Bolivia: pese a la represión, una multitud volvió a marchar en La Paz contra el golpe de Estado

Bolivia: pese a la dura represión, decenas de miles marcharon a La Paz contra los golpistas

Como ya había ocurrido el martes, en la tarde de este miércoles decenas de miles de personas marcharon hacia plaza Murillo, en el centro de la ciudad de La Paz. Lo hicieron para rechazar el golpe de Estado orquestado por la derecha, la Policía y las FF. AA. Un golpe que cuenta con el aval de EE.UU. pero que parece encontrar un resistencia creciente entre sectores de la población pobre boliviana.

Por la mañana, antes de la movilización, se había realizado un masivo cabildo popular frente a la Universidad Pública de El Alto. La multitudinaria convocatoria de vecinos y de trabajadores sirvió para rechazar la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez como presidenta de Bolivia y decidir la movilización hacia La Paz. El objetivo era llegar hasta la sede de la Asamblea Legislativa, donde formalmente debía continuar el escandaloso proceso de “transición” que protagonizan los golpistas.

A lo largo de la movilización, entre las consignas más coreadas estuvieron aquellas que pedían por la renuncia de Áñez, el rechazo a la Policía por la represión y la gigantesca rabia que generó la quema de la Wiphala por parte de sectores derechistas. La multitud también reclamó contra el papel que cumplen los medios masivos de comunicación, completamente funcionales a la política de los golpistas. Esto se expresa en un furioso cerco mediático, que ocultan el carácter de estas protestas contra el golpe.

Ya en La Paz, la manifestación se encontró con una durísima represión, llevada a cabo por parte de la Policía y las FF. AA. La misma duró varias horas, dejando cientos de heridos. Sin embargo, no logró amedrentar a quienes se movilizaron.

Golpismo en acción

También este miércoles, las fuerzas policiales impidieron el ingreso a los diputados y las diputadas del MAS al recinto legislativo. En una clara continuidad de la maniobra golpista, el objetivo estuvo destinado a impedir que pudieran sesionar y eventualmente rechazar la autoproclamación de Áñez. Hay que recordar que se trata de la bancada mayoritaria en ambas cámaras.

Esto ocurrió a pesar de que algunos legisladores del movimiento formalmente dirigido por Evo Morales proponían avanzar en una negociación. Tal fue el caso del diputado Omar Aguilar, quien en diálogo con medios argentinos planteó “estamos en la obligación de lograr la pacificación de país. Convocamos a encuentros para garantizar la paz social y activar el aparato productivo”.

Casi al mismo tiempo que se impedía el ingreso de los legisladores del MAS, Jeanine Áñez intentaba avanzar un paso más en su rol de “presidenta provisoria”. Lo hacía encabezando un acto en el Palacio de Gobierno destinado a designar la nueva cúpula de las Fuerzas Armadas. En lo que pareció una puesta en escena destinada a ratificar el papel de los militares en el golpe, Carlos Orellana Centellas reemplazó en el cargo de comandante a Williams Kaliman, el hombre que había sugerido a Evo Morales abandonar la presidencia.

Evo Morales: nuevo llamado al “diálogo” con los golpistas

Este miércoles, desde México, Evo Morales volvió a plantear una política de llamado al diálogo con los golpistas. En declaraciones a los medios y, posteriormente, a través de las redes sociales, el presidente derrocado insistió en buscar un camino de acuerdos.

Así, en su cuenta de Twitter escribió “[email protected], reitero mi pedido de un diálogo nacional, donde estemos representados todos, movimientos sociales, comités cívicos y partidos políticos. Si puedo aportar con mi presencia a la solución pacífica que pare la violencia y cuide la vida, lo haré por mi querida Bolivia”.

Esta propuesta continúa la línea política que Morales había planteado ya en las primeras horas del golpe. En lugar de convocar a desarrollar la más amplia movilización contra la avanzada de la derecha, había propuesto un camino de diálogo y negociación que se mostró completamente impotente.

Este miércoles también tuiteó saludó al “valeroso pueblo alteño” por el multitudinario cabildo de este miércoles. Sin embargo, esa declaración no va acompañada de un llamado a redoblar la organización y la lucha contra los golpistas.

Una resistencia que parece profundizarse

Este miércoles por la noche, entrevistado en Pateando el Tablero Neuquén, el dirigente trotskista boliviano Javo Ferreira dejó algunas definiciones importantes sobre el proceso en curso. Entre otras cosas señaló que “la crisis no ha terminado” y que la movilización avanza “en la medida en que los campesinos y los trabajadores constatan que estamos en presencia de un golpe”.

Es fundamental apoyar la resistencia activa que se empieza a desplegar en las calles de El Alto y La Paz contra los golpistas. Es con la movilización que se los puede enfrentar y derrotar. No con llamados impotentes al diálogo y “a la pacificación”.

La Izquierda Diario


En medio de represión, manifestantes bolivianos rechazan el golpe y exigen renuncia de Jeanine Áñez

Miles de manifestantes provenientes de la ciudad El Alto, concentrados en La Paz (capital), exigieron este miércoles la renuncia de la senadora Jeanine Áñez, quien se autoproclamó “presidenta” tras el golpe de Estado contra el presidente legítimo Evo Morales.

Miembros de la federación departamental de trabajadores campesinos Ponchos Rojos enfatizaron su rechazo a las acciones golpistas de los dirigentes opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, quienes orquestaron una ola de violencia desde el pasado 20 de octubre contra la población indígena, campesina y funcionarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) para forzar la renuncia del Gobierno.

Asimismo, los Ponchos Rojos y habitantes de El Alto, segunda ciudad más poblada de Bolivia, repudiaron la autoproclamación de Áñez sin tener quórum del Parlamento tras bloquear el ingreso de los legisladores del MAS por falta de garantías a su seguridad.

“Autonombrada, fascista y discriminadora”, así describió a Áñez uno de los miembros de Ponchos Rojos, agrupación que autoconvocaron cabildos para establecer un pliego de rsoluciones, entre ellas que se procese penalmente a Mesa y Camacho por su responsabilidad en los actos de violencia contra indígenas y campesinos del país.

“Están matando a varios hermanos, la bandera wiphala que ha quemado la policía, nos han gasificado, pero nosotros hemos aguantado”, dijo otro de los miembros de la federación campesina e indígena Ponchos Rojos.

“Nos discriminan y la prensa no dice nada”

“Nosotros no somos masistas (del partido MAS), estamos viniendo a perdir la renuncia de (Jeanine) Áñez”, expresó una de las manifestantes cerca de la Plaza Murillo en La Paz. “Somos alteños que estamos cansados de que nos repriman, no queremos más a (Luis Fernando) Camacho ni a (Carlos) Mesa”, agregó.

Otra mujer alteña, participante de la protesta, aseveró que son discriminados por ser indígenas y usar polleras. “Nosotros somos el pueblo, hemos nacido aquí”, dijo.

“Los policías se están enfrentando contra El Alto, nos discriminan, lo único que quieren es dividirnos, la prensa no dice nada de los campesinos que han caído, son la gente pobre, humilde”, aseveró un hombre también parte de la protesta.

Añadió que rechazan el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales. “El pueblo de Bolivia no reconoce a Jeanine Áñez como nuestra presidenta, queremos que renuncie ya, para que haya paz que renuncie ella y que se intsale la sesión ordinaria (del Parlamento) con cada uno de los diputados, y si hay oportunidad que vuelva nuestro presidente”, enfatizó el manifestante.

Telesur


FEJUVE de El Alto exige la renuncia de Jeanine Áñez y Soledad Chapetón

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVE) de la ciudad de El Alto, Basilio Villasante, dio a conocer el manifiesto resultado de un ampliado de emergencia de vecinos donde se resolvió exigir la renuncia a la presidencia de Jeanine Áñez y la renuncia de Soledad Chapetón a la alcaldía alteña.

“Séptimo: exigimos la renuncia irrevocable de la señora Jeanine Áñez por haberse autonombrado presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia faltando a la Constitución Política del Estado. Octavo: exigimos la renuncia de la actual alcaldesa del El Alto, Soledad Chapetón por haber traicionado el sentimiento de patriotismo de unidad”, indica parte del manifiesto.

Asimismo, se convocó a la ciudadanía a sumarse a la marcha de pacificación del país a tiempo que se convocó a la Policía y a las Fuerzas Armadas (FFAA) a pacificar, proteger la integridad de las vidas y domicilios “de posibles hechos negativos que puedan suceder en movilizaciones donde se han infiltrado personas de mal vivir que se han dedicado al robo, al asalto y al maltrato de nuestros conciudadanos”.

De acuerdo al sexto punto, de igual forma se exige la inmediata identificación y detención del presunto policía que habría disparado en contra de una menor hiriéndola de bala en la Ceja de El Alto el pasado 11 de noviembre.

Por su parte, la Federación Departamental de Maestros de Educación Rural (Fdmerlp), la Federación Departamental Única de Mujeres Campesinas indígenas originarias de La Paz “Bartolina Sisa”, la Federación Sindical Única de Trabajadores Originarios Ayllus de Norte Potosí; la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de la provincia Omasuyos “ Ponchos Rojos” y la Central Sindical Agropecuaria Intercultural Isarzama, anunciaron bloqueos de caminos y grandes marchas en defensa de la wiphala, y en rechazo de la renuncia de Evo.

Éxito