En 2019 se triplicó la cifra de hondureños y hondureñas que intentaron cruzar a EEUU

199

Unos 650 hondureños al día intentaron cruzar a EEUU

De 200 hondureños que a diario intentaban cruzar hacia Estados Unidos en 2018, la cifra se triplicó. El 2019 cierra con 650 hondureños que buscaron cada día cruzar y vivir el sueño americano.

Se reporta que de 40,000 unidades familiares detenidas que se contabilizaron en 2018, la cifra se elevó a 200,000.

“Es un año que cierra con muchos desafíos. Por un lado, es histórico en el número de personas deportadas. En números prácticos pasamos de un promedio de doscientos hondureños al día intentando cruzar la frontera de Estados Unidos a 650 solo en este cierre del año”, explicó Sally Valladares, experta en migración.

Los hondureños siguen cruzando, han batido las cifras y esto se refleja en el número de retornados que hasta el 27 de diciembre alcanzaba los 105,373.

El reto es atacar causas que generan la migración para evitar la salida de hondureño

Sally valladares, Analista en Migración

Unidades Familiares

Otra de las cifras objeto de análisis por los expertos es que el número de unidades familiares de hondureños saliendo a Estados Unidos aumentó cinco veces, y eso denota que deben atacarse las causas que están originando la expulsión de hondureños hacia México y Estados Unidos.

“Es un reto para el Estado, porque al no superar la crisis política, económica y social del país, no se puede avanzar en atacar las causas que generan la migración”, dijo Valladares.

El Foro Nacional para las Migraciones en Honduras (Fonamih) analiza que el impacto que se registra en 2019 refleja la desesperanza de los hondureños, unos por no encontrar empleo, otros por la inseguridad y otros porque buscan reencontrarse con sus parientes. “Pese a todas las medidas para frenar el flujo migratorio, vemos que los hondureños siguen saliendo. Se las ingenian para evadir los controles y esto se observa en los albergues que se ven saturados en Guatemala y México”, dijo Karen Valladares, directora del Fonamih.

El detonante de la migración se evidenció en octubre de 2018 cuando surgió la primera caravana y se anuncia que el 15 de enero se organizará otra.

Asilo.

La contención que México hace en las fronteras causa desesperación en los hondureños. La llegada del Año Nuevo es una fecha más para los que esperan.

“Causa desesperación estar a la deriva, cada cita va uno con esperanzas y nos devuelven para darnos otra fecha y así nos llevan. Voy para la sexta fecha el 11 de febrero. Tratan de desajustarnos, pero estamos convencidos de que volver a Honduras no es opción y nos toca seguir aguantando, pero sacando fuerzas y llenándonos de esperanzas”, dijo Lucía Flores, hondureña apostada en Ciudad Juárez.

Unas 600 familias hondureñas viven en los cruces fronterizos esperando la cita de asilo.

En el barro y el frío de un campamento improvisado en Ciudad Juárez, México, más de un millar de migrantes han esperado durante semanas, incluso meses, para poder presentar su solicitud de asilo en EUA. Desanimados, muchos acaban de rendirse.

Las asociaciones locales convencieron la semana pasada a varias familias, cuando bajó la temperatura, para unirse a centros de recepción u hoteles. Algunos han probado suerte al otro lado del río, sin garantía de éxito. Otros han preferido quedarse, por temor a perder su lugar en el sistema no oficial de listas de espera que los migrantes han puesto en marcha para convencer a los agentes fronterizos estadounidenses de que los reciban de acuerdo con su orden de llegada.

Según una investigación de varias universidades del norte de México, el 60% de las familias esperan pacientemente en tiendas de campaña. Pero más de una cuarta parte de ellas, ni siquiera cuentan con este “lujo” y están obligadas a dormir al raso.

Las autoridades mexicanas advierten a los migrantes no caer en la trampa de estafadores que les ofrecen visas humanitarias falsas.

La Prensa


VOLVER

Más notas sobre el tema