Argentina: Macri y Fernández juegan sus últimas cartas de cara a las elecciones del domingo

Tras el debate, Macri y Alberto F preparan los últimos cartuchos de la campaña

Alberto y Macri transitan sus últimos días de campaña con objetivos diferentes marcados por la huella de realidad que les dejaron las PASO de agosto pasado, y con dos debates concretados sobre sus espaldas. Mientras el candidato presidencial del Frente de Todos fortalece su posición, analiza la transición que puede llegar a encabezar si, como señaló el resultado de las primarias, efectivamente alcanza la victoria y pone el foco público en la “herencia” que le dejará la administración de la alianza Cambiemos, el actual presidente de la República juega sus últimas cartas a retener su núcleo duro y apelar a parte de la clase media para lograr una entrada “épica” a un eventual balotaje.

Mauricio Macri, que arrastra el peso de una derrota contundente en las primarias ante Fernández-15 puntos de diferencia- en las últimas horas de este lunes visitó Jujuy, y para el martes su agenda prevé un acto en Rosario, así como el miércoles estará en Mar del Plata y el jueves cerrará su campaña en Córdoba, uno de los dos grandes bastiones electorales históricos –el otro es, por ahora, la Ciudad de Buenos Aires- del oficialismo.

Alberto Fernández viene, como candidato presidencial del Frente de Todos, de alcanzar en las primarias el primer puesto con el 47,36 por ciento de los votos, y relegar así al candidato oficialista de Juntos por el Cambio al segundo lugar con el 32,24 por ciento de los sufragios. Este lunes visitó –con el candidato a diputado nacional Sergio Massa- los distritos bonaerenses de Bahía Blanca y Olavarría junto a los candidatos a intendentes de esos distritos, Federico Aguilera y Federico Susbielles.

Allí, Fernández expresó parte de su preocupación: “No sé que va a dejar Macri, pero estaría bueno que colabore para no hacer todo más difícil…lo que quisiera es que si el resultado le es adverso, Macri no se enoje como la otra vez, y no maltrate a los argentinos, y no libere al dólar para que escale como permitió”.

Está previsto que mañana el candidato del Frente de Todos reciba en sus oficinas del barrio porteño de San Telmo a un grupo de artistas e intelectuales que respaldan su candidatura. Para el miércoles tiene previsto viajar a Resistencia, la capital de la provincia de Chaco, la provincia en que fue electo gobernador Jorge Milton Capitanich. Será antes de concluir la campaña previa a las elecciones del próximo domingo 27 en Mar del Plata: en ese cierre volverá a estar en el escenario junto a Cristina Fernández de Kirchner, como en Santa Rosa, La Pampa, la semana pasada.

Tiempo Argentino


Viaje de campaña

La campaña no da respiro, menos la semana previa a la elección que va a definir quién es el próximo presidente de la Argentina. Alberto Fernández, candidato del Frente de Todos, visitó el lunes Olavarría y Bahía Blanca. “Resulta ser que Macri nos dice todo lo que invirtió en obra pública. Si es así habría que preguntarle por qué cierran las cementeras, pero nos tocó un presidente mentiroso”, dijo en Olavarría, donde estuvo junto a Sergio Massa, primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires, y fue recibido por el candidato a intendente Federico Aguilera. En Bahía Blanca, Fernández ofreció una conferencia de prensa junto al candidato a intendente Federico Susbielles y volvió a plantear que “lo que quisiera es que si el resultado le es adverso, Macri no se enoje con los argentinos y libere el dólar para que escale, como permitió que escalara según cuenta alguna causa judicial que hay en Buenos Aires”. El martes va a estar en La Plata y el miércoles en el Chaco. El cierre será el jueves en Mar del Plata.

Fernández empezó la última semana de campaña con una recorrida por la sexta y séptima sección electoral de la provincia de Buenos Aires. Tanto en la PASO de Olavarría como la de Bahía Blanca ganaron los candidatos a intendente de Juntos por el Cambio, pero por un margen que desde el FdT consideran reversible. La presencia del candidato tuvo la intención de cosechar votos para su propia boleta, pero también de traccionar para que se impongan los candidatos locales del FdT.

En Olavarría, Fernández encabezó un acto en el Club Pueblo Nuevo en el que hablaron el candidato a intendente del espacio, Federico Aguilera, el candidato a diputado Sergio Massa y, como broche final, el candidato a presidente del FdT. “Los quiero hacer pensar en lo maravillosos que somos como pueblo, porque en cada crisis hubo empresarios que siguieron poniendo el cuerpo. Estamos resucitando, estamos enterrando cuatro años de maltrato a los argentinos. Cuando el domingo, si Dios quiere, lleguemos, no vamos a llegar Cristina y yo. También van a llegar todos ustedes”, dijo y volvió a recitar, como en el debate del domingo en la UBA, estrofas de la canción “Como la cigarra”, de María Elena Walsh.

La recorrida de Fernández siguió por Bahía Blanca, donde compartió una conferencia de prensa con el candidato a intendente del FdT, Federico Susbielles . Allí, el candidato a presidente dijo que “lo único que me preocupa es la tranquilidad de los argentinos. Con la grieta que se queden otros”. Y aseguró que espera que “si el domingo el resultado le es adverso, Macri no se enoje como la otra vez y no maltrate a los argentinos. Que no libere el dólar como para que escale como permitió según cuenta alguna causa judicial que hay en Buenos Aires”. Agregó en la misma línea que “éste es el juego de la democracia y lo único que va a pasar es que cambie un gobierno. Finalmente, los argentinos pueden ver otro horizonte de proyección de las expectativas y eso es formidable. Hagamos las cosas de tal modo que permitan que todos estemos tranquilos y que la Argentina no tenga más cimbronazos como los que hace más de un año el gobierno nos hace sentir”.

El candidato volvió a advertir, para moderar las expectativas de los votantes, que los tiempos que se vienen son difíciles. “Yo no sé qué país va a dejar Macri, cuántas reservas van a quedar, no sé si van a poder contener una inflación que parece que se les fue totalmente de las manos”, dijo. “No tengo idea de qué van a dejar en el Estado porque últimamente no paran de nombrar a sus funcionarios de apuro para dejarlos en planta permanente”, advirtió. Y remató: “no sé qué va a dejar Macri, pero estaría buenísimo que él colabore tratando de no trastocar más las cosas y de no hacer todo más difícil. Como ya dije, lo único que me preocupa es la tranquilidad de los argentinos”.

Fernández también se tomó unos minutos para hablar de la mentada grieta. “Yo no le pido a nadie que piense como yo, pero sí que me ayuden a levantar la Argentina. Eso que llaman grieta es una cosa muy perversa, una locura a la que hay que ponerle fin”. Finalmente, definió el tiempo que se viene como “un tiempo que está llamado a ser mejor que el presente”.

El candidato seguirá atravesando los últimos días de campaña antes de la veda electoral que comienza el viernes a las 8 am. El martes va a ir La Plata, a un acto en la Facultad de Psicología. El miércoles será el cierre de campaña en el Chaco junto a gobernadores del noreste y noroeste argentino. Y el jueves tendrá lugar el gran acto de cierre en Mar del Plata, junto a la senadora y candidata a presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, además de la candidata a intendenta del espacio, Fernanda Raverta.

Página 12


Mauricio Macri: un raid final por el interior y el objetivo de revertir el voto “enojado”

Por Jaime Rosemberg

Luego del multitudinario acto que encabezó el fin de semana en el Obelisco, el presidente Mauricio Macri pondrá todo su esfuerzo en el tramo final de la marcha del “Sí se puede”, con la que recorrió el interior del país buscando recuperar el “voto bronca” de cara a las elecciones del domingo, y que llegará a su fin pasado mañana, en Córdoba, bastión electoral de la alianza oficialista.

El recorrido en busca de revertir el resultado de las primarias de agosto para alcanzar una segunda vuelta incluirá grandes ciudades del interior: hoy será el turno de Rosario y tendrá su penúltimo capítulo en Mar del Plata, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, en un intento de remontar la empinada cuesta electoral que le espera a Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires.

Satisfecho con su performance en el segundo debate presidencial, Macri comenzó ayer la última semana de campaña con un acto en San Salvador de Jujuy, de la mano del gobernador Gerardo Morales. El radical consiguió la reelección en junio último y les dio, en ese momento, un envión a las huestes oficialistas en medio de las derrotas a manos del peronismo que la coalición oficialista venía cosechando en varias provincias. También en la provincia norteña, pero en Humahuaca, Macri había cerrado la campaña electoral tres días antes del ballottage que lo llevó a la presidencia, en noviembre de 2015. A pesar de los contrastes electorales y del creciente malestar del radicalismo, en particular después del duro traspié en las primarias de agosto, Morales mantuvo su apoyo al gobierno nacional. La campaña continuará hoy en Rosario, en donde el jefe del Estado encabezará un acto acompañado por los candidatos a diputados nacionales por Santa Fe y por Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica y una de las principales espadas del oficialismo junto con el candidato a vicepresidente, el senador Miguel Ángel Pichetto.

Tras acompañarlo la marcha del sábado último, Vidal tomará protagonismo en la campaña nacional en el acto que Macri encabezará mañana en Mar del Plata.

Uno de los centros urbanos más poblados del interior provincial, la ciudad balnearia es también uno de los distritos que Juntos por el Cambio pretende retener en estas elecciones, tras haber roto su alianza con el intendente Carlos Arroyo. Por esa razón, junto al Presidente y la gobernadora también estará el diputado Guillermo Montenegro, candidato a jefe comunal.

El cierre de campaña será en Córdoba, uno de los pocos territorios que le han sido favorables a Macri en las primarias. El acto se realizará frente al shopping Patio Olmos, de la capital provincial. En agosto, en medio de la marea de votos kirchneristas, el presidente logró imponerse con el 48% de los votos, aventajando a Alberto Fernández por poco menos de 18 puntos. Tal como lo demostró en sus spots, en los actos que encabezó por todo el país desde que retomó la campaña y en los dos debates con los candidatos presidenciales, Macri apunta en la recta final de su campaña a tratar de reconquistar el voto de los electores enojados con su gestión económica, sobre todo los de clase media que migraron hacia otras opciones, como Roberto Lavagna, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión. Macri también buscará alimentar la épica de que se pueden revertir los resultados de las PASO y que para hacerlo es necesaria una participación récord de electores, similar a la que se dio en las elecciones de 1983.

Agenda

Hoy: Acto en Rosario, junto a Elisa Carrió

Mañana: Mar del Plata, con Vidal y Guillermo Montenegro

Jueves: Cierre en Córdoba, frente al Patio Olmos

La Nación