Luis Almagro, secretario general de la OEA, afirma que en Bolivia hubo un “autogolpe de Estado”

OEA: “El Golpe se dio cuando Evo quiso quedarse en el poder en primera vuelta”

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), señaló que el Gobierno de Evo Morales se gestó un autogolpe al no aceptar ir a una segunda vuelta con su rival inmediato en las elecciones generales. También comentó que el fraude electoral se evidenció en todo el proceso electoral, además rechazó que se conforme una Junta de Notables, por lo que sugiere una salida constitucional a la crisis boliviana.

“Si hubo un Golpe de Estado en Bolivia, ocurrió el 20 de octubre cuando el señor Evo Morales quiso quedarse en el poder en la primera vuelta”, expresó Almagro.

También llamó a la Conferencia Episcopal de Bolivia que instale una mesa de dialogo con todos los actores política para buscar la paz.

Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos en la OEA, rechazó que se haya dado un Golpe de Estado en Bolivia, toda vez que Evo Morales renunció a la presidencia, además de afirmar que en el proceso electoral se encontraron evidencias suficientes de un fraude.

“Fue un intento del gobierno de subvertir la decisión del pueblo boliviano (por el fraude en las elecciones)”, dijo Trujillo.

Gustavo Tarre, embajador de Venezuela (de línea de Guaidó), indicó que el fraude electoral fue latente, lo que invalida el proceso, además condena la violencia ejercida por ambos lados, pero principalmente por los grupos gubernamentales. “El orden constitucional se rompe cuando el presidente se quiere reeligir indefinidamente”, expresó.

Luz Elena Baño Rivas, embajadora de México pidió que la transición política sea pacífica y transparente para preservar la democracia en Bolivia. También reafirmó su decisión de otorgar asilo a toda persona que está siendo perseguido por cuestiones políticas o que su vida corra peligro. Además sugirió que los logros sociales alcanzados por el Gobierno de Evo, se mantengan en pos de fortalecer la democracia y la incorporación en la vida social a las clases humildes.

El representante de República Dominicana, llamó al diálogo y la paz boliviana, además de instar a las autoridades preservar los derechos humanos y tener autocontrol en el uso de la fuerza. También resaltó la importancia de una transición transparente.

“Si hubo un Golpe de Estado, fue el 20 de octubre cuando el señor Evo Morales quiso quedarse en el poder en la primera vuelta”, sentenció Almagro.

También llamó a la Conferencia Episcopal Boliviana para que instale una mesa de diálogo con todos los actores políticos para buscar la paz que fue quebrantada por un “fraude vergonzoso”.

Mientras que la representante de Bolivia, leyó la carta del embajador Diego Pary, quien no asistió. Es así que llamó a la OEA para que convoque a la pacificación y no a la confrontación, además de acusar que el fraude y segunda vuelta solo fueron excusas para romper el orden constitucional.

En tanto, Hugo Cayrús, representante de Uruguay y Ruth Tapia, de Nicaragua, acusaron como un Golpe de Estado, la salida de Evo de la presidencia. “Hoy el presidente constitucional del Estado de Bolivia se encuentra en el exilio y el poder en las fuerzas de las armas”, dijo el embajador uruguayo.

La delegación de Antigua y Barbuda respaldó al expresidente Evo y “no concibe la interrupción de un Gobierno elegido democráticamente” y señala que el país se encuentra bajo “control militar”.

Gerardo de Icaza del Departamento de Observación Electoral de la OEA señala que se recibieron 250 denuncias del supuesto fraude en las elecciones presidenciales en Bolivia el pasado 20 de octubre.

También afirmó que de acuerdo a la auditoria realizada y todas las irregularidades del proceso, resulta improbable que Evo haya obtenido el 10% de diferencia para evitar la segunda vuelta.

El Deber


Crisis en Bolivia: sin hablar de golpe de Estado, 15 países de la OEA piden elecciones “lo más pronto posible”

Sin calificar la salida de Evo Morales de la Presidencia de Bolivia como un golpe de Estado, 15 países de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidieron este martes la convocatoria de elecciones en ese país latinoamericano.

La declaración, una fórmula poco comprometedora y de gran tradición en la OEA, fue respaldada por 15 de los 34 países que son miembros activos del organismo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, EE.UU., Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, país este último representado por los delegados del líder opositor Juan Guaidó.

En el texto, hicieron un llamado “para que la definición de la Presidencia provisional se efectúe urgentemente y conforme lo estipula la Constitución y las leyes bolivianas y se dé inicio al proceso de convocatoria a elecciones lo más pronto posible”.

La declaración fue leída por el embajador de Brasil ante la OEA, Fernando Simas Magalhães, durante una sesión extraordinaria sobre Bolivia del Consejo Permanente de la OEA.

La declaración, además, considera que las nuevas elecciones deben “contar con nuevas autoridades electorales y con observadores internacionales, para generar credibilidad en el proceso de transición democrática”.

La iniciativa de esos 15 países fue rechazada inmediatamente por la representante de Antigua y Barbuda, Joy-Dee Davis Lake, quien criticó que el texto no incluya ninguna mención a la forma en la que Morales tuvo que renunciar al poder el domingo, después de haber perdido el apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía.

“Hoy Bolivia está bajo control militar y la democracia ha sido puesta cabeza abajo, lo menos que puede hacer este Consejo Permanente es condenar el golpe de Estado, al menos para no vuelva a repetirse en el continente americano”, subrayó la representante del país caribeño.

A continuación, el embajador de Santa Lucía, Anton E. Edmunds, leyó un comunicado en nombre de su país y otras ocho naciones (Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Surinam y Trinidad y Tobago)

“Estamos muy preocupados sobre lo que ocurre en Bolivia, rechazamos toda la violencia sin importar su origen”, dijo Edmunds.

Presidente de Bolivia entre 2006 y 2019, Morales renunció este domingo presionado por los militares después de que una auditoría de la OEA a las elecciones del 20 de octubre revelara supuestas irregularidades en el proceso electoral con el que fue reelegido por cuarta vez.

Antes de su renuncia, Morales había aceptado la repetición de los comicios y la renovación total del organismo electoral boliviano.

Morales se encuentra ahora en México, país que le dio asilo político.

Diario Popular


México expresa su preocupación por quebrantamiento constitucional en Bolivia y aboga por soluciones pacíficas

La representante de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luz Elena Baños, expresó la preocupación de su país por el quebrantamiento constitucional que se ejerció en Bolivia el pasado domingo con la renuncia forzada del presidente Evo Morales y abogó porque se encuentren salidas pacíficas y enmarcadas en la constitucionalidad.

El Consejo Permanente de la OEA se reunió esta jornada en Washington para considerar los conflictos y la crisis democrática que se vive en Bolivia a solicitud de Brasil, Canadá, Colombia, EEUU, Guatemala, Perú, República Dominicana y Venezuela.

“México expresa su seria preocupación ante el grave quebrantamiento del orden constitucional en Bolivia, un Estado miembro de esta organización, donde ha sucedido un golpe de Estado que México condena enérgicamente”, dijo en su intervención.

Baños aseguró que México lamenta que, pese a que el presidente renunciante haya convocado a unas nuevas elecciones en busca de una pacificación del país, las fuerzas de la oposición no hayan dado eco a ese importante anuncio y por el contrario hayan sumido a Bolivia en una de sus peores crisis democráticas de los últimos tiempos.

La diplomática afirmó que al pedir la renuncia de Morales, las Fuerzas Armadas de Bolivia ahondaron la situación que ya tenía suficientes elementos de debilitamiento democrático.

“Consideramos que las presiones que recibió Evo Morales de las Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad del país, configuran elementos de un escenario de golpe de Estado, lo que México rechaza categóricamente”, enfatizó.

Llamó a los 33 países miembros de esa organización a emitir un pronunciamiento objetivo, responsable y en respeto de la soberanía de Bolivia ante los graves acontecimientos que aquejan al país Sudamericano.

Demandó el respeto a la institucionalidad y democracia en Bolivia en sujeción a la Carta Democrática Interamericana que establece la subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil, legalmente constituida y el respeto al Estado de Derecho de todas las entidades de la sociedad.

La embajadora mexicana reafirmó que su país otorgó asilo político humanitario a Morales dentro de las prerrogativas que le facultan como Estado soberano.

“México reitera que la prioridad en estos momentos es respetar la voluntad del pueblo boliviano, misma que debe manifestarse y ejercerse por los causes constitucionales y pacíficos”, añadió.

El líder indígena Evo Morales, que dimitió de manera forzada a la Presidencia de Bolivia, arribó pasado el mediodía de hoy al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la ciudad de México, donde agradeció al gobierno de Manuel López Obrador por salvarle la vida ante el riesgo que correría tras el golpe de Estado ejecutado el domingo y los hechos de violencia registrados en el país.

ABI


El embajador uruguayo en la OEA se preguntó cómo quedó tan desprotegido un presidente que acató las recomendaciones de la Secretaría General

El embajador uruguayo ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Hugo Cayrús, habló este martes en la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de esa organización. La reunión fue solicitada por Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Perú, República Dominicana y Venezuela. Cayrús dijo que los últimos acontecimientos en Bolivia “producen alarma y honda preocupación en el gobierno uruguayo”, en momentos en que América Latina “parecía haber conjurado el maleficio que le condenaba a la violencia y a los golpes de estado que avasallaban con frecuencia el orden constitucional”. El embajador agregó que en América Latina “siempre persistió una desigualdad irritante”, pero algo se había logrado “limar” y “se atendieron necesidades y derechos básicos de sectores sociales o colectivos históricamente postergados”. “Uruguay es por historia un país pacífico y democrático que ama la libertad y se mueve en el plano internacional con firmeza y moderación. Respetuoso de las normas y de los principios del derecho internacional y con pleno apego al estado de derecho. En esa condición el Uruguay saluda al estado de Bolivia en esta aciagas horas en las que atraviesa uno de los episodios más dolorosos de su historia reciente”, expresó Cayrús.

El diplomático uruguayo sostuvo que el más afectado por el “quiebre del estado de derecho” en Bolivia es “el pueblo” y añadió que “se forzó ilegalmente” la renuncia del presidente Evo Morales, que debía terminar el 22 de enero, “por la intervención de las fuerzas militares y policiales”. Agregó que hay “interpretaciones sesgadas de la realidad que intentan mostrar la salida” de Morales “como una renuncia” y que “todo lo justifican en sus acciones previas”. “Hasta se ha dicho con desparpajo que en Bolivia las Fuerzas Armadas tienen la posibilidad de aconsejar al presidente en una situación de extrema tensión. ¿Aconsejarlo a que renuncie? ¿Desde cuándo una sugerencia de las fuerzas militares y policiales puede ser realmente considerada como tal?. El eufemismo en este caso parece una burla”, indicó Cayrús.

El embajador se refirió a las responsabilidades del secretario general de la OEA, Luis Almagro: “Resulta evidente para mi país, que la Secretaría General no supo ni anticipar ni acompañar apropiadamente la crisis. Acá hay un doble rasero que se aplica, en desmedro de las formas y las instituciones, de acuerdo a las simpatías o antipatías de signo ideológico que se profesan, aprobando aquí lo que se desaprueba allá, o a la inversa”. Y enseguida se preguntó: “¿Como puede quedar tan desprotegido un presidente que se allanó voluntariamente a las recomendaciones de la Secretaría General de la OEA? Con este antecedente ¿qué tipo de garantías puede ofrecer la OEA a los gobiernos de la región y a su población?. ¿En cuánto hemos contribuido a la trágica situación que la hermana Bolivia esta viviendo?”.

Esta es un “reflexión necesaria que el Uruguay quiere dejar sobre la mesa”, agregó, y afirmó que Uruguay “fiel a su historia y tradición hace un llamado para que en Bolivia se restaure el orden institucional, la paz, y la democracia por los mecanismos y en los plazos establecidos en su constitución y sus leyes, y mediante la inmediata convocatoria a elecciones, fiscalizadas por observadores internacionales, que aseguren las más estrictas garantías de transparencia”. Finalizó exigiendo “el cese inmediato de la violencia los actos de discriminación, así como la persecución política a todos los que se han opuesto al golpe de estado”.

La Diaria


VOLVER