AMLO destaca “el respeto a la soberanía” en el nuevo acuerdo comercial con EEUU y Canadá

Cambios a T-MEC respetan soberanía: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó hoy que el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá respeta plenamente la soberanía de México, algo que no ocurría en la versión acordada durante el gobierno federal anterior en 2018, en particular en el tema petrolero.

“Queda a salvo nuestra soberanía, ese fue el límite, la frontera que se trazó y eso se logra. Le agradecemos a Canadá y Estados Unidos, en especial a (el presidente estadunidense Donald) Trump que respetó nuestro derecho a actuar de manera soberana”, expresó en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador dijo que, de la misma manera, “nosotros respetamos la soberanía de Estados Unidos y el derecho soberano de Canadá y de todos los pueblos y naciones” y agradeció a Trump porque “ha sido respetuoso con nosotros y este acuerdo ayuda a los tres países”.

El mandatario no dio mayores detalles sobre los puntos en los que, a su juicio, el T-MEC original vulneraba la soberanía nacional. Solo adelantó que se trata de asuntos relacionados con el sector energético.

“CUANDO SE PRESENTÓ EL PROYECTO ORIGINAL EN EL ANTERIOR GOBIERNO, HABÍA CAPÍTULOS QUE COMPROMETÍAN, QUE DAÑABAN NUESTRA SOBERANÍA Y NOS LOS ACEPTAMOS”, EXPUSO.

Se trata del sector energético, “básicamente en petróleo y eso quedó establecido en el tratado, de que el petróleo es de México, de la nación. No estaba así, había un capítulo de este grueso, pero lo vamos a ver en su momento”.

El mandatario habló del tema en el marco de la firma del nuevo T-MEC entre las delegaciones negociadoras, este lunes en Palacio Nacional.

Rotativo


Estos son los principales cambios firmados del T-MEC

Un año después de firmar su nuevo acuerdo de libre comercio T-MEC, Estados Unidos, México y Canadá acordaron varios cambios al texto original para que pueda ser ratificado por el Congreso estadounidense.

El acuerdo con la Cámara de Representantes de Estados Unidos anunciado el martes abre el camino para que el T-MEC reemplace al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) vigente desde 1994, lo cual representa una victoria para el presidente Donald Trump.

Aunque el T-MEC ya fue ratificado por México, la revisión del texto hará que los tres países deban votarlo.

A continuación, los rasgos del T-MEC tras las modificaciones:

NORMAS LABORALES

Los sindicatos estadounidenses acusaban al TLCAN de haberle robado empleos del sector manufacturero debido a que la mano de obra mexicana es más barata. La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, había advertido que no admitiría el nuevo acuerdo a menos de que fijasen garantías de que México cumplirá las normas laborales.

Tras meses de negociaciones, Pelosi dijo el martes que el acuerdo quedó “infinitamente mejor” que el original. El nuevo texto fue también bienvenido por la poderosa central sindical AFL-CIO cuyo presidente, Richard Trunka, dijo que por primera vez habrá normas laborales cuyo cumplimiento podrá ser vigilado.

Las nuevas disposiciones obligarán a que México cumpla con reformas laborales que ya aprobó y admita la verificación de sus estándares laborales de bienes y servicios, so pena de sanciones.

La verificación estará a cargo de “expertos laborales independientes”. México no admitió la inspección de fábricas.

NORMAS AMBIENTALES

Los demócratas insistieron en incluir también severas normas ambientales y mecanismos para vigilar su cumplimiento.

Al igual que en lo laboral, el acuerdo crea “agregados ambientales” en Ciudad de México que se ocuparán de vigilar sus leyes y reglamentos.

MEDICINAS

La revisión del texto incluyó el capítulo de las medicinas.

Los cambios quitaron normas que exigían a los tres socios otorgar al menos de 10 años de exclusividad para drogas biológicas, lo cual facilitará el rápido ingreso de genéricos al mercado y reducir así los precios.

IMPACTO ECONÓMICO

Desde su entrada en vigor, el TLCAN impulsó el comercio norteamericano, ayudó a estabilizar la economía de México y reestructuró al sector manufacturero en una cadena de producción trinacional.

Algunos, entre ellos Trump, acusan al TLCAN de destruir empleos estadounidenses, pero más empleos se perdieron por la tecnología.

Y el TLCAN le dio un gran impulso al PIB que superó los empleos perdidos por el tratado, según el instituto de economía Peterson.

Un análisis de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos dijo que en seis años, el T-MEC elevará el PIB real estadounidense en 0,35% y generará 176.000 puestos de trabajo, especialmente en el sector manufacturero.

MAYOR COMERCIO

La Comisión estima que el nuevo pacto aumentará las importaciones estadounidenses desde Canadá y México, y en igual cantidad las exportaciones a esos mercados.

En 2017 Canadá y México fueron de los mayores socios de Estados Unidos.

Estados Unidos exportó bienes por 292.000 millones de dólares a Canadá y por 243.000 millones a México en 2017.

En comparación, Estados Unidos le exportó a China, su tercer mayor cliente, bienes por solo 130.00 millones de dólares.

En tanto, la primera economía global recibió productos de Canadá por 314.000 millones de dólares en 2017 y por 299.000 millones desde México.

AUTOS: MAYORES SALARIOS

La fabricación de autos fue un elemento clave. Para ser comercializados sin aranceles, el T-Mec exigirá que 75% de la composición de los vehículos sea originaria de la región, cuando con el TLCAN la tasa era de 62,5%. Asimismo, entre 40 y 45% de debe ser fabricado por operarios que ganen al menos 16 dólares por hora.

México admitió respetar las normas de seguridad establecidas por Estados Unidos, a menos que las autoridades mexicanas concluyan que son inferiores a las suyas.

SOLUCIÓN DE DISPUTAS

Por insistencia de Canadá, Estados Unidos admitió mantener el sistema de solución de diferencias entre los socios; antes conocido como Capítulo 19.

Pero se introdujeron algunos cambios en el mecanismo conocido como “Solución de controversias Inversores-Estado”. Los críticos dicen que eso permite a empresas e inversores poderosos invalidar leyes o sentencias locales a través de un mecanismo no sujeto a arbitrajes que demanden responsabilidad.

COMERCIO DIGITAL

Cuando nació el TLCAN en 1994, el comercio digital casi ni existía, pero 25 años después se convirtió en un factor clave de negociaciones para un nuevo acuerdo. El T-MEC prohíbe aplicar derechos aduaneros a bienes distribuidos digitalmente como software, juegos, libros, música y películas.

También restringe la potestad de los gobiernos de forzar a las compañías a revelar la propiedad del código fuente o imponer restricciones sobre dónde pueden ser almacenados los datos.

CLÁUSULA CHINA

Incluida en el acuerdo se cuenta una disposición que parece pensada para impedir que México o Canadá busquen un acuerdo mejor con Pekín.

Si un signatario busca un acuerdo de libre comercio con una economía no considerada como “de mercado” -léase China- las otras partes pueden cancelar el acuerdo trilateral e instaurar uno bilateral.

CLÁUSULA CREPUSCULAR

El nuevo acuerdo regirá durante 16 años, pero se revisará cada seis. Si las partes deciden renovarlo, regirá por otros 16 años. Pero si surge un problema, se abre un periodo de 10 años para negociar una solución y de no alcanzarse, el T-MEC expirará.

En la firma del protocolo modificatorio del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá en Palacio Nacional estuvieron todos los coordinadores de las fracciones parlamentarias del Senado.

La participación de las fracciones parlamentarias son una muestra de unidad en favor de los intereses del país, acto en el que Ricardo Monreal tiene gran mérito por su estilo conciliador y oficio político.

Con esta actitud de unidad queda claro que los actores políticos saben cerrar filas y anteponer los intereses de México a las muchas diferencias que hay o puede haber en la agenda legislativa.

AQUÍ EL REPORTAJE COMPLETO:

Excelsior


“Misión cumplida”, presume Ebrard sobre el T-MEC; “el milagro se dio”, secunda Lighthizer

Hoy fue día de fiesta en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, pues a pesar de los pronósticos reservados para alcanzar acuerdos respecto del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), “el milagro se dio”, sostuvo Robert Lighthizer, representante de Comercio del gobierno de Estados Unidos. Y el canciller Marcelo Ebrard añadió: “Misión cumplida”.

“Sólo diré que quizá los pronósticos saben que este tratado no se iba a poder tener, no sólo me refiero al tiempo, al momento, sino porque las posiciones políticas cuando empezamos esta negociación parecían decir que era muy difícil, casi imposible, tener un tratado tan pronto (y que fuera) satisfactorio para los tres países. Y sin embargo aquí está”, destacó Ebrard en el marco de la firma del Protocolo Modificatorio al T-MEC.

Hubo aplausos, sonrisas y festejo entre los asistentes al salón, entre ellos los representantes de las distintas fuerzas políticas en el Senado: Miguel Ángel Osorio Chong, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Mauricio Kuri, de Acción Nacional (PAN), y Miguel Ángel Mancera del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Y los invitados del gabinete de presidente Andrés Manuel López Obrador parecían una máquina de aplausos: los titulares de las secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera; de Economía, Graciela Márquez, y del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, así como el jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

En su turno al micrófono, López Obrador dijo que el T-MEC representa la unidad del continente americano.

“Con la cooperación para el desarrollo que va a ser posible con este acuerdo, también se logra la unidad del continente americano, la unidad de nuestro continente, la unidad de todos los países, los pueblos de nuestra América, de la América que vio nacer a Abraham Lincoln y de la América que vio nacer a Benito Juárez”, vitoreó.

Los más animados eran los representantes del sector empresarial como Gustavo de Hoyos Walther, de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex); Bosco de la Vega, líder del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), así como el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comerio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos.

Minutos antes del acto, De Hoyos Walther se lanzó contra del gobierno de López Obrador desde su cuenta de Twitter: “Yo veo una debilidad “santanista”. Desde el Tratado Guadalupe-Hidalgo no se veía tanta “flexibilidad” ante USA. Y de paso, se le agradece a @realDonaldTrump”.

El “coqueteo” político entre Lighthizer y AMLO

En el acto resaltó el coqueteo político entre el representante de Comercio de la Unión Americana y el mandatario mexicano.

Sobre el acuerdo comercial, Lighthizer señaló como “un milagro, por así decirlo, que todos nos hemos podido coordinar; es un testamento de cuan bueno es este acuerdo. Pero creo que lo más importante es que esto es un testamento del tiempo que durará y cómo las personas llegarán a esta región norteamericana, que es una región vibrante para todos nosotros y lo será aún más”.

Luego se deshizo en elogios hacia el tabasqueño: “Quiero decir el honor que es para mí estar aquí con usted, señor presidente. Se trata de la primera vez que lo conozco, realmente traigo los mejores deseos del presidente de Estados Unidos para usted personalmente. Y a nivel personal le quiero decir que hemos seguido su carrera. Me parece que es una carrera extraordinaria. Todo mundo en nuestra administración le está echando porras”.

Insistió: “Quiero decir una vez más que me siento tan orgulloso, tan honrado de estar aquí con el presidente de México, esta figura histórica. Y también quiero darle mis mejores deseos, se los transmito del presidente de Estados Unidos, que es una figura verdaderamente histórica también”.

En su turno al micrófono, López Obrador respondió a Lighthizer: “Es un profesional en la negociación de este tipo de acuerdos y de tratados, reconocido por propios y extraños. Muchas gracias por todo lo que hizo para que se llevara a cabo este acuerdo, para concretar este acuerdo, porque le tocó en dos momentos, como aquí se ha dicho, y los legisladores, me consta, del Partido Demócrata, a pesar de las diferencias propias de las democracias, le guardan siempre mucho respeto al señor Lighthizer”.

Y también tuvo elogios para el presidente estadunidense Donald Trump, de quien, dijo, “intervino cuando estaban agotadas ya las posibilidades de entendimiento en la mesa”.

Añadió: “Les hablaba yo de los momentos más difíciles. Pues él intervino cuando estaban agotadas ya las posibilidades de entendimiento en la mesa. En una ocasión que hubo, vamos a decir, un desencuentro, no diría yo ruptura, que nosotros fijamos una postura con firmeza, se le consultó a él y él estuvo de acuerdo en darnos su apoyo y su confianza.

“Hemos podido entendernos, y muy bien, porque hay respeto mutuo, y en ambos casos consideramos que lo mejor de todo es el diálogo, la negociación, el acuerdo, la política, que se inventó precisamente para evitar la guerra y evitar la confrontación”.

En el mismo tono que Ebrard y Lighthizer, López Obrador consideró que algunos pensaban que iba a ser imposible llegar a este acuerdo, “que no nos íbamos a entender en nada, que nos íbamos a pelear, que nos íbamos a confrontar, y miren lo que son las cosas”.

No hay “píldoras amargas”: Seade

La persona que lanzó algunos esbozos sobre la difícil negociación en temas controversiales del T-MEC fue el subsecretario para América del Norte y principal negociador, Jesús Seade, quien subrayó: “En resumen, y como lo verán en su momento, es un tratado muy bueno, muy importante para México. Y ni un solo resultado, yo diría, es una píldora amarga que nos hayamos tenido que tragar”.

Seade contuvo el ánimo festivo del acto protocolario para aclarar varios puntos controversiales que pudieran afectar a México, como el de los “inspectores”.

“Si me permiten, quisiera empezar por hablar del mayor horror de todos (…) que son los famosos inspectores, que van a venir inspectores a ver qué estamos haciendo”.

Explicó: “Lo que se acuerda para cubrir esta preocupación del cumplimiento en materia laboral es que, específicamente para materia laboral relacionada con elecciones, no para otras, no para discriminación o empleo de niños, no para votaciones, ya sea de líder sindical o de aprobación de un contrato, o de aprobación de una revisión de contrato, se crea un mecanismo, como lo que siempre hemos tenido, que son paneles para resolución de diferencias”.

Seade precisó que hay un mecanismo diseñado en particular que tiene tres panelistas y funciona de una forma más rápida porque tiene una característica muy inusual: “Si hay un panel porque subsidiamos las fresas, directamente van a ver si hay falta y a castigar el panel. Pero en esto, primero se dan casi tres meses, 85 días, en los cuales se notifica que hay una aparente irregularidad en una votación, y son 85 días para que mi querida amiga y admirada ministra Luisa Alcalde lo resuelva, 85 días para que se resuelva en México sin ninguna interferencia”.

Si no se resuelve a los 85 días, abundó, entonces ya pasas a la formación de un panel, no de inspectores, es un panel.

El funcionario federal detalló que Estados Unidos va a elegir una lista de posibles panelistas, al tiempo que México tendrá otra lista y se contará con un sistema paralelo con Canadá, que también tendrá su lista de posibles panelistas.

“El día que llegue un conflicto y que se vea que el país no lo resolvió va a haber tres panelistas: uno es un americano de la lista de Estados Unidos que México va a escoger, otro es un mexicano que Estados Unidos va a escoger, y el tercero es un tercer país que nos tenemos que poner de acuerdo. Y si no nos ponemos de acuerdo, nos vamos a tener que echar un volado para ver cuál de los países elige. No podía ser más balanceado y más basado en la ley”, aseguró.

Luego aclaró: “Estos no son inspectores, son panelistas. A lo mejor yo podría ser panelista o yo podría ser inspector, pero ¿cómo me comporto? Depende de la cachucha que me den, de la gorra que me den, la gorra de inspector o la gorra de panelista, que es juez. Entonces, es un sistema muy satisfactorio que resuelve la principal de las dificultades”.

El subsecretario para América del Norte recordó que fuera del tema de “los inspectores” hubo muchas otras cosas muy conflictivas que México tuvo que enfrentar y rechazar. Por ejemplo, dijo, en su momento se insistió mucho en la introducción de aranceles en agricultura, aranceles estacionales, que cuando la agricultura de Estados Unidos está produciendo equis producto agrícola, se aplica un arancel algo para protegerlos.

“Yo creo que no, pertenecemos al mismo hemisferio norte, y como tú produces yo también produzco, entonces no me hagas eso. Entonces, quedaron fuera una serie de cosas verdaderamente desventajosas, que flotaban. No los negociadores, pero sí algunos congresistas u otros intereses quedaron perfectamente fuera”, finalizó.

Proceso



VOLVER