Alberto Fernández y Cristina Kirchner convocan a la fiesta de asunción de mañana

124

Alberto Fernández y Cristina Kirchner convocaron a la fiesta del 10 de diciembre

Los futuros presidente y vicepresidente, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, invitaron a la ciudadanía a participar de los actos de traspaso de mando del próximo martes. Ambos compartieron la invitación vía Twitter.

Fernández dijo que “el 10 de diciembre empezamos a recorrer el camino para poner a la Argentina otra vez de pie. Están todos invitados a ser parte”. “Democracia para siempre. Patria para Todos”, añadió.

En tanto, Cristina Kirchner escribió: “El 10 de diciembre empezamos a poner a la Argentina de pie”. Y luego de los mismos textos alusivos a la democracia y la Patria, agregó: “Los esperamos”, con un corazón rojo al lado.

En ambos casos las frases están acompañadas por una imagen en cuyo centro hay un corazón amarillo latiendo, rodeado por dos círculos celeste y blanco (como una escarapela), papelitos cayendo en forma de lluvia, los textos “Democracia para siempre” y “Patria para Todos”, la expresión “Argentina Unida” en un costado, la fecha “10D” y los horarios: “10 hs. Congreso, 14hs. Plaza de Mayo”.

Página 12


Alberto F, luego de la misa compartida con Macri: “El secreto no es pensar igual sino respetarnos”

El Complejo Museográfico “Enrique Udaondo”, ubicado a metros de la Basílica de Luján, fue el escenario elegido por el presidente Mauricio Macri para recibir hoy al presidente electo Alberto Fernández antes de participar de la misa convocada por el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea.

“Austeridad jesuita”, se escuchó decir en el salón a un dirigente que desató la risa del resto cuando observó que en las mesas solo había agua fresca.

Minutos antes de las 11, hora en que comenzaría la misa, llegó Fernández acompañado por su pareja, Fabiola Yañez, y caminó rumbo al salón, pero en el camino encontró a Lavagna, con quien intercambió unas palabras y un fuerte abrazo antes que personal de ceremonial le indicara que Macri lo esperaba en otro de los salones del Museo, con dos granaderos de custodia.

Tras intercambiar un saludo a puertas cerradas, Macri, Fernández y sus respectivas parejas caminaron por un pasillo vallado que los separaba de los peregrinos que participaron de la misa, y ocuparon el centro de la primera fila. La celebración religiosa se hizo en la calle, con un escenario montado de espalda a la Basílica.

Al finalizar la misa por la “paz y la unidad”, Alberto Fernández dijo que “llegó el momento de estar juntos para siempre” y que “el secreto no es pensar igual sino respetarnos”. Abordado por periodistas a la salida de la ceremonia, Fernández sostuvo también que la Iglesia ha hecho “un enorme esfuerzo para unir a los argentinos” desde la llegada del papa Francisco y valoró la invitación a la ceremonia de este mediodía.

En el comienzo de la misa hubo un momento de tensión cuando desde atrás del escenario se escuchó gritar a un grupo de “celestes” consignas contra el aborto, sin que la situación llegara a mayores.

A lo largo de la homilía, en varias oportunidades Macri buscó a Fernández para hacerle alguna acotación al oído. El momento de las ofrendas tomó por sorpresa a los dirigentes políticos que algo torpemente empezaron a sacar las billeteras de los bolsillos para depositar dinero en las alcancías.

Cuando llegó el momento de dar el saludo fraternal de “la paz”, Fernández y Macri se abrazaron y se dieron el tradicional beso, y luego el presidente electo rompió el protocolo y fue hacia una de las vallas para saludar a la gente que estaba del otro lado. Posó para las fotos y hasta le puso su autógrafo a la fotocopia de un Código Penal que una joven estudiante de derecho le pidió que le dedicara.

Presencias y ausencias

La misa por la “unidad y la paz” convocada hoy por el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, reunió también a gobernadores, senadores y diputados, líderes políticos, sindicalistas y movimientos sociales, y también a los representantes de otras religiones allí presentes.

En el centro de la primera fila se ubicaron Macri y Fernández y sus parejas -Juliana Awada y Fabiola Yañez, respectivamente-, flanqueados ambos por funcionarios del actual gobierno como ministros del gabinete que sumirá el próximo martes.

Del lado de Macri se ubicaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Producción y Trabajo, Dante Sica; la vicepresidenta Gabriel Michetti; y el senador nacional, Federico Pinedo.

Por el lado de Fernández estuvieron su futuro jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna; los futuros funcionarios Gustavo Béliz (secretario de Planeamiento Estratégico), Marcela Losardo (ministra de Justicia), Felipe Solá (Canciller) y Daniel Arroyo (Ministro de Desarrollo Social); y los sindicalistas Hector Daer y Ricardo Pignanelli.

También se sentaron en las primeras filas la plana mayor de ministros del gobierno saliente: Oscar Aguad (Defensa), Alejandro Finocchiaro (Educación), Carolina Stanley (Desarrollo Social y Salud), Jorge Faurie (Relaciones Exteriores), Andrés Ibarra (vicejefe de Gabinete); Gustavo Lopetegui (Energía), Guillermo Dietrich (Transporte), Germán Garavano (Justicia), Hernán Lacunza (Hacienda y Finanzas), Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria), Alfredo Abriani (Secretario de Culto) y Patricia Bullrich (Seguridad).

Por el lado del Frente de Todos estuvieron también los futuros ministros Nicolás Trotta (Educación), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Mario Meoni (Transporte), además de los futuros secretarios General de la presidencia y de Culto, Julio Vitobello y Guillermo Oliveri, respectivamente, como los legisladores Eduardo Valdés y Jorge Taiana, entre otros.

Además se hicieron presentes el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), Juan Grabois; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso; el senador nacional y ex ministro de Educación, Esteban Bullrich; el diputado nacional por Consenso Federal, Alejandro “Topo” Rodríguez; y el futuro ministro de Ambiente, Juan Cabandié.

No participaron de la reunión la vicepresidenta electa, Cristina Fernández, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ni su sucesor, Axel Kicillof, como tampoco el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Tiempo Argentino


A qué hora asume Alberto Fernández y cómo será la jura: los detalles del cambio de mando

El próximo martes se realizará el traspaso de mando en el Congreso. Alberto Fernández asumirá como Presidente, jurará y emitirá su primer discurso con el bastón de mando. Cristin Fernández, hará lo mismo como Vicepresidente.

El evento comenzará alrededor de las 10, con una sesión en el edificio de la calle Entre Ríos. Gabriela Michetti, vicepresidenta saliente, hará la lectura del día. A Sergio Massa le tocará izar la bandera y se aprobarán las designaciones de las comisiones de recepción interior y exterior conformadas por ocho diputados y ocho senadores.

Según se pudo saber, la idea de Alberto Fernández es asumir en el Congreso con el traspaso de mando de parte de Mauricio Macri, trasladarse luego a la Casa Rosada en su auto privado junto con Cristina Kirchner en el mismo vehículo para la jura de ministros y el saludo a las delegaciones extranjeras.

Por la tarde encabezar un acto masivo en la Plaza de Mayo donde el nuevo presidente será orador central.

“Alberto quiere mostrarse cerca de la gente, saludar, hablar al pueblo y entablar una cercanía al ciudadano común”, explicó uno de los armadores de este operativo para la asunción de Fernández.

En los últimos días desfilaron por las oficinas de Puerto Madero del presidente electo una infinidad de dirigentes del sindicalismo, las intendencias del PJ, gobernadores y referentes de movimientos sociales con el objetivo de coordinar la organización del acto para el 19 de diciembre en la Plaza de Mayo.

En esta organización figuran como armadores centrales Miguel Cubero, Fernando “Chino” Navarro y quien será secretario general de Presidencia, Julio Vitobello

Desde este trío del poder se empezó a armar la organización del traspaso de mando. La idea es que una vez que jure en el Congreso con Cristina Kirchner y Macri le entregue el bastón de mando y la banda presidencial Alberto Fernández se dirija del Congreso a la Casa Rosada en el auto que usa siempre. Se prevé que allí también vaya la vicepresidenta como un gesto de unidad plena en el Frente de Todos.

Lo concreto es que una vez que lleguen a la Casa Rosada la fórmula presidencial hará jurar a sus ministros en el Salón Blanco y luego se realizará el saludo protocolar a las delegaciones extranjeras.

Según se pudo saber  hasta ahora confirmaron su presencia jefes de Estado del más variado color político: desde el presidente de Cuba Miguel Diáz Canel y el ex presidente de la isla Raúl Castro, pasando por Abdo Benítez de Paraguay; el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez y su sucesor Luis Lacalle Pou; el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar; el presidente de España Pedro Sánchez y posiblemente la Baronesa Hooper en representación del gobierno británico.

No vendrán Lula Da Silva ni Evo Morales, aunque habían sido invitados. Pero los allegados a Fernández dijeron que “hay impedimentos personales” que harán imposible esas presencias. Tampoco estará presente el ministro de Ciencia y Tecnología de Israel Ofir Akunis por el proceso electoral complejo que transita su país.

Una vez que el flamante presidente salude a los delegados extranjeros se trasladará a un escenario dispuesto en la Plaza de Mayo. Allí estarán distribuidos casi matemáticamente referentes de los movimientos sociales y los referentes de intendentes y gobernadores del PJ en la Avenida de Mayo, en tanto que Diagonal Sur y Norte fue dispuesta para las columnas sindicales. Y la Plaza de Mayo en sí misma fue dispuesta para preservar a los que se movilicen por su cuenta.

Además se pudo constatar que durante la reunión que mantuvo con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en las oficinas de Puerto Madero, Fernández y su equipo le pidieron al mandatario porteño que retire las rejas que dividen la Plaza de Mayo de la Casa Rosada para dar lugar a la multitud. Esa es otra señal que quiere dar el nuevo presidente: mantener mayor cercanía de la gente con el próximo gobierno.

La intención del nuevo presidente es dar una muestra cabal de la amplitud de criterios que tendrá su gobierno aunque se le dará un sello de tradición peronista muy marcado. La presencia de columnas de intendentes del PJ del conurbano, gobernadores peronistas ortodoxos y las diferentes agrupaciones gremiales buscan darle esa mística peronista al acto.

Está previsto que Alberto Fernández emita allí un discurso no muy extenso y que Cristina Kirchner salude también a la multitud, aunque no está previsto que hable. En definitiva, se tratará de poner en escena un gobierno cercano a la gente y con un discurso diametralmente opuesto al que enarboló Macri en los últimos cuatro años.

Los Andes


Bolsonaro enfría aún más la relación bilateral con Alberto Fernández: no enviará a nadie a su asunción presidencial

El ministro de Ciudadanía Osmar Terra afirmó ante Infobae, el jueves último, que su ida a la Argentina para la asunción de Alberto Fernández, en representación del gobierno brasileño, todavía estaba “en discusión”. Lo que se acaba de confirmar es que no estará en la ceremonia, por decisión del presidente Jair Bolsonaro, que decidió finalmente cancelar la presencia en la ceremonia de una comitiva de su país.

Esta vez, la reacción se debió a hechos políticos, tanto del lado brasileño como argentino, que tensaron todavía más la conflictiva relación. Todo empezó el jueves pasado, cuando el titular de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, fue recibido por su colega, el diputado Sergio Massa, electo para presidir la Cámara Baja de Argentina. Poco después, se encontraba con el mismísimo Alberto Fernández. Y las fotos que se tomaron de esa cita circularon por Bento Goncalves, donde se hacía la reunión del Mercosur, a la velocidad de la luz. Fue a la misma hora del último encuentro presidencial del bloque regional en Río Grande del Sur. Y Bolsonaro, que estaba junto a Mauricio Macri a quién despidió efusivamente, reaccionó al desafío.

Tan rápido como esa noticia, comenzó a circular entre los periodistas que hacían la cobertura de la cumbre, la versión del gran enojo del presidente brasileño.

Entre tanto, en los medios diplomáticos no sólo se cuestionó al legislador Maia por haberse reunido con el futuro gobierno argentino, lo que según decían podría haber sido tolerable; el problema es que lo hizo a la misma hora y en simultáneo con el encuentro del bloque regional.

Maia lleva casi cuatro años al comando de la casa parlamentaria. Y es el tercer personaje en la sucesión del Ejecutivo en caso de ausencia del presidente y de su vice. Es además un hombre joven, con aspiraciones hacia el futuro. Como parlamentario se destacó por conseguir, en el segundo semestre de este año, que el Congreso aprobara la reforma del sistema jubilatorio que tanto ansiaban el ministro de Economía Paulo Guedes y su jefe, el presidente Bolsonaro. Como resultado de esa reforma constitucional, que recayó exclusivamente en las espaldas de los congresistas, hay ahora un cierto alivio en la economía brasileña que se beneficia de un aumento de la confianza del mundo financiero. Lo cierto es que el PBI brasileño salió del estancamiento, aunque tuvo un crecimiento muy leve. Y eso es visible.

Bolsonaro ambiciona más reformas, lo que le obliga a pactar con Maia y el arco de diputados bajo su órbita. Pero no tiene compromisos formales con Alberto Fernández, al menos hasta que el presidente electo entre en la Casa Rosada el martes próximo. No dejó de mantener su visión sobre las relaciones futuras. Como lo ha demostrado hasta ahora, piensa que Brasil puede irse del Mercosur o pedir que el bloque tome medidas contra Argentina ante eventuales deslices.

Uno de los temas que más preocupa a parte del establishment brasileño, y que se expresó en la última reunión del mercado común –la semana pasada— es que el nuevo gobierno argentino tomará entre otras decisiones, algunas que pueden afectar el comercio entre los dos países. Más precisamente, se trata de la reinstalación del llamado “comercio administrado”, a través de las licencias no automáticas de importación, que apunta a frenar la entrada de productos brasileños demasiado competitivos para sectores industriales argentinos, especialmente Pymes.

Durante la reunión de Bento Goncalves, el ministro de Producción saliente Dante Sica, advirtió que el “Brasil de hoy no es el de Fernando Henrique Cardoso ni el de Lula da Silva. Estos tenían paciencia estratégica en función de preservar el mercado común. Bolsonaro carece de toda paciencia estratégica”. No fue el único. El embajador Roberto García Moritán escribió lo mismo en una columna suya publicada hace más de una semana.

Volviendo a la ceremonia que consagrará a Alberto como jefe de Estado, el martes próximo, es casi seguro que la representación brasileña quedará en el su más básica expresión diplomática: a cargo del embajador Sergio Danese, que por haber integrado en más de un período la delegación en Buenos Aires, conoce a fondo el mundo político y diplomático argentino.

Infobae


Bolivia | Jeanine Áñez, tras no ser invitada a la asunción de Alberto Fernández: “No tengo ninguna afinidad con gente que no respeta la democracia”

Jeanine Áñez, presidente interina de Bolivia, expresó duras palabras contra Cristina Kirchner, vicepresidente electa de Argentina, luego de no haber sido invitada a la ceremonia de cambio de mando para el inicio del gobierno de Alberto Fernández.

“Ellos tienen una afinidad ideológica que yo no comparto. Cristina Kirchner es de la misma ideología de Evo Morales y nos han demostrado de manera sobreabundante que ellos desprecian la democracia, entonces yo no tengo ninguna afinidad con gente que no respeta la democracia, que coarta las libertades”, afirmó la gobernante, en entrevista con el periódico boliviano Página Siete.

“Ni siquiera me hubiera sentido cómoda (yendo), en realidad no tengo ni afecto ni desafecto, me resulta muy indiferente”, añadió. Días atrás, en entrevista con Infobae, había expresado sus diferencias con el peronismo, pero presionaba por una invitación para la ceremonia que se realizará el próximo martes en Buenos Aires: «Tenemos mucha relación con Argentina. Son nuestros clientes en la compra de gas, como lo es Brasil. Los negocios deben estar al margen de la ideología política. Ambos países nos necesitamos”.

La mandataria, que asumió el poder tras la renuncia de Evo Morales y otros altos mandos en la línea sucesoria, también se refirió al gobierno mexicano, que hizo las gestiones para acoger a Morales. “Lo que ha hecho (el presidente Andrés Manuel) López Obrador con Bolivia no fue precisamente en el marco del respeto a los tratados internacionales, primero, porque le dio una libertad para que él haga política desde México y que incite a la violencia. Pero creo que el tema le ha salido adverso al señor López Obrador porque la gente se ha sentido indignada, han hecho ya manifestaciones porque Evo Morales no fue precisamente respetuoso”.

En la entrevista, descartó que esté considerando ser candidata en las elecciones convocadas, ya que afirmó que sigue abocada a su principal objetivo: “Salir de una opresión de muchos años, pacificar y unir a todos los bolivianos, porque estamos cansados de que nos incentiven al odio”.

Además, relató lo que consideró el episodio más difícil desde que asumió el cargo, relacionado al día en que murieron ocho personas y más de 100 quedaron heridas durante enfrentamientos en Cochabamba. Entre lágrimas, contó: “Esa noche, cuando me dicen que hay ocho personas caídas, ahí yo entonces tuve que reclamarle al Señor y tuve que arrodillarme donde me tocó y decirle: ‘yo no te lo pedí, me pusiste, ahora me tenés que sacar de esto porque no es lo que yo quiero para mi pueblo y decime si es que yo estoy haciendo las cosas mal y yo me voy, pero esto no puede seguir sucediendo’. Ahí yo estuve deshecha”.

La violencia desatada por las protestas tras la salida de Morales y por la proclamación de la actual presidenta interina, Jeanine Áñez, provocó la muerte de 29 personas, según datos oficiales. No obstante, organismos independientes elevan esa cifra a 34, coincidente con los registros de la prensa local.

Eju


Macri sigue de despedida, ahora con su documental “Momentos”

Por Werner Pertot

Mauricio Macri no para de despedirse. Para el que no haya tenido suficiente con la cadena nacional ni con el discurso frente a la Casa Rosada del sábado, el Presidente estrenó un documental en distintas redes sociales titulado “Momentos”. Siempre en un primerísimo primer plano, que acompaña la idea de intimidad presidencial del video, el mandatario comenzó hablando de su secuestro, contó que su padre, Franco Macri, le pidió en los momentos finales que él se encargara de matarlo y le recomendó a Alberto Fernández que hable menos. “No hay tierra arrasada”, aseguró Macri sobre la herencia que deja. Y sostuvo que el proximo presidente tendrá difícil “el frente interno”. Además de llamar a defender la democracia del próximo gobierno, no descartó la posibilidad de volver a ser candidato: “Para las ambiciones hay tiempo. Para el 2021, para el 2023…”.

Mauricio Macri no para de despedirse. Para el que no haya tenido suficiente con la cadena nacional ni con el discurso frente a la Casa Rosada del sábado, el Presidente estrenó un documental en distintas redes sociales titulado “Momentos”. Siempre en un primerísimo primer plano, que acompaña la idea de intimidad presidencial del video, el mandatario comenzó hablando de su secuestro, contó que su padre, Franco Macri, le pidió en los momentos finales que él se encargara de matarlo y le recomendó a Alberto Fernández que hable menos. “No hay tierra arrasada”, aseguró Macri sobre la herencia que deja. Y sostuvo que el proximo presidente tendrá difícil “el frente interno”. Además de llamar a defender la democracia del próximo gobierno, no descartó la posibilidad de volver a ser candidato: “Para las ambiciones hay tiempo. Para el 2021, para el 2023…”.

Fernández: “Muchas de las cosas que él ha dicho no es lo que uno piensa. Creo también que dice demasiadas cosas y eso para un presidente no es bueno. Un presidente tiene que darle mucho valor a la palabra. Arranca como un frente interno díficil. Cuando se juntan tantos antes de una fiesta, es difícil que la fiesta salga bien. El disc jockey tiene que ser muy bueno”. “Si volvemos a querer reivindicar las banderas del pasado, no nos va a ir bien. Es propio del populismo romper todas las estadísticas para llevar todo a un plano de posverdad”, acotó.

* Candidato. “Para las ambiciones hay tiempo. Para el 21, para el 23. Me parece muy lejos. Pero tengo un compromiso, lo asumí. Estoy en el verano volviendo a coordinar un Juntos por el Cambio unido. Tiene un mandato de unidad. Aquel dirigente que diga que va por la suya va a tener un serio problema de representatividad”.

* Crisis. Cuando se cayó el financiamiento internacional para su gobierno, Macri relató que pensó: “Fuimos”. “Fue el principio de la devaluación, del aumento de la inflación. Ojalá el gobierno que viene haga un último esfuerzo para equilibrar el déficit”, dijo, pidieron más ajuste.

* Recorte a los jubilados. En el documental, le muestran a Macri imágenes de las protestas en diciembre de 2017 por el recorte a los jubilados. “Mucha gente estaba haciendo caso omiso al voto popular. Decidieron que no iban a respetar al voto democrático. Eso interrumpió el proceso de reformas que, de haberse llevado a cabo, hoy estaríamos disfrutando de una mejora”, aseguró Macri.

Las marchas de Cambiemos. “Cero prepotencia, cero atropello. Gente diciendo: ‘Pasá, ¿te molesté?’. El clima… Hay una Argentina muy movilizada. No hay colectivos. Van a participar con la SUBE”.

* Chile. “Un pobre de hoy es un rico de hace cien años. Tiene un celular, educación pública, salud pública. El exceso de información nos hace que todos viven comparando qué es lo que tiene el otro y genera expectativas imposibles de satisfacer. Chile es el claro ejemplo”.

* Venezuela. “Si el nuevo Gobierno no toma una posición clara de que eso no es democracia, eso va a limitar la posibilidad de salir adelante”.

* Aborto. “Fui coherente con la libertad de debatir. Se dio un debate histórico. La Argentina merecía ese debate. Algunos que están como yo a favor de las dos vidas se enojaron porque abrí el debate. Espero que haya servido”.

* Hijas. “Tenía 21 años. Estábamos de novios con Ivonne y se quedó embarazada. Seguimos adelante y por suerte, por creer en Dios y en la vida. Una época inconsciente. Me había casado pero seguía conviviendo con mis diez amigos las 24 horas del día. La remó ella 10 años hasta que me dijo: ‘No va más'”.

* Juliana. “Se ocupa hasta el último detalle. Yo dije: es una forma de anularme. Siempre fui bastante inútil para todo servicio. Pero ahora soy completamente inútil. Ni la ropa, ni los remedios. Ella cocina. Se ocupa de todo. No hubiese sobrevivido este año y medio sin ella y sin Antonia”.

* Franco. “De niño me llevaba con él a las obras. Yo decía: ‘Papá, me aburro, quiero jugar al fútbol’. Él me decía: ‘Algo vas a aprender’. Empecé a aprender en las reuniones del directorio a los 17. Él era Dr. Jekyll y Mr. Hide. Era de una psicopatía muy dañina. En un almuerzo con él, cuando me eligieron jefe de gobierno porteño, me dice: ‘Al final si hubiese sido un padre normal, te hubieses quedado en la empresa. Que algún día seas presidente me lo debés a mí’. Ya con la demencia, con violencia verbal, tenía momentos de lucidez, que eran los peores. Porque me pedía –me lo pidió varias veces– que me hiciera cargo de matarlo. ‘Dame una pastilla, dame algo.’ Y yo le dije: ‘Papá, no puedo'”.

* Poder. “El poder público se ha transformado en una mejora de la calidad de vida del que ejerce el poder. He tratado de ser muy austero, porque se predica con el ejemplo”. Se refirió así a sus vacaciones en countries exclusivos en distintas partes del país.

Página 12


VOLVER

Más notas sobre el tema