La ONU reporta 42 personas muertas en las protestas de las últimas siete semanas

73

Unas 42 personas murieron y otras 86 resultaron heridas durante las protestas de las últimas siete semanas en Haití, reportó la Oficina de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos.

La portavoz de la oficina Marta Hurtado precisó que 19 de las víctimas mortales fueron a causa de la acción de las fuerzas de seguridad. La funcionaria de la ONU advirtió que la mayoría de las víctimas presentó heridas de bala.

Además, Hurtado señaló que entre los fallecidos hay un periodista, mientras que del total de heridos nueve también son profesionales que cubrían las protestas antigubernamentales.

En su intervención, la portavoz aseguró que el organismo internacional se encuentra “profundamente preocupado” por la situación en la nación caribeña, escenario de fuertes movilizaciones contra la Administración de Jovenel Moise.

Hurtado recomendó a las autoridades y partes en conflicto tomar “medidas para alcanzar soluciones pacíficas a las muchas reclamaciones que han llevado a los haitianos a salir a la calle”.

Entretanto, Moise se niega a dejar el poder e insiste en llamar a un diálogo, que es rechazado por la oposición y la población, por considerarlo incapacitado para resolver los problemas de la nación.

TeleSUR


Radicalización de la parálisis del país, masivas protestas e intentos gubernamentales de normalizar la situación, marcaron en Haití la semana que concluye hoy, mientras la crisis se acentúa.
El pasado domingo debutó con una multitudinaria protesta de los policías, que aunque se desmarcaron del movimiento político que desde hace meses pide la renuncia del presidente Jovenel Moïse, sí exigieron aumentos salariales, seguros y mejores condiciones laborales.
También esta semana, obreros textiles y personal de la salud colmaron las calles de esta capital con protestas antigubernamentales, y denunciaron la corrupción, además de un cambio completo al sistema neoliberal impuesto, para resolver la pobreza y la desigualdad.

Por su parte, Moïse insistió en la formación de un gobierno de unión nacional y reiteró que en estos momentos el país se encuentra en una encrucijada, ‘en la que podemos transformar esta crisis en una oportunidad’.

El mandatario invitó a la oposición a entablar un diálogo para poner fin a la actual crisis, al tiempo que señaló que una vacante en el Ejecutivo sumiría al país más en el caos en manos de las pandillas.

Sus palabras generaron rechazo en sectores opositores que divulgaron un nuevo calendario de movilizaciones hasta el próximo martes, y arreciaron el bloqueo de carreras interprovinciales, y las barricadas en las principales arterias de la capital.

La víspera, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, denunció que al menos 42 personas murieron, 19 de ellas a manos de policías, y 86 resultaron heridas desde mediados de septiembre, cuando debutó la nueva oleada de protestas y abogó por un diálogo entre haitianos.

En un comunicado, abogaron por un diálogo interhaitiano y expresaron su profunda preocupación por la prolongada crisis y por la ‘la capacidad de los haitianos para ejercer sus derechos fundamentales en materia de salud, alimentación, educación y otros’.

También la Federación de la Prensa Haitiana, denunció que casi in centenar de periodistas han sido víctimas durante los movimientos de protestas, y dos fallecieron.

La crisis sociopolítica que por dos meses se ha extendido en la pequeña nación caribeña, mantiene a más de dos millones de niños sin asistir a clases, varias empresas cerraron sus puertas o redujeron personal y se agudiza la inseguridad alimentaria que padecen casi tres millones de haitianos.


Más notas sobre el tema