Rejuvenecida política uruguaya – La Nación, Argentina

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Como se esperaba, el recuento de votos de las reñidas elecciones uruguayas fue rápido, ordenado y transparente, y no deparó sorpresa alguna al confirmar el triunfo de Luis Lacalle Pou, el joven candidato del Partido Nacional. El derrotado postulante del Frente Amplio, Daniel Martínez, lo reconoció de inmediato.

La diferencia final de votos fue de apenas el 1,3%. La experimentada compañera de fórmula de Lacalle Pou, Beatriz Argimón, se convertirá en la primera mujer vicepresidenta elegida por la ciudadanía en la historia de ese país.

Una jubilosa multitud se congregó en las calles de Montevideo para festejar con entusiasmo, como es tradicional, el regreso de los llamados “blancos” al poder político.

Lacalle Pou anticipó que conversará sin demoras acerca de la transición del poder con la vicepresidenta saliente, Lucía Topolansky, quien llegó a ese lugar tras la renuncia de Raúl Sendic, dos años atrás.

El cambio de partido de gobierno tuvo fundamentalmente que ver con la creciente inseguridad que sufren los uruguayos, el claro estancamiento de la economía y la consiguiente falta de inversiones, la renuncia del vicepresidente Sendic por acusaciones reiteradas de corrupción y la pérdida de nada menos que cincuenta mil puestos de trabajo, generada por la falta de confianza de los actores centrales de la economía en el gobierno del Frente Amplio. Todo esto se suma al preocupante crecimiento del déficit fiscal uruguayo, que se ubica en torno al 5% del PBI.

El nuevo presidente proviene de una familia con larga tradición política. Hijo de Luis Alberto Lacalle Herrera, presidente de Uruguay entre 1990 y 1995, y de la exsenadora Julia Pou, encarna, entre otros aspectos importantes, un recambio generacional. El presidente electo es también bisnieto de Luis Alberto de Herrera, una de las grandes personalidades política orientales del siglo XX.

El empresario Juan Sartori, derrotado rival de Lacalle Pou en las elecciones internas del Partido Nacional, es ahora senador electo y acompañará a Lacalle Pou en esta nueva instancia del rejuvenecimiento de la política uruguaya.

En sus primeras declaraciones públicas, el mandatario electo dejó dos definiciones que merecen ser destacadas. Calificó sin pruritos al régimen de Maduro como una “dictadura” y abogó por flexibilizar el Mercosur una vez fortalecidas las relaciones entre los países miembros. Dos gestos ejemplares que deberían imitarse del otro lado del Río de la Plata

La Nación