Chile: “evasiones masivas” al Metro y cierres de estaciones por la suba de tarifas

65

La semana en que la evasión al Metro se volvió masiva

Por Diego Alonso Bravo C.

Ocurrió poco después del alza al pasaje en el sistema de transporte público: una masa de personas compuesta en su mayoría estudiantes secundarios, se concentró en determinada estación de Metro, justamente en la hora de mayor tránsito, y entró a los andenes sin pagar. “Evadir, no pagar / otra forma de luchar”, era una de las consignas que aún hoy usan en las denominadas “Evasiones masivas”.

El movimiento (o la acción, siendo estrictos) pudo haber empezado a tomar forma el viernes 4 de octubre pasado, cuando el ministerio de Transportes anunció, explicó y justificó la medida. El domingo siguiente, exáctamente a las 00:00, la modificación se ejecutó. Luego, comenzó la rebeldía.

Esa primera semana los hechos fueron pocos, concentrados; tenían la característica de realizarse en estaciones del centro de Santiago y con el resto de los usuarios, esos que no tenían Tarjeta Nacional Estudiantil, como espectadores. Pasaron los días y los grupos crecieron poco a poco, pero de forma constante. También mutó con ellos los modos, las formas.

El lunes pasado hubo un momento en que se cerraron cinco estaciones: Pedro de Valdivia, en la línea 1, y Quinta Normal, Cumming, Santa Isabel e Irarrázaval, de la línea 5. Frente a eso, la empresa condenó “firmemente” las concentraciones. Pero la condena no tuvo los efectos esperados: el martes cerraron las estaciones Plaza de Armas, Cumming y Universidad de Chile.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, apuntó a los secundarios, vanguardia de estas movilizaciones: “Me llama la atención que el pasaje de Metro no subió para los estudiantes. Y ellos toman esa causa como una forma de protesta. Creo que no es la forma”.

El miércoles la evasión salió del centro. Las estaciones afectadas fueron Estación Central, Cumming, Santa Ana, Universidad de Chile, Tobalaba. Desde Metro, además de coordinar con Carabineros y guardias de los que disponen, decidieron también cerrar algunas estaciones por cortos intervalos de tiempo: Patronato, Santa Ana, Cumming, Quinta Normal, Bellas Artes, Tobalaba, Los Leones, Pedro de Valdivia, Santa Lucía, Universidad de Chile, Moneda, Los Héroes, Unión Latinoamericana, San Alberto Hurtado, Laguna Sur, Ñuñoa, Monseñor Eyzaguirre, Estadio Nacional y Franklin.

Eric Campos, presidente del sindicato de Metro, contextualizó los hechos: “Las sucesivas alzas del pasaje en los últimos dos años responden a los caprichos de la ministra Hutt, en la medida en que compra buses eléctricos y no licita con las nuevas bases del Transantiago, el pasaje se encarece y esos caprichos los están pagando los padres y las madres de esos estudiantes, que hoy con mucha razón se manifiestan porque ven que sus salarios no les alcanza”.

Entre las 13:00 y las 14:00 de este jueves cerró estación Los Héroes; después, Plaza de Armas, con manifestaciones fuera de la estación y con carabineros dispersando a los grupos; con unos minutos de diferencia, se cerraba Laguna Sur, producto de la manifestación; después, estación Conchalí, en la línea 3; después, Matta; República; y ya empezaba la hora punta cuando estación Salvador cerró sus puertas; poco antes, estación San Miguel, en la comuna homónima; después, Santa Lucía; Ovalle; Chile España también; San Joaquín. Y así, hasta el cierre de esta nota.

A quienes sorprendan evadiendo, arriesgan multas entre los $40 mil y los $70 mil.

El Desconcierto


ACES por evasiones en el Metro: “Demostramos la indignación colectiva que existe”

La decisión de escolares y trabajadores de no pagar el Metro de Santiago debido a la última alza en los pasajes ha generado críticas por parte del Gobierno y de los propios directivos de la empresa.

“El pasaje no subió para los estudiantes, entonces por qué protestan”, “existen manejos políticos que impulsan estas movilizaciones”, “Se les quitará la Tarjeta Nacional Estudiantil, y se presentarán acciones legales contra escolares”, han sido algunas de las expresiones que han patentado autoridades del Ejecutivo y de Metro S.A.

Para la vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Ayelen Salgado, protestar con evasión, más que un acto justificable, es una acción necesaria, debido a las constantes alzas del pasaje, la luz, sumado a los bajos salarios y la difícil situación económica que afecta a la mayoría de la gente.

“Históricamente nosotros hacemos el análisis de que hemos tenido un rol dinamizador de las demás luchas. Si bien no nos afecta directamente, protestar con evasión es un acto necesario ante la crisis económica que afecta a nuestras familias y a las demás personas que, en su mayoría, ganan con suerte el sueldo mínimo, y por miedo a protestar, nosotros lo vamos a hacer con ellos y así demostramos la indignación colectiva que existe frente a este tema”, afirmó.

Desde las organizaciones de estudiantes secundarios han recalcado que la planificación ha sido espontánea por parte de los jóvenes, sin que ellos ni otras instancias de tipo político hayan propiciado dicho malestar ciudadano.

Recordemos que después de la reciente alza de los pasajes de Metro y microbús, la Fundación Sol estudió precisamente el gasto económico mensual que hacen las personas para trasladarse a su lugar de labores y retornar al hogar.

Según el informe, un trabajador que gana el salario mínimo podría llegar a desembolsar, como mínimo, el 21 por ciento de su remuneración, aproximadamente 50 mil pesos en 23 viajes de ida y regreso.

Al respecto, los funcionarios que se desempeñan en el tren subterráneo rechazaron las medidas de seguridad que ha implementado la empresa, como el cierre de los accesos y la abultada presencia de Carabineros en las estaciones, medidas que -precisaron- han puesto en peligro la integridad física y la salud de los funcionarios.

El presidente del sindicato de Metro S.A, Eric Campos, indicó que la mitad del valor pagado por los usuarios va destinado a tapar el déficit generado por el Transantiago, por lo que emplazó al Ejecutivo a terminar con la compra masiva de buses eléctricos sin licitación y a constituir un nuevo consejo asesor tarifario donde, además de los expertos, sea integrado por políticos y representantes de la sociedad civil con el objetivo de implementar una nueva tarifa social.

“Llegó la hora de discutir seriamente la necesidad de estatizar el transporte público, así como lo es en Europa y en las principales ciudades de Latinoamérica. No puede ser que el traslado en la capital, teniendo en cuenta los bajos salarios que tenemos en Chile, sea uno de los más caros del continente, eso es una contradicción, una falta de ética del Estado, quien, mientras transfiere millones de dólares en subsidios a privados, le carga sobre los hombros a los trabajadores y trabajadoras, el peso de costear el transporte en la capital”, subrayó.

En tanto, el presidente del Panel de Expertos que sube las tarifas del transporte público, Juan Enrique Coeymans, cuestionó este tipo de protestas e indicó que no ocurren cuando hay alzas en otros productos que también son de primera necesidad, como el tomate o el pan.

Además, advirtió que no descartan nuevas alzas de productos –precisó- por los incrementos en el precio del dólar que encarecen la importación de insumos y combustible.

Diario U de Chile


VOLVER

Más notas sobre el tema