Otro día de matanza en Colombia: asesinan a cinco indígenas y a un excombatiente de las Farc

Masacre en Cauca: cinco indígenas asesinados y seis heridos en Toribío

Cinco personas fueron asesinadas (una autoridad neehwe’sx y cuatro guardias indígenas) hacia las 4:00 p.m. de este martes, 29 de octubre, en la vereda la Luz, corregimiento Tacueyó, del municipio de Toribío, Cauca.

Las víctimas fueron Cristina Bautista, autoridad de la comunidad Nasa, y los guardias José Gerardo Soto, James Wilfredo Soto, Eliodoro Uniscue y Asdruval Cayapu.

También hay cinco heridos: Matías Montaño Noscué, José Norman Montano Noscué, Crescencio Peteche Mensa, Dora Rut Mesa Peteche, Rogelio Tasquinas y Alver Cayapú.

Según la información preliminar, hombres deconocidos que se movilizaban en un vehículo negro emboscaron la camioneta en la que iban los indígenas y dispararon. La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ASIN) añadió que los atacantes dispararon, incluso, contra las ambulancias.

Una fuente del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), que pidió omitir su nombre por seguridad, le dijo a El Espectador que los atacantes serían miembros de la columna disidente de las Farc, Dagoberto Ramos. Añadió que una vez cometido el crimen, los gatilleros huyeron hacia el sector de Boquerón.

Otra fuente indígena, que también pidió anonimato, le dijo a este diario que fue necesario el uso de tanquetas para que las ambulancias llegaran a socorrer a los heridos, pues se decía que la carretera estaba minada.

Iván Duque, presidente de la República, lamentó los asesinatos y pidió al ministerio del Interior realizar este miércoles, 30 de octubre, un comité de Derechos Humanos con las comunidades indígenas.

El Concejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) pidió “al gobierno Nacional, en cabeza del señor presidente Iván Duque, que garantice el derecho a la vida, integridad física y los derechos de los pueblos Indígenas”.

La organización también pidió a la Fiscalía que ejerza la investigación respectiva a “los responsables del hecho violento y se de una materialización de responsabilidad de estas masacres y amenazas contra la Guardia Indígena y las autoridades Tradicionales”.

Carlos Alfonso Negret, defensor del Pueblo, expresó que en la zona hacen presencia disidencias de las Farc, las cuales “no dejan pasar ninguna misión humanitaria”.

Por ello, el funcionario hizo un llamado a estos grupos al margen de la ley a que “dejen pasar a las autoridades para poder establecer qué fue lo que realmente ocurrió” en Tacuayó.

“En Colombia tenemos que aprender a respetar la vida, si no, no es posible construir país (…) Señores disidencias de las Farc, el departamento del Cauca no es de ustedes, respeten la vida de las comunidades indígenas que lo que quieren es trabajar su tierra y no quieren estar en el negocio ilícito del narcotráfico”, puntualizó Negret.

La Defensoría del Pueblo ha emitido cuatro alertas en las que advierte sobre el incremento de las amenazas, atentados y homicidios a guardias indígenas y autoridades tradicionales.

En ese sentido, la entidad envió una carta, el pasado 9 de agosto, a la Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas en la que pidió que se “adopten con caracter urgente todas las medidas de prevención y protección orientadas a salvaguardar los derechos fundamentales de los coordinadores y miembros de las guardias indígenas y autoridades tradicionales”.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) denunció, el pasado 21 de octubre, que en 2019 han sido asesinados 115 indígenas en el país. Dos de los homicidios más recientes fueron los de Oneida Epiayú, lideresa Wayúu baleada en Riohacha, La Guajira, y Constantino Ramírez, quien fue consejero mayor de de la Organización Regional Indígena del Quindio (ORIQUIN).

A raíz de lo ocurrido, el senador indígena Feliciano Valencia envió una carta a Alberto Brunori, representante en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas paras los Derechos Humanos, en la que solicitó su acompañamiento y mediación ante la “crisis humanitaria que afecta la vida y pervivencia de los Pueblos Indígenas del Norte del Cauca”.

Guillermo Botero, ministro de Defensa, publicó un comunicado en donde señaló que tropas del Ejército se deslazaron a Tacuayó para reforzar la seguridad de la zona y perseguir a los delincuentes.

“Convocamos a las organizaciones defensoras de derechos humanos, organismos internacionales y al gobierno nacional a pronunciarse, acompañar y solidarizarse con el pueblo Nasa”, expresó la Asociación de Cabildos Indígenas de Toribío, Tacueyó y San Francisco sobre los hechos ocurridos.

A su vez, La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA (MAPP/OEA) también se pronunció sobre los hechos ocuridos en Tacuayó y pidió “a la institucionalidad competente coordinar con las autoridades indígenas los recursos necesarios que garanticen la seguridad de sus comunidades y liderazgos (…) La MAPP/OEA está al tanto, monitoreando el desarrollo de estas dinámicas y visibilizando los impacto de la grave situación que se registra en el Cauca”.

El Espectador


Wilson Parra Lozada, otro excombatiente de las Farc asesinado

Wilson Parra Lozada fue asesinado anoche en su casa a orillas del río Caquetá municipio de Curillo (Caquetá). Ahí había llegado con su esposa y su hijo de cinco años, después de permanecer en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de La Carmelita (Putumayo), luego de dejar sus armas y uniformes de las Farc.

Parra Lozada, conocido en la guerra por su alias de El Indio, ingresó al ETCR hacia 2016 y dos años después, salió de la zona para asentarse con su familia en el municipio de Curillo. Su hermano Jerson, quien también combatió con él en el frente 32 de las Farc, le contó a Blu Radio que hasta allí llegó con su esposa y estaban cultivando juntos fruta.

“Estuvo en el ETCR y compró una casita y se fue a Curillo. Él trabajaba en el campo, cultivaba la tierra. Él dejó un hijo, ya estaba grandecito, de unos cinco años. Nosotros estamos trabajando en una cooperativa en Guzmán, Putumayo, vamos a cultivar peces”, confirmó el hermano de Parra Lozada.

Según Carlos Lozada, senador del partido FARC, este es el asesinato número 169 de exmiembros de la guerrilla desde que se firmó el Acuerdo de Paz en 2016. En su cuenta de Twitter, el congresista anunció el hecho y criticó el hecho de que 89 de estas muertes han sucedido durante el gobierno del presidente Iván Duque.

Este caso se da solo seis días después de que Alexander Parra, otro exguerrillero, fuera asesinado dentro de un espacio de reincorporación. El caso se registró el pasado 24 de octubre en el ETCR Mariana Páez de Mesetas (Meta) y él, además de se excombatiente, era esposo de la excandidata al concejo por el Partido Farc, Luz Marina Giraldo.

Según la Fundación Ideas para la Paz (FIP), sobre los autores de los homicidios de desmovilizados de las Farc registrados entre mediados de 2016 y 2018, el 68% fueron perpetrados por desconocidos, el 14% por disidencias de las Farc y el 8% por el ELN. Además, asegura la FIP, 46% de los asesinatos se dieron en zonas rurales y el 36% ocurrieron en municipios donde hay ETCR.

“Un dato revelador es que el 90% de los casos ocurrieron en zonas con presencia de las disidencias de las Farc, lo que no sugiere una causalidad, pero sí brinda información clave sobre el contexto en el cual se presentan: territorios donde el desarme de las Farc dejó vacíos de regulación que han sido llenados por viejos y nuevos actores armados ilegales”, asegura la FIP.

El Espectador


Iván Duque condenó asesinato de miembros de guardia indígena en el Cauca

El presidente de la República, Iván Duque, anunció en su cuenta de Twitter que dio instrucción al ministro de Defensa, Guillermo Botero, de trasladar al comandante de las Fuerzas Militares y del Ejército a la zona de Tacueyó, Cauca, en la que cinco guardias indígenas Neehwesx fueron asesinados por disidencias de las Farc.

Entre las personas fallecidas, las autoridades identificaron a la autoridad indígena Cristina Bautista y José Gerardo Soto.

Algunos de los heridos son Matías Montaño Noscué, José Norman Montano Noscué, Crescencio Peteche Mensa y Dora Rut Mesa Peteche.

Blu Radio


MinDefensa: “No hay ejecuciones extrajudiciales, ni un regreso de ellas”

Guillermo Botero dijo que no es compresible que uno de los presuntos señalados del crimen del exfarc siga libre.

El ministro de Defensa cuestionó a través de su cuenta en Twitter el papel de la justicia en el caso del ex combatiente de las Farc Dimar Torres, asesinado a manos de hombres del Ejército.

Guillermo Botero dijo que no es compresible que uno de los presuntos señalados del crimen del exfarc siga libre.

El ministro de Defensa cuestionó a través de su cuenta en Twitter el papel de la justicia en el caso del ex combatiente de las Farc Dimar Torres, asesinado a manos de hombres del Ejército.

En diálogo con Gustavo Gómez en 6AM Hoy Por Hoy, el ministro Guillermo Botero explicó que el joven Flower Trompeta, un campesino del municipio de Corinto (Cauca), quien presuntamente había sido torturado y asesinado por el Ejército según la comunidad de la zona, “murió en una operación militar” y su cuerpo está siendo trasladado a Popayán para las labores de autopsia.

“No hay ejecuciones extrajudiciales, ni un regreso de ellas”, afirmó Botero.

Además, reiteró que no tiene información sobre posibles “torturas” y que será la Fiscalía quien se encargue de esclarecer estos hechos que implican a un grupo de militares de la Tercera División del Ejército.

Cabe mencionar que los soldados involucrados están a disposición de la justicia ordinaria.

Roy Barreras: “Las fotografías nos dicen que fue un disparo de fusil”

El senador le dijo a Caracol Radio que los hechos ocurridos en Corinto son un asesinato.

De acuerdo con el senador Roy Barreras quien recibió las denuncias de la comunidad de la vereda La Laguna en Corinto (Cauca), sobre el presunto asesinato de un joven campesino a manos del Ejército, son confusos los hechos bajo los que se registraron su deceso.

“Cuando a las 10:30 de la mañana este joven es retenido en su parcela y tres horas después aparece asesinado sin un reporte por parte de las autoridades de haber muerto en combate, nos quedan dudas. El ministro dice que no sabe qué ocurrió 20 horas después y se atiene al reporte de la Fiscalía, pero ¿qué le dicen sus hombres?, ¿quiénes se lo llevaron vivo de la parcela? ¿por qué aparece muerto? y si era un muerto en combate por qué no lo reportaron como en los protocolos normales”, manifestó el senador.

Entretanto explicó que las comunidades dicen que era un dirigente de la Asociación Campesina de Corinto y no tiene ninguna relación con las disidencias, “también busqué información con los dirigentes de las Farc y ellos señalan que no tienen reporte de esta persona ni de una militancia pasada ni presente”.

Por último, el congresista señaló que sus conocimientos médicos le permiten determinar a través de las fotografías “que en el pecho sobresale un orificio que parece ser de una bala fusil porque los orificios son mucho más grandes de los que se ven en las salas de urgencia, lo que implica que hubo un tiro por la espalda de alguna manera y hay laceraciones en una de sus extremidades superiores”.

En Cauca denuncian que el Ejército torturó y asesinó a un campesino

Los denunciantes además indicaron que el cuerpo de la víctima no ha entregado por las tropas.

En las últimas horas se conoció una grave denuncia en Corinto, Cauca. El joven Flower Jair Trompeta Paví, campesino de la zona rural de este municipio, fue torturado y asesinado. La ciudadanía ha denunciado que el Ejército es responsable del hecho.

El ciudadano, según las primeras versiones de las autoridades, murió en medio de “hechos confusos” con tropas del Ejército Nacional entre los sectores de La Laguna y Media Naranja, al norte del departamento.

Preliminarmente se dijo que en el lugar se registraron combates entre los uniformados e integrantes de la estructura “Dagoberto Ramos”, disidencia armada con alta presencia en esa zona.

Ante ello, la comunidad señaló que la víctima no era guerrillero, ni tenía nexos con grupos armados y que se trataba de un civil, integrante de una asociación de trabajadores campesinos.

La denuncia sostiene además que supuestamente los militares lo torturaron introduciendo una de sus manos a una despulpadora de café, que le habría producido inicialmente las lesiones. El cuerpo de Trompeta Paví, fue rescatado por la comunidad y entregado a las autoridades judiciales correspondientes para la investigación respectiva.

Fuentes del Ejército confirmaron que en las próximas horas habrá un pronunciamiento sobre el caso.

Caracol


VOLVER