Cauca y Nariño, las regiones donde han asesinado más indígenas en 2019

En menos de un semana, en octubre pasado, Cauca fue testigo de dos masacres. En uno de estos homicidios múltiples, cinco autoridades indígenas fueron asesinadas. El departamento está en llamas y organizaciones internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU han advertido que los más amenazados son los líderes de comunidades indígenas.

Precisamente esta región del país, según reportes de Medicina Legal, es el lugar en el que han muerto más indígenas en lo corrido del año y la etnicidad con más muertos a nivel nacional es la de mayoría allí, los nasa. De los 284 indígenas muertos en lo corrido del año, por lo menos 84 han sido asesinados y otros 28 se han suicidado.

El Espectador


Santos: líderes colombianos están siendo asesinados por despojadores y narcos

El Nobel de la Paz y expresidente, Juan Manuel Santos, afirmó este jueves que los líderes sociales están siendo asesinados en su país por quienes se oponen a la restitución de las tierras despojadas a los campesinos y a la erradicación de los cultivos ilícitos, es decir, por aquellos que están contra del proceso de paz.

“Los están matando los usurpadores de las tierras que están viendo que el proceso de restitución va a llegar a ellos”, agregó Santos en Madrid durante una jornada sobre Paz y Justicia Transicional organizada por la Universidad Carlos III, en relación con el punto del acuerdo que obliga a devolver las tierras a los campesinos que habían sido despojados durante el conflicto.

Para el expresidente, “otra fuente de los asesinatos son los narcotraficantes, incluso los carteles mexicanos, que están asesinando a líderes que están promoviendo la sustitución voluntaria (de coca)” por cultivos legales, ya que —agregó— esa iniciativa, también contemplada en el acuerdo, está dando resultados.

Desde que se ratificó el acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el 1° de diciembre de 2016, han sido asesinadas 462 personas entre líderes sociales, políticos y excombatientes, según la Defensoría del Pueblo; mientras que ONG, como Indepaz, eleva la cifra a más de 800. A juicio de Santos, “faltó voluntad y efectividad para prevenir los asesinatos” por parte de las autoridades.

Y sobre las disidencias de las FARC, combatientes que han retomado las armas, el Nobel consideró que “se ha querido exagerar por distintas razones y se les ha dado un poder que no tienen” por parte de los sectores contrarios al proceso.

“Disidencias siempre aparecen en todo proceso de paz, entre un 12 o 15% (de excombatientes), en Colombia la cifra es mucho menor, alrededor del 8%”, afirmó al asignar estos datos a las experiencias de otros procesos internacionales y a datos -según él- contrastados.

Santos participó en esta jornada junto al diputado español Enrique Santiago, quien formó parte del equipo negociador de las FARC, y Juan Carlos Henao, rector de la Universidad Externado de Colombia, justo cuando se va a conmemorar el próximo 1 de diciembre el tercer aniversario de la ratificación del histórico acuerdo con las FARC que le permitió a Santos ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

El Espectador