Masiva movilización en Buenos Aires contra el golpe de Estado en Bolivia

Masiva marcha en apoyo a Evo Morales

Desde el mediodía, miles de manifestantes comenzaron a marchar desde el céntrico monumento, recorriendo Avenida Corrientes hasta llegar a la Embajada de Bolivia en Buenos Aires. La convocatoria reunió a agrupaciones políticas, sindicatos, federaciones educativas y movimientos sociales. Entre ellos, Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie, Movimiento Evita, La Cámpora, Frente Patria Grande, Nuevo Encuentro, La Poderosa, CTERA y CONADU.

Ninguno de esos espacios dudó en condenar la grave situación institucional que atraviesa Bolivia y se ofrecieron a brindar todo el apoyo posible. El acto también contó con una importante concurrencia de la comunidad boliviana en Argentina.

Imagen

Iber Mamani, referente de la comunidad boliviana en La Matanza, participó de la marcha para “denunciar el golpe contra el presidente Evo Morales”. Aprovechó para agradecer el “apoyo de las organizaciones sociales y políticas del campo popular argentino que se pronunciaron contra este golpe”.

Por último exigió que “se resguarde la vida de los compañeros que hoy están siendo perseguidos, secuestrados y torturados”.

A metros del Obelisco, la dirigenta del MST Vilma Ripoll remarcó el “repudio al golpe hecho por las grandes patronales, las corporaciones y las fuerzas armadas, y avalado por políticos como Mauricio Macri que hasta ahora no declaró nada”.

Más allá de la condena, Ripoll agregó que Evo Morales “tenía tareas pendientes como la depuración de las fuerzas armadas, e intervenir sobre las grandes empresas que hacen de Bolivia un país extractivista que muere en eso”, dijo en diálogo con Página/12.

Pablo, un joven autoconvocado que se hizo un espacio para participar de la marcha, intentaba hacerse escuchar entre el sonido estridente de las trompetas de la columna de la CTA que empezaban a sonar sobre Avenida Corrientes: “Vuelve ese resabio colonial que parecía que habíamos dejado atrás. Son tiempos difíciles para América Latina”, dijo el empleado administrativo, sorprendido por la convocatoria.

Entre banderas y bailes típicos de Bolivia, y encabezando la columna del Frente Patria Grande, el diputado nacional electo por el Frente de Todos, Itaí Hagman, manifestó su pleno apoyo a la comunidad boliviana. “Estamos acá para repudiar lo que no tiene otro calificativo que un golpe de Estado. Estamos muy preocupados por la integridad física de Evo, también por la amenaza que vive la región. Tenemos que tener memoria e impedir que vuelvan los golpes de Estado en América Latina”, expresó.

“Jallalla Evo Morales” era la expresión que más repetía la comunidad boliviana instalada en la puerta de la Embajada de Bolivia en Argentina. Jallalla es la expresión quechua aymara que simboliza la unidad del pueblo, su sentido de pertenencia. “Evo amigo, el pueblo está contigo” fue otro de los hits de la colectividad.

El colectivo de bolivianos residentes en Argentina tomó la forma de una asamblea abierta donde quien quisiera tomaba la palabra. “La mano negra de Estados Unidos está una vez más detrás de un golpe de Estado. No quieren que Bolivia sea un ejemplo para los países vecinos. Hay 42 empresas de litio funcionando que le van a poner el precio al litio de todo el mundo. Estados Unidos se quiere adueñar del futuro y la riqueza más grande de Bolivia”, destacó uno de los militantes de Generación Evo Argentina.

“Volveremos mejores. Lucharemos, ganaremos y volveremos. ¡Viva Evo Morales Ayma!”, arengó luego un hombre mayor, ganándose el aplauso de todos los presentes.

La presencia frente a la embajada también sirvió para denunciar información que iba llegando desde Bolivia. Así, los presentes dieron a conocer que la policía en la ciudad de El Alto, departamento de La Paz, estaba reprimiendo ferozmente las movilizaciones populares.

Juana, una boliviana residente en Argentina que llegó desde Escobar, dijo que “muchos de los que estamos hoy presentes vamos a volver a Bolivia para luchar por nuestra patria”.

Los bolivianos agradecieron al pueblo argentino, y en particular a Alberto Fernández, Cristina Fernández y Axel Kicillof por el apoyo. En Argentina, Evo Morales consiguió más del 80 por ciento de los votos el pasado 20 de octubre. “Evo, querido, el pueblo está contigo”, fue el grito con el que esa gran masa de votantes le volvió a entregar todo su apoyo al líder indígena.

Página 12


Alberto Fernández criticó al gobierno de Macri por negar el golpe de Estado en Bolivia

Alberto Fernández criticó la posición del gobierno de Mauricio Macri en negar el golpe de Estado en Bolivia. “Es un hecho desgraciado en la historia de la diplomacia argentina”, afirmó el mandatario electo al salir de la presentación de un libro.

El gobierno argentino, a través de su canciller Jorge Faurie no condenó el golpe de Estado en Bolivia y habló de “período de transición”, mientras que el presidente Mauricio Macri no emitió de manera personal palabra alguna respecto a lo que pasa en el país vecino.

El presidente electo argetino volvió a afirmar que en Bolivia “hay un golpe de Estado, para que nadie se confunda, para que hablemos claro y sin mentiras. Y para que después cada uno se haga cargo de lo que dice”.

Fernández aseguró que América Latina vive “un día aciago” porque “en Bolivia se interrumpió la democracia” y alertó que “las cosas se hicieron de tal modo que generaron una crisis social y un enfrentamiento tan grande que uno no sabe dónde termina”.

En tanto, sostuvo que tiene “gratitud eterna” para con el presidente de México Andrés López Obrador, por facilitarle asilo a Evo Morales, y también destacó la asistencia ofrecida por los presidentes de Perú, Martín Vizcarra, y de Paraguay, Abdo Benítez, por haber ido en ayuda de Evo Morales.

InfoNews


El gobierno mantiene su postura inicial y niega el golpe en Bolivia

Después del comunicado del domingo por la noche, el canciller, Jorge Faurie, brindó este lunes una conferencia de prensa en la Casa Rosada en la que volvió a negar que la destitución de Evo Morales de la presidencia de Bolivia haya sido un golpe de Estado y, por lo tanto, mantiene la postura oficial del gobierno argentino de no repudiar la interrupción del ciclo democrático. “No están los elementos para describir esto como un golpe de Estado, las Fuerzas Armadas no han asumido el poder”, argumentó el titular del Ministerio de Asuntos Exteriores y Culto después de la reunión de gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri, a menos de un mes del traspaso presidencial.

A su vez, Faurie desmintió que Evo Morales hubiera pedido asilo político en Argentina y pidió que sea la asamblea legislativa la que tome el poder político de Bolivia: “Los parlamentarios electos mantienen su mandato y ellos tiene que decidir”.

Las voces de otros funcionarios y miembros de Cambiemos

“Lo ideal es que los gobiernos terminen los mandatos, por lo tanto ya hay una disminución de la calidad institucional. No sé si lo que le impide a Evo terminar es un golpe de Estado”, dijo el secretario de medios públicos Hernán Lombardi en diálogo con Radio Metro, en sintonía con la mirada que difundió Cancillería el domingo.

Horas después, el gobierno hizo trascender la “preocupación” del presidente Mauricio Macri por lo sucedido en Bolivia durante una reunión de Gabinete en la Casa Rosada. “Todos estamos preocupados”, dijo ante una consulta de periodistas acreditados.

El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, opinó en el mismo sentido y consideró que en Bolivia se asiste a “una interrupción del orden constitucional en base a una gran conmoción social” y juzgó que existen aspectos “similares” a lo que sucedió con el ex presidente radical Fernando de la Rúa en el 2001 en la Argentina.

En ese marco, en diálogo con varias radios el representante argentino ante La Paz expresó su anhelo de que el proceso de búsqueda de una salida institucional a la situación en ese país, tras la renuncia del presidente Evo Morales en el marco de una grave crisis política, “sea rápido y no muy complicado para Bolivia”.

Señaló que para el Gobierno argentino, “no hay un golpe de Estado” en el país vecino y estimó que esa declaraciones se basa en que “no hubo un golpe como los acostumbrados” en América Latina.

“No hubo nada de eso, pero ayer, cuando ya estaban todas las cartas echadas y se sabía dos días antes que Evo Morales iba a renunciar, salieron las Fuerzas Armadas a pedirle la renuncia”, sostuvo Álvarez García, quien, interpretó, a título personal, que “sí seguramente hay una interrupción” del orden constitucional “en base a una gran conmoción social”.

La postura sobre lo ocurrido en Bolivia divide aguas en Cambiemos ya que amplios sectores del radicalismo salieron a repudiar el golpe de Estado ante el silencio de algunos funcionarios del gobierno saliente.

En ese sentido, el diputado nacional de Cambiemos Daniel Lipovetzky se posicionó diferente al resto del gobierno nacional. “Es un golpe de Estado, hay que repudiarlo y no puede haber grises”, aseguró en diálogo con El Destape Radio.

Tiempo Argentino


Comunicado de Prensa de la cancillería Argentina

Ante renuncia a su cargo como Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, anunciada hoy en la tarde, por Evo Morales Ayma, el Gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando importancia de encaminar este periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país.

Resulta imprescindible que todas las fuerzas y dirigentes políticos bolivianos actúen en este delicado momento con responsabilidad y moderación.

El anunciado llamado a un nuevo proceso electoral, con la anticipada renovación del
Tribunal Electoral, respetando lo dispuesto por la Constitución Política del Estado Plurinacional Boliviano junto con el acompañamiento de países de la región así como de organismos internacionales y observadores imparciales es el mejor camino para superar, con total transparencia y espíritu democrático, la presente crisis que afecta al hermano pueblo boliviano.

Cancillería Argentina


VOLVER