Argentina: el nuevo gobierno convoca al Congreso para declarar las emergencias económica, sanitaria y social

El Congreso arranca con leyes de emergencia económica, sanitaria y social

La semana próxima arrancarán las sesiones extraordinarias en el Congreso. El Gobierno las convocará este jueves con el objetivo de aprobar los proyectos que declaran las emergencias económica, sanitaria y social. Las iniciativas ingresarán por la Cámara de Diputados con un cronograma confirmado: el lunes próximo irán los ministros a explicar los proyectos, el martes 17 habrá un plenario de las comisiones de Presupuesto y Legislación General (todavía sin conformar) para emitir dictamen sobre las emergencias que llegarían al día siguiente al recinto de la Cámara baja en busca de su aprobación. Antes, habrá que resolver un tema que compromete la mayoría del bloque del Frente de Todos (FdT): la asunción de 15 diputadas y diputados que reemplazarán en sus bancas a los legisladores que emigraron al Ejecutivo u otros cargos, parte de ellas judicializadas por la ley de Paridad de Género. El presidente de la Cámara, Sergio Massa, intimará a los jueces con competencia electoral para que definan esos conflictos para que los designados juren ese miércoles antes de la sesión extraordinaria. Habrá que ver qué actitud adopta Juntos por el Cambio (JpC) que discute si acompañar o no las facultades que las leyes de emergencia le otorgan al Gobierno.

La convocatoria a extraordinarias se conocería este jueves. Los primeros proyectos que el Gobierno enviará al Congreso son para declarar las emergencias Económica, Sanitaria y Social, en sintonía con las prioridades que el presidente Alberto Fernández fijó en su discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa. Llegarán con un rápido cronograma que acordaron ayer en la Casa Rosada entre el presidente Fernández, el ministro coordinador, Santiago Cafiero, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra y Massa.

Así lo comunicó el propio Massa en la tarde de ayer a los jefes de bancada y a cuya reunión asistieron Máximo Kirchner (FdT), Mario Negri (JpC), José Luis Ramón (interbloque Federal) y referentes de la izquierda. Allí, Negri planteó sumar a la comisión de Salud y que los proyectos se conozcan “rápidamente para analizarlos”. Massa y Máximo, en tanto, adelantaron que la Emergencia Económica –que Cambiemos dejó de prorrogar en 2017–, tendrá un tope del 5 por ciento para reasignación de partidas del presupuesto, como lo había fijado el propio kirchnerismo en una de las prórrogas a la ley que comenzó a regir en enero de 2002 tras la salida de la convertibilidad.

Para el lunes se había acordado que los ministros irán al Congreso para exponer sobre los proyectos ante los jefes de bloque de distintas bancadas de Diputados y el Senado. Los ministros tendrán como argumentos a favor la falta de un presupuesto propio (se prorrogará el aprobado para 2019), que refleje el estado actual de las cuentas públicas que hereda (incluida una negociación sobre los vencimientos de la deuda externa) y la necesidad de contar con instrumentos legales para encauzar un orden de prioridades diametralmente opuesto a los de la administración anterior. Además de que la ley de Emergencia Sanitaria –todavía vigente– vence el 31 de enero de 2020. Lo mismo que la Emergencia Social, que instrumentó Cambiemos.

En JpC se encendieron las alarmas, con lo que consideran la “discrecionalidad” que la emergencia económica le otorgaría al nuevo Gobierno. También advierten que “no acompañarán la creación de nuevos impuestos” y “ni que se necesite una ley de emergencia para subir o bajar retenciones” a las exportaciones.

Aunque la retórica de JpC también tiene motivaciones políticas: la resistencia a reconocer la crisis económica social que deja el gobierno de Mauricio Macri que incluso bajó las retenciones al complejo agro exportador por decreto. Por ahora, el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, anunció que no acompañará la iniciativa, en línea con una posición histórica de Elisa Carrió, “proyectos de ley de emergencia que otorguen al Poder Ejecutivo Nacional atribuciones excepcionales que vulneren la Constitución Nacional”.

El martes próximo será el plenario de comisiones en la que el flamante oficialismo buscará conseguir los dictámenes de mayoría. La idea del FdT es llevarlos el día siguiente, el 17, al recinto de la Cámara baja para su aprobación, y que luego el Senado convierta en leyes las emergencias económica, sanitaria y social.

Página 12


Alberto Fernández creó los dos nuevos ministerios y restituyó el rango a Trabajo y Salud

El presidente Alberto Fernández publicó en el Boletín Oficial la modificación de la ley de Ministerios. De este modo creó el de Mujeres, Géneros y Diversidad y el de Desarrollo Territorial y Hábitat. También les devolvió el rango a las carteras de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Cultura; Ciencia, Tecnología e Innovación, y Ambiente y Desarrollo Sostenible.

De acuerdo con el Decreto 7/2019, “atento el inicio de una nueva gestión de gobierno resulta necesario adecuar la organización ministerial del PODER EJECUTIVO NACIONAL, a fin de implementar los objetivos y las políticas de gobierno en cada una de las áreas de gestión”.

Este martes, el jefe de Estado les tomó juramento a los 21 ministros de su Gabinete en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.

De este modo, también se oficializó al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; de Relaciones Exteriores, Felipe Solá; de Economía Martín Guzmán; de Seguridad, Sabina Frederic; de Trabajo, Claudio Moroni; de Justicia, Marcela Losardo, de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; de Educación, Nicolás Trotta; de Salud, Ginés González García, y de Transporte, Mario Meoni.

También quedaron formalizados los titulares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; de Defensa, Agustín Rossi; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra; de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa; de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié; de Cultura, Tristán Bauer, y de Turismo y Deportes, Matías Lammens.

Los cuatro secretarios de Estado a los que puso en funciones fueron el General de la Presidencia, Julio Vitobello; de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz y de Comunicación Política y Prensa, Juan Pablo Biondi, mientras que también tomó juramento al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, y al titular de la SIGEN, Carlos Montero.

Infonews


Martín Guzmán: “Venimos a resolver el virtual default”

La semana próxima arrancarán las sesiones extraordinarias en el Congreso. El Gobierno las convocará este jueves con el objetivo de aprobar los proyectos que declaran las emergencias económica, sanitaria y social. Las iniciativas ingresarán por la Cámara de Diputados con un cronograma confirmado: el lunes próximo irán los ministros a explicar los proyectos, el martes 17 habrá un plenario de las comisiones de Presupuesto y Legislación General (todavía sin conformar) para emitir dictamen sobre las emergencias que llegarían al día siguiente al recinto de la Cámara baja en busca de su aprobación. Antes, habrá que resolver un tema que compromete la mayoría del bloque del Frente de Todos (FdT): la asunción de 15 diputadas y diputados que reemplazarán en sus bancas a los legisladores que emigraron al Ejecutivo u otros cargos, parte de ellas judicializadas por la ley de Paridad de Género. El presidente de la Cámara, Sergio Massa, intimará a los jueces con competencia electoral para que definan esos conflictos para que los designados juren ese miércoles antes de la sesión extraordinaria. Habrá que ver qué actitud adopta Juntos por el Cambio (JpC) que discute si acompañar o no las facultades que las leyes de emergencia le otorgan al Gobierno.

La convocatoria a extraordinarias se conocería este jueves. Los primeros proyectos que el Gobierno enviará al Congreso son para declarar las emergencias Económica, Sanitaria y Social, en sintonía con las prioridades que el presidente Alberto Fernández fijó en su discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa. Llegarán con un rápido cronograma que acordaron ayer en la Casa Rosada entre el presidente Fernández, el ministro coordinador, Santiago Cafiero, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra y Massa.

Así lo comunicó el propio Massa en la tarde de ayer a los jefes de bancada y a cuya reunión asistieron Máximo Kirchner (FdT), Mario Negri (JpC), José Luis Ramón (interbloque Federal) y referentes de la izquierda. Allí, Negri planteó sumar a la comisión de Salud y que los proyectos se conozcan “rápidamente para analizarlos”. Massa y Máximo, en tanto, adelantaron que la Emergencia Económica –que Cambiemos dejó de prorrogar en 2017–, tendrá un tope del 5 por ciento para reasignación de partidas del presupuesto, como lo había fijado el propio kirchnerismo en una de las prórrogas a la ley que comenzó a regir en enero de 2002 tras la salida de la convertibilidad.

Para el lunes se había acordado que los ministros irán al Congreso para exponer sobre los proyectos ante los jefes de bloque de distintas bancadas de Diputados y el Senado. Los ministros tendrán como argumentos a favor la falta de un presupuesto propio (se prorrogará el aprobado para 2019), que refleje el estado actual de las cuentas públicas que hereda (incluida una negociación sobre los vencimientos de la deuda externa) y la necesidad de contar con instrumentos legales para encauzar un orden de prioridades diametralmente opuesto a los de la administración anterior. Además de que la ley de Emergencia Sanitaria –todavía vigente– vence el 31 de enero de 2020. Lo mismo que la Emergencia Social, que instrumentó Cambiemos.

En JpC se encendieron las alarmas, con lo que consideran la “discrecionalidad” que la emergencia económica le otorgaría al nuevo Gobierno. También advierten que “no acompañarán la creación de nuevos impuestos” y “ni que se necesite una ley de emergencia para subir o bajar retenciones” a las exportaciones.

Aunque la retórica de JpC también tiene motivaciones políticas: la resistencia a reconocer la crisis económica social que deja el gobierno de Mauricio Macri que incluso bajó las retenciones al complejo agro exportador por decreto. Por ahora, el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, anunció que no acompañará la iniciativa, en línea con una posición histórica de Elisa Carrió, “proyectos de ley de emergencia que otorguen al Poder Ejecutivo Nacional atribuciones excepcionales que vulneren la Constitución Nacional”.

El martes próximo será el plenario de comisiones en la que el flamante oficialismo buscará conseguir los dictámenes de mayoría. La idea del FdT es llevarlos el día siguiente, el 17, al recinto de la Cámara baja para su aprobación, y que luego el Senado convierta en leyes las emergencias económica, sanitaria y social.

Página 12


Salvado el incidente con un funcionario, Alberto se reunió con una comitiva de EEUU

Las primeras horas del gobierno de Alberto Fernández estuvieron signadas por un cortocircuito no esperado en materia diplomática y ciertas horas de tensión para el canciller entrante, Felipe Solá. El detonante del nerviosismo, se sabe, fue el portazo inesperado que entre el lunes y el martes propinó en el rostro del nuevo gobierno argentino un funcionario estadounidense del Consejo de Seguridad Nacional, el cubano-norteamericano Mauricio Claver-Carone. En rigor, se trataba del director de Asuntos del Hemisferio Occidental del organismo de seguridad de EEUU. Este miércoles, el propio presidente y el canciller Solá recibieron en la Casa de Gobierno a una delegación oficial de EEUU y se pudo dar por resuelto el incidente, según confiaron a Tiempo fuentes oficiales.

La comitiva de Washington que llegó a Balcarce 50 estaba encabezada por el subsecretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael G. Kozak. Lo acompañaron el embajador de EEUU en Buenos Aires, el ex juez texano Edward Prado; el consejero político Christopher Andino; y la asesora Mariju Bofill. Según pudo saber este diario, en la conversación se analizó la publicitada decisión de Claver-Carone: desde el lado estadounidense se la habría considerado una decisión absolutamente personal e inconsulta por parte de ese funcionario, determinación que –según esas mismas versiones- no había sido acordada como parte de una posición oficial de la diplomacia estadounidense.

Por el lado argentino, en el encuentro con Kozak y el resto de la comitiva estadounidense estuvieron el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz –quien residió largos años en Estados Unidos- y también Jorge Argüello, ex embajador en Lisboa y Washington. Uno de los acuerdos que surgió en la conversación fue la decisión de ambas partes de establecer un sistema de consulta permanente para que ambas administraciones puedan “trabajar coordinadamente” en algunas cuestiones sensibles y de mutuo interés. A pesar del antecedente inmediato, en la reunión no hubo un clima especialmente tenso, según trascendió. De hecho, Kozak elogió los conceptos vertidos por Fernández en su discurso ante la Asamblea Legislativa.

Otra de las derivaciones de la reunión fue que los estadounidenses transmitieron al gobierno argentino una invitación oficial para que algún representante del Ejecutivo participe el 17 de diciembre de un evento vinculado al petróleo que se realizará en la capital estadounidense. El presidente agradeció el convite y comprometió asistencia argentina en la ronda de debate sobre hidrocarburos que tendrá lugar en Washington en apenas cinco días.

Un tramo importante de la reunión fue la ratificación por parte de Kozak de la promesa de intermediación ante el FMI y ante los acreedores privados de la deuda externa que hizo Donald Trump durante la conversación telefónica que mantuvo con Fernández el 1° de noviembre. En aquella llamada Trump pronunció la frase: “He instruido al FMI para trabajar con usted. No dude en llamarme”.

Una operación mediática, ¿una iniciativa sólo personal?

El episodio que casi deriva en la cancelación del encuentro de este miércoles con la delegación de EEUU tuvo bastante difusión mediática tras la aparición de sendas notas en Infobae y Clarín. Claver-Carone les hizo llegar a ambos medios que había decidido retirarse anticipadamente del país y suspender su agenda en Buenos Aires para expresar su rechazo por la presencia en la Argentina del ministro de Comunicación de la República Boliviariana de Venezuela, Jorge Rodríguez. Lo mismo respecto de la persona del ex mandatario ecuatoriano Rafael Correa.

Claver-Carone le concedió luego una entrevista a Clarín, lo que permitió amplificar todavía más el episodio. “Desafortunadamente, debido a unas invitaciones y a algunas sorpresas que recibimos al llegar (por la presencia de Rodríguez y Correa), decidí no ir (a la asunción de Fernández) y me voy temprano. No voy a tener las reuniones de trabajo que tenía programadas para mañana”, señaló el funcionario del Consejo de Seguridad Nacional. Otra hipótesis que circuló es que Claver-Carone quiso transmitir su malestar por la posibilidad de que Evo Morales viaje de La Habana –donde se encuentra actualmente-hasta Buenos Aires para establecerse en la Argentina. No se descarta que, si ese viaje se concreta, Morales quede protegido bajo el estatus de asilado político. Esa determinación, por supuesto, le correspondería a Fernández.

¿Coincidencias?

El incidente protagonizado por Claver-Carone, de cualquier manera, no implicó la suspensión de la reunión que tuvo lugar este miércoles en la Casa Rosada. Kozak, el principal visitante de Fernández, es el segundo de Kevin O’Reilly, el subsecretario adjunto para la Hemisferio Occidental del Departamento de Estado. O’Reilly conoce la realidad argentina y hace dos meses mantuvo un contacto con el actual titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Otra lectura que circula a la hora de interpretar la relación de Argentina con EEUU pone el foco sobre las supuestas diferencias entre los ‘halcones’ del Consejo de Seguridad Nacional (que representan las posturas revulsivas de Trump) y las ‘palomas’ (como diplomáticos profesionales) del Departamento de Estado.

El presidente Fernández sabe que la relación con EEUU es uno de los temas delicados que debe cuidar en detalle porque, además, cualquier contratiempo importante puede complicar o torpedear mucho el proceso de renegociación de la deuda. El propio AF ya mantuvo una primera muestra de las implicancias de la interlocución con Washington: a principios de noviembre, en el marco de su viaje a México, se entrevistó en el Distrito Federal con Claver-Carone –el protagonista del portazo diplomático- y con el representante de Washington para Venezuela, el oscuro Elliott Abrams.

Todos estos antecedentes quizá pesaron en el cuidado con que mantuvo en agenda el encuentro de este miércoles con Kozak y el embajador Prado a pesar del affaire Claver-Carone. Se colocó la cita ‘entre algodones’, por decirlo de alguna manera, con la intención evidente de descomprimir cualquier resto de tensión que pudiera afectar la relación bilateral. Sin embargo, como los gestos no son invisibles ni las coincidencias son casuales, justo el mismo día en que recibió a la comitiva oficial de EEUU Fernández se reunió con el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Tiempo Argentino