Alejandro Frenkel, politólogo, sobre las últimas medidas de Trump: “EEUU intenta disciplinar a la Argentina”

Entrevista a Alejandro Frenkel, politólogo.

Por Carla Perelló, de la redacción de NODAL

En vísperas de la 55° reunión del Mercado Común del Sur (Mercosur) y en medio de una región suramericana convulsionada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció vía Twitter nuevas medidas arancelarias para Argentina y Brasil. El impuesto del 25 por ciento sobre el acero y del 10 por ciento sobre el aluminio había sido aplicado a principios de 2018 a nivel global, sin embargo, mediante decreto ambos países suramericanos junto con Australia, Corea del Sur y la Unión Europea acordaron un sistema de cuotas y quedaron exentos. Ahora, el gobierno argentino -en transición de mandato- y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, junto con el resto de los presidentes que conforman el bloque económico, se ven atravesados por esta discusión. En entrevista con NODAL, el politólogo y doctor en Ciencias Sociales Alejandro Frenkel analiza qué significa esta medida y cuáles son las perspectivas a futuro.

Trump anunció aranceles a las importaciones de metales de Brasil y Argentina, ¿qué significa esa medida? ¿Es posible avizorar el impacto en ambos países?

Es una clara medida política de Trump hacia Argentina y Brasil que tendrá impacto en lo económico porque para ambos países Estados Unidos es el principal destino de sus exportaciones de aluminio y de acero. Los aranceles implican que si una empresa argentina o brasileña quiere exportar acero o aluminio a Estados Unidos tiene que pagar impuestos, es decir que es más caro poder llevar a cabo esa operación. Trump ya había hecho lo mismo en 2018, después los exceptuó y ahora volvió a imponerlos. Esto tendrá un impacto económico sobre esa área específica, pero también sobre otras cuestiones, en el mercado en general. En Argentina, al ser una economía más vulnerable, puede repercutir de manera importante, como sobre la cotización del del dólar.

¿Cómo se comprende este cambio a una política más proteccionista en la coyuntura regional actual y que además tiene gobiernos que miran mayoritariamente hacia EEUU?

La política proteccionista de Trump no es una novedad, no habría un cambio en ese aspecto. No hay que olvidarse que ya tuvo algunos gestos no tan amistosos hacia el gobierno de Bolsonaro a pesar del alineamiento. Por ejemplo, no apoyó que Brasil ingresara a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) y en su momento restringió el acceso de la carne proveniente de ese país. En la misma línea, con el gobierno de Macri mantuvo las restricciones y los aranceles a la importación del biodiesel. Por eso, no es novedad que Trump mantenga algunas medidas proteccionistas con países que incluso se alinean con él. Ahora, me parece que en la coyuntura actual esta decisión tiene que ver con cuestiones específicas. En el caso de Brasil, me parece que está ligado al acercamiento que tuvo Bolsonaro con China en estas últimas semanas. Se hizo la cumbre de los BRICS (N de R: forma de denominar a la cumbre de los países de economías emergentes conformada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en Brasil, en donde Bolsonaro se reunió con el presidente de China, Xi Jinping, acercó posiciones, habló bien de China y firmaron acuerdos. Paulo Guedes, el ministro de Economía, incluso hizo referencia a la posibilidad de firmar un acuerdo de libre comercio. En cuanto a Argentina, también hay un mensaje político muy claro y me parece que tiene que ver con divergencias que han surgido este último tiempo con el presidente electo, Alberto Fernández (N de R: que asume el 10 de diciembre por la fuerza Frente de Todos). La línea que ha planteado el próximo mandatario no ha sido muy dura con Estados Unidos, pero sí ha marcado algunas disidencias respecto a la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dijo que no quiere más plata, que el préstamo había sido un problema y que iba a negociar en términos que fueran beneficiosos o que no afectaran el crecimiento de Argentina. Me parece que también hubo una discrepancia en el área de seguridad, que es un área muy sensible para Estados Unidos. Se mencionó a Diego Gorgal como posible ministro de Seguridad, una figura cercana a Sergio Massa, recientemente asumido como presidente de la Cámara de Diputados por el Frente de Todos, y a la DEA (N de R: Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, según su traducción del inglés) y en esta última semana hubo un cambio. Me parece que eso es un indicador muy claro de que no hubo acuerdos o de que no está habiendo acuerdos importantes con Estados Unidos. Entiendo eso como un intento de disciplinar a Argentina, algo fundamental no sólo para Trump sino para Estados Unidos, porque viene de apoyar a Argentina para que le otorguen el mayor préstamo de su historia y no puede quedar como que le cerraron la puerta en la cara. Creo que sería una muestra de debilidad para ellos si por un cambio de gobierno hay un cambio de postura por parte de Argentina. Entonces, me parece que están bastante obligados a que Argentina no pueda salirse demasiado del cauce del alineamiento.

¿Qué lugar tienen organismos de la región como el Mercosur y cuáles son las perspectivas a futuro, en ese sentido, en torno a este tema?

Resultado de imagen para Alejandro Frenkel

Creo que esta medida de Trump siembra un terreno más fértil para que Alberto Fernández y Bolsonaro se sienten e intenten acercar posiciones. No significa necesariamente que esto sea una revitalización completa del Mercosur ni que haya una sintonía total entre Brasil y Argentina, sino que se pone un tema de agenda de coyuntura para que ambos presidentes se sienten a hablar. En ese sentido, creo que Mercosur se puede reflotar como una instancia de negociación conjunta para hacerle frente a este tipo de medidas, pero no hay que ser ni muy pesimista ni demasiado optimista. El Mercosur está siendo cuestionado, incluso antes de estas medidas por Bolsonaro, sobre todo porque quiere revisar el arancel externo común, (N de R: un sistema por el cual se clasifican e identifican todo el universo de mercancías, que tienen adjudicado un valor, expresado en porcentaje, llamado Arancel que es el impuesto que pagará cada mercancía al ingresar al Mercosur por cualquiera de sus Estados Parte. Los Aranceles se ubican entre el 0% y el 20%). Obviamente que un Mercosur proteccionista tampoco es algo que vayan a apoyar Estados Unidos o China. Habrá que ver. A priori, creo que puede servir para que Bolsonaro y Fernández encuentren una línea de comunicación un poco más cercana.


VOLVER