Quién es Jeanine Áñez, la senadora autoproclamada presidenta de Bolivia

La senadora opositora de Bolivia Jeanine Áñez se autoproclamó este martes como presidenta provisional de ese país, tras la apertura de la Asamblea Legislativa en el Senado, y luego de suspenderse la sesión en Diputados por falta de quórum.

La sesión de la Cámara baja que convocó Áñez, exsegunda vicepresidenta del Senado, para tratar la renuncia del presidente Evo Morales, fue suspendida y se reprogramó para el miércoles.

Desde el exilio en México, el mandatario boliviano Evo Morales rechazó la maniobra de la oposición, a la que calificó como “el golpe de Estado más artero y nefasto de la historia”.

¿Quién es?

Áñez, de 52 años, es una senadora opositora, abogada y exdirectora del medio de comunicación Totalvisión. Fue electa para el Senado en 2010 por el partido del Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional (PPB-CN), en representación de Beni.

Durante su último periodo, ingresaría también a la Asamblea como representante de Beni por Unión Demócrata.

Sin embargo, su pasado en redes sociales no ha estado exento de polémica. En 2013, publicaría una serie de tweets en los que despreciaría con comentarios racistas y satánicos a miembros de las comunidades indígenas.

Otra controversia ocurriría también por la actividad en redes de la funcionaria. En 2017, se burló de la actual vicepresidenta argentina y expresidenta de la nación, Cristina Fernández, debido a sus causas judiciales.

Tras la renuncia del presidente Morales para evitar un mayo derramamiento de sangre en el país, renunciaron varios de los miembros de su Gabinete, entre ellos el vicepresidente de la Nación, Álvaro García Linera, la senadora Adriana Salvatierra y el senador Rubén Medinaceli, presidenta y primer vicepresidente del Senado respectivamente (ambos del MAS).

La Constitución boliviana establece que la sucesión recae inicialmente en el vicepresidente, luego en el titular del Senado y después en el titular de la Cámara de Diputados, pero todos ellos renunciaron con Morales.

En este sentido, tanto Evo como sus seguidores han denunciado el golpe de Estado que se está impulsando desde Bolivia, siendo las caras visibles el excandidato presidencial Carlos Mesa y el líder regional de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Sin embargo, la principal figura representativa en el Ejecutivo es Áñez, al menos hasta que convoquen a nuevos comicios electorales.

Telesur


El Alto pide desagravio a la wiphala y desconoce a Áñez

Reunidos en un cabildo en San Francisco, miles de alteños, representantes de 14 distritos, desconocieron ayer a la senadora Jeanine Áñez y exigieron desagravio a la wiphala. También pidieron que el cívico Fernando Camacho y el candidato a la presidencia Carlos Mesa “y otros agitadores racistas, abandonen el departamento de La Paz”.

“Exigimos la renuncia inmediata de la señora Jeanine Añez a la posibilidad de asumir la presidencia interina”, dice uno de los puntos del pronunciamiento.

También demandaron “al parlamento, a la policía y a todas las instituciones del nivel nacional el desagravio de más alto nivel a nuestra emblema sagrada y símbolo nacional la wiphala”.

Entre aplausos, aprobaron pedir “inmediatamente que el señor Fernando Camacho, Carlos Mesa y otros agitadores racistas, abandonen el departamento de La Paz y dejen de confrontar entre los bolivianos”.

Los alteños llamaron a la “unificación de las organizaciones sociales de El Alto y a nivel nacional”. Resaltaron que garantizarán “la sesión de la asamblea legislativa plurinacional para que viabilicen una salida a la crisis política”.

Conminaron a la “asamblea legislativa plurinacional que un asambleista alteño asuma la presidencia interina del Estado Plurinacional”.Y exigieron a la Policía y a las Fuerzas Armadas “que defiendan al pueblo de los sectores populares y no defiendan sólo al sector oligárquico racista”.

Antes, en una marcha, representantes de los protestantes izaron la wiphala en la plaza obelisco junto a militares. “Policías no, militares si”, repetían.

Página Siete