Colombia: Duque elogia y homenajea al saliente ministro Botero, acusado por la muerte de niños en bombardeo

Duque se ‘derramó en prosa’ para agradecer a Botero: le rindió homenaje en público y todo

Durante la ceremonia de ascensos de la Policía, en Bogotá, el jefe de Estado dijo que era el momento de rendirle un homenaje a Guillermo Botero porque, según él, le ha dado una lección de vida.

“Después de una larga trayectoria como empresario, y de décadas como dirigente gremial, lo invité para que le sirviera a Colombia, no lo dudó un solo momento y asumió ese cargo con tanta voluntad y con tanto patriotismo que se fue ganando el respeto y el cariño”, sostuvo Duque, citado por Canal Capital.

Según el presidente, el exministro Botero no solo se ganó el cariño de la cúpula militar, sino también de los miembros de las instituciones.

También le dirigió unas palabras para exaltar la virtud de patriotismo que, insistió, tiene el exfuncionario.

“Hoy le expresamos nuestra gratitud, que siempre reconoceremos en él la virtud del patriota, del que está dispuesto a dejar la zona de confort y la placidez para entregarle su servicio a un país que, como lo dice ese canto a la bandera, siempre clama tener libertad”, exaltó el presidente.

En ese mismo evento, Duque se refirió al bombardeo en el que murieron al menos 8 menores de edad hace varias semanas y fue tajante al decir que el terrorismo se empeñó a usar a los niños en la guerra.

“(…) el reclutamiento que hacen muchos grupos terroristas para que sean los menores que les sirvan de escudos humanos a las pretensiones de los más vulgares cabecillas. No hay peor corrupción que la de creer que la vida humana puede ser aniquilada so pretexto de banderas amañadas”, sentenció el mandatario.

Pulzo


Por el bombardeo, alistan denuncia contra Duque ante la CPI

El senador Alexánder López anunció en las últimas horas que elevará una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) para que entre a investigar la responsabilidad del presidente Iván Duque en la muerte de ocho niños en un campamento de las disidencias de las Farc bombardeado por las Fuerzas Militares.

López es el segundo vicepresidente del Senado y milita en el Polo Democrático, fuerza política opositora al primer mandatario.

Pero ¿qué puede indagar la CPI? Las informaciones hasta ahora muestran que las Fuerzas Militares ubicaron a ‘Gildardo’ o ‘Cucho’, un jefe de las disidencias de las Farc, en una zona rural de San Vicente del Caguán, en el departamento de Caquetá. Estaba en un campamento ilegal con un grupo de personas. Procedieron a atacarlo por el peligro que representaba para la sociedad.

Fue el jueves 29 de agosto, horas después de que ‘Iván Márquez’ (Luciano Marín Arango), Hernán Darío Velásquez, ‘el Paisa’, y Seuxis Paucias Hernández, ‘Jesús Santrich’, y otros jefes de las Farc habían desertado del proceso de paz y anunciaban a través de un video su rearme.

El Estado, naturalmente, no se iba a quedar quieto y reaccionó con rapidez. Tanto que en su momento hubo satisfacción en el alto mando. El comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, dijo en ese instante que la acción era una demostración de la decisión del Estado de combatir a estos criminales.

Detalló que en la operación cayó el peligroso ‘Gildardo Cucho’ y otros 11 disidentes de esta organización armada.

Era el primer parte de victoria del general Martínez en su propósito de hacerle frente a ese grupo que desafiaba al Estado.

El presidente Iván Duque anunció al día siguiente, viernes 30 de agosto, que en desarrollo de una operación que él llamó “impecable de la Fuerza Pública” cayó alias Gildardo Cucho.

Según Duque, este hombre era parte de la “cuadrilla de narcoterroristas” de alias Iván Márquez, que poco antes apareció en un video al lado de hombres armados, amenazando y desafiando al país.

“Anoche (jueves), gracias a una labor estratégica, meticulosa, impecable y con todo el rigor, cayó ‘Gildardo Cucho’, cabecilla de esa organización”, afirmó Duque.

El jefe de Estado precisó que ‘Gildardo Cucho’ era un “criminal que estaba dedicado al narcotráfico, al secuestro, a la intimidación de líderes sociales, y pretendía ser parte de esa estructura amenazante que ayer se presentaba al país como una nueva guerrilla, cosa que no es, porque es una cuadrilla de narcoterroristas”.

Argumentos de peso para actuar. No solo por tratarse de un objetivo de alto valor sino por el contexto de la incertidumbre en la que podía caer el país en esos instantes tras los anuncios de ‘Márquez’ y su nueva banda armada.

El mandatario enfatizó que con la operación contra alias Gildardo Cucho, esa estructura criminal empezaba a recibir mensajes claros del Gobierno: “Ya empezaron a recibir mensajes claritos, así como lo hicimos con ‘Jeison Orejas’, con ‘Guacho’, con ‘David’ y con ‘Cadete’ —cabecillas de grupos residuales de las extintas Farc, que cayeron en desarrollo de operativos de la Fuerza Pública—; ahora cae ‘Gildardo Cucho’ ”.

Duque fue más allá y explicó que ‘Gildardo Cucho’ cayó en una operación adelantada por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (Ccoes), la cual fue autorizada por él, como comandante supremo de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional.

“Anoche autoricé al Comando Conjunto de Operaciones Especiales (Ccoes) a adelantar una operación ofensiva contra esta cuadrilla de delincuentes narcoterroristas, que son residuales de lo que se conocía como las Farc, y que hacen parte de las estructuras criminales que pretenden ahora desafiar a Colombia”, subrayó.

Ahora, sin embargo, el caso ha dado un giro al trascender que en el lugar había ocho niños. Los pequeños estaban en condición de reclutamiento forzado, según una denuncia del personero municipal de Puerto Rico, Caquetá, Herner Carreño, y por eso él había hecho la denuncia correspondiente.

“Sabemos que se trata de la disidencia del 62 que dirigía ‘Cucho’ la que estaba reclutando. Dos meses antes del bombardeo lo habíamos comenzado a alertar, en el mes de julio”. Según su testimonio, esta información fue recibida directamente de los angustiados padres, quienes pedían ayuda del Estado.

El impacto de ese hecho desembocó en la renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien fue reemplazado en esa cartera por el general Luis Fernando Navarro, en condición de encargado,.

El nuevo ministro reiteró en las últimas horas que el alto mando no sabía de la presencia de niños en el sitio bombardeado. “Nosotros no sabíamos que había menores de edad en el campamento. Eso no lo sabíamos. Nosotros nos regimos por las reglas del Derecho Internacional Humanitario y teniendo claridad que quien puso en estado de indefensión a estos menores fue quien produjo el reclutamiento”, dijo Navarro.

En consecuencia, el Ministro tampoco sabía. Lo que da a entender que el presidente, menos. Para el senador López, esto no es suficiente y, por eso, dice que llevará el caso ante la Corte Penal Internacional.

El Tiempo


¿Quién es el general Luis Fernando Navarro, el ministro de Defensa encargado?

Tras la renuncia de Guillermo Botero, el presidente Iván Duque designó al comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, como ministro de Defensa encargado. El oficial, que lleva 39 años en las Fuerzas Militares, se convierte en el segundo uniformado en ocupar de forma interina dicha cartera en los últimos 10 años, el último en realizarlo fue el general Fredy Padilla de León, en 2009. En dicha ocasión, el general Padilla estuvo por 3 meses en el cargo hasta que fue asumido por Gabriel Silva Lujan.

En un país en el que desde 1991 no ha habido oficialmente un Ministro de Defensa en propiedad vinculado a las Fuerzas Militares, el nombramiento del general Luis Fernando Navarro ha tenido sus primeras objeciones. Rodrigo Uprimny, experto constitucionalista y cabeza de Dejusticia, señaló a través de Twitter que la designación del general Navarro es “constitucionalmente problemática”. “Fuerza Pública no es deliberante y sus miembros no pueden intervenir en política. Pero cargo de ministro es esencialmente político”, declaró el experto.

A pesar del alto rango que ostenta el general Navarro, su nombre no era muy conocido fuera de los estamentos castrenses antes de su nombramiento como comandante de las Fuerzas Militares. Sin embargo, para cercanos a la Fuerza Pública, la persona del general Navarro significa ascendencia al interior del Ejército y las demás fuerzas del orden en el país.

Como lo comentó José Obdulio Espejo, militar retirado y especialista en derecho internacional de conflictos armados, en su espacio de opinión en el portal la Silla Vacía, el alto oficial goza de una “sincronía” con el general Nicacio de Jesús Martínez, por lo que, desde su nombramiento, ha existido un mayor entendimiento entre ambas comandancias.

Durante su carrera militar, el general Luis Fernando Navarro ha ocupado, en su mayoría, cargos en unidades de combate de infantería y de capacitación. El alto oficial ha estado al frente del Batallón de Infantería No. 35 “Héroes del Güepí”, de la Escuela de Infantería, del Batallón de Infantería Aerotransportado No. 28, del Batallón de Cadetes No. 3. También ha sido vicerrector académico de la Escuela Militar de Cadetes y profesor de la Escuela Superior de Guerra.

El general Navarro también ha sido comandante de la brigada XIX, de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega y del Comando Conjunto de Operaciones Especiales. Asimismo, hizo parte de la representación diplomática en Chile como agregado militar, naval y aéreo. Antes de que fuera designado por el presidente Iván Duque como comandante de las Fuerzas Militares, en diciembre de 2018, se desempeñaba como segundo comandante del Ejército.

El ahora ministro de Defensa encargado tuvo que hacerles frente a varios de los escándalos de los últimos meses en los que se vio relacionada las Fuerzas Militares y la cartera dirigida hasta ayer por Guillermo Botero.  Fue el general Navarro uno de los primeros en salir a responder por las “fotos de referencia” en el informe de inteligencia entregado por el presidente Iván Duque a la Asamblea General de las Naciones Unidas. El alto oficial aseguró que se trataba de imágenes de ilustración, pero defendió el contenido del informe de inteligencia.

“Este es un informe muy completo, muy importante. La columna vertebral se hizo con base a la inteligencia de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional. ¿Por qué aparece esta foto en nuestro informe? En la tarea de investigación que se hace aparece esta denuncia de Fundaredes donde población civil venezolana y educadores denuncian los atropellos a los que son sometidos por el Eln. Pensamos que era importante que quedara registrada esa denuncia, la foto simplemente es una referencia de ese artículo escrito por la fundación”, declaró el oficial en el momento de la polémica.

El comandante de las Fuerzas Militares también fue uno de los primeros en defender el derecho del Ejército a aportar una versión institucional de lo ocurrido en el transcurso del conflicto. Luis Fernando Navarro explicó que fue el padre Francisco De Roux quien les pidió aportar una versión de los hechos relacionados con el conflicto, sobre todo lo que tuviera que ver con el “ambiente operacional. Nos pareció una oportunidad muy valiosa”, apuntó.

Por otro lado, fue el general el que salió en la jornada de ayer a dar las explicaciones sobre el operativo en el que murieron ocho menores de edad. Según el alto oficial no se sabía de la presencia de menores de edad en el campamento de las disidencias hasta después de ejecutada la operación militar. Además, el general Navarro aseguró que fue la disidencia de Gentil Duarte la que cometió la violación del Derecho Internacional Humanitario al exponer a personas protegidas a los riesgos del combate, y no el Ejército al realizar el bombardeo.

La hoja de vida del general Luis Fernando Navarro no ha estado marcada por escándalos u otro tipo de manchas, sin embargo, el nombre del alto oficial fue mencionado en las investigaciones del hacker Andrés Sepúlveda. Supuestamente, habría sido el general la persona al interior de las Fuerzas Militares encargada de filtrarle la información sobre el proceso de paz al “hacker”. No obstante, en las pesquisas no se logró demostrar la presunta relación.

El Espectador


VOLVER