Bolivia: España y la Unión Europea abren investigación sobre encapuchados en la embajada de México

España y Unión Europea abren investigación sobre encapuchados en visita a embajadora de México

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España y la Unión Europea decidieron abrir una investigación sobre la presencia de encapuchados durante una visita de la Encargada de Negocios de la Embajada de España a la residencia de la embajadora de México, María Teresa Mercado, en el condominio La Rinconada, en la zona sur de La Paz.

Hicieron conocer la decisión en un breve comunicado. “El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha acordado abrir una investigación en relación a los hechos acaecidos durante la visita de la Encargada de Negocios ad interim de España a la Embajadora de México en Bolivia”, refiere el pronunciamiento.

Horas antes, la canciller boliviana Karen Longaric anunció en una conferencia de prensa que enviará una nota de protesta y reclamo a la Cancillería de España por la presencia de encapuchados, “probablemente armados”, en vehículos diplomáticos españoles que fueron detenidos en el ingreso al condominio La Rinconada, donde se encuentra la residencia de la Embajada de México, lugar en el que se encuentran asiladas nueve exautoridades del gobierno de Evo Morales, entre ellas el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, requerido por la justicia bolivina por una investigación en un caso de sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo.

En medio de los incidentes en el ingreso a la zona de la residencia de la embajadora de México, vecinos de La Rinconada que se sumaron a la vigilancia policial tomaron una fotografía que aseguran es de Quintana dentro de esa legación diplomática.

En el ingreso al condominio se reforzó la seguridad policial desde hace varios días ante la posibilidad de intento de ayuda a la fuga de los asilados, según el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría. Los policías “frenaron”, según Longaric, el ingreso de los vehículos diplomáticos con los encapuuchados porque la presencia de ellos representaba una “potencial amenaza”.

Vecinos del lugar, según videos capturados por ellos mismos y también por la red Unitel, interceptaron los motorizados para reclamar por la presencia de personas con el rostro cubierto. Ante la presión, los motorizados salieron del lugar.

A diferencia de los encapuchados, “el personal diplomático de la embajada de España ingresó libremente a la residencia diplomática mexicana y en todo momento se respetó su dignidad y se resguardó su seguridad personal. Las acciones del personal de la embajada de España vulneran la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas”, aseguró Longaric en un comunicado que leyó en la Cancillería del Estado.

Poco después, desde la Cancillería de España se comunicó del inicio de la investigación.

Hay nueve exfuncionarios de la gestión de Morales asilados en dependencias diplomáticas de México, cuatro de los cuales tienen órden de aprehensión en Bolivia por casos abiertos en su contra: Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia; Wilma Alanoca, exministra de Culturas; Nicolás Laguna, exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) y Víctor Vásquez, exgobernador de Oruro.

Además de ellos se encuentrarían asilados Héctor Arce, exministro de Justicia; Javier Zavaleta, exministro de Defensa; Hugo Moldiz, exministro de Gobierno; César Navarro, exministro de Minería y Pedro Dorado, exviceministro de Desarrollo Rural.

La Razón


Solidaridad en Parlasur con embajadas en Bolivia

La Bancada Progresista del parlamento del Mercosur (Parlasur) manifestó hoy su solidaridad con las misiones diplomáticas acreditadas en Bolivia bajo amenazas y hostigamientos del gobierno ilegítimo de Jeanine Áñez.

En comunicado emitido aquí, la entidad denuncia que las autoridades de facto del ‘Estado Plurinacional de Bolivia están desconociendo tratados internacionales que garantizan la seguridad de las embajadas y cuerpo diplomático, como se evidencia en el cerco a la embajada de México en La Paz’.

Señala que después de la ruptura del orden democrático allí las autoridades ejecutivas adoptaron medidas que agravan la crisis política.

Entre dichas acciones está la amenaza sobre las sedes diplomáticas, el retiro de Bolivia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, así como el ingreso al denominado Grupo de Lima, articulación de países orientada la desestabilización e injerencia externa en Venezuela.

El parlamento del Mercosur envió una delegación de la comisión de derechos humanos a Bolivia a fines de noviembre, que constató ‘grande violaciones y represión indiscriminada a los derechos políticos desplegada por los cuerpos armados de seguridad’.

La Bancada Progresista del Parlasur se mantiene alerta ante el agravamiento de la crisis en el país hermano y hace un llamado a los gobiernos del bloque para que demande la protección del cuerpo diplomático acreditado y dirigentes del Movimiento al Socialismo en Bolivia.

De este grupo parlamentario forman parte el Frente para la Victoria, de Argentina, el Partido de los Trabajadores y el Partido Comunista de Brasil, el Frente Guasú de Paraguay y el Frente Amplio de Uruguay.

La Época


Bolivia denuncia atropello de España tras incidente en una sede mexicana

España irrumpió ayer de manera sorpr esiva como nuevo actor en la crisis diplomática que mantiene enfrentados a Bolivia y México, luego de que se registrara un incidente confuso en la residencia de la embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado, donde un grupo de hombres, con el rostro cubierto y supuestamete armados, identificados después como miembros de la legación diplomática española, intentaran ingresar en el inmueble, lo que provocó que comenzara a circular la tesis de que se trataba de un intento de sacar al exministro Juan Ramón Quintaba, acusado por el Gobierno de sedición y terrorismo.

La canciller boliviana Karen Longaric acusó a España de de cometer “atropellos” contra la soberanía del país, por lo que anunció que presentará una nota de protesta ante la Cancillería de España, al señalar que los funcionarios de la Embajada española iban “encapuchados” y “presumiblemente armados”.

La Canciller señaló que esas personas “intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática” mexicana. “La Policía Boliviana frenó el ingreso de los vehículos”, con matrículas de la Embajada española, ya que “la presencia de encapuchados representaba una potencial amenaza”, remarcó.

Correo del Sur


VOLVER