México: el gobierno convoca al diálogo a la canciller de facto de Bolivia

Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe
6

Llama México a Bolivia a diálogo urgente y directo para resolver conflicto

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga llamó a la canciller del gobierno de facto de Bolivia, Karen Longaric a abrir un canal de comunicación directo y personal para que cede el hostigamiento a la la Embajada y Residencia Oficial de México.

En un mensaje a medios efectuado en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el funcionario expresó: “le propongo que incluso nos encontremos en un país intermedio geográficamente dada la cantidad de trabajo que ambos tenemos y con el propósito de encontrar una ruta que, mediante el diálogo, y la diplomacia se pueda llegar a cerrar este episodio”.

Reiteró que la Embajada y Residencia amanecieron con 50 personas civiles, policiales y militares, en más de 10 vehículos.

Por la mañana el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard Casaubon presentará ante la Corte Internacional de Justicia un recurso jurídico por violación de operaciones diplomáticas por el asedio a las oficinas diplomáticas mexicanas en Bolivia.

Sobre el tema, consultor jurídico de la Cancillería, Alejandro Celorio, explicó que con este recurso “buscamos que cesen los actos intimidatorios”.

Detalló que primero se solicitarán medidas provisionales para evitar que “nadie ingrese a nuestra sede diplomática sin razón”. Si bien, dijo, el Estado Boliviano debe garantizar seguridad, ello “sin atentar contra la dignidad y la libertad. Una cosa es garantizar la seguridad y otra es hostigar”.

Por su parte, el director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la SRE, Efraín Guadarrama informó que la reunión solicitada con la encargada de negocios de la embajada de Bolivia, fue cancelada por la administración boliviana.

La Jornada


Cancillería de Bolivia acepta diálogo con México, pero con respeto y sin injerencia en la política interna del país

La ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, informó esta jornada que aceptan el diálogo propuesto por el subsecretario de Relaciones Exteriores de México para América Latina y El Caribe, Maxiliano Reyes, pero condicionó que ese encuentro sea con su par, Marcelo Ebrard.

“Lo que yo quiero decirle es que Bolivia está dispuesta a tener relaciones amistosas y diálogo fluido con México, pero siempre en el marco del respeto y la no injerencia en temas políticos internos”, dijo la autoridad en entrevista con un medio mexicano.

Instó a bajar el tono en esta confrontación, que considera “innecesaria”, resaltando que la administración de Andrés Manuel López Obrador vuelva a priorizar la diplomacia ante la tensión que surge por la permanencia de nueve exautoridades del MAS en ambientes de la residencia de la embajada mexicana en La Paz.

Tuit de Cancillería:

El vicecanciller mexicano instó a Bolivia a “abrir un canal de comunicación directo e incluso personal, cuando lo estime y ojalá sea lo más pronto posible en un país intermedio geográficamente”.

Denuncia contra Bolivia

Este jueves el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, anunció interpondrá una denuncia contra la administración transitoria de Jeanine Áñez ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el “asedio” a sus instalaciones diplomáticas en la urbe paceña.

El Gobierno interino respondió que la solicitud de refuerzo al resguardo a sus dependencias fue realizada en tres oportunidades por la propia embajada, negando que se incurra en algún delito y considerando injustificada la acción del presidente López Obrador.

El Deber


México denuncia a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el asedio a la Embajada

Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, informó que México presentará una demanda contra el Gobierno de facto en Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el asedio contra la Embajada de su país en La Paz y la residencia de la embajadora.

«Presentaremos recurso ante la Corte Internacional de Justicia para que el asedio policial y militar a las sedes de la Embajada de México en Bolivia sea suspendido. Demandamos respeto a la Convención de Viena y al Pacto de Bogotá en la materia», aseguró Ebrard.

En este sentido, en la conferencia de prensa matutina de este jueves, el canciller mexicano señaló que no existe precedente de un hostigamiento a una sede diplomática mexicana como el que ocurre actualmente en Bolivia, que incluye sobrevuelos con drones y toma de fotografías, así como más de 90 elementos de la Policía y el Ejército en las inmediaciones.

«Estamos estableciendo conexión con la comunidad internacional porque ni aún en los peores años de las dictaduras militares de los años de 1970 y 1980 se puso en riesgolas instalaciones de México y su residencia», dijo Ebrard.

La SRE explicó que México interpuso la demanda luego de que Bolivia violó sistemáticamente la Convención de Viena, en la que se establecen los mecanismos internacionales para otorgar asilo a perseguidos políticos.

«Es uno de los pocos casos en que hemos hecho algo así, de manera que será un caso muy relevante», agregó.

Medidas de emergencia y apoyo internacional

Asimismo, Ebrard señaló que por el momento México no tiene previsto cerrar su Embajada en Bolivia, puesto que existen cerca de 10.000 mexicanos en aquel país y el cierre pondría en riesgo a la población asentada en suelo boliviano.

«Lo haríamos como un último recurso, esperemos no lleguemos hasta allá», dijo Ebrard. «Es un atropello y eso no lo vamos a permitir nunca a ningún país», agregó.

La Cancillería mexicana anunció que al momento se encuentran en su sede diplomática de La Paz nueve bolivianos que solicitaron asilo. De ellos, cuatro tienen orden de aprehensión dictada por el Gobierno de facto de Bolivia.

Además, Ebrard informó que al menos 29 países se han comunicado con la Embajada de México en Bolivia o la Cancillería mexicana para manifestar su preocupación por el acoso a las sedes diplomáticas.

Entre los países que han manifestado su preocupación se encuentran naciones de la Unión Europea y «casi todos» los países de América Latina.

También se comunicó que ya se tiene un plan de emergencia en curso, pero la Cancillería mexicana se reservó la información dado el comportamiento del Gobierno de facto boliviano.

Finalmente, Ebrard descartó que por el momento México vaya a retirar a su personal diplomático en Bolivia o vaya a expulsar a diplomáticos bolivianos en territorio mexicano.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no reconoce a Jeanine Áñez como mandataria de Bolivia. De hecho, México ofreció asilo político a Evo Morales tras el golpe de Estado en su contra. Actualmente, el presidente depuesto vive refugiado en Argentina, en donde prepara el camino para el próximo candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) de cara a las elecciones presidenciales del 2020.

La Época


Bolivia reitera que México viola tratados; dejará que el impasse diplomático se resuelva en la CIJ

Minutos después de que el gobierno de México anunciara que presentará ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) un recurso contra Bolivia por “violación de obligaciones diplomáticas”, el Ejecutivo boliviano respondió que la violación de tratados internacionales es responsabilidad de la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y anunció que dejará que el impasse diplomático se resuelva en ese tribunal internacional.

En conferencia de prensa, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, rechazó que Bolivia incumpla acuerdos internacionales al desplegar efectivos de la Policía en inmediaciones de la embajada y de la residencia de México en La Paz, ya que lo hace sin invadir espacio territorial de esa legación.

Argumentó además que lo hizo para preservar la seguridad de esas edificaciones y de sus ocupantes, ante información de que se organizaba una movilización social que pretendía incluso incendiar esas dependencias para sacar al asilado exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, procesado en el país por sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo.

“Nuestra obligación, como gobierno de Bolivia, y la orden que tenemos de la presidenta Jeanine Áñez, es dar todo el resguardo a las embajadas, a los diplomáticos (…) La verdad es que nos cuesta entender por qué se quejan de que cuidemos la residencia, porqué se quejan de que cuidemos la salud de sus alojados y la salud de la misma embajadora, incluso llegando a faltar a la verdad”, afirmó.

Con esta última parte se refirió a las versiones que circularon sobre una supuesta requisa policial al vehículo de la embajadora mexicana María Teresa Mercado, extremo que fue descartado por la autoridad. “Cosa falsa…nunca sucedió”, afirmó.

Murillo dijo que, contrariamente a las acusaciones que el gobierno mexicano lanza contra la administración de la presidenta Áñez, la gestión de AMLO es la que vulneró tratados internacionales al permitir que, durante su permanencia en ese país, Morales continúe realizando declaraciones políticas para desestabilizar a Bolivia.

“Nos parece que el único que ha permitido que se violen los tratados y las convenciones ha sido el gobierno mexicano cuando le ha dado refugio al señor Evo Morales, terrorista confeso por haber mandado a asesinar al pueblo de Bolivia, haberle quitado la comida. Ellos le han permitido que haga declaraciones políticas, violando los tratados internacionales”, aseveró.

Ratificó que continuará el operativo de resguardo a las dependencias diplomáticas de México, “pese a que la embajada mexicana está resguardando a algunos delincuentes buscados por la justicia boliviana”.

Sobre el anuncio de un recurso contra Bolivia ante la CIJ, dijo que en la eventualidad de que realmente se instale un proceso será allí donde se determine qué país es el que viola los tratados.

“Hoy nos amenazan con llevarnos a la CIJ, allá nos veremos, allá nos veremos con mucho gusto y veremos quienes han violado los tratados, nosotros protegiendo la embajada y la residencia o ellos permitiendo que el señor Morales haga lo que le dio la gana, violando los tratados internacionales”.

La Razón


La Policía Boliviana pide a México entregar a exministros procesados por la Justicia

La Policía Boliviana pidió este jueves a México entregar a los dos exministros procesados por casos de sedición y terrorismo y ratificó que no moverá a sus efectivos, entre ellos personal de Inteligencia, de la Residencia y la Embajada de México en La Paz, capital gubernamental de Bolivia.

Se trata de los exministros de la Presidencia Juan Ramón Quintana y de Culturas y Turismo Wilma Alanoca, para quienes la Fiscalía emitió órdenes de aprehensión por casos de sedición y terrorismo y la fabricación de bombas molotov, respectivamente.

Ambos están en la legación diplomática entre casi una decena de exautoridades y exfuncionarios del gobierno de Evo Morales, asilado en México hasta hace un par de semanas y ahora con trámite de refugio en Argentina.

Los responsabilizan de alentar las protestas en contra del nuevo gobierno de Jeanine Áñez tras la renuncia del exmandatario, el 10 de noviembre. El caso ha elevado las tensiones entre ambas naciones.

“Estamos con relevos, estamos vigilando las 24 horas con el único fin de dar cumplimiento a las órdenes de apremio que se tienen emitidas por el Ministerio Público”, señaló el comandante departamental de La Paz, coronel Julio Cordero, en una entrevista con la red RTP.

El jefe policial aseguró que con ese fin la fuerza solo se limita a cumplir su “trabajo policial netamente” en el marco constitucional y sin otro interés.

“Más bien invitar a las autoridades de México de que conminen, entreguen a estas dos personas que se encuentran con mandamiento de apremio y que rindan ante la Justicia y los puedan entregar”, indicó el jefe policial paceño.

En una entrevista en la red Unitel, Cordero volvió a pedir al país norteamericano “colaborar con la Justicia boliviana”.

“En vez de recibir cooperación lo único que hemos recibido son declaraciones excesivas y hasta mentirosas de incumplimiento de tratados”, reclamó este jueves el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, en otra entrevista en la red Unitel.

El martes, Santamaría remarcó que el operativo en las legaciones diplomáticas mexicanas está enmarcado en el ejercicio de “nuestra soberanía” y anunció que “hemos tomado las previsiones necesarias para que los dispositivos de seguridad rastreen y detecten inmediatamente cualquier ayuda y complicidad para coadyuvar a que los fugitivos abandonen el país”.

Para el Gobierno de México esa medida representa “hostigamiento y amedrentamiento”. Denunció que a la fecha “existe un cerco policial que registra el movimiento de las personas que entran y salen de los recintos diplomáticos mexicanos”.

Asimismo, a través de un comunicado fechado el miércoles 25 de diciembre, reclamó que “agentes realizan grabaciones y han intentado detener el libre tránsito de la embajadora de México y del personal diplomático, mientras que oficiales motorizados siguen los desplazamientos de vehículos oficiales”.

Cordero aseguró que “no es un cerco, es una vigilancia” y descartó que la Policía haya intentado intervenir el vehículo de la diplomática mexicana puesto que, aseguró, solo se hace vigilancia externa.

Detalló que esa labor tiene un “personal suficiente”: unos 16 efectivos en la embajada y otra cifra similar en la residencia.

“Estamos preparados y estamos listos, vamos a continuar en el lugar, tenemos que dar cumplimiento a los mandamientos de apremio; en todo caso, si no lo hacemos sería incumplimiento de deberes”.

La Razón


VOLVER
Más notas sobre el tema