Honduras: reprimen protesta que reclamaba la renuncia del presidente Hernández

Desde que comenzó el juicio de Tony Hernández en Nueva York por narcotráfico, el puente de Quebrada Seca en El Progreso, Yoro, permanece bajo resguardo de la Policía Nacional y las fuerzas especiales Tigres, previendo cualquier toma de carretera por la ciudadanía indignada. Este puente es un punto estratégico porque conecta el atlántico con el Valle de Sula y la zona centro del país. Ha sido un punto emblemático en las protestas desde 2017, año del fraude electoral.

Ayer un grupo de personas se auto convocó a un plantón pacifico en demanda a la salida de Juan Orlando Hernández de la presidencia del país, por las denuncias de narcotráfico y corrupción.

La gente en el plantón portaba sus pancartas e invitaba a los conductores y conductoras a sonar las bocinas demostrando su descontento con el gobierno. El tráfico era lento porque cada vehículo se detenía para gritar “Fuera JOH”, y saludar a los manifestantes. Acción que desesperó a la policía, quien según denuncias comenzó a ejercer presión amenazando con el decomiso de licencias.

El plantón duró aproximadamente cinco horas. Entre los participantes estaban estudiantes, maestros, amas de casa y campesinos, quienes un día antes habían realizado un plantón en el centro de la ciudad bajo la misma exigencia.

Todo marchaba con normalidad. La zona era resguardada por al menos 60 elementos armados. Los manifestantes habían acordado con ellos suspender el plantón a las doce del mediodía, pero, de repente, un oficial comenzó a soltar poco a poco el gas lacrimógeno de una bomba, presagiando la represión.

“Si hay un acuerdo porqué nos quieren reprimir”, dijo la abogada Priscila Alvarado a la policía en el momento que comenzaron a empujar con sus escudos a las mujeres para desalojarlas. Hubo agresión verbal hacia ellas: por qué no buscan marido o la casa, estuvo presente, denunció en Radio Progreso Karen Elvir una de las afectadas.

Una bomba lacrimógena se partió en dos y tomó fuego provocando mayor indignación en los manifestantes. Seguido se escuchó el lanzamiento de unas 6 bombas más. La gente salió huyendo del lugar buscando resguardo por el impacto fuerte que provoca el gas

Suyapa Majano de la Convergencia Contra el Continuismo dijo en Radio Progreso que, las acciones de protesta contra el régimen de Juan Orlando continuarán, especialmente porque son de una ciudad insigne y cuna de la lucha social en Honduras. “Si está contra la narco dictadura sumase”, dijo asegurando que el país es gobernado por políticos narcotraficantes de gran escala.

Para los próximos días anuncian más movilizaciones en la ciudad, todas encaminadas a presionar por la salida de JOH, en el marco del juicio de su hermana Tony Hernández, acusado por tráfico de drogas a gran escala hacia los Estados Unidos. Varios testigos del caso han declarado que con dinero del narcotráfico se financió la campaña del actual mandatario hondureño.

Radio Progreso