AMLO inaugura III reunión de la Conferencia Regional de la Cepal

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), inauguró este martes la III Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, organizada por la Comisión Económica para America Latina y el Caribe (Cepal) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

“México regresa al sur y de la mano de los países de América Latina y el Caribe impulsaremos una agenda de desarrollo sostenible, donde la ruta sea la igualdad y donde no dejemos a nadie afuera o atrás”, subrayó la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, quien asumió la titularidad del órgano.

Durante la ceremonia en el Palacio Nacional, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, presentó el documento “Nudos críticos del desarrollo social inclusivo en la región”, y convocó a las naciones de la región a proteger los avances en el desarrollo social.

La alta comisionada recordó los logros de disminución de la pobreza gracias a las políticas laborales durante los Gobiernos progresistas que tuvo la región entre 2012 y 2015, no obstante, subrayó el estancamiento de esos procesos luego de ese período.

Bárcena planteó a los 28 países participantes la urgencia de sacar de la pobreza a 184 millones de latinoamericanos y caribeños, que equivalen al 30.2 por ciento de la población regional, para así romper con el paradigma en el continente.

La Conferencia se desarrollará del 1° al 3 de octubre y discutirá la propuesta de agenda regional de desarrollo social inclusivo para su aprobación, que busca promover y apoyar el fortalecimiento de esas políticas en Latinoamerica y el Caribe.

Telesur


Esta es la propuesta de la Cepal para que AL y el Caribe logren cumplir con la Agenda 2030

La falta de crecimiento, la desigualdad, escasez de trabajo decente, reducido gasto social, violencia y el impacto del cambio climático, son algunos de los “eslabones críticos” que detienen el desarrollo social inclusivo en América Latina y el Caribe y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), tiene una propuesta de Agenda Regional para impulsar el desarrollo y cumplir con la Agenda 2030.

“Si la región no crece en 3 por ciento su PIB per cápita y reduce la desigualdad en medio punto, no alcanzará la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sustentable”, advirtió Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

Con solo 10 años hacia el 2030, cuando se deben alcanzar los objetivos firmados por los país en 2015, las economías de América Latina y el Caribe deben apresurar su agenda de Desarrollo con Inclusión.

“Nuestro desafío es no dejar a nadie atrás y esto se logra con un Desarrollo Inclusivo con la Agenda 2030”, expuso la funcionaria al presentar la propuesta de la Cepal de una Agenda Regional en el marco de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe que se celebra en la Ciudad de México.

Una protección universal integral, una doble inclusión, la protección social y laboral, así como una institucionalidad social fortalecida y la cooperación e integración regional, son los cuatro grandes ejes en los que se basa la Agenda Regional propuesta por la Cepal para colaborar con los gobiernos en acelerar el paso hacia el cumplimiento de los 16 Objetivos de Desarrollo Sustentable que incluyen 233 metas, dijo la funcionaria.

“Las transferencias fiscales en lo social en la región es el 0.3 por ciento del PIB y llega al 20 por ciento de las personas”, y añadió que el incumplimiento tributario es el 6.3 por ciento del PIB, incluyendo un 4 por ciento de evasión fiscal y un 2.3 por ciento de evasión en impuestos sobre la renta.

En contraste, la inversión en la región en salud y educación alcanza tasas de 2.2 y 3.9 por ciento, respectivamente, como porcentaje del PIB nacional.

El estudio los Nudos Críticos del Desarrollo Social el AL y el Caribe destaca que los esfuerzos por reducir la desigualdad en la región se han ralentizando en los últimos años, que el 42 por ciento de las personas ocupadas reciben menos de un salario mínimo nacional y el 52 por ciento no tiene pensión o acceso a protección social.

El Financiero