Alberto Fernández tras la reunión con AMLO: “La integración de América Latina es un tema central”

Alberto en México: “La integración de América Latina es un tema central”

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, en conferencia de prensa en México, y tras mantener una reunión y almuerzo con el mandatario Andrés Manuel López Obrador, destacó hoy la necesidad de avanzar en un proceso de integración regional, trabajar para reducir las desigualdades sociales y lograr “el equilibrio político que se perdió en América Latina”.

“Argentina fue deteriorando su vínculo comercial con México por cosas que me cuesta entender. Seguramente Argentina prestó atención a otros mercados y a México le pasó lo mismo. Pero espero poner foco en el vínculo con México porque no es cualquier país. Es un país por el que sentimos un enorme cariño y gratitud. En la dictadura miles de argentinos fueron acogidos aquí”, señaló Fernández y destacó: “Me voy muy contento con la relación con el Presidente”.

Más temprano, durante el almuerzo, Fernández y López Obrador conversaron la posibilidad de mejorar el vínculo comercial con eje en los sectores automotor y de alimentos. También, el presidente electo argentino quiso conocer los detalles sobre los planes de inclusión social desarrollados en México, como el programa para asistir a los jóvenes que no trabajan ni estudian. De esa reunión, y posterior almuerzo, participaron el coordinador de asesores de la Presidencia de México, Lázaro Cárdenas Batel; el canciller mexicano Marcelo Luis Ebrard Casaubón; Felipe Solá y Cecilia Todesca.

Además, el mandatario electo reveló que en los últimos días conversó con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, sobre la situación que se vive allí. “Le expresé toda mi preocupación, me invitó a visitar Chile, voy a ver si estoy en condiciones de hacerlo en los próximos días. Y Chile tiene que saber que lo único que buscaré con eso es ayudar a que Chile mejore, recupere su paz y recupere más igualdad”, indicó.

También, consultado sobre la posibilidad de un posible viaje a los Estados Unidos, Fernández analizó: “Aspiro a que el vínculo con los Estados Unidos sea muy bueno. Un vínculo muy bueno es un vínculo donde los dos se respetan. He tenido una muy buena charla con el presidente Trump, he hablando con gente de su gobierno, y pareciera ser que están dispuestos a ayudarnos también en esta instancia. Yo lo celebro y lo valoro. Pero la verdad, todavía no tengo previsto un viaje a Estados Unidos, que puede ocurrir o no. No lo tengo previsto.”

La deuda

Fernández también recibió la consulta sobre el estado de las relaciones de Argentina con el Fondo Monetario Internacional. “Con el FMI hemos tenido el vinculo que puede tener un país deudor con ellos.  Como hemos dicho más de una vez, el FMI es también responsable de lo que pasa en Argentina. Y lo único que pedimos, al FMI y a todos, es reflexión sobre el estado en que quedó Argentina, y la necesidad de comprensión, de que no podemos seguir ajustando a la sociedad argentina, que ya padeció un enorme ajuste”.

“Hay que poner la economía en marcha”, reiteró Alberto. El presidente electo también efectuó un repaso, ante los medios internacionales y argentinos, del incremento de la deuda argentina ante los organismos multilaterales de crédito en los últimos años: “En el año 2015, la deuda externa argentina representaba el 38 por ciento del Producto Bruto. Y la deuda externa en dólares representaba el 13 por ciento del Producto Bruto. Hoy la deuda representa el 95 por ciento del Producto Bruto y la deuda en dólares , aproximadamente un 70 por ciento del Producto Bruto. Todo esto ocurrió en los últimos tres años. Fue impactante la velocidad de endeudamiento y sus características. Porque es un endeudamiento muy grande que hay que cumplir en muy corto plazo. De eso se trata lo que tenemos que buscar resolver. Ese es el problema que estamos teniendo”.

“No es que no querramos pagar. Lamentablemente fue una deuda contraída por un gobierno democrático, pero muy mal gestionada. Es dinero que entraba en concepto de deuda y salía, no sabíamos a dónde, en concepto de fuga. Pero eso, en todo caso, se lo recordaremos en la historia a los que gobernaron. Las obligaciones hay que cumplirlas. Lo que tienen que entender es que no podemos cumplirlo pidiéndole más sacrificios a nuestra gente. Insisto: el día que Macri se vaya, el 40 por ciento de los argentinos estarán debajo de la línea de pobreza”, remarcó Alberto.

Cepo y tarifas

Consultado sobre la posibilidad de levantar el cepo reforzado para la extracción de dólares implementado por el presidente saliente Macri desde el lunes 28 de octubre, el mandatario electo avisó: “El 10 de diciembre cambia el gobierno, no cambia la realidad económica … eso no se revierte porque un presidente cambie”.

Además, Fernández volvió a abogar por una desdolarización del precio de las tarifas de los servicios energéticos en Argentina, teniendo en cuenta, sobre todo, “la carencia de dólares” que afronta ese país. “El tema de las tarifas, se inscribe dentro de una política económica que la Argentina tiene que revisar. Estoy seguro que en la Argentina, con la carencia de dólares que tiene, no puede ser que las tarifas sigan dolarizadas, cuando el resto de la economía no lo está. Eso he dicho que desde el primer día iba a ser revisado. Y cuando digo que todos y todas debemos hacer un esfuerzo, también me refiero a las energéticas, por supuesto”, advirtió.

Está previsto que la agenda del presidente electo argentino en México continúe con una cena programada con el empresario multimillonario Carlos Slim, propietario de Telmex, en la Argentina accionista mayoritario de la companía de celulares Claro.

Tiempo Argentino


Reactivar la Cepal y la Unasur

Por Fernando Cibeira

El presidente electo Alberto Fernández y el presidente de México Andrés Manuel López Obrador coincidieron en la necesidad de reactivar organismos como la Unasur y la Cepal para revivir la integración regional, tan alicaída en los últimos tiempos. En ese plan, Fernández ponderó la actividad del Grupo de Puebla, que se reunirá en los próximos días en Buenos Aires, pero se preocupó en aclarar que era una iniciativa de líderes progresistas respetuosos de la democracia y las instituciones, que no se plantaba en contra de nadie sino a favor de políticas que “devuelvan la equidad perdida en América Latina”.

Si hubo un tema que promovió el encuentro entre López Obrador y Fernández es su mirada similar sobre la región. De hecho, cada vez que le preguntan por Venezuela, el presidente electo responde que tiene la misma posición que México y Uruguay, que es de no injerencia en los asuntos internos de otros países y de favorecer las instancias de diálogo. En ese sentido, su postura es opuesta a la del Grupo de Lima, de la que Mauricio Macri fue uno de sus más entusiastas participantes, a tono con los deseos de Washington. Ayer, cada vez que le preguntaron por Venezuela o el Grupo de Lima, Fernández esquivó responder. “Todo el mundo ya sabe lo que pienso”, dijo. También deslizó que el tema apenas si se había tocado durante la reunión.

“El Grupo de Puebla es un grupo que yo mismo impulsé, mucho antes de que fuera candidato”, sostuvo Fernández sobre el primer encuentro de ese grupo realizó en la ciudad de México que lo bautizó en julio pasado. Por el lado del peronismo participaron Felipe Solá, Jorge Taiana y Carlos Tomada. Ahora se reunirá por segunda vez el viernes, sábado y domingo en Buenos Aires.  Alberto Fernández quiso diferenciar la propuesta de otras anteriores. Esecialmente luego de que dirigentes de la derecha regional habían vinculado al Grupo de Puebla con el Foro de Sao Paulo y las protestas ocurridas en Ecuador y en Chile. El mandatario electo no sólo puntualizó el respeto a las instituciones al que adhieren los dirigentes participantes de Puebla -entre los que hay varios ex presidentes como Lula, Dilma Rousseff, Pepe Mujica, Rafael Correa y Ernesto Samper- sino que también marcó que “los vínculos internacionales no están dominados por la ideología porque cada pueblo determina su gobierno”.

Fernández habló de Chile. “Tenemos que ayudar a Chile a recuperar la paz rápidamente y a que haya un mayor proceso de integración de la sociedad”, dijo. Además reveló que había conversado telefónicamente con el presidente Sebastián Piñera. “Le expresé toda mi preocupación, me invitó a visitar Chile. Voy a ver si estoy en condiciones de hacerlo en los próximos días. Y Chile tiene que saber que lo único que buscaré con eso es ayudar a que Chile mejore, recupere su paz y recupere más igualdad”, sostuvo Fernández.

En cambio, de quien prácticamente no se habló fue del brasileño Jair Bolsonaro. Apenas si Fernández lo mencionó al comentar que su elección, junto con la de Piñera y la de Mauricio Macri, habían llevado a muchos a declarar la defunción del progresismo latinoamericano. “El triunfo de Andrés Manuel López Obrador fue una bocanada de aire fresco”, aseguó el presidente electo, que colmó de elogios a su anfitrión, de quien ponderó su “mirada latinoamericanista”. Algo que, por cierto, no es común en los presidentes de México, que suelen privilegiar la relación con el gran vecino del Norte.

México presidirá el próximo semestre la Celac, un organismo creado justamente para que los países de América discutan sus políticas sin la tutela de Washington, como ocurre con la OEA. “Encontré en López Obrador alguien que piensa muy parecido. La integración es un tema central”, concluyó Alberto Fernández.

Página 12


AMLO tras reunión con Fernández: como si lo conociera de toda la vida

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dio a conocer que platicó ampliamente con Alberto Ángel Fernández, mandatario electo de Argentina, en Palacio Nacional, tal es así que el tabasqueño consideró que fue como “si nos conociéramos de toda la vida”.

A través de su cuenta de Twitter, López Obrador destacó que a ambas naciones las une una entrañable amistad.

Por su parte, en conferencia de prensa  Fernández Reyes detalló que entre los temas que tocó con AMLO fue los vínculos entre Argentina y México, al tiempo que consideró que hay comunidad de ideas entre él y el político tabasqueño.

“Hablamos entre los vínculos de Argentina y México…le pregunté de algunos planes del gobierno de México para los  jóvenes  que no trabajan y que no estudian…Hablamos de la preocupación que tenemos por lo que sucede en Ecuador y Chile”, declaró.

Político


Alberto Fernández habló sobre la reunión que mantuvo con Carlos Slim, el hombre más rico de América Latina: “Me planteó la vocación de seguir invirtiendo”

Alberto Fernández visitó México en su primer viaje como presidente electo. Tras reunirse con el mandatario Andrés Manuel López Obrador, mantuvo un encuentro con Carlos Slim, el empresario más rico de América Latina y la octava fortuna del planeta. “Me planteó la vocación de seguir invirtiendo”, destacó Fernández.

Fernández es el anfitrión de los hombres de negocios más influyentes de México que aceptaron compartir una cena para conocer cómo piensa el presidente electo de la Argentina y aclarar las dudas sobre el plan económico que desarrollará y la incidencia que tendrá Cristina Kirchner como vicepresidente. Entre los empresarios, se encuentra Carlos Slim, que con 64 mil millones de dólares es el más rico de Latino América, y con quien Fernández tuvo una reunión a solas previamente para analizar las relaciones bilaterales con México y sus inversiones privadas en la Argentina.

“Me planteó la vocación de seguir invirtiendo, de poder mejorar el servicio, de poder ampliarlo. Creo que en ese terreno todo lo que sea apertura y competencia es bueno. Todo lo que signifique mayor oferta en materia de transmisión de imágenes, telefonía, todo lo que sea ampliar la oferta es muy bueno; eso está un poco concentrado hoy en día”, sostuvo el presidente electo en diálogo con C5N.

Fernández reveló que el encuentro fue positivo: “Lo escuché con mucha atención. Me habló de su vocación de analizar inversiones en otras cosas. Slim ha sido en Argentina un jugador real, alguien que efectivamente invirtió, mejoró su tecnología, la competencia, fue una buena charla, estuvimos una hora hablando, cambiando opiniones, tiene mucha información de Argentina, es tranquilizador”.

De la cena que se está llevando a cabo en estos momentos en el hotel Camino Real Polanco participan: Máximo Bedoya de Ternium, Blanca Treviño de Softtek, la​ empresa mexicana de TI más grande de Latinoamérica, Armando Garza Sada de Alfa (poderoso grupo industrial), Eduardo Padilla de FEMSA (embotelladora de Coca Cola), Carlos Salazar del Consejo Coordinador Empresarial CCE y un representante de la compañía Arca Continental. Estas empresas forman parte del núcleo duro de la economía mexicana y sólo alguna de ellas tiene inversiones en la Argentina.

La comida con el sector empresarial será la conclusión de una ardua jornada que mantuvo Fernández en su primer viaje como presidente electo en la que mantuvo una reunión con López Obrador. En la conferencia de prensa que brindó este lunes en el Palacio Nacional al término de su reunión bilateral afirmó que el mandatario mexicano le prometió su apoyo en “todo lo que necesite la Argentina”. Y agregó: “Es un gran punto de arranque. Me voy muy contento porque tenemos muchas cosas en común”. “Hace muchos años que México no miraba América Latina, y el presidente López Obrador gracias a Dios lo está haciendo”, destacó.

Infobae


Alberto Fernández se reúne hoy con Rafael Correa, un “duro” que defiende a Nicolás Maduro

Por Jaime Rosemberg

Luego de un lunes que comenzó en el Palacio Nacional junto al presidente Andrés Manuel López Obrador y terminó muy tarde en una cena con los empresarios más poderosos del país en la coqueta Estancia Los Morales, del barrio de Polanco, Alberto Fernández disfrutará de unas horas de ocio antes de su charla magistral para estudiantes e invitados especiales en el antiguo colegio de San Ildefonso. Sin embargo, el presidente electo se reservó una hora para un encuentro sorpresa que se llevará a cabo esta tarde y que sin dudas traerá polémica: el expresidente de Ecuador, Rafael Correa.

Llegado en la mañana del martes a México, Correa se aloja en el hotel Camino Real, el mismo en el que se hospedan Fernández y su comitiva. Tiene a su vez previsto dar una charla en el Museo de la Ciudad, ubicado en el centro histórico, bajo un título desafiante a tono con su postura combativa: América Latina en disputa. El encuentro con Correa, confirmado a LA NACION por dos fuentes inobjetables fue organizado, otra vez, por Marco Henriquez Ominami: el dirigente chileno que motoriza el Grupo de Puebla de gobernantes y dirigentes progresistas del continente, del que tanto Fernández como López Obrador también forman parte.

Duro detractor del presidente Lenin Moreno, a quien acusa de haberlo traicionado luego de haber recibido su bendición para llegar al poder, Correa -que gobernó Ecuador desde 2007 hasta 2017- vive en Bélgica pero participa activamente de la vida política de su país. Moreno lo ha acusado de fomentar las violentas protestas por la suba del combustible, que provocaron ocho muertos y centenares de heridos, antes de que la medida fuera revocada.

El explícito apoyo de Correa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien reconoció estar “ayudando” a modo de consultor, podría ser un incómodo lastre para Fernández. Si bien el futuro presidente de la Argentina, se manifiesta en favor de la postura “moderada” y de no intervención encabezada por López Obrador, ha mantenido una distancia prudente de lo que queda del eje bolivariano, hoy representado por Maduro y Cuba.

De excelente y antiguo vínculo con Cristina Kirchner, Correa es también parte del grupo de Puebla que coordina Ominami, aunque desde posiciones más radicalizadas. Sin ocultar sus deseos de volver al poder, se reunirá hoy con Fernández, quien ha dado señales hacia el “diálogo” y la “moderación”, tanto en su política interna como en la relación con los Estados Unidos y otros poderosas potencias.

La Nación


VOLVER