Paquetazo económico en Ecuador: indígenas mantienen el paro y trabajadores anuncian una gran huelga nacional

Indígenas se mantienen en el paro nacional

El Presidente de la CONAIE, Jaime Vargas, anunció que a pesar de que los transportistas decidieron levantar el paro nacional los indígenas se mantienen firmes en esta decisión y continuarán con la paralización en forma indefinida.

Vargas indicó que continuarán movilizándose por todas las vías del país y que continúa la exigencia al Presidente de la República, Lenín Moreno, de derogar el alza de combustibles.

«Nosotros seguiremos avanzando, en este momento, en todas las provincias del país, están activados para reclamar en contra de las medidas económicas del Gobierno».
De la misma manera, informó que esta medida será de forma indefinida y que han cerrado el diálogo con el Gobierno Nacional.

Pichincha Universal


Trabajadores continuarán con las paralizaciones y anuncian una gran huelga nacional

José Villavicencio, vicepresidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), confirmó que los sindicalistas continuarán en permanente movilización y anuncian una huelga a nivel nacional para el próximo 09 de octubre.

Villavicencio indicó que los trabajadores se declaran en movilización permanente en estos días y que el próximo miércoles se reagruparán para una gran movilización.

“Las organizaciones sociales ratificamos la convocatoria para la gran huelga nacional el próximo 09 de octubre, sin dejar de renunciar las actividades que se están dando en las diferentes provincias”.

De la misma manera, alertaron que la policía y militares los han agredido en estas movilizaciones.

“Denunciamos la fuerte represión del morenismo, vamos a seguir elevando nuestras acciones estos días. Estamos en contra del paquetazo neoliberal, no solo por el incremento del precio del combustible”

Por otra parte, anunció que se unirán a la medida adoptada por la CONAIE.

“El paro continúa y se va a elevar las acciones este fin de semana y los próximos días, eso lo resolvimos en conjunto”.

Pichincha Universal


Transportistas anuncian fin del paro y piden libertad de los detenidos

El representante de los choferes que lideró el paro de transportistas, Abel Gómez, a nombre de once federaciones de transporte, ha declarado el fin de la medida de hecho con la que pretendían que el Presidente Lenín Moreno derogue la eliminación del subsidio de los combustibles.

Acompañados por dirigentes del gremio, Gómez justificó la suspensión del transporte diciendo que fue «por falta de garantías operacionales». Agregó que ellos «no se responsabilizan por los actos vandálicos que se han suscitado en esta jornada», los cuales, dijo, «rechazan contundentemente» y que atribuyó a «infiltrados».

Dijo que el subsidio de los combustibles no los ha beneficiado solo a ellos, los transportistas, sino a todos los ecuatorianos. Y culpó a los medios de comunicación de desprestigiarlos. Y pidió al gobierno la libertad de los dirigentes detenidos.

Agregó que han entregado al Gobierno la petición de derogatoria del decreto y consideraron que han cumplido su labor, por lo que declaró «el fin de la medida de hecho».

La República


277 detenidos tras primer día de paro en Ecuador

Las protestas contra el fin de los subsidios a los combustibles derivó en violencia lo que llevó al Gobierno de Lenín Moreno a declarar el estado de excepción. Paros, manifestaciones, ataques a cajeros automáticos y asaltos a almacenes se multiplicaron tras el corte de los subsidios pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Hasta el momento tenemos 21 policías heridos, hay 277 detenidos que han cometido actos vandalismo, que han atentado contra la propiedad”, dijo el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en un balance nocturno.

El Servicio de Gestión de Riesgos reportó a su vez 14 civiles heridos en las manifestaciones.

Los transportistas señalaron que mantendrán su huelga, que inició el jueves en simultáneo con el aumento en hasta 123% de los precios del diésel y la gasolina, los más baratos y más utilizados en el país.

“Ratificamos continuar con la medida indefinidamente”, declaró Carlos Brunis, líder de los taxistas de Quito.

El Ejecutivo resolvió extender hasta el viernes, por segundo día consecutivo, la suspensión de clases.

En Caracas el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se solidarizó con los manifestantes. “¡Basta de Paquetazos del FMI! ¡Basta de Miseria! #FuerzaEcuador”, dijo en Twitter

Acosado por un alto endeudamiento y falta de liquidez en la dolarizada economía, el gobierno del presidente Lenín Moreno pactó un millonario programa de créditos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que incluye el desmonte de esos subsidios, que demandaban 1.300 millones de dólares al año.

Miles de manifestantes se movilizaron en varias ciudades e incluso grupos ya exigen la salida de Moreno del poder en medio de enfrentamientos a piedra y bombas incendiarias con la policía.

Moreno tildó de “golpistas” a los transportistas en huelga y los acusó de querer  desestabilizar a su gobierno.

El gobernante decretó al mediodía el estado de excepción por 60 días para “evitar el caos”.

Sin embargo, en Quito, los manifestantes siguieron en las calles en un abierto desafío al Ejecutivo, que quedó facultado para emplear la fuerza armada en el control del orden público, restringir el derecho a la movilización o imponer la censura previa a los medios.

“¡Que se vaya el viejo (Moreno)! Si ahora sube la gasolina mañana será el gas (que mantiene el subsidio) que usamos todos. Eso no podemos permitir”, dijo a la AFP Luz Aguirre, una desempleada de 47 años.

Las protestas se tornaron violentas. Con gases lacrimógenos y a la fuerza, la policía dispersó a grupos que reclamaban cerca de la sede del gobierno. Una veintena de periodistas, camarógrafos y fotógrafos fueron agredidos durante la cobertura de las manifestaciones, según la ONG Fundamedios.

El fantasma del derrocamiento

Sin un sólido apoyo en el Legislativo y las encuestas en contra, Moreno lidia con las primeras consecuencias del convenio con el FMI de marzo para obtener créditos por 4.209 millones de dólares.

Los transportistas pararon en varios puntos y universitarios salieron a las calles en Quito en el marco de la mayor huelga en Ecuador desde la llegada de la izquierda al poder en 2007.

Los autobuses y taxis dejaron de circular en varias ciudades a raíz de que el galón americano de diésel pasó de 1,03 dólares a 2,30 dólares y de gasolina corriente de 1,85 a 2,40 dólares.

Organizaciones de indígenas y sindicales también prevén protestar.

El malestar social evoca el pasado de inestabilidad en el pequeño país petrolero. Tres presidentes -dos de los cuales intentaron reajustes económicos- fueron derrocados entre 1996 y 2007.

Dura prueba, peor dilema

Se trata de una dura prueba para el gobierno de Moreno, que le achaca el deterioro de las finanzas públicas a su antecesor y exaliado Rafael Correa (2007-2017).

“Esperaría que estas protestas no tengan la presión para que el gobierno eche atrás las medidas”, dijo a la AFP el politólogo Santiago Basabe, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

El sector del transporte demanda que se dejen sin efecto los aumentos o compensaciones económicas.

Además del FMI, otros organismos multilaterales también entregarán 6.070 millones de dólares en préstamos a Ecuador, que por falta de liquidez ha emitido bonos de deuda por más de 10.000 millones de dólares.

Su pasivo externo trepó en 47% en el actual gobierno (a 39.491 millones de dólares, 36,2% del PIB).

Ecuavisa


Denuncian agresiones contra periodistas en cobertura de protestas en Ecuador

La Unión Nacional de Periodistas (UNP) de Ecuador denunció este viernes agresiones físicas y verbales por parte de las fuerzas de seguridad contra profesionales de los medios de comunicación que cubren las protestas contra las medidas económicas del Gobierno.

En un comunicado la UNP informa que se ha producido un “indiscriminado ataque y violencia verbal y física contra los periodistas y trabajadores” en este contexto.

Además rechaza todo tipo de agresiones así provengan “de elementos desadaptados vinculados a las protestas callejeras”, o procedan de parte “de elementos policiales”.

Asimismo, expresa el “malestar por la reincidencia en prácticas gubernamentales de ataque a los periodistas, característica nefasta de la década pasada”, en alusión al anterior Gobierno liderado por Rafael Correa.

En el escrito la asociación de prensa pide con urgencia a la ministra del Interior, María Paula Romo, combatir la impunidad y que se sancione a los responsables de estas conductas, “de los atropellos recientes” a trabajadores de medios por parte de agentes de la institución que dirige.

Y exhorta a la Cordicom, órgano gubernamental encargado de promover protocolos para proporcionar seguridad e integridad al trabajo periodístico, a que tome cartas en el asunto.

“Enfatizamos que el ataque desmesurado a los trabajadores de la prensa, que busca obstruir y deslegitimar el trabajo periodístico, es un acto lesivo contra la libertad de expresión, conduce a la censura colectiva y afecta los fundamentos de la democracia”, indica el escrito.

Y recuerda que en momentos de desconcierto nacional se requiere de una mayor seguridad para garantizar la libertad de información para la orientación ciudadana.

Por su parte, la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios, Fundamedios, informó que hasta poco antes del mediodía de este viernes se habían producido 24 ataques a comunicadores desde el inicio de las protestas el jueves.

A través de Twitter, la organización hizo un llamamiento al Gobierno para que se pronuncie sobre “las agresiones a la prensa” y garantice el trabajo periodístico durante las protestas.

Solo en el día de ayer, según un recuento de Fundamedios, 21 periodistas y camarógrafos resultaron heridos, balance en el que se incluyen a profesionales de los medios que inhalaron gas lacrimógeno.

Sobre estas denuncias, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, pidió “mil disculpas si eso ha pasado” y avanzó que su Ejecutivo va “a tomar inmediatamente el correctivo necesario”.

“Estamos precisamente identificando a aquellos elementos de la Policía o de las Fuerzas Armadas que han violado el principio fundamental que es el de respeto a quienes están ejecutando una tarea de informar al pueblo”, defendió el mandatario.

Ecuador afronta su segundo día de estado de excepción decretado por el Gobierno, con una bajada de intensidad en las manifestaciones, que estallaron por la eliminación de subsidios a los combustibles, en el marco de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En marzo pasado Ecuador aceptó una línea gradual de crédito por valor de 10.200 millones de dólares de varias instituciones financieras internacionales, entre ellos, 4.200 millones del FMI.

El Diario


VOLVER