Bolivia: el ministro del interior del Gobierno de facto Arturo Murillo amenaza a una delegación argentina de visita en el país

Grave: ministro golpista de Bolivia amenaza a delegación argentina

El arribo de la delegación argentina que viajó a Bolivia en solidaridad con los trabajadores y el pueblo boliviano, fue duramente agredida y amenazada cuando llegó al Aeropuerto de Santa Cruz, un departamento donde la mayoría de la población apoya el golpe de estado.

Las expresiones intimidatorias pegaron un salto cuando este viernes por la mañana en una conferencia de prensa el gobierno de facto boliviano, a través de su ministro de Gobierno, Arturo Murillo acusó de terroristas y sediciosos a los integrantes de la delegación argentina que viajó este jueves por noche a La Paz.

“Estos extranjeros que están llegando al país que anden con cuidado, que los estamos siguiendo, los estamos siguiendo”, amenazó Murillo. Acto seguido lanzó una advertencia intimidatoria “en el primer paso en falso que den tratando de hacer terrorismo y sedición se van a ver con la policía, que ya está atenta y tiene orden para no permitir que se dañe nuestro país.”

Juan Grabois, que integra la comisión que llegó a Bolivia denunció en redes sociales las declaraciones de Murillo y solicitó “al gobierno argentino que interceda ante las autoridades bolivianas para resguardar nuestra seguridad”.

El repudio a estas declaraciones no se hizo esperar. Myriam Bregman, diputada de Frente de Izquierda Unidad señaló en su cuenta de Twitter: “Repudiamos enérgicamente las amenazas del ministro de Gobierno golpista Arturo Murillo contra la delegación de referentes que viajó a Bolivia desde nuestro país. Es una dictadura que quiere encubrir sus crímenes.”

La delegación que llegó este jueves a la noche al Aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz y fue recibida con duras amenazas y agresiones físicas e insultos por parte de ultradefensores del golpe cívico militar. Denunciaron que fueron obligados a salir del Aeropuerto por un sector donde estaba el grupo de defensores del golpe, que comenzaron las agresiones gritando entre otras provocaciones “vuélvanse a su país, van a ver los que les vamos a hacer.”

Agresiones a la Delegación Argentina en Bolivia

De esta manera, los grupos de choque de Camacho, interceptaban y agredían a la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano. Repudiamos estas amenazas y las provocaciones, e instamos a que se garanticen los derechos y la seguridad de nuestros compañeros y compañeras.Ahora la delegación se encuentra bien y lista para comenzar la labor por la que viajamos en defensa de los Derechos Huamanos.

Publicado por Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano en Jueves, 28 de noviembre de 2019

La Izquierda Diario


Dirigente argentina en Bolivia: “El ministro Arturo Murillo nos quiere acusar de sedición”

La abogada Gabriela Carpineti, quien forma parte de la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano, contó que fueron recibidos “muy violentamente por un grupo de paramilitares que responden a (Luis) Camacho“. “El ministro Arturo Murillo nos amenazó públicamente, nos quieren acusar de sedición”, comentó.

Como bien publicó El Intransigente, la comitiva social fue amedentrada en el Aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz, cuando se disponía a tomar otro vuelo hacia La Paz. “Fuimos violentamente recibidos por grupos paramilitares que responden a Camacho”, aseveró la letrada, que recopilará testimonios de víctima de violaciones de Derechos Humanos en el país vecino.

Además, en diálogo con el programa radial “Maldita Suerte”, que se emite por FM La Patriada, reveló: “El ministro de facto Arturo Murillo nos amenazó públicamente, nos quieren acusar de sedición”. “Esto confirma que lo que sucede en Bolivia es un golpe de Estado, hay un despliegue de violencia de las Fuerzas Armadas que yo, con mis 34 años, nunca vi en mi vida”, enfatizó.

El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Juan Grabois, también viajó a la nación del Altiplano con la agrupación y sufrió las agresiones. “Estaba organizada. Nos hicieron pasar por un lugar donde nos estaban esperando para maltratarnos, fue en el pasillo entre migraciones y donde tomamos el avión para La Paz”, detalló en La Red.

“Ojalá me hubieran dicho: ‘Volvete a tu país’, fue una serie de insultos mucho más fuertes, con gritos xenófobos y demás. A mí me amenazaron de muerte, me dijeron que me iban a deportar y varios compañeros fueron agredidos físicamente”, agregó el dirigente social, quien acentuó: “Hay una dictadura que impone un régimen de terror sobre las zonas pobres“.

El Instransigente


Gobierno sobre activistas argentinos en Bolivia: No se aceptará actividad sediciosa

El Gobierno, al referirse al reciente arribo de activistas y dirigentes argentinos al país, aseguró que todas sus actividades estarán garantizadas si se enmarcan en la normativa legal y en el asunto que mencionaron como objeto de su presencia en Bolivia, pero advirtió que no permitirá que impulsen ninguna actividad sediciosa.

“Todas las garantías están dadas para quienes quieran visitar el país en el marco de la ley, cumpliendo las declaraciones que realizan al momento de ingresar a nuestra patria. Y que les quede claro también que quienes pretendan impulsar acciones sediciosas, de convulsión o alterar la paz social, deben de atenerse, de igual forma, a la ley”, afirmó el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

Hizo la afirmación al referirse al grupo de activistas argentinos que llegó la noche de este jueves para registrar testimonios de víctimas de violaciones de derechos humanos o que hayan sufrido algún tipo de persecución política durante la crisis que vivió el país tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

El grupo está encabezado por Juan Grabois, líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, quien considera que hubo un golpe de Estado en el país y que esta mañana, en declaraciones a la radio argentina La Red, denunció que en Bolivia se vive “una dictadura que impone un régimen de terror sobre las zonas pobres”.

En ese contacto se refirió además al incidente que sufrió la delegación a su arribo al aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz, donde un grupo de personas los recibió con gritos pidiendo que retornen a su país.

“Fue en el pasillo entre que pasamos migraciones y tomamos el avión para La Paz. Nos hicieron pasar por un lugar donde nos estaban esperando para insultarnos y maltratarnos. La agresión que sufrimos estaba toda organizada”, afirmó en la entrevista, según informa el diario La Nación. Dijo que incluso recibió amenazas de muerte.

El expresidente Evo Morales se refirió al asunto en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter. “14 integrantes de la delegación argentina fueron retenidos por grupos de choque golpistas en Santa Cruz y sometidos a interrogatorio por la Policía. Exigimos les dejen llegar a #LaPaz para realizar trabajo de investigación sobre DDHH. Dictadura fascista evidencia su autoritarismo” (Sic), escribió.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, ratificó que no se permitirá actividad sediciosa de extranjeros ni de locales y advirtió que la delegación argentina es vigilada de cerca.

“No vamos a permitir que ningún local haga terrorismo en Bolivia, y peor un extranjero. Recomendamos a aquellos extranjeros que están llegando al país hechos a las mansas palomitas a tratar de incendiar el país, que anden con cuidado. Los estamos mirando, los estamos siguiendo, estamos viendo lo que están haciendo. En el primer paso en falso que den, tratando de hacer terrorismo o sedición, se las van a ver con la Policía”, advirtió.

Grabios consideró que esas afirmaciones son una amenaza, por lo que demandó al gobierno argentino que actúe en consecuencia. “‘Que anden con cuidado, los estamos mirando, los estamos siguiendo’, nos amenaza Arturo Murillo, Ministro del Gobierno de facto. Si esto no es una dictadura ¿Qué es? Solicitamos al gobierno argentino que interceda ante las autoridades bolivianas para resguardar nuestra seguridad”, escribió en su cuenta en Twitter.

La Razón


VOLVER