El Salvador: comunidad LGBTI+ denuncia cuatro crímenes de odio en 22 días

La comunidad de Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales (LGTBI) se encuentra en alerta tras el asesinato de cuatro personas en menos de 22 días.

Este lunes, la asociación Comcavis Trans dio a conocer que el cadáver que fue encontrado lapidado el pasado 16 de noviembre, en el cantón Cara Sucia del municipio de San Francisco Menéndez, en el departamento de Ahuachapán, correspondía a un homosexual.

La víctima, conocida como Victoria, de 44 años, estaba desnuda tirada a media calle. Además de la cabeza destrozada a golpes, presentaba lesiones en diferentes partes del cuerpo.

Victoria fue atacada con piedras y palos. Sobre el cadáver encontraron una llanta y un tronco.

“El rostro estaba totalmente desfigurado y tenía varias laceraciones, se presume que fue arrastrado”, dijo una fuente policial.

Otro caso fue el de Oscar Cañenguez. El cuerpo fue encontrado en la zona del mercado de San Vicente, informó la asociación. Sin embargo, autoridades policiales informaron que Cañenguez era un motociclista que murió en un accidente en en el kilómetro 53 de la carretera Panamericana.

“Esto es lo que nos toca vivir a nosotras como personas LGBTI un sociedad que nos odia y un Estado que no nos brinda la protección que debe y así se hace llamar un país seguro”, señaló una integrante de Comcavis Trans, Bianka Rodríguez a través de Twitter.

Además, la asociación alertó que otra mujer de la comunidad, Sujey Quezada Márquez, se encuentraba desaparecida. Sin embargo, horas más tarde, la Fiscalía General de la República informó que Quezada se encontraba detenida.

“No vemos respuesta ni un posicionamiento en tomar medidas o emprender medidas urgentes para la protección de esta población. Me llena de tristeza, como activista y defensora de derechos humanos, el escuchar que el presidente diga que los asesinatos de las personas LGTBI son asesinatos comunes cuando estos presentan señales de tortura”, expresó Rodríguez.

La activista dijo que es alarmante la situación y se pronunciaran ante la “naturalización la violencia de las personas LGTBI”.

El pasado 27 de octubre, Anahy Rivas, una mujer transexual, fue asesinada y su cuerpo abandonado frente a una discoteca del bulevar Los Héroes, de San Salvador.

Una compañera de Anahy relató que hombres en una camioneta llegaron donde la víctima que se encontraba (por el hospital Benjamín Bloom), la tomaron por la fuerza y la raptaron.

“Los hombres no alcanzaron a subirla del todo a los asientos cuando la camioneta comenzó a rodar por lo que sus piernas colgaban y así siguió un trayecto de casi cinco kilómetros”, relató la amiga.

En el recorrido, fue asfixiada con una media que la víctima siempre acostumbra portar para acomodarse el pelo. Cuando ya parecía muerta, sus raptores la lanzaron al pavimento, detalló la compañera.

El Salvador


La Organización de las Naciones Unidas pide a El Salvador sancionar los crímenes de odio

El Sistema de las Naciones Unidas en El Salvador expresó el miércoles su preocupación por los recientes asesinatos de personas de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) y llamó a las autoridades a investigar y sancionar a los autores de estos crímenes de odio.

Activistas defensores de los derechos de la comunidad LGBTI entrevistados por The Associated Press expresaron su preocupación por los recientes asesinatos de cuatro mujeres transgénero y denunciaron supuestos hostigamientos de parte de policías e indiferencia de las autoridades.

La ONU expresó su preocupación por los asesinatos de Anahí Miranda Rivas, Jade Camila Díaz, Victoria Pineda y Oscar Cañenguez y expresó su solidaridad con las familias de las víctimas, sus seres queridos y activistas para la defensa de derechos humanos.

Dice que de acuerdo con datos de la Policía Nacional Civil, entre 2014 y 2018, 40 personas LGBTI fueron asesinadas. En 2017, el Estado salvadoreño compareció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reportando que sólo el 11% de los 109 casos de homicidio contra personas LGBTI investigados a esa fecha habían sido llevados a juicio.

Agrega que el experto independiente sobre protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género, Victor Madrigal-Borloz, recomendó a los Estados miembros de la ONU que legislen contra los delitos motivados por prejuicios, calificando la transfobia como agravante en la imposición de pena, acción que el Estado salvadoreño tomó en 2015 incorporando este agravante en los artículos 129 y 155 del Código Penal de El Salvador.

“Las mataron por ser trans, son asesinatos de odio que han ocurrió con lujo de barbarie, estos dos recientes y el de Camila Díaz (en febrero)”. Esta última era una mujer transgénero salvadoreña que cansada de la violencia huyó a Estados Unidos, desde donde fue deportada, dijo a la AP Mónica Linares, quien dirige la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ARCOIRIS TRANS).

El Fiscal General, Raúl Melara, dijo que “la de toda persona, especialmente aquellas en situación de vulnerabilidad, va a ser investigada a profundidad. Esa es nuestra obligación y nuestra misión”. Según cifras de la organización CONCAVIS TRANS, más de 600 asesinatos de personas LGBTI han sido registrados desde 1993 en El Salvador y 151 casos de desplazamiento forzado de personas de esa población entre 2018 y septiembre 2019.

La Prensa Gráfica