Colombia | Andrea Rincón Acevedo, dirigenta social: “Tenemos el reto de organizar esta rebeldía popular”

Entrevista a Andrea Rincón Acevedo, dirigenta social

Por Lucio Garriga y Gerardo Szalkowicz*

Desde el 21 de noviembre, miles de personas ocupan diariamente las calles y las plazas colombianas. Un extenso y masivo paro nacional que contiene un amplio abanico de reivindicaciones (como el rechazo a las reformas laborales y previsionales o el repudio a los cotidianos asesinatos de indígenas y líderes sociales) pero que, en resumen, parece marcar el hartazgo a la aplicación del modelo neoliberal y su derrotero de desigualdades. Para Andrea Rincón Acevedo, vocera de Ciudad en Movimiento (organización que forma parte del Congreso de los Pueblos), “la gente en las calles ha desbordado las razones de esta convocatoria y lo que está diciendo definitivamente es fuera Duque”.

¿Qué se está viviendo en estos momentos en las calles colombianas? ¿Cuál es la real magnitud de las protestas?

Estamos viviendo unos de los momentos más importantes para las personas de mi generación. Yo tengo 29 años y esto que está pasando en el país nunca lo había visto. Vivimos una situación de mucha efervescencia y con un desenlace incierto. El régimen de Iván Duque, que es un régimen neoliberal, autoritario, lo que está haciendo para acallar nuestras voces son básicamente dos cosas: por un lado reprimirnos, como lo hizo asesinando a Dilan (Cruz), un joven de 18 años, y por otro lado inventa pañitos de agua tibia, medidas tangentes a los problemas que realmente estamos exigiendo en las calles.

¿Cuáles son los principales reclamos del paro?

Esta movilización inició con un paro de 24 horas convocado por las centrales obreras el jueves 21 de noviembre. Las exigencias puntuales tenían que ver con el rechazo a un pliego que llamamos “el paquetazo”, al estilo chileno. Un conjunto de medidas neoliberales que han venido implementando los últimos gobiernos y que Duque ha profundizado, orientadas a acatar los mandatos del Fondo Monetario Internacional y de la OCDE. Estas medidas tienen que ver básicamente con reformas laborales y pensionales. Lo que sucede es que este gobierno no tiene liderazgo y no tiene legitimidad, ni siquiera mayoría para maniobrar en el Congreso, entonces no ha presentado documentos estatutarios de esas reformas y lo primero que salió a decir fue que esas reformas no existían. Es evidente que esas reformas son soterradas y solapadas en distintas iniciativas gubernamentales como el Plan Nacional de Desarrollo y otros proyectos de ley.

¿Cómo impactarían esas reformas en la vida de las y los trabajadores?

Las reformas tienen elementos muy graves para los trabajadores y las trabajadoras. Por ejemplo el trabajo y la cotización a la seguridad social por horas, con lo cual las personas jóvenes nunca nos podríamos pensionar. Medidas de precarización y flexibilización laboral: el gobierno expidió el decreto 21/11 creando el holding financiero de las empresas del Estado que no es más que una figura para privatizar 16 empresas públicas. Las mete todas en una sola para privatizarlas. Eso no solamente tiene consecuencias en detrimento del patrimonio público sino en el régimen laboral de miles de empleados y empleadas estatales que ahora van a ser empleados de empresas que tienen figuras mixta o economía privada. Esas son reformas laborales y son reformas pensionales que el gobierno niega estar haciendo, pero las está haciendo vía decreto, vía proyectos de ley, vía plan nacional de desarrollo. Lo que está haciendo es desmontar todo el sistema de seguridad social que durante años se han ganado a pulso los trabajadores y las trabajadoras con sus reivindicaciones.

También mencionan acuerdos incumplidos por parte del gobierno, como el acuerdo de paz con las Farc

Sí, hay un fuerte reclamo por el incumplimiento de los acuerdos de paz y la exigencia de retomar los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional, además del incumplimiento de cientos de acuerdos que firmó el gobierno con organizaciones sociales en paros anteriores, acuerdos incumplidos con los campesinos, con los trabajadores, con los estudiantes. Por eso esta vez hemos decidido mantenernos en las calles hasta que esos acuerdos se materialicen en políticas públicas reales.

Lo que ha pasado es que la sociedad, la gente en las calles, ha desbordado las razones de esta convocatoria y hoy lo que la gente está diciendo definitivamente es “fuera Duque”, fuera este gobierno fascista, y ante todo, lo que exige la gente es el desmonte del Escuadrón Antidisturbios, el Esmad.

¿Cómo intuyes el devenir de este movimiento de protesta? ¿Crees que puede seguir creciendo y transformarse en una rebelión popular al estilo chileno?

Las organizaciones sociales tenemos ese reto. Por eso estamos impulsando la realización de asambleas populares, comunales y barriales para que nos organicemos. Sabemos que no solamente con las cacerolas y manteniéndonos en las calles vamos a cambiar este gobierno. Tenemos el reto de organizar esta rebeldía popular. El pueblo en las calles está resistiendo. Desde las organizaciones tenemos que hacer el mayor esfuerzo, esa es nuestra tarea en estos momentos: fortalecer el comando de paro para que no sólo estén las centrales obreras sino también las iniciativas de las asambleas populares, fortalecer la participación de la gente y darle cause organizativo a esta rebeldía popular.

(*) Entrevista realizada en el programa “Al sur del Río Bravo”

Escucha aquí el programa completo


VOLVER