Represión y persecución en Bolivia: detienen al vicepresidente del MAS

Detienen a Gerardo García, el segundo hombre fuerte del MAS

La Policía detuvo ayer a Gerardo García, vicepresidente del Movimiento Al Socialismo (MAS) cuando circulaba a bordo de un vehículo oficial por el centro de la ciudad de La Paz. También se detuvo al chofer, ambos fueron trasladados hasta dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

García, al momento de ser detenido, tenía en su poder varios ordenadores de computadoras y equipos biométricos, presuntamente del Órgano Electoral y sellos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

En un breve contacto con la prensa, el segundo hombre fuerte del MAS solo atinó a decir que transportaba esos equipos y documentos hasta las oficinas del partido de Evo Morales en la ciudad de La Paz.

No se conoce públicamente que tenga alguna denuncia en su contra; sin embargo, su situación legal dependerá del Ministerio Público, en primera instancia por utilizar bienes del Estado cuando él no es funcionario público.

En enero de 2017 fue elegido vicepresidente del partido que permaneció por cerca de 14 años en el poder.

El Deber


Reprimen con gas lacrimógeno a manifestantes con ataúdes de víctimas de represión en La Paz

La Policía de Bolivia reprimió con gases lacrimógenos una masiva marcha de vecinos de El Alto que llevaron hasta el centro de La Paz los restos de varias víctimas de una reciente operación policial-militar y exigían la renuncia de la presidenta de facto Jeanine Áñez.

«¡Justicia, justicia!», «Fuera Áñez asesina», eran los gritos más frecuentes de la multitud que recorrió casi 20 kilómetros hasta que la policía la dispersó a 200 metros de la Plaza Murillo, donde está el Palacio de Gobierno.

La marcha había partido poco antes del mediodía desde la región de Senkata, en El Alto, donde las fuerzas gubernamentales irrumpieron el 19 de noviembre para romper un bloqueo vecinal a una planta de combustibles.

Los manifestantes, entre los que había una gran cantidad de mujeres, llevaban al menos cuatro féretros a bordo de camionetas cuando se encontraron con un cordón policial-militar que les impidió el paso en la Plaza del Obelisco.

Manifestantes y jefes de los uniformados dialogaban cuando se produjo un sorpresivo ataque policial con gases lacrimógenos que se expandieron en un área de al menos 500 metros a la redonda, según relatos de radios locales.

En medio del caos posterior, la Red Uno de televisión transmitió imágenes de personas cargando en hombros los ataúdes por la principal avenida paceña y otras de un joven trepando a un carro de asalto del ejército ondeando la bandera indígena wiphala.

Los organizadores de la protesta habían anunciado que la marcha debía dar una vuelta por el centro paceño y terminar en una concentración en la Plaza de San Francisco, sitio tradicional de actos políticos.

La Época


Multitudinaria marcha contra el golpe en Bolivia hacia La Paz

Miles de bolivianos marcharán hoy desde El Alto hacia el centro de La Paz para exigir la renuncia de la presidenta de facto Jeanine Añez.

Los manifestantes, no solo de esa ciudad, bajarán vestidos de luto y con los ataúdes de los cuerpos de las personas masacradas en medio del operativo policial-militar del martes último en las intermediaciones de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, ubicada en Senkata.

Ese día, ocho personas murieron por disparos de armas de fuego en El Alto cuando policías y militares tomaron la planta que estaba cercada por manifestantes que impedían la salida de combustibles hacia La Paz como medida de presión contra el gobierno golpista instalado hace poco más de una semana.

Los soldados y policías usaron balas y agentes químicos para despejar a los pobladores que exigen el cese de la represión.

Incluso, un avión de caza de la Fuerza Aérea de Bolivia sobrevoló la ciudad de El Alto para atemorizar a los de manifestantes pacíficos.

En esa ciudad, policías y militares tomaron la planta desde donde salieron convoyes de pipas cisternas con combustibles hacia La Paz fuertemente resguardados por efectivos armados, tanquetas, y medios aéreos.

Hasta la fecha suman 30 los muertos en el contexto de la represión ejercida por el gobierno de facto contra quienes exigen el retorno a la constitucionalidad y el regreso de Evo Morales.

Evo Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre, presionado por altos mandos del ejército y la policía, tras acusaciones de un fraude en las elecciones del 20 de octubre, lanzadas por sectores de la derecha y la Organización de Estados Americanos, sin mostrar pruebas.

El líder indígena, y presidente de este país desde el 2006 en cuyo mandato impulsó un conjunto de políticas sociales que favorecieron a los más desposeídos y reconoció la diversidad cultural de Bolivia, se encuentra en estos momentos asilado en México.

Hasta el momento ni la OEA ni ningún otro organismo ha demostrado el supuesto fraude.

Esta mañana, Evo Morales aseguró en su cuenta en Twitter que conformarán una Comisión de la Verdad con participación de personalidades extranjeras para verificar si hubo fraude o no en las elecciones del pasado 20 de octubre.

En tanto, sigue el desabastecimiento de alimentos y combustibles en La Paz desde que los pueblos originarios, organizaciones sindicales, estudiantiles, docentes y otros sectores comenzaron las protestas que incluyen el cierre de carreteras y vías.

La Época


Voces de la izquierda mundial denuncian golpe de Estado en Bolivia

Voces de personalidades políticas de la izquierda a nivel mundial denuncian hoy el golpe de Estado contra el líder Evo Morales en Bolivia y condenan la violencia del gobierno de facto.

En las últimas horas, miembros de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad rechazan la represión militar a campesinos, obreros e indígenas, quienes en las calles bolivianas ratifican el apoyo a Evo y exigen nuevas elecciones.

Desde Brasil, el teólogo de la liberación Leonardo Boff manifestó que el golpe cívico, político y policial en Bolivia destruyó la trayectoria del expresidente Evo, quien durante su gestión disminuyó la diferencia entre ricos y pobres con políticas sociales y económicas.

‘Por primera vez, un indígena es presidente y ahora aquellos que nunca aceptaron la dignidad de los indígenas, quechuas, aymaras, guaraníes, ahora vuelven para impedir que sigan creando un rostro nuevo en Bolivia’, destacó.

En otro momento de su mensaje, Boff alertó sobre la participación de fuerzas extranjeras en la asonada golpista, quienes no están interesados en el pueblo si no en la riquezas del país como el petróleo y el gas.

‘Ratificamos el apoyo a Evo como la gran expresión de los pueblos indígenas, de la liberación y el sentido de elevar a los más humildes y pobres a la mínima dignidad’, subrayó.

En ese sentido, el periodista chileno Pablo Jofre Leal criticó el uso de la fuerza militar y la hipocresía de algunos gobiernos latinoamericanos, quienes no se expresan con contundencia para rechazar y denunciar el golpe de Estado en Bolivia. A la condena golpista se une el actor y músico venezolano, Roque Valero y otras personalidades de la izquierda internacional, quienes llaman al pueblo boliviano a defender la paz y la justicia social.

La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad convocan a generar y compartir contenidos en solidaridad con el pueblo de Bolivia, utilizando las etiquetas #GolpeDeEstadoEnBolivia y #ElMundoConEvo.

Prensa Latina


VOLVER