Colombia: el Comité del Paro anuncia nuevas protestas y le pide a Duque una mesa de negociación

54

‘Solicitamos al Gobierno una mesa de negociación’: comité de paro

El comité de paro, en cabeza del presidente de la CUT, Diógenes Orjuela, hace un llamado al Gobierno Nacional para que se establezca una mesa de negociación y no un espacio netamente de diálogo, como lo plantea Diego Molano en una entrevista con EL TIEMPO.

“Que se plantee solamente un espacio de diálogo refleja el aislamiento que tiene el presidente Iván Duque con el resto de la gente. La actitud del Gobierno es que no le interesa debatir ni mucho menos llegar a unos acuerdos. La idea sería que el presidente Duque pudiera revisar nuestra agenda de 13 peticiones que proponemos”, dice Orjuela.

El presidente de la CUT señala que están trabajando en un documento en donde el comité de paro explica los alcances de esas propuestas, petición que fue requerida por Molano y que será entregada el miércoles 11 de diciembre en un nuevo (sería el tercero) encuentro que sostendrán las partes.

“Siempre hemos sostenido que se cree un espacio de negociación (…). Es claro que en algunos puntos podríamos llegar a un acuerdo y en otros no, pero no se pueden negar que las 13 peticiones existen”, continúa.

El comité de paro está convocando a un plantón el 10 de diciembre en la sede de Compensar de la calle 94, lugar en donde se estará negociando el salario mínimo. Además, están planeando realizar un cacerolazo y una movilización hacia la plaza de Bolívar para rechazar la discusión de la reforma tributaria. Sin embargo, el día todavía no está definido.

“Por este año, así cerraríamos las movilizaciones. Sin embargo, el próximo año retomaremos el calendario de paro, fechas que estableceremos los días 30 y 31 de enero en un encuentro con el comité de paro nacional y regional”, expone el presidente de la CUT.

Los estudiantes universitarios, entre tanto, siguen sosteniendo que el Gobierno “está dilatando el paro”. “En educación, las únicas reformas que propone el Gobierno son las que están en el Plan Nacional de Desarrollo, que si bien tienen un avance, no son suficientes porque no modifican el modelo de la educación superior en Colombia”, dice Álex González, estudiante de la Universidad Externado y miembro de la Unees.

“El modelo que nosotros exigimos es una educación como derecho fundamental y bien común que esté al servicio de las necesidades de nuestro país”, agrega el joven.

El Tiempo


La agenda del paro: esto es lo que se viene

En poco más de 10 días se cumplirá un mes desde que arrancó en el país el denominado paro nacional, un conjunto de reclamos al Gobierno Nacional que derivaron en un estallido social sin precedentes en la historia reciente de Colombia. Si bien desde el principio las manifestaciones –que incluso escalaron hasta un masivo e inédito cacerolazo– se pensaron a largo plazo, ya hay una agenda formalmente establecida de lo que viene con miras a 2020.

Tras el masivo concierto del domingo denominado ‘Un Canto X Colombia en la Calle’, este martes se conmemorará el Día Internacional de los Derechos Humanos y se tiene previsto que a partir de las 2:00 de la tarde los colectivos y organizaciones reunidas alrededor del denominado Comité del Paro desarrollen un plantón en la sede de Compensar de la calle 94 con Autopista Norte, en Bogotá, donde Gobierno y centrales obreras negociarán el salario mínimo del próximo año.

Posteriormente, el miércoles 11 diciembre habrá un plantón artístico y cultural por la renuncia de Darío Acevedo, director del Centro Nacional de Memoria Histórica, a quien congresistas de la oposición acusan de negar la existencia del conflicto armado, rechazar el proceso de paz y desconocer la memoria de las víctimas.

Por otro lado, a la espera de que el Congreso fije la fecha en la que continuará el debate sobre la reforma tributaria, el Comité anunció que se concentrará en la Plaza de Bolívar de Bogotá y en las principales ciudades del país, con un “inmenso cacerolazo rechazando esta medida regresiva”. Luego, el próximo 18 de diciembre, se realizará una ‘plantaton’ en la reserva Van der Hammen, con el que se cerraría el año en materia de manifestaciones sociales.

Ya en 2020, el Comité sostuvo que del 15 al 29 de enero efectuará encuentros, asambleas populares locales, municipales, departamentales, regionales y sectoriales preparatorias del encuentro nacional que se realizara el 30 y 31 con los Comités de Paro constituidos en el país y con organizaciones de varios sectores, entre ellas sindicales, sociales, populares, estudiantiles, juveniles, de mujeres, transportadores, pueblos indígenas, afro descendientes y comunidades campesinas.

El objetivo de dicho encuentro es que “se sienten las bases de la más amplia y unitaria movilización de todo el pueblo colombiano. Igualmente, realizaremos un encuentro nacional de mujeres y jóvenes en el primer semestre de 2020”, precisaron.

En un encuentro realizado la semana pasada, el Comité alegó que el “régimen dominante, en cabeza de Iván Duque, profundiza su ofensiva antipopular y antidemocrática dando un tratamiento de guerra a la protesta social”. Según una misiva divulgada por sus voceros, el Gobierno “busca dilatar y diseminar nuestras exigencias pretendiendo que sean parte de la llamada Conversación Nacional que solo busca nuevas formas de engaño, división y desatención, que no estamos dispuestos a permitir”.

Desde Cartagena, donde se desarrolló la IV Cumbre de Diálogo Social, el presidente Iván Duque mandó un mensaje a los colombianos que se han volcado a las calles para expresar su descontento con el Gobierno Nacional. “Nadie le pide a Colombia que cesen las diferencias políticas, ni las divergencias ideológicas, pero lo que sí se le pide a Colombia es que, en medio de las diferencias, exista la posibilidad de construir”, dijo el mandatario en su discurso que terminó por convertirse en su primer pronunciamiento tras la masiva jornada de protesta del domingo, en la que miles de colombianos colmaron las calles de Bogotá, Cali, Medellín y un centenar de municipios del país.

“El presidente nunca se sitúa en la condición de adversario de ningún ciudadano. El presidente lo que busca es escuchar al prójimo. Escuchar las distintas expresiones del territorio, de los distintos grupos, pero al mismo tiempo invitar a la construcción colectiva”, sostuvo Duque, sin referirse expresamente al paro nacional que empezó el pasado 21 de octubre y que se ha convertido en un capítulo inédito en la historia de las movilizaciones ciudadanas en el país.

El Espectador


Los mensajes del presidente Duque al paro nacional

Desde Cartagena, donde se desarrolla la IV Cumbre de Diálogo Social, el presidente Iván Duque mandó un mensaje a los colombianos que se han volcado a las calles para expresar su descontento con el Gobierno Nacional. “Nadie le pide a Colombia que cesen las diferencias políticas, ni las divergencias ideológicas, pero lo que sí se le pide a Colombia es que, en medio de las diferencias, exista la posibilidad de construir”, dijo el mandatario en su discurso que terminó por convertirse en su primer pronunciamiento tras la masiva jornada de protesta del domingo, en la que miles de colombianos colmaron las calles de Bogotá, Cali, Medellín y un centenar de municipios del país.

“El presidente nunca se sitúa en la condición de adversario de ningún ciudadano. El presidente lo que busca es escuchar al prójimo. Escuchar las distintas expresiones del territorio, de los distintos grupos pero al mismo tiempo invitar a las construcción colectiva”, sostuvo Duque, sin referirse expresamente al paro nacional que empezó el pasado 21 de octubre y que se ha convertido en un capítulo inédito en la historia de las movilizaciones ciudadanas en el país.

Eso sí, el presidente Duque defendió su ejercicio de Gobierno, lo calificó como abierto al diálogo, destacó su Plan Nacional de Desarrollo y planteó que en su mandato busca resolver los principales problemas del país, como la cobertura de energía eléctrica, de educación, de salud. Defendió, a su vez, su gestión en materia de implementación del Acuerdo de Paz, desde su premisa de la legalidad. “Muchas de estas brechas se han profundizado porque hemos dejado que los problemas evolucionen en detrimento de las propias capacidades del Estado”, puntualizó.

“Todos los gobiernos tienen el deseo de acertar, pero hoy tenemos un llamado mucho más grande. Es el llamado a entender lo que ocurre con la democracia globalmente, regionalmente y lo que ocurre en nuestro país. Nunca dejaré de ejercer ninguna función, buscando que la educación sea el más importante elemento para cerrar las brechas sociales. Nunca dejaré de perseguir la paz con legalidad. Y nunca dejare de perseguir, como presidente de la República, que sea a partir de las grandes conversaciones como podamos entender que Colombia es mucho más que las diferencias de momento. Tengo la plena certeza de que la gran conversación es para que nos escuchemos. Sin imposiciones, sin ultimátum, ni exigencias, porque si no afectamos la democracia. Cuando se hace un reclamo, bueno es escuchar a quienes tiene la visión contraria”, añadió haciendo referencia al problema pensional, uno de los que ha motivado el paro.

A partir de ese momento, el presidente Duque pareció hablar más directamente sobre la movilización que ya se prolongan por más de 15 días. “Me pregunto por qué se busca originar debates de luchas de clase cuando este país ha superado esos debates históricamente porque este es un país de emprendedores, de microempresarios (…) por qué dejar que el odio de clases se siembre para tratar de alimentar discursos políticos oportunistas. La conversación permite ser antídoto de todos eso. Yo me pregunto porque hay algunos que quieren hacer llamados a la agresividad, cuando como sociedad somos mucho más fuertes cuando tenemos un propósito”, señaló el mandatario.

El jefe de Estado pidió a los ciudadanos que valoren los avances del país en materia de educación, salud o ambiente. “Colombia ha demostrado ante el mundo, primero, que se pueden hacer expresiones pacifica, pero también que hay una institucionalidad vigorosa y también que todos somos capaces de rechazar el vandalismo y el pillaje. Colombia le ha demostrado al mundo que se pueden abrir las puertas de la conversación para que podamos trascender. (…) Yo, en efecto, creo que esta es una gran oportunidad, no para mí, yo no busco vanidades, ni títulos, ni premios, esta es una oportunidad para un país”, sostuvo el presidente Duque, quien además, pidió que el momento que se vive en Colombia sirva para superar “los ismos” que, según él, le han hecho daño al país.

“La conversación nacional no es de coyunturas, ni tampoco es para dilatar, es para que todos nos tengamos que situar la perspectiva de la proposición. Estos no son espacios para las vanidades presidenciales, ni para liderazgos individuales, ni para candidaturas emergentes, posibles, futuras o inmediatas, este debe ser un espacio para que podamos hablarnos con sinceridad y darnos cuanta como podemos acercarnos a la posición del otro. Eso es lo que yo busco. No hay un solo día en que no me levante con la intención de acertar en beneficio de los colombianos. (…) Si por un momento nos desprendemos de odios, de rencillas, de prejuicios y de pretextos seremos más como país. Y la coyuntura nos puede llevar a pensar con mayor intensidad y agudeza, es cierto, pero lo que esta tiene que ser, es la oportunidad para que nos quitemos todos las prevenciones”, agregó.

Finalmente, Duque hizo un par de comentarios directos sobre el paro. Primero, sostuvo que en la conversación nacional no puede “haber exclusiones ni exclusividades”, y puntualizó: “Creo que la juventud que está en las calles de Colombia, y la que no, todos tienen la expectativa de que la clase dirigente supere las diferencias y las ponga al servicio colectivo. Que no estemos cobrando victorias individuales y seamos capaces, de una vez por todas, en nuestra historia de hablar de nosotros, y no de quien fue el artífice. Si desprendemos el país de las vanidades seremos mucho mejores”, refirió.

Para terminar, defendió, una vez más, la legitimidad del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía. Dijo que estos escuadrones antidisturbios se crearon en más de 100 países para “proteger la vida, honra y bienes de muchos ciudadanos”, pues, según él, utilizar fuerzas convencionales deja peores secuelas. En ese momento, el mandatario se refirió indirectamente al homicidio de Dilan Cruz a manos de un agente del Esmad. “Yo creo que a todos nos duelen, lo cierto es que se ha tenido el rigor para buscar que las investigaciones se adelanten con una revisión exhaustiva de todos los protocolos, pero de ahí a llamar a una fuerza asesina, creo que a todos nos conviene hacer la reflexión porque no solo no es justo sino no es apegado a la realidad. También hay más de 300 miembros de la fuerza pública que fueron vilmente agredidos por vándalos, no para salir a reprimir sino para defender los locales comerciales, y entendamos que la fuerza pública de Colombia es la que ha contenido al terrorismo, al narcotráfico, y a muchas expresiones de violencia en nuestro país”, concluyó.

El Espectador


VOLVER
Más notas sobre el tema