Emergencia alimentaria en Argentina: Alberto Fernández encabezó la primera reunión del Consejo Federal contra el Hambre

468

Destinarán $60.000 millones para la emergencia alimentaria

El presidente Alberto Fernández encabezó en la primera reunión del Consejo Federal Argentina contra el Hambre en la Casa Rosada y destacó que es “indigno ser parte de una sociedad que no se preocupa por la gente que pasa hambre”.

En ese contexto, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, precisó que los fondos previstos para atender la emergencia alimentaria este año alcanzan los $60.000 millones.

Formaron parte del encuentro, Estela de Carlotto, Roberto Baradel, Daniel Funes de Rioja, Sonia Alesso, Viany Soto, Marcelo Tinelli, Narda Lepes, Martín Caparrós y el ministro de Salud, Ginés González García, entre otros.

El mandatario nacional insistió ante un centenar de referentes empresariales, sindicales, de organizaciones sociales, de universidades y de la sociedad civil que “este plan no es el plan del gobierno ni de Alberto Fernández, es el plan de la Argentina”.

“Una vez olvidémonos de nosotros, de quiénes somos, de cómo pensamos y qué representamos. Y admitamos lo indigno que es ser parte de una sociedad que no se preocupa por la gente que pasa hambre”, subrayó el Presidente.

Vale recordar que se trató del primer encuentro del Consejo con Fernández como jefe de Estado ya que la reunión inicial del pasado 15 de noviembre, cuando todavía no había asumido.

Durante una rueda de prensa, Arroyo, afirmó que para marzo el Gobierno espera “cubrir el 80%” de los dos millones de niños a los que alcanzará el plan. “Iniciamos en Concordia, Entre Ríos, la tarjeta Alimentos. Un esquema en el que las madres puede acceder a comprar alimentos, con una tarjeta que no permite extraer dinero”, expresó el titular de la cartera de Desarrollo Social.

Ámbito


Fernández:”Es indigno ser parte de una sociedad que no se preocupa por la gente que pasa hambre”

El presidente Alberto Fernández exhortó a los argentinos a “ponerse a trabajar e involucrarse todos, no importa de dónde vienen ni cómo piensan” para luchar contra el hambre, porque sostuvo que es “indigno ser parte de una sociedad que no se preocupa por el que tiene hambre”, al hablar en la Casa de Gobierno durante la primera reunión del Consejo Federal Argentina contra el Hambre.

“Este plan no es el plan del gobierno, no es el plan de Alberto Fernández, es el plan de la Argentina. Los dueños de este plan somos los argentinos de bien que no queremos que ningún argentino pase hambre”, dijo el mandatario y señaló que por esa razón pidió que “inviten a todos, no me importa de dónde vienen, cómo piensan, qué representan en términos de intereses” para de esta manera “hacer más fácil la tarea” común.

También remarcó que por “una vez olvidémonos de nosotros, de quienes somos, de cómo pensamos y que representamos. Y admitamos lo indigno que es ser parte de una sociedad que no se preocupa por la gente que pasa hambre”.

“Yo siento que todos tenemos algo para dar, algo para ofrecer y debemos dar y ofrecer para terminar con el hambre en la Argentina” lo cual “nos va a hacer una mejor sociedad, a ser mejores humanos”, añadió Fernández frente al ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y cerca de 70 representantes de distintos sectores de la sociedad.

Fernández apuntó que “esta sociedad el día que terminemos con eso, cuando sepamos que, en la Argentina, ese país ampuloso que se jacta de poder alimentar a 400 millones de personas se ha ocupado de alimentar a 15 millones de pobres que tienen en su tierra”.

Sostuvo que encaró el eje central de su gestión “desde el primer día”, pensando en combatir el flagelo del hambre, y que “por eso, algunos no entienden que lo que termina de aprobar la Cámara de Diputados este viernes son las bases para cambiar la lógica que imperaba”, al referirse al proyecto sobre la emergencia sancionado esta madrugada en la Cámara Baja.

“Son las bases para terminar con un sistema de especulación por un sistema de producción, que premia al que especula por un sistema que premia al que trabaja, que ponga en primer lugar al que padece para que todos estemos mejor, porque cuando nos estamos ocupando de los últimos es que nos estamos ocupando de todos, y ocuparse de los más postergados es empezar a ocuparnos de todos”, dijo.

En una conferencia de prensa posterior, Arroyo expresó que en el encuentro se informó acerca de comienzo de la campaña de lucha contra el hambre en la ciudad de Concordia, Entre Ríos, con la distribución de la tarjeta alimentaria, para “llegar a dos millones de chicos y casi 1.400.000 plásticos”, que tienen montos de 4.000 y 6.000 pesos.

“El objetivo es resolver el problema del hambre y la malnutrición en la Argentina, y esperamos en marzo venidero tener cubierto el 80 por ciento del país”, dijo Arroyo, en tanto que Victoria Tolosa Paz, jefa del Consejo Federal de Políticas Sociales, señaló que “se trató la política a desarrollar para que tenga el carácter de política pública integral”.

El Plan aborda el problema del hambre de manera integral. Busca garantizar la alimentación a través de la Tarjeta Alimentar, de recarga mensual habilitada exclusivamente para la compra de alimentos. No permite la extracción de dinero ni compras de otro tipo de productos, como bebidas alcohólicas.

Sus beneficiarios directos son quienes cobran una asignación universal por hijo (AUH), una asignación por embarazo o una por discapacidad. Los montos van de 4.000 a 6.000 pesos. Sin embargo, el impacto no se reduce a sus receptores directos, sino que se extiende a los productores y empleados del rubro de la alimentación que verán dinamizada su actividad de manera inmediata.

Por otra parte, se crea la figura del Promotor de Seguridad Alimentaria y Nutricional, a cargo de los gobiernos provinciales, quienes serán los encargados de realizar el asesoramiento nutricional pertinente a los titulares de este derecho, y el seguimiento de la ejecución del programa. A su vez, se pondrán en marcha talleres de orientación para promover los alimentos sanos y frescos.

Tiempo Argentino


Diputados: Media sanción al proyecto de Solidaridad Social y Reactivación Productiva

Primer desafío legislativo sorteado por el Frente de Todos logrando la media sanción de una ley clave para el comienzo de gobierno. Primero alcanzando el quórum de manera ajustada y luego logrando los votos necesarios en otras bancadas para la media sanción. La ley inmediatamente fue girada al Senado que lo tratará desde las 14 hs. Allí los números son más holgados para el oficialismo por lo que se descuenta la sanción.

Tras más de quince horas de debate, los diputados dieron 134 votos a favor del proyecto del gobierno de Alberto Fernández y 110 en contra. Luego, se realizó la votación en particular y se aprobó la redacción final tras más de 19 horas desde el inicio de la sesión.

Durante el debate expusieron más de 130 oradores y la discusión entre el oficialismo y la oposición estuvo centrada en la delegación de facultades, la suspensión de la movidad jubilatoria, y los alcances que tendrán el aumento de las retenciones agropecuario.

Al hablar en el cierre del debate, que se prolongó por más de 15 horas, el titular de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner hizo un análisis de la situación en que se encontraba la Argentina en 2015, y la comparó con la de hoy tras el gobierno de Macri, y en ese sentido dijo que “la situación actual se asemeja a lo que sucedía en el 2003“.

“La situación económica en la que han dejado en el país se asemeja más a ese 2003, y solo basta con recordar el cuasi default de (ministro de Hacienda, Hernán) Lacunza en medio de las elecciones”, apuntó.

En esa misma línea, Kirchner recordó que desde agosto a octubre pasados el gobierno de Macri “se comió 35.000 millones de dólares para ganar una elección que terminó perdiendo”, y “ahora me quieren decir que no hacen falta las medidas para las pymes”.

En otro tramo de su discurso, Kirchner dijo que “el Estado tiene que regular las fuerzas convivenciales entre los más fuertes y los mas débiles”.

Por su lado, Mario Negri presidente del Interbloque de Juntos por el Cambio, como era de esperar, mantuvo una posición crítica. “Acá lo que hay es un impuestazo, para buscar recursos por ingreso sin bajar gastos. Nos podrán ganar a nosotros, pero no van a poder detener a la sociedad”, expresó el dirigente de la UCR.

“Cada vez que se acumuló (el poder) en una sola persona terminamos mal, se perdieron controles y a veces terminó en corrupción”, agregó.

“Cada vez que se acumuló poder discrecionalmente terminamos mal. Es un enorme retroceso imaginar que la crisis solo se resuelve con facultades extraordinarias”, concluyó.

EL PROYECTO

El proyecto establece la creación de un impuesto a la compra de dólares para turismo o atesoramiento, aumento de alícuotas del impuesto a los bienes personales, moratoria para las pymes, congelamiento y revisión de las tarifas, suba en las retenciones y la suspensión de la movilidad jubilatoria.

En la primera sesión extraordinaria conducida por el bonaerense Sergio Massa, el Frente de Todos se encaminaba esta mañana a lograr su objetivo de sancionar esta ley clave para el gobierno ya que logró cosechar el respaldo de los interbloques Federal -integrado por Consenso Federal y diputados cordobeses- y de Unidad Federal para el Desarrollo, que conduce el mendocino José Luis Ramón.

Radio Gráfica


VOLVER
Más notas sobre el tema