Jóvenes costarricenses logran el primer lugar en competencia astronáutica internacional

Jóvenes ticos logran el primer lugar en competencia astronáutica internacional

Un equipo de estudiantes del Tecnológico de Costa Rica (Tec), logró el primer lugar en la categoría A de la competencia internacional Mission Idea Contest (MIC), que es organizada por el Consorcio de Universidades en Ingeniería Espacial (UNISEC).

El grupo, compuesto por once estudiantes y tres docentes, desarrolló un proyecto para realizar un estudio de control biológico en condiciones de microgravedad y radiación sobre el hongo causante de la enfermedad conocida como el ‘Mal de Panamá’.

La fase final de la competencia se realizó en Japón. Durante esta etapa los estudiantes tuvieron que presentar su propuesta, conocida como Musa, ante un jurado internacional, experto en temas de astronáutica. Esta es la sexta edición del certamen, que se enfoca en proyectos desarrollados a nivel universitario y que se puedan llevar a cabo en la Estación Espacial Internacional (EEI).

Los costarricenses lograron el primer puesto de la categoría A del concurso, así como otro reconocimiento de la Academia Internacional de Astronáutica (IAA), para que el documento de la propuesta sea publicado.

Para llegar a la cima, los estudiantes del Tec tuvieron que vencer a iniciativas provenientes de Indonesia, Italia, Argentina, Tailandia, Bulgaria y Japón. Además, de un grupo de la Universidad de Costa Rica (UCR).

“Creemos que es una noticia importante porque somos la primera universidad latinoamericana en ganar este concurso. Además, exponemos lo que los centros de enseñanza superior estatales estamos haciendo en investigación ante esta amenaza a la producción y economía nacional”, expresó el profesor tutor del proyecto e investigador William Rivera, en un comunicado de prensa difundido por el Tec.

Los ganadores del primer y segundo lugar de este certamen reciben fondos de un 25% y 10%, respectivamente, para hacer realidad sus misiones al espacio.

La meta de los estudiantes es volver realidad su sueño y llevar el experimento hasta el espacio, así lo expresaron a La Nación el pasado 7 de noviembre en una entrevista. Para ello, se han asesorado con expertos y han hecho contactos con empresas para hallar las mejores condiciones que les permitan cumplir la meta.

El proyecto busca probar la efectividad de un microorganismo común llamado trichoderma, en condiciones de microgravedad, para suprimir el crecimiento del hongo, a través de diferentes mecanismos moleculares.

La raza 1 del hongo fusarium oxysporum es la causante del ‘Mal de Panamá’, una enfermedad que golpeó con fuerza en los años 50, los cultivos de banano Gros Michel, el que más se plantaba en aquellos años y que debió ser reemplazado por el Cavendish, la fruta que el país exporta en la actualidad.

Los ticos también diseñaron un equipo mecánico para transportar las nueve muestras y albergar la interacción entre fusarium y trichoderma.

Se trata de un cubo de 10x10x10, que opera completamente de manera automatizada. Si no fuera así tendrían que pagar por el tiempo de los astronautas en la EEI, lo que elevaría los costos.

Nación


VOLVER