A 25 años de Beijing, las feministas de América Latina y el Caribe exigimos: ¡Basta de represión! ¡Basta de violaciones! ¡Basta de muertas! – Por Mabel Bianco, especial para NODAL

Chile, 25 de noviembre de 2019. Día Internacional de la Eliminación y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres - EPA/ALBERTO VALDES
58

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Mabel Bianco*

Del 27 al 31 de enero se realiza la XIV Conferencia Regional de la Mujer y la reunión preparatoria de la Comisión de la Condición de la Mujer -CSW-, que revisará los avances y dificultades en la implementación de la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Internacional, Beijing 1995. Ambas reuniones tendrán lugar en Santiago de Chile, en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En la Conferencia de Beijing se aprobó una Plataforma de Acción -PoA- de avanzada y muy ambiciosa. Fue un gran logro de la lucha de las mujeres feministas de todo el mundo. A 25 años de su adopción debemos reconocer que en la gran mayoría de los países no se ha logrado implementar totalmente, registrándose en algunos intentos de retrocesos preocupantes. También han ocurrido transformaciones sociales que hace 25 años no se consideraron, por eso esta celebración es un momento para revisar, adecuar y reforzar los avances que se plantearon en Beijing.

Una de las realidades que en nuestra región debemos considerar es el crecimiento sostenido de la desigualdad económica, social y política, que en estos últimos meses produjo los reclamos masivos que sacudieron a países con situaciones muy variadas e incluso en algunos casos que parecían muy estabilizados. Frente a estos reclamos la reacción de los gobiernos ha sido la represión violenta, el atropello a los derechos humanos de la ciudadanía y en el caso de las mujeres, el uso de la violencia de todo tipo, llegando a violaciones y al asesinato.

Por eso en esta Conferencia las feministas vamos a exigir que se eliminen en nuestros países estos modelos represivos y violentos que atacan especialmente a las mujeres y se considere el cambio del modelo económico y político para desterrar la desigualdad en que viven la mayoría de las mujeres y niñas. En lo económico exigimos que se cambie el modelo de explotación de los recursos naturales basado en el extractivismo por parte de empresas multinacionales que atentan contra el medioambiente, obligan al desplazamiento de grupos poblacionales, expropian los territorios y reprimen y matan a quienes los defienden, en su gran mayoría mujeres.

Además exigimos que se iguale el acceso a los beneficios del bienestar en lo relativo a la protección social, en el acceso a la atención de la salud, a la educación, a la vivienda y al trabajo con el goce de todos los beneficios sociales y no a destajo. En el campo del trabajo, las mujeres exigimos acabar la brecha laboral que, por las tareas del cuidado no remunerado que recaen sobre nosotras, genera que nuestros salarios se retrasen y por eso ganamos en promedio menos que los varones.

En la reunión del CEPAL, las feministas exigiremos un análisis que tenga en cuenta la profunda crisis que atraviesa la región y cómo nuestras débiles democracias ponen en riesgo nuestros derechos. Mujeres y niñas, personas trans y mujeres indígenas y afrodescendientes son víctimas de violencia de género, sobre todo en los países con graves conflictos. Pero también en aquellos donde hoy se vive en paz.

Las feministas de la región gritamos: #NiUnaMenos #AbortolegalSeguroyGratuito #NuestrosDerechosNoSeVulneran. No son solo hashtags. No son solo palabras impresas en carteles y viralizadas en las redes. Es la fuerza de las mujeres que interpela a la sociedad; exigimos paridad en todos los lugares de toma de decisión: en espacios públicos y políticos, en sindicatos y en los medios, para ejercer el poder e implantar un mundo más justo, igualitario, sin discriminaciones e inclusivo. #NiUnPasoAtras

*Presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer, Copresidenta del Comité de ONGs para la Condición de la Mujer de América Latina y el Caribe. Compiladora del Documento Alternativo de la Sociedad Civil de América Latina y el Caribe “Beijing+25: Luces y sombras”, en http://ngocswlac.org/


Los feminismos de América Latina y el Caribe comenzamos el camino hacia Beijing+25


Documento alternativo de la sociedad civil de América Latina y el Caribe Beijin+25: luces y sombras 


VOLVER