Colombia: aprueban reforma tributaria que generó protestas masivas

10

Colombia aprueba la reforma tributaria que motivó las protestas contra el Gobierno

Por Francesco Manetto

El Congreso de Colombia aprobó la madrugada de este viernes una polémica reforma tributaria que lleva casi un mes alimentando el rechazo de los manifestantes que lideran las protestas contra el Gobierno de Iván Duque. La Cámara de Representantes, que debatió hasta las cinco de la mañana, dio el visto bueno a esa norma por 98 votos a favor y 45 en contra. El llamado comité de paro, integrado por representantes de sindicatos y del movimiento estudiantil, cuestionaba la medida porque el nuevo sistema impositivo rebaja de forma progresiva los impuestos a las grandes empresas, del 33% al 30%. Sin embargo, el Ejecutivo destacó otros aspectos como la devolución del IVA, fijado en un 19%, a las rentas con menores ingresos.

La reforma salió adelante después de semanas de pulso parlamentario y en la calle, sobre todo en Bogotá, donde esta semana se produjeron nuevos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas de seguridad. La represión de la policía antidisturbios, en el ojo del huracán tras la muerte por un disparo del joven Dilan Cruz, dejó nuevos heridos. Con todo, Duque no se avino a retirar la norma, que bautizó como “ley de crecimiento”, aunque introdujo algunas modificaciones relacionadas con los impuestos indirectos.

“Aquí lo que queremos es que Colombia crezca, que traiga inversión, que sea más competitiva y que eso nos permita tener más recursos para la inversión social”, dijo el mandatario. Sus adversarios políticos y los líderes de las protestas consideran, en cambio, que la reforma agrava la ya profunda brecha social. “La aprobación de la Ley de Crecimiento Económico y la pobreza de la propuesta de salario mínimo para 2020 (un aumento del 5,2%, hasta lo equivalente a unos 240 euros) comprueban que miles de colombianos en las calles tenemos razón: el Gobierno y el Congreso no escuchan a la ciudadanía, legislan para una minoría de acaudalados”, lamentó la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode).

Duque lo negó durante el acto de inauguración de un puente sobre el río Magdalena. “Primero”, defendió, “esta no es una ley que favorece a los ricos, como han tratado de decir algunas personas, porque aquí lo que se trata es que la micro, la pequeña, la mediana y la gran empresa crezcan y que ese crecimiento nos permita a nosotros no solamente tener más inversión y más empleo, sino invertir más en lo social”. Como ejemplo, el presidente adujo que el Gobierno incrementó “la tributación solo en las personas naturales que ganan más de 40 millones de pesos (unos 11.000 euros), sin tarifas populistas ni mucho menos oportunistas”.

Otras cesiones que hizo el Ejecutivo para tratar de contener el malestar social fue la reducción de la aportación al sistema de salud de los pensionados “más vulnerables”, del 12% al 4%; el anuncio de tres días anuales sin IVA para facilitar las compras a las familias y a las empresas; y la devolución del IVA a los “colombianos más pobres”, destacó Duque. Un paquete social que los manifestantes consideran una forma de maquillar una reforma inequitativa que, después de tres huelgas generales en menos de un mes, seguirá motivando una oleada de movilizaciones que, al menos por el momento, no ha tenido precedentes en los últimos años.

El País


Colombia: “La reforma tributaria lo que va a hacer es profundizar la desigualdad”

Fuente: Contante y Sonante

El Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, se anotó un triunfo este viernes 20 con la aprobación de una nueva reforma tributaria para el país suramericano. Sobre ello hablamos con el economista Mario Valencia, miembro de la Red de Justicia Tributaria.

Por segunda vez el Congreso de Colombia aprobó la Ley de Crecimiento Económico o Ley de Reforma Tributaria. La primera había sido en 2018 pero quedó sin efecto este año, luego de que la Corte Constitucional declarara que no se habían respetado los protocolos previstos para su votación. Tras presentarla nuevamente y casi sin modificaciones, este viernes 20 volvió a promulgarse.

El documento es, según el presidente Duque, una herramienta para conseguir la equidad en el país. Por eso incluye medidas como el reintegro del IVA a las personas de menores ingresos o la disminución de los aportes de salud a los pensionados.

Sin embargo, para el economista Mario Valencia, director del Centro de Estudios del Trabajo y miembro de la Red de Justicia Tributaria de Colombia, el centro de la reforma no es distribuir la riqueza sino concentrarla.

Los cálculos entregados por el Ministerio de Hacienda al Congreso plantean que la modificación normativa permitirá al Estado un recaudo adicional de 1,6 billones de pesos (481 millones de dólares) en 2020.

En cambio, para 2021, el recaudo va a ser negativo. Esto se debe a las múltiples exenciones introducidas en el texto, las cuales —en el plan del Gobierno —generarán inversión y así mayor riqueza y distribución.
Según Valencia esta relación entre inversión y distribución dista de ser lineal, pero acompaña otra meta que ha trazado el gobierno: achicar tanto ingresos como gastos del Estado de cara a 2030.

De acuerdo al experto, históricamente la estructura tributaria del país ha sido ineficiente como mecanismo de distribución de la riqueza. Misión básica de los impuestos que sí se cumple en los países desarrollados.

“[El Gobierno plantea] una reducción de la intervención del Estado en la Economía, tanto por materia de ingresos como de gastos, en beneficio de lo que ellos equivocadamente suponen como un fortalecimiento del mercado. Pero lo que realmente pasa en Colombia es que lo que se fortalece son el 10 %, el 1 % y el 0,1 % de las empresas más ricas. Eso está demostrado en un estudio que se acaba de publicar, que muestra que el 0,1 % de las empresas del país concentran el 76 % del patrimonio bruto nacional”, explicó.

“En Alemania, por ejemplo, la desigualdad es muy alta antes de los impuestos pero justamente lo que hace la estructura tributaria es reducir esa desigualdad. En Colombia no pasa absolutamente nada ni antes ni después del pago de impuestos. Eso la convierte, según el Banco Mundial, en el cuarto país más desigual del mundo”, agregó.

Sputnik

Más notas sobre el tema