Periodistas secuestrados en Colombia: familiares denuncian secuestro en Ecuador

152

Familiares de periodistas asesinados niegan que el ingreso a Colombia haya sido voluntario

Familiares del equipo periodístico de El Comercio secuestrado y asesinado en 2018 por una disidencia de las FARC negaron este lunes que sus seres queridos ingresaran en Colombia de forma voluntaria, como ha sugerido el canciller, José Valencia.

Según un comunicado titulado “Las dos caras del Gobierno Ecuatoriano”, los allegados del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y al conductor Efraín Segarra, del diario El Comercio de Quito, afirman que “todas las pruebas de la investigación de la CIDH” indican que el equipo llegó hasta un punto de control en Ecuador donde se les permitió acercarse a la población.

“Las mismas declaraciones e informes de las autoridades locales confirman que el equipo llegó hasta el punto de control antes de Mataje, en donde recibieron permiso de las fuerzas de seguridad para acercarse a la población, en territorio ecuatoriano”, subraya el documento.

Cita además declaraciones de los testigos detenidos en Colombia y las evidencias dejadas por los miembros del equipo periodístico, que “comprueban que su paso al vecino país no fue de ninguna manera voluntario, como intenta posicionar el Canciller”.

El titular de Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador indicó en Ginebra a una agencia de noticias que los miembros del equipo cruzaron de forma “voluntaria” al territorio colombiano y que “no pidieron permisos a las autoridades para ingresar a territorio colombiano y (…) cuando llegaron allá fueron capturados y finalmente fueron asesinados”.

Aseguran los familiares que Valencia “hace aseveraciones sin sustento y que chocan con todas las evidencias presentadas por la CIDH y obtenidas de las mismas autoridades locales”.

Y aclaran en el comunicado que “lamentablemente, no nos sorprende la actitud del Gobierno frente al caso”.

“No es la primera vez que intentan responsabilizar a las víctimas por sus malas políticas públicas de seguridad y el abandono estatal de la frontera norte”, agrega la nota, que acusa a las autoridades de haber “intentado lavarse las manos” en el caso desde su inicio el 26 de marzo de 2018.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó el jueves pasado a Ecuador y Colombia adoptar “mayores esfuerzos”, como la creación de un equipo conjunto, para la investigación del asesinato del equipo a manos de disidentes de las FARC.

“La colaboración penal internacional entre los dos Estados involucrados requiere la adopción de mayores esfuerzos”, reza el informe del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) conformado para investigar el secuestro y posterior asesinato de los tres.

Ortega (36), Rivas (45) y Segarra (60) fueron secuestrados el 26 de marzo en 2018 en la zona de Mataje, en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas, donde recababan información para su medio sobre la inseguridad en la zona.

El equipo periodístico fue asesinado en Colombia el 7 de abril de ese año, de acuerdo a las autoridades de ambos países.

En su documento, los familiares señalaron que el informe de la CIDH “es claro” y que menciona que “Ecuador y Colombia también en parte, tiene una responsabilidad por las omisiones, la inacción y la descoordinación en su manejo del caso desde el inicio”.

El Mercurio


VOLVER

Más notas sobre el tema