Nicanor Moscoso, del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica: “En Dominica no existió ningún reclamo de los candidatos perdedores”

Entrevista a Nicanor Moscoso, del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica

Por Pedro Brieger, director de NODAL

El viernes 6 de diciembre se realizaron elecciones generales en Dominica, un pequeño país del Caribe, para renovar los 21 escaños del Parlamento. El primer ministro del Partido Laborista de Dominica (PLD), Roosvelt Skerrit, buscaba un nuevo mandato y obtuvo más del 80 por ciento de los votos. En los días previos, la oposición cuestionó el sistema electoral con el apoyo de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). El gobierno públicamente denunció la injerencia de la OEA para desestabilizar y Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas, acusó a Almagro de ser enemigo de las fuerzas democráticas en la región. En estas elecciones hubo varias delegaciones de observadores internacionales, entre ellas la del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA) que reúne a un conjunto de magistrados y expertos en temas electorales. Nicanor Moscoso, del CEELA, expresidente del Tribunal Supremo Electoral del Ecuador, en diálogo con NODAL analizó el resultado y la importancia de las elecciones en el contexto latinoamericano y caribeño.

¿Qué balance hace de las elecciones y del resultado?

Nuestro informe detalla en forma sistematizada cada uno de los pasos que se dan para la votación y todos ellos se cumplieron con excelencia. Los escrutinios no recibieron cuestionamiento de los delegados de mesa de los partidos quienes aceptaban en cada mesa los resultados ya que contaban los votos en conjunto con los miembros de mesa. La transmisión de resultados fue eficiente e inmediata y en donde existían dudas se realizaron las revisiones respectivas. No existió ningún reclamo formal ni informal de los candidatos perdedores. El primer ministro va a acometer en mejoramientos del sistema de identidad y a proponer reformas políticas y electorales que para futuro garantizará más aún su sistema democrático. Es interesante también que el primer ministro ha invitado al CEELA a ser parte de esas reformas. El país está en paz y trabajando como siempre, y hemos visto a tres buques cruceros con muchos turistas llegando a esa hermosa isla.

¿Cuál fue la misión del CEELA en Dominica y cómo fue el proceso electoral en dicho país?

Dominica está en el Caribe donde hay países pequeños a los que -a veces- no se les concede mayor importancia dentro de la región.  Pero si miramos lo que significa cada país en el contexto internacional, en las decisiones internacionales, veremos que tienen un voto igual que un país que pueda tener treinta o cuarenta millones de habitantes.

Como miembro del CEELA recibimos de parte del primer ministro de Dominica y de su Consejo Electoral la invitación para que participemos observando las elecciones en un país que tiene cerca de 80.000 habitantes. Para quienes manejamos elecciones de 10, 15, 20 o 30 millones de habitantes resulta fácil, pero mientras más pequeña es la población más grandes son los problemas porque las personas tienen como confrontarlo, no solo frente a los medios de comunicación sino personalmente. Hay una relación muy personal y eso se lo ve en el momento de las elecciones. Parece un vecindario que está votando y donde cada persona conoce muy bien a sus candidatos y políticos porque lo viven de cerca, los tienen cerca, no existe esa lejanía que tienen en países con millones de habitantes.

¿Por qué la Organización de Estados Americanos le dio tanta importancia a este proceso electoral?

Cada uno de los países es importante. Cuando se dieron las elecciones en Argentina todo el mundo estaba pendiente cuál tendencia iba a ganar porque era una pugna internacional de ver el resultado. Acabamos de ver el resultado en Uruguay, todo el mundo está pendiente de lo que pasa en cada uno de los países y más después de lo que pasó en Bolivia. Eso hace que cada elección se la peleen internacionalmente tanto las tendencias políticas progresistas como las neoliberales, que tienen gobiernos plenamente identificados. Quienes toman la voluntad de elegir una de las dos opciones son los pueblos. Lo importante es que los sistemas estén adecuados para que los pueblos puedan tomar su decisión y esa decisión se refleje en los resultados que luego se dan. En ese contexto hay que tomar en cuenta que pronto tendremos elecciones de candidato a secretario general de la OEA y sea quien sea el candidato, va a estar siempre una lucha de las tendencias políticas que la región está teniendo con una connotación mucho más profunda después de los acontecimientos que hemos visto en Ecuador, Bolivia, Chile o Colombia. Será una disputa voto a voto para lo que serán las próximas elecciones de la OEA.

Lamentablemente nuestros políticos, principalmente de derecha en Latinoamérica, han asumido la costumbre de acudir a la OEA buscándola como aliada para el momento en que perdiendo por margen estrecho les sirva para descalificar las elecciones.  Esto causa un desastre político en los países, lo acabamos de ver en Honduras y en Bolivia. Eso no puede continuar así

¿En el caso de Dominica, cuáles fueron los cuestionamientos que hubo respecto del proceso electoral y la forma de votar? 

Dominica tiene 40 años de vida como país independiente organizándose y tiene sus particularidades para organizar su elección. Existe una boleta, un padrón, el secreto, la participación de la ciudadanía, los partidos políticos en sus respectiva mesas de votación y así las cosas se dan como se dan en los demás países. Siempre cuando se quiere cuestionar una elección y un sistema debido a los posibles resultados y alguna de las tendencias lo quiere opacar o descalificar anticipadamente, empiezan a buscar cambios para la elección. Si con ese mismo sistema gana el de su preferencia, aplauden, pero si pierde el de su preferencia, consideran que el sistema no es el adecuado. Y cada país usa un sistema diferente. Argentina, utiliza papeletas que en cualquier otra parte de Centroamérica y Suramérica sería imposible, pues hay boletas únicas con una seguridad que parecen de billete de dólar. Argentina tiene un sistema que funciona así y la dirección de elecciones es parte del Ministerio del Interior, es decir que las elecciones las hace el gobierno. Esto ni siquiera se puede pensar en otro país, pero así se maneja Argentina y tiene éxito en sus elecciones.  En el caso de Dominica se buscó cuestionar cualquier cosa con el propósito de descalificar el resultado. Si es que el resultado les gusta, ha funcionado el sistema, y si no le gusta hay que hacer cambios.

Los observadores debemos entregar el informe solo a las autoridades y ellas aprobarlos o no ya que los mismos pueden tener errores de buena o mala fe que si son publicados. Pronto los organismos electorales al verse amenazados por esta situación no van a aceptar la observación internacional como es en Chile, México, Uruguay y Argentina.


VOLVER