Golpe de Estado en Bolivia: el relator de la CIDH denuncia que hubo “al menos” dos masacres

68

Relator de la CIDH plantea investigación externa sobre violencia en Bolivia y habla de dos ‘masacres’

Por Carlos Corz

Para el relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Francisco José Eguiguren es necesario formar un grupo interdisciplinario e internacional de expertos para investigar los hechos de violencia ocurridos tras la dimisión de Evo Morales en Bolivia porque no hay garantías para una investigación interna imparcial.

Los hechos de violencia en El Alto y Sacaba, que se saldaron con 19 muertos a bala, fueron calificados por Eguiguren de masacres. “Una situación muy alarmante, polarización, discurso de odio, violencia, grupos armados y eso es algo muy serio”, resumió el relator en una entrevista la noche del jueves con la cadena CNN sobre lo visto por una misión de la CIDH en Bolivia.

“La Comisión va a plantear que debe constituirse un grupo interdisciplinario e internacional de expertos que pueda constituirse en el país e investigue a profundidad los sucesos ocurridos luego de la renuncia del presidente Evo Morales y la anulación electoral, que han causado por lo menos dos masacres claramente verificadas, una en El Alto y otra en Cochabamba”, anunció.

Tras la dimisión de Morales, el 10 de noviembre, se activaron bloqueos y marchas en favor del hoy exmandatario, centradas en Cochabamba y El Alto. El 15 de noviembre perdieron la vida por impacto de bala 9 cocaleros que eran parte de una marcha que fue detenida por un operativo policial-militar en su intento de ingresar a la ciudad de Cochabamba.

Morales renunció acorralado por un prolongado bloqueo cívico, al que se sumó un motín policial y la sugerencia de renuncia del entonces alto mando militar, alentado por denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre. La protesta exigía el respeto al voto y poco después de conocerse los resultados se quemaron las oficinas de los entes electorales de Sucre, Trinidad, Potosí, Tarija y Santa Cruz.

Días después, el martes 19, en Senkata, lugar de un fuerte bloqueo que impedía la salida de combustibles y GLP, perdieron la vida seis personas y posteriormente otros cuatro heridos en medio de otro operativo policial-militar para evacuar un convoy de cisternas para paliar la ya crítica situación de desabastecimiento en ese entonces.

El Gobierno negó que los militares o policías hayan hecho uso de sus armas de reglamento en esos trágicos hechos. La Fiscalía también descartó que se haya empleado en la muerte de esas personas armas de uso policial o militar.

“A pesar de que la información oficial habla de muertes en enfrentamientos entre civiles, creemos que se requiere de una investigación internacional porque no encontramos internamente garantías para una investigación imparcial y firme”, insistió y anunció que planteará a la CIDH una visita lo más pronto posible a Bolivia para ver en el terreno lo ocurrido.

“Muy alarmante comprobar que una de esas masacres se produjo al día siguiente de este decreto muy cuestionable, donde el Gobierno interino dispuso la intervención de las Fuerzas Armadas, que estarían exentas de investigación y responsabilidad”, cuestionó en relación al decreto aprobado el 14 de noviembre y abrogado el 28 del mismo mes tras, dijo la presidenta Jeanine Áñez, haberse consolidado la pacificación.

Ese decreto eximía a los militares de responsabilidad penal por su accionar en los operativos para restablecer el orden, además dejaba en claro que debían actuar de forma proporcional al ataque o violencia que combatían. Desde el Gobierno se cuestionó que la CIDH haya enviado una misión cuando en 14 años del gobierno de Morales no lo hizo pese a denuncias de violación de derechos humanos.

“Lo que cuestiono es que me parece raro que en los últimos 14 años la CIDH no haya venido al país cuando le pedimos que lo haga”, sostuvo el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra.

Como consecuencia de los hechos de violencia desatados después de las elecciones del 20 de octubre, la Fiscalía abrió 368 casos concentrados, en su mayoría, en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. De ese total, 87 están con detención preventiva, 192 con medidas sustitutivas y 89 están en libertad, mientras que 29 personas perdieron la vida en ese periodo de violencia.

La Razón


Camacho renuncia al Comité Cívico cruceño y anuncia su candidatura a la Presidencia

Por Carlos Corz

Luis Fernando Camacho renunció este viernes a la presidencia del Comité Cívico Pro Santa Cruz para habilitar su postulación a la Presidencia del Estado en las próximas elecciones. En la carta de dimisión reveló que durante el paro cívico que comandó en contra de Evo Morales “era necesario” decir que no iba a ser candidato para sumar apoyo.

Dijo no creer que “falta a su palabra de no ser candidato” porque cuando habló del tema las elecciones ya estaban en curso y otro motivo respondía a una estrategia. “Decir que no era candidato era necesario porque permitía mayor apoyo a la causa, así de simple, increíble, absurdo pero real”, confesó en parte de la carta de renuncia.

Añade: “Muchas personas con intereses particulares no hubiesen apoyado o hubiesen tenido reservas, se los aseguro, porque lo viví en carne propia en varias oportunidades, hubieran boicoteado intencionalmente nuestra lucha si pensaban que esta cruzada democrática generaría nuevos liderazgos”.

“¡Ojo! no soy candidato ni lo seré! me da asco ver los intereses personales por encima de una nación! Pregunto! Se hace responsable el señor Mesa y Doria Medina que le devolverán la paz, la democracia, y soberanía al país? si así es, yo les pido que lo hagan público y mañana me vuelvo a Santa Cruz!” (Sic), escribió el 8 de noviembre en su muro de Facebook.

Camacho finaliza su carta de dimisión expresando su “decisión de candidatear a la Presidencia de Bolivia en las próximas elecciones”.

Ya había planteada antes esa posibilidad junto al cívico potosino Marco Pumari, pero estaba condicionada a la formación de un bloque de unidad. Ambos protagonizaron los bloqueos más contundentes en Santa Cruz y Potosí en demanda de la renuncia de Morales tras las denuncias de fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre.

El Directorio del Comité Cívico aceptó la renuncia de Camacho, quien en su carta hizo un repaso de la medida de presión que lideró en defensa, dice, de la democracia.

Morales renunció el 10 de noviembre, justamente por la presión cívica, a la que se sumó el motín policial y la sugerencia de renuncia del mando militar a la cabeza del general Williams Kaliman. Camacho respaldó al gobierno transitorio de Jeanine Áñez, incluso dos personas de su entorno, los ministros Jerjes Justiniano y Fernando López, están en su gabinete.

Camacho asumió la presidencia cívica el 26 de febrero de este año en reemplazo de Fernando Cuéllar. Rómulo Calvo asumió la presidente cívica cruceña y aseguró que los representantes de las 15 provincias respaldaron la decisión del hoy exlíder cívico.

La Razón


Comicios: en el frente de Añez hablan de apostar por la unidad

Por Erika Segales

En el Movimiento Demócrata Social (MDS), partido del cual emergió la presidenta transitoria Jeanine Añez, hay voces que hablan de apostar a un bloque de unidad en los próximos comicios. En días recientes, varios sectores sociales y políticos plantearon la posibilidad de conformar un frente en torno a los cívicos Luis Fernando Camacho y Marco Antonio Pumari.

Fuentes cercanas al MDS afirmaron que si se logra la conformación de este binomio que representa a oriente y occidente, sería la apuesta de ese frente. De esa forma descartaron que se continúe con la postulación del senador Óscar Ortiz.

“Ortiz no debería seguir siendo candidato, hay que buscar la unidad del país. Hay varios liderazgos que se han visto en este último tiempo, hay que hacer acercamientos con ellos”, dijo una autoridad que milita en el partido Demócrata.

Otro miembro del frente señaló que el martes el gobernador Rubén Costas planteó que se deben sumar esfuerzos en torno a la unidad con nuevos actores. “Convocamos a los partidos políticos que hemos hecho oposición al MAS en estos años a construir la unidad que demanda el pueblo boliviano, con el desprendimiento imprescindible de que el esfuerzo ciudadano en la calles debe ser incorporado en el cambio político que exige la nación”, manifestó Costas.

Ante la pregunta de que si esa unidad podría ser entorno al cívico Camacho, una informante, que pidió mantener en reserva su identidad, afirmó: “Camacho y Pumari, a eso vamos a apuntar”.

Días antes, algunos militantes expresaron que una de las opciones de Demócratas, de cara a las elecciones, era la de “Jeanine Añez candidata”. “Nosotros vimos que habían sugerencias sobre Añez que se expresaron en redes sociales”, indicaron.

No obstante, miembros de Demócratas indicaron que todavía no se tomó una decisión en consenso para emitir un pronunciamiento oficial respecto a cómo será su participación en los comicios 2020. “En este momento varios estamos enfocados en este periodo corto de transición”, fue el pronunciamiento de algunos.

Hace unos días el excandidato a la presidencia por Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Víctor Hugo Cárdenas, anunció que declinó su candidatura, y fue uno de los primeros en sugerir el respaldo a la conformación del binomio Camacho-Pumari. Resaltó que los cívicos son figuras que lograron la unidad a nivel social y civil.

Del mismo modo, el Partido Demócrata Cristiano (PDC), que en el anterior proceso electoral postuló a Chi Hyun Chung a la presidencia, ofreció su sigla al posible binomio de los cívicos.

El excandidato por el Movimiento Nacionalista Revolucionario, Virginio Lema, también declinó su postulación, indicando: “Hoy más que nunca Bolivia necesita buscar la unidad”.

Página Siete


VOLVER
Más notas sobre el tema