México: capturan en EEUU a García Luna, exsecretario de Seguridad de Gobierno, por vinculos con el narcotráfico

Capturan a García Luna en EU por nexos con ‘El Chapo’

Genaro García Luna, quien fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública de México entre 2006 y 2012 –uno de los guerreros oficiales antidrogas más destacados y elogiados por Washington durante ese periodo–, fue arrestado en Estados Unidos bajo cargos federales de narcotráfico, corrupción y mentir a las autoridades estadunidenses.

García Luna fue detenido el lunes en Dallas, Texas, por agentes federales bajo los cargos emitidos por la fiscalía federal en Nueva York el 4 de diciembre, que lo acusa de conspiración para traficar cocaína y mentir ante autoridades estadunidenses.

Un juez en Dallas, ante el cual se presentó ayer por primera vez el acusado, citó para el próximo martes a audiencia sobre su detención. Los fiscales encargados del caso solicitan el traslado del detenido a Nueva York con la finalidad de que enfrente los cargos ante el mismo tribunal federal donde su enjuició a Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

“El acusado abusó de sus puestos oficiales… para ayudar al cártel de Sinaloa a traficar cocaína a Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York. A cambio de sobornos multimillonarios, permitió que el cártel de Sinaloa –una de las organizaciones criminales más grandes y violentas del mundo– operara con impunidad en México. Hasta hoy lucra de sus delitos y ha mentido sobre ello a Estados Unidos en su intento de obtener la ciudadanía estadunidense”, resumió el fiscal federal Richard Donoghue al solicitar ante tribunales el encarcelamiento de García Luna hasta la fecha en que se dé inicio a su juicio.

Donoghue anunció este martes públicamente los cargos. Detalló que “García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa de El Chapo Guzmán mientras controlaba la fuerza de la Policía Federal y era el responsable de la seguridad pública en México”.

De acuerdo con la acusación formal y otros documentos registrados ante el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York, García Luna, mientras ocupaba altos puestos de gobierno entre 2001 y 2012, recibió “decenas de millones” de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa a cambio de otorgar protección a sus actividades, entre ellas el traslado de drogas, información de agencias de seguridad pública sobre sus investigaciones, así como de otros cárteles rivales.

En dos ocasiones, afirma el gobierno estadunidense, el cártel de Sinaloa entregó personalmente pagos de soborno a García Luna en maletines que contenían entre 3 y 5 millones de dólares en efectivo. Según documentos financieros obtenidos por el gobierno de Was-hington, cuando el acusado se mudó a Estados Unidos en 2012 tenía una fortuna personal millonaria.

De acuerdo con pruebas en poder de las autoridades estadunidenses, con la asistencia corrupta de García Luna el cártel de Sinaloa “condujo su actividad criminal en México sin interferencia significativa de las fuerzas de seguridad pública mexicanas e importó cantidades de multi-toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos”, escribe el fiscal Donoghue en los documentos presentados al tribunal en Nueva York.

Gran cantidad de la evidencia en el caso proviene o se reveló durante el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán que se realizó a finales de 2018 y principios del año en curso en el mismo tribunal en que ahora se presentaron los cargos contra García Luna, revela la fiscalía.

Por ejemplo, el testimonio de Jesús El Rey Zambada –hermano del líder del cártel de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada–, quien detalló los sobornos multimillonarios que pagaron a García Luna a mediados de la década de 2000, incluyendo dos pagos específicos de entre 3 y 5 millones de dólares en efectivo personalmente entregados al acusado.

Más aún, los cargos señalan que García Luna, al mentir sobre su actividad corrupta al solicitar la naturalización en Estados Unidos en 2018, cometió otro delito grave.

García Luna, de 51 años de edad, y recientemente residente en Florida, enfrenta condenas potenciales de un mínimo de 10 años de prisión a un máximo de cadena perpetua por los cargos de conspiración por narcotráfico.

El fiscal Donoghue elogió a las autoridades federales al señalar que el arresto de García Luna “demuestra nuestra determinación para llevar a la justicia a aquellos que ayudan a los cárteles a infligir daño devastador sobre Estados Unidos y México, sin importar los puestos que tenían cuando cometieron sus delitos”.

Excelsior


García Luna cobijó el trasiego de cocaína y recibió sobornos millonarios

Genaro García Luna también es investigado en México por delitos federales, confirmó la Fiscalía General de la República (FGR) horas después de la aprehensión en Estados Unidos de quien fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el sexenio de Felipe Calderón.

La FGR señaló que tiene una carpeta de investigación abierta contra García Luna por su probable responsabilidad en los ilícitos de “conspiración para traficar cocaína, declaraciones falsas a autoridades judiciales federales, cohecho, coparticipación en diversos delitos contra la salud, delincuencia organizada y otros”.

Fuentes federales señalaron que autoridades de primer nivel de ambos países comenzaron a intercambiar información sobre las actividades criminales de García Luna violatorias de leyes federales tanto de México como de Estados Unidos.

Esta colaboración incluyó el intercambio de los indicios de prueba recabados en ambas naciones con el fin de apoyar las causas penales que se le fincarán.

La FGR explicó que en su indagatoria “está incorporando las investigaciones y las pruebas que han diligenciado las autoridades de Estados Unidos”.

Agregó que el intercambio de información se realiza por conducto de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), misma vía por la cual se solicitará la extradición de García Luna, “en el momento procesal oportuno”.

Una vez que se termine de integrar la carpeta de investigación, la FGR solicitará a un juez de control una orden de aprehensión con fines de extradición del ex secretario de Seguridad, que podrá ejecutarse luego de que García Luna cumpla la sentencia que eventualmente se le dicte en tribunales estadunidenses.

Durante el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán Loera en una corte de Nueva York, se presentaron diversas investigaciones y testimonios, entre ellos el de Jesús El Rey Zambada, que señalaron la entrega de sobornos a diversos ex funcionarios mexicanos, estos datos fueron requeridos por la FGR con el propósito de corroborar sus propias indagatorias.

Sin embargo, la investigación revelada por la FGR no es la única denuncia contra García Luna.

Desde 2007, el abogado Eduardo García Valseca interpuso una denuncia contra el ex funcionario porque se negó a investigar el secuestro del cual fue víctima. También la ciudadana francesa Florence Cassez lo acusó de haber violado sus derechos consulares cuando fue detenida en noviembre de 2005. Incluso quien fuera coordinador de despliegue regional de la Policía Federal (PF), Javier Herrera Valles, lo acusó por violación a sus derechos humanos.

Durante su paso por la PF, García Luna fue señalado por varias irregularidades, entre ellas el desvío de fondos en la adquisición a sobreprecio de un avión de la extinta aerolínea Mexicana de Aviación, que se utilizó para transportar policías.

También se hizo pública su estrecha relación con organizaciones civiles, como Alto al Secuestro y Causa en Común, a las cuales pagaba por asesorías e incluso colocó en la nómina a familiares de quienes dirigían esos grupos.

Pese a todos esos señalamientos, en mayo de 2013 La Jornada publicó una investigación donde se reveló que la entonces Procuraduría General de la República nunca abrió una averiguación previa contra Genaro García Luna.

La Jornada


Caso García Luna no se utiliza para atacar a Calderón: López Obrador

Tras la detención en Estados Unidos del exsecretario de Seguridad Pública Federal (2006-2012) Genaro García Luna, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó en claro que su gobierno no busca aprovechar este caso para atacar a su antecesor Felipe Calderón Hinojosa.

“No quiero que se piense que nosotros aprovechamos esta circunstancia para atacar al expresidente Calderón, aun con todo el daño que nos hizo y no sólo a mí, sino al país, y todo comenzó con el fraude electoral. La justicia la encargada de resolver el asunto”, aseveró.

Lo anterior, después de que tras conocerse la aprehensión, el exmandatario publicó en redes sociales que “desconocía por completo” las imputaciones contra el que fue su funcionario en materia de seguridad, por lo que, dijo, espera se aplique la ley.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades de Estados Unidos, entre 2001 y 2012 (durante los sexenios de Vicente Fox y Calderón Hinojosa), García Luna recibió millones de dólares del Cártel de Sinaloa a cambio de protección para el tráfico de drogas y la trata de personas.

Además, en el juicio de Joaquín, El Chapo, Guzmán, en noviembre pasado en Estados Unidos, se señaló no sólo a García Luna de tener vínculos con el narcotráfico y de obtener sobornos del cártel de Sinaloa, también al expresidente de México.

“Se va a saber porque está en curso la investigación. García Luna declarará, también testigos, se tiene que ver si hubo dinero de por medio Se tiene que demostrar quién recibió el dinero, a dónde fue el mismo, cómo se repartió, seguirle la pista y conocer la verdad, pero no podemos nosotros adelantar ningún juicio.

“Es una derrota de un régimen autoritario y corrupto, es un elemento de prueba de que ese modelo fracasó”, comentó.

López Obrador destacó que la Fiscalía General de la República (FGR) trabaja en la integración de una carpeta de investigación contra García Luna y que una vez concluya ésta se solicitará a un juez de Control el complementar una orden de captura.

Aprovechó para aclarar que la visita del procurador General estadunidense, William Barr, no se respecto a la captura en Texas del también exdirector de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Excelsior


Una relación de 17 años con el narco, testimonios y sobornos: las claves del caso contra García Luna

El gobierno de los Estados Unidos afirma tener pruebas que documentan la presunta colaboración y complicidad del exsecretario de Seguridad Pública de México Genaro García Luna con actividades del crimen organizado, desde que ocupó cargos públicos en 2001 hasta el año pasado, cuando ya vivía en Florida donde intentó ocultar sus presuntas acciones delictivas.

Se trata de una investigación iniciada mucho antes de que se hicieran públicos los supuestos sobornos que habría recibido el exfuncionario en el publicitado juicio contra el Chapo en Nueva York.

De comprobarse en un juicio, las acusaciones significarían que la colaboración de García Luna con el narcotráfico como funcionario público ocurrió en los gobiernos de los expresidentes Vicente Fox y de Felipe Calderón, donde se desempeñó como Director de la desaparecida Policía Judicial Federal, Jefe de la Agencia Federal de Investigaciones, y finalmente Secretario de Seguridad Pública Federal.

Fue un trámite para obtener una ciudadanía lo que permitió al Departamento de Justicia de ese país cerrar la pinza sobre el alto exfuncionario mexicano, quien fue detenido la noche de este 9 de diciembre por agentes federales en Texas.

A continuación, Animal Político presenta los puntos clave en torno al caso que ha llevado a prisión a quien fuera una de las principales figuras centrales del gobierno mexicano en el combate al crimen organizado en la década pasada.

La acusación y las sospechas

El Gran Jurado acusó formalmente a García Luna ante la Corte de Brooklyn, en Nueva York, de haber participado activa y premeditadamente de 2001 a 2018 en presuntas actividades ligadas al narcotráfico. Su rol no fue el de un actor aislado, sino como supuesto miembro de una conspiración para cometer los crímenes cuando era funcionario, a lo que siguió un periodo de encubrimiento y aprovechamiento de los recursos obtenidos ilícitamente tras dejar el servicio público.

Se trata de una imputación grave, similar a lo que en México se tipifica como delincuencia organizada, pues implica la colaboración con otras personas en una red delictiva.

Las fuentes consultadas indicaron que la agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA), el Buró Federal de Investigaciones (FBI), entre otras autoridades, cuentan con reportes que evidencian un nexo de García Luna con el crimen organizado desde que este fue jefe de la desaparecida Policía Judicial Federal a principios de siglo, la que luego se transformó en la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

La función de García Luna —en su periodo como funcionario público— era la de un presunto facilitador para que grupos delictivos, primordialmente el Cártel de Sinaloa, pudieran desarrollar sus actividades ilícitas. Esta colaboración se habría mantenido en diversos momentos de la carrera en el servicio público del exfuncionario, que concluyó en 2012.

Esta aparente complicidad le habría significado a la organización criminal la obtención de un “salvoconducto” para realizar sus actividades ilícitas (mientras otros grupos eran perseguidos y desmantelados) y al mismo tiempo obtener información sensible de investigaciones de otras autoridades mexicanas y extranjeras que pudieran afectar sus operaciones.

Tras dejar el gobierno mexicano, el exfuncionario se trasladó al estado de Florida y puso en marcha diversos negocios. El gobierno estadounidense presume que la colaboración con el crimen continuó durante este tiempo de forma oculta, en posibles actividades de lavado de dinero o blanqueo de activos, entre otros.

Se presume, además, que su estancia en la ciudad de Miami fue presuntamente financiada con recursos provenientes de las actividades ilícitas.

Una investigación periodística de la cadena Univision evidenció que García Luna habitaba una mansión de cuatro baños, cuatro cuartos con embarcadero propio en Golden Beach, Florida, valuada en 3.3 millones de dólares. Además, contaba con otro pent-house de lujo valuado en 2.3 millones de dólares, en Aventura, Florida. Dichos inmuebles son propiedad de una empresa israelí a la que García Luna habría facilitado información confidencial.

Por ahora la acusación ya consignada ante la Corte se ha concentrado en los cargos de narcotráfico, pero el Departamento de Justicia mantiene otras investigaciones en desarrollo por diversos delitos.

Las pruebas

De acuerdo con las fuentes que conocen de las investigaciones, el cargo de conspiración para cometer narcotráfico evidencia que el Departamento de Justicia cuenta con varias pistas importantes en contra del exfuncionario mexicano.

Animal Político


VOLVER