Uruguay: la INDHH y la UdelaR se pronunciaron en contra de la reforma sobre seguridad que promueve la oposición

Tayler: La reforma de Larrañaga es un «retroceso» en el sentido del Estado como «garante de DDHH»

La Institución Nacional de Derechos Humanos (INDHH) y la Universidad de la República (UdelaR) se pronunciaron en contra de la reforma constitucional en materia de seguridad que promueve el senador nacionalista Jorge Larrañaga.

Este martes, el legislador lanzó oficialmente la campaña para que la papeleta por el SÍ la ensobre más de un 50% del electorado para que se pueda evaluar en un próximo período legislativo.

Wilder Tayler, director de la INDDHH, sostuvo a República Noticias que «esto es un retroceso en el sentido del Estado como garante de los derechos humanos». El diputado blanco Pablo Abdala escribió en Twitter que es «ilegítimo» que la INDDHH y la UdelaR se pronuncien en contra de la reforma.

Para Tayler, «está totalmente equivocado». «El Consejo Directivo está integrado por todos los partidos y de hecho nosotros tenemos que actuar por encima de la política, y tenemos prohibido hacer política».

«Todo esto desmiente lo que dice Abdala, nosotros estamos cumpliendo con nuestro deber y estamos haciendo comentarios y recomendaciones sobre temas que afectan los derechos humanos. Si la INDDHH no hace eso, ¿quién lo va a hacer?», deslizó.

Por su parte, el legislador nacionalista Jorge Gandini señaló a República Noticias que la INDDHH «son furgones de cola del Frente Amplio. Es muy grave, no es la tarea de la institución hacer estas declaraciones, entrometerse en una campaña electoral».

Los puntos, según Tayler

En la primera propuesta de la reforma, que concibe las modificaciones de las garantías constitucionales acerca del allanamiento nocturno, para Tayler «aquí se habilitaría, en un tema complejo en el que no hay consenso, y tampoco se tienen claros los efectos de esta modificación. En lo que sí nos pusimos de acuerdo es que esta modificación no estaba acompañada de las garantías que evitaran la vulneración de la inviolabilidad del domicilio, el derecho a la intimidad personal y de la familia».

«Lo que se hace es derogar un derecho constitucionalmente consagrado, pero no se brindan garantías que equilibren esa nueva disposición, lo que quiere decir que hay un impacto negativo».

En relación al segundo punto, que es el cumplimiento de las penas que tienen como función eliminar una serie de mecanismos que existen en los estados democráticos que cumplen el rol de resocialización de las personas que han estado presas, el director del organismo indicó que «esto quiere decir que cuando un juez, un asistente social o un psicólogo encuentra que una persona que ha estado recluida se encuentra apta para participar en la vida en la comunidad pueda salir antes».

«Entonces lo que ellos hacen es eliminar esto, lo que genera eliminar el espíritu de rehabilitación, y socava de forma muy radical el objetivo del sistema penitenciario, que es recuperar a la persona», dijo Tayler. «Con esto también se incrementaría el hacinamiento, la falta de salud en el sistema carcelario e incrementa la violencia», agregó.

Respecto al tercer artículo, el director de INDDHH señaló que «sería el que tiene que ver con la pena de reclusión permanente revisable, en otras palabras la cadena perpetua; ahí no nos queda claro ni siquiera por qué se quiere implementar esto, cuando en nuestro sistema penal ya son castigados con 45 años de cárcel. No veo como este fenómeno va a contribuir a mayor seguridad pública».

«Y el último es la creación de la guardia nacional, que está compuesta por las fuerzas armadas para suplir en cuestiones de seguridad ciudadana; hay mucha jurisprudencia y experiencia a nivel nacional sobre el impacto negativo de este tipo de iniciativas.

Las fuerzas armadas están preparadas para defender el territorio y la soberanía nacional frente a un ataque del exterior y no para seguridad interna, la mentalidad, las prácticas y el uso de la violencia es distinto».

«También si uno lee la reforma, allí las fuerzas armadas también están encargadas de ocuparse de la prevención y represión de faltas como por ejemplo armar un basurero en una esquina que no está habilitada», agregó.

«No hay una murga» que acompañe Vivir sin Miedo

El diputado nacionalista Jorge Gandini indicó que «no hay ni una murga» que acompañe la reforma constitucional que promueve el senador Jorge Larrañaga. Asimismo, agregó que ningún partido político formalmente acompaña la reforma, pero aún así seguirán con ella porque es la gente la que decide al fin.

«No tenemos ni al PIT-CNT, ni a la FEUU, ni la Fucvam, ni a nadie. No hay una murga que esté a favor de lo que estemos haciendo nosotros, pero 407.000 personas nos acompañaron», dijo a República Noticias. «Y las encuestas dicen que más de la mitad la va a votar. Porque estamos en el ejercicio de la democracia directa; nos está yendo bárbaro con la gente», añadió.

«Nosotros somos los únicos que no teniendo candidato presidencial directo salimos a poner la cara. No especulamos. Nos encasillan, nos etiquetan, nos dicen que queremos a los militares en las calles, que vamos a dar un golpe de Estado, cualquier disparate. Por la tele, porque cara a cara no hemos tenido la oportunidad».

Por otra parte, el blanco sostuvo que quiere debatir con algún legislador del Frente Amplio sobre esta reforma. Consultado sobre si debatiría con el asesor en seguridad de Daniel Martínez, Gustavo Leal, dijo que sobre la reforma no, pero si es sobre seguridad, sí.

República


VOLVER