Otros migrantes no se animan a afirmar que ICE esté montando una especie de conspiración para detener a los líderes migrantes; aunque, de acuerdo con la versión oficial de que la detención de Gramajo fue por una denuncia anónima, no descartan la otra faceta de la problemática migratoria: la xenofobia.

“Suele pasar, lastimosamente, que alguien nos ponga de cabeza —que denuncie— cuándo estamos metidos en este rollo. Siempre estamos llamando la atención y expuestos a represalias ya sea por grupos supremacistas o la misma ley”, señala Eddy Garrido, líder del Foro Migrante de Guatemala.

“Nosotros hemos sido amedrentados, cuando estuvo llegando mucha gente y las dejaban en las paradas del bus, una vez un grupo nos trató de amedrentar, fuimos dejar a gente a la iglesia y un pastor contó que un vecino llegó con una pistola a amenazarlos”, aseguró.

“La gente se ha envalentonado aquí. Con la retórica del presidente Trump ellos creen que tienen más derecho de expresar sus ideologías erróneas”, expuso Garrido, quien añadió que a estas personas “no les gusta que nosotros aboguemos por los migrantes”.

Sugerencia

Marlon González, dirigente de la organización Misión Guatemala USA, expuso que, aunque está por averiguarse si la detención de Gramajo fue parte de una política de ICE para amenazar a los activistas, lo más prudente es que aquellos migrantes que no cuentan con un estatus legal se abstengan de hacer activismo.

“Le diría a la comunidad que tenga cuidado, que mejor dejen a las personas que tienen documentos que lideren esta situación, y si ellos pueden cooperar que lo hagan en donde no sean visibles ni detectados porque obviamente pueden ser detenidos procesados y deportados”, explicó el líder migrante.

Respecto a la detención de Gramajo, González afirma que, según la familia, antes de su captura había recibido amenazas de que lo iban a denunciar por ser indocumentado.

Coincidió en que ahora más que nunca hay más razones para sentir temor, sobre todo porque Trump no dejará el tema migratorio porque ya prepara su reelección y sabe que el hablar del mismo en la campaña pasada le representó el triunfo electoral.

Blanco por su activismo

El medio CNN reportó que familiares y amigos de Gramajo aseguran que su activismo en favor de los migrantes lo convirtió en blanco de ICE.

Cita declaraciones de Cesar Espinosa, de la organización Fiel en Houston para quien “algunas personas que están hablando en contra de la administración o de ICE están siendo atacadas por esas mismas agencias”.

Sin embargo, ICE niega este extremo.

En la comunicación que envió a Prensa Libre, ICE calificó esas acusaciones de “vagas y sin fundamento”. Añade que afirmar tal extremo es “una ofensa insultante para la seguridad pública y perjudica enormemente a los miles de agentes” que arriesgan sus vidas para proteger EE. UU.

Prensa Libre


Honduras no será tercer país seguro y confirma negociación de un acuerdo con EEUU

El secretario hondureño de Relaciones Exteriores, Lisandro Rosales, confirmó este martes a Efe que Honduras negocia un convenio bilateral con Estados Unidos, diferente al que firmó en julio pasado Guatemala, que no contempla que la nación centroamericana se convierte en un tercer país seguro para los migrantes que buscan refugio.

“No se de que tercer país seguro me habla, nosotros lo que estamos hablando con Estados Unidos es de un convenio bilateral de cooperación en temas migratorios”, subrayó Rosales.

Según publicaciones de prensa, las autoridades hondureñas estarían negociando con EE.UU. la firma de un convenio de cooperación de asilo que obliga a los migrantes que atraviesan el país a pedir asilo en Honduras en vez de en territorio estadounidense, similar al suscrito en julio pasado por Guatemala.

Sin precisar detalles, el canciller hondureño dijo que lo que Honduras negocia con Estados Unidos es “completamente diferente a lo que firmó Guatemala”.

“Estamos en el proceso de negociación ahorita e informaremos una vez este concluido el proceso”, señaló Rosales, tras confirmar que el subsecretario adjunto del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), James McCament, llegará este martes a la capital hondureña para continuar las pláticas.

McCament encabeza una delegación estadounidense que se reunirá este miércoles con autoridades hondureñas para continuar las negociaciones de un acuerdo bilateral en temas migratorios.

El 10 de septiembre, Rosales había rechazado que Honduras vaya a ser tercer país seguro para los migrantes que buscan refugio y aseguró entonces que la agenda entre Honduras y EE.UU. se enfoca en termas de “seguridad regional, promoción de inversiones y oportunidades, y programas de empleo temporal que promuevan una migración regular, segura y ordenada”.

El presidente hondureño y el secretario interino de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Kevin McAleenan, se reunieron a finales de agosto en Washington para dialogar sobre “un compromiso compartido en mejorar la seguridad” y abordar la migración irregular en el hemisferio occidental.

Estados Unidos y Honduras se comprometieron, según autoridades en Tegucigalpa, a “trabajar de manera conjunta para mejorar la seguridad y abordar la migración irregular por medio del intercambio mejorado de información para la aplicación de la ley”.

Además, acordaron “investigar y procesar a los involucrados en organizar violaciones en masa a las leyes de inmigración e infracciones relacionadas a la trata de personas”.

En Estados Unidos, de acuerdo con la Cancillería, se calcula que viven alrededor de un millón de ciudadanos de Honduras, la mayor parte de ellos en condición irregular, que ha escapado de situaciones que afectan al país como la violencia.

El convenio firmado entre Guatemala y Estados Unidos sigue siendo negociado entre ambos Gobiernos bajo hermetismo y entrará en vigor cuando ambos intercambien “un canje de notas” en las que aclaren haber cumplido con cada procedimiento legal; pero todavía no hay fecha.

La Tribuna


Más de 2.000 hondureños serán retornados esta semana desde México y EEUU

Un total de 2.191 compatriotas serán retornados esta semana a San Pedro Sula desde los Estados Unidos y México, informó la directora de Protección al Hondureño Migrante, Jessica Guzmán.

La funcionaria de la Secretaría de Relaciones Exteriores indicó que entre los hondureños, que serán retornados vía aérea y terrestre, vienen grupos de unidades familiares y adultos solos que fueron capturados en la ruta migratoria o al cruzar la frontera sur estadounidense.

Detalló que de Estados Unidos se esperan siete vuelos con aproximadamente 783 adultos no acompañados, mientras que desde México retornarán 814 unidades familiares y 594 adultos.

Con base en cifras del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho) al 13 de septiembre se reportaba el retorno al país de 85.523 hondureños, de los cuales 29.508 fueron deportados desde los Estados Unidos, 53.609 desde México y el resto de Centroamérica, Suramérica, Asia y Europa.

Guzmán explicó que el aumento en las deportaciones es un reflejo de las políticas migratorias estadounidenses, cuyas autoridades han reafirmado que no permitirán la estadía de migrantes irregulares en su territorio.

En ese orden, el Gobierno estadounidense ha establecido una serie de acciones, entre ellas el incremento de medidas de seguridad y el acuerdo suscrito con México en junio pasado, que entre otros puntos contempla el aumento de elementos de seguridad y el retorno a la frontera mexicana de los migrantes que han solicitado asilo en los Estados Unidos, aseguró.

Disminuyen detenciones

A pesar del aumento en las deportaciones durante este año fiscal estadounidense (octubre 2018-septiembre 2019), durante el mes de agosto las cifras de migrantes hondureños aprehendidos en la frontera sur de Estados Unidos bajaron casi 40% en comparación a junio de este año.

Guzmán detalló que la Embajada de Honduras en Washington reportó en agosto la aprehensión de 13.377 hondureños en la frontera estadounidense, mientras que en julio las capturas de compatriotas sumaron 33.620; esto indica una reducción de 20.243 hondureños, detalló.

Asimismo, explicó que se ha reportado una disminución en las estadísticas de niños no acompañados, con un descenso de 37,70% entre julio y agosto, teniendo en cuenta que en julio se reportaron 2.369 menores y en agosto 893.

De interés

El informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) 2018 revela que los 10 principales países con flujos migratorios hacia Estados Unidos son México, China, India, Filipinas, Vietnam, El Salvador, Cuba, República de Corea, República Dominicana y Guatemala.

El País