Haití: miles de trabajadores protestaron en Puerto Príncipe y crece la presión para que renuncie el presidente

Obreros textiles colman calles de Haití en protesta antigubernamental

Miles de obreros de colmaron ayer la zona metropolitana de la capital de Haití, para exigir la renuncia del presidente Jovenel Moïse, así como mejores condiciones laborales.

Los trabajadores piden un aumento sustancial de sus salarios, de unos 130 dólares mensuales, para hacer frente al incremento del costo de vida, la inflación que supera el 20 por ciento y la depreciación de la moneda nacional, que perdió el 30 por ciento de su valor en un año.

‘Con 420 gourdes (cerca de 4,5 dólares) diarios no nos podemos alimentar’, denunció Dominique St. Eloi, coordinador de la Central Nacional de Obreros Haitianos.

Los obreros, quienes se unieron también maestros y estudiantes, portaban carteles Jomo Ale (Jovenel vete) y Jovenel dymision (Dimisión de Jovenel), y marcharon hacia el parque industrial Sonapi, uno de los principales empleadores en Puerto Príncipe.

Con su marcha, los empleados textiles se unieron al número de gremios, cada vez mayor, que exigen la renuncia del jefe de Estado, luego que los artistas, religiosos, docentes y alumnos protagonizaran manifestaciones en las últimas semanas.

Para el miércoles próximo, trabajadores de la salud también anunciaron una protesta, mientras que el mandatario señaló este lunes en entrevista con Radio Metropole, que un vacio en el Ejecutivo haría proliferar las bandas armadas.

Moïse, insistió en la formación de un gobierno de unión nacional, e invitó a la oposición a entablar un diálogo para poner fin a la actual crisis.

Reiteró, asimismo, que en estos momentos el país se encuentra en una encrucijada, ‘en la que podemos transformar esta crisis en una oportunidad’.

Desde mediados de septiembre, Haití vive casi a diario fuertes protestas antigubernamentales, que paralizan las actividades económicas, educativas y comerciales, en una de las mayores crisis sociopolíticas de su historia reciente.

Mientras la oposición asegura que permanecerá en las calles, Moïse inició una serie de reformas en el gobierno para reducir gastos y canceló contratos con empresas privadas, que no estaban en concordancia con los intereses del Estado y la población, recalcó.

En tanto en las calles, cientos de miles de haitianos critican el sistema que impera tras la caída de la dictadura de los Duvalier (1986), que mantiene profundas desigualdades sociales, más del 60 por ciento de la población por debajo de la línea de la pobreza y al 70 por ciento desempleado.

Prensa Latina


Des ouvriers dans les rues pour exiger le départ de Jovenel Moïse

Après les artistes, les membres du secteur religieux… plusieurs centaines d’ouvriers du secteur de la sous-traitance ont manifesté dans les rues de Port-au-Prince ce lundi 28 octobre. Regroupés autour de la Coordination nationale des ouvriers haïtiens (CNOHA), les protestataires voulaient exiger de meilleures conditions de travail, mais aussi et surtout, la démission de Jovenel Moïse. Un mouvement déroulé non sans incidents.

Le rendez-vous était fixé devant les locaux de la Société nationale des parcs industriels (SONAPI), non loin de Carrefour 3 mains. Brandissant banderoles et pancartes frappées de slogans hostiles au président Jovenel Moïse, ces ouvriers sont partis de Tabarre en passant par la route de l’Aéroport, pour atteindre l’auto route de Delmas. Accompagnés d’autres militants proches de l’opposition, les protestataires exigeaient de meilleurs conditions de travail mais aussi la démission du chef de l’Etat.

« Jovenel Moïse n’a rien fait pour améliorer leurs conditions de vie », ont déclaré les membres de la Coordination nationale des ouvriers haïtiens (CNOHA). Des syndicalistes venus en majorité du secteur textile, accusent le chef de l’exécutif d’agir dans l’intérêt des patrons au détriment des ouvriers. Evoquant à plusieurs reprises l’implication du président dans la dilapidation du fonds Petrocaribe, les manifestants ont exigé son arrestation et un changement radical du système.

Le coordonnateur de la CNOAH, Dominique Saint-Eloi, en a profité pour demander 1500 gourdes comme salaire minimum, mais aussi, des accompagnements sociaux. « Nous sommes environ 51 mille ouvriers travaillant dans ce secteur. Les patrons savent pertinemment que les 420 gourdes ne peuvent pas répondre à nos besoins », a-t-il réclamé au micro des journalistes.

Signalons que durant cette manifestation, les ouvriers protestataires ont attaqué à coup de pierre, le bâtiment logeant l’Office national d’Assurance Vieillesse (ONA), à Delmas 17. Selon nos sources, un employé de l’institution en est sorti blessé.

Notons que des professionnels de santé ont annoncé pour ce mercredi 30 octobre, la tenue d’une marche pacifique à Port-au-Prince. Ils sont des médecins, étudiants, pharmaciens et infirmières regroupés au sein d’une structure dénommée « Rezistans Sante ». Les concernés veulent s’aligner aux revendications de la population qui exige le départ du chef de l’Etat.

De son côté, Jovenel Moïse ne cesse de lancer son appel au dialogue. Si de nombreux secteurs de la vie nationale ont refusé cet appel, une partie de la communauté internationale supporte cette option. C’est le cas des Etats-Unis qui, à travers son ambassade, a sorti deux notes de presse en moins d’une semaine pour demander aux acteurs de s’asseoir et trouver une solution entre eux.Loop Haití


Presidente Haití insiste en diálogo y gobierno de unión nacional>/b>

El presidente haitiano, Jovenel Moïse, insistió ayer en la formación de un gobierno de unión nacional, e invitó a la oposición a entablar un diálogo para poner fin a la actual crisis.

Tras un mes y medio de encarnizadas protestas antigubernamentales que piden su renuncia, ‘sin condiciones’, Moïse reiteró que en estos momentos el país se encuentra en una encrucijada, ‘en la que podemos transformar esta crisis en una oportunidad’.

El jefe de Estado, señaló que una vacante en el Ejecutivo sumiría al país más en el caos en manos de las pandillas, y enfatizó que desde 1986, tras la dictadura de los Duvalier, el país ha tenido 16 presidentes.

Defendió, asimismo, la cancelación de los contratos con empresas privadas de electricidad, muchos de ellos firmados durante gobiernos de transición, en detrimento de los intereses del Estado y de la población mayoritaria.

‘Nosotros tomamos la decisión’, dijo el mandatario en una entrevista pregrabada a Radio Metropole, y pidió disculpas al pueblo por no adoptar estas disposiciones antes.

Si hubiésemos permitido el contrato de Sogener, le habría costado al país unos 20 millones de dólares, enfatizó Moïse y recalcó que todos los convenios deben ser interés de la población.

Anunció, asimismo, que no tiene intenciones de nacionalizar ninguna empresa, sino de llevar a cabo reformas en el sector energético, que permitan mejorar los ingresos del Estado.

Acerca de la eliminación de todas las franquicias aduaneras, exceptuando aquellas que están previstas por la ley, Moïse defendió la reciente medida aprobada en el Consejo de Ministros y señaló que por muchos años el Estado ha sido ‘rehén’ de un ‘sector mafioso’.

Confirmó también que el gobierno solicitó ayuda humanitaria a Estados Unidos, y la nación norteamericana aceptó proporcionárselas, y reiteró además que el grupo que en sus últimas apariciones públicas se ha visto velando su seguridad, son asesores que evalúan los sistemas del Palacio Nacional.

Poco después de la intervención del mandatario, las calles de Haití volvieron a colmarse de cientos personan demandando la renuncia del mandatario, al que culparon de agravar la crisis sociopolítica y económica del país.

Prensa Latina


ONU preocupada por personas vulnerables durante crisis de Haití

Representantes de Naciones Unidas en Haití expresaron su preocupación por las personas más vulnerables, que no reciben asistencia humanitaria, cuando el país cursa hoy una fuerte crisis sociopolítica.

Durante las últimas seis semanas fue muy difícil para los asociados humanitarios desplazarse y llegar a la población, mientras los servicios de salud ‘ya no se pueden suministrar adecuadamente’, lo que pone en peligro las vidas de muchas personas, detalla un comunicado del organismo internacional.

La nota firmada por Fernando Hiraldo, coordinador humanitario en Haití, agrega que ’19 mil niños desnutridos necesitan atención de emergencia’, y miles de personas tienen poco o ningún acceso al agua potable debido a las dificultades para abastecer de combustible las estaciones de bombeo.

Además, ‘unos dos millones de niños no pueden asistir a la escuela y la reposición de los comedores escolares es muy difícil’, señala el texto.

No obstante, pese a la actual situación, en los últimos días se abasteció de combustible, medicamentos e insumos a 17 hospitales, que podrán atender a más de 4,3 millones de personas durante un mes, confirmó.

Desde mediados de septiembre, y tras una extensa escasez de combustible, Haití está sumido en una fuerte crisis sociopolítica con protestas antigubernamentales que piden la renuncia del presidente Jovenel Moïse.

En menos de una semana, el mandatario enfrentó una manifestación de la policía para exigir mejores condiciones de trabajo, además de las movilizaciones de maestros, religiosos y obreros textiles que exigen su dimisión.

En tanto, las escuelas, comercios y otros continúan paralizados, mientras se intensifican los cortes de carretas y las barricadas de neumáticos en llamas en muchas ciudades del país.

El presidente, por su parte, evita hablar de renuncia, y recientemente emprendió un número de reformas en el gobierno para reducir gastos, además de cancelar contratos con compañías de electricidad, que iban en detrimento de los intereses del Estado y la población, aseguró.

Asimismo, pidió disculpas al pueblo por no adoptar estas disposiciones antes y reiteró el llamado de diálogo a sectores opositores.

Sin embargo, en las calles, critican que su gestión agudizó la crisis del país y piden un nuevo gobierno capaz de atender las urgencias de los más vulnerables.

Prensa Latina