Argentina: Fernández honrará a víctimas del Holocausto y dialogará con Netanyahu, Putin y Macron

Alberto Fernández llegó a Israel para honrar a las víctimas del Holocausto y dialogar con Netanyahu, Putin y Macron

Por Román Lejtman

(Enviado especial a Jerusalén) Tras veinte horas de vuelo, 12 selfies con la tripulación y los pasajeros, y una larga charla con Axel Kicillof cuando el avión de Alitalia sobrevolaba África, Alberto Fernández llegó a Israel minutos antes de las 9 de la mañana para participar de la conmemoración del Día Internacional del Holocausto y mantener reuniones con Benjamín Netanyahu, Vladimir Putin, Emmanuel Macron y Reuven Rivlin.

El viaje fue tranquilo con excepción de algunos vaivenes que sufrió la aeronave cuando cruzaba el Océano Atlántico. La delegación presidencial, integrada por la primera dama Fabiola Yañez, el canciller Felipe Solá, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, el diputado nacional Eduardo Valdez y el vocero Juan Pablo Biondi, aprovechó las horas muertas para leer, ver viejas películas del cine italiano, un hit de Hollywood que protagoniza Brad Pitt e intercambiar chismes de palacio.

Los datos más comentados en la cabina de business fueron la conferencia de prensa del ministro Martín Guzman, la estrategia oficial del gobierno para aprobar sin obstáculos la ley de Renegociación de Deuda Externa que se tratará en Diputados y la posibilidad de enfrentar un “default selectivo” en los bonos de la provincia de Buenos Aires.

A Axel Kicillof, arquitecto político de la estrategia financiera que pospone el pago de un porcentaje del capital hasta mayo, se lo veía calmo y distendido. El gobernador tuvo tiempo de recordar viejas anécdotas del Nacional Buenos Aires junto al presidente y una señora mayor que conocía casi todos los secretos del Colegio ubicado a pocas cuadras de la Casa Rosada.

Pocos minutos después de la medianoche -hora del norte de África-, y cuando ya habían pasado los snacks de queso Gruyere, dulce de membrillo y castañas de Cajú, Juan Pablo Biondi recuperó internet en su celular y accedió a la centena de mensajes que se habían apiñado en su WhatsApp. El vocero presidencial revisó uno a uno sus mensajes y confirmó a Infobae que habría audiencia oficial entre Alberto Fernández y el premier israelí.

“Se ven el viernes a las 11 de la mañana, en el despacho de Netanyahu”, dijo Biondi con una sonrisa amplia que compensaba sus ojos achinados por el sueño y el jet lag.

El presidente y su comitiva se alojan en el King David, un legendario hotel de Jerusalén que en su momento fue el cuartel general de las tropas inglesas. Hacia fines de julio de 1946, la organización judía Irgún perpetró un ataque que causó más de 90 muertos. Fue la réplica trágica y asimétrica a la operación británica Agatha, que detuvo a miles de judíos que regresaban a su tierra para pelear por la creación del Estado de Israel.

A las 18:30 (cuatro horas menos en la Argentina), Alberto Fernández abandonará el King David y partirá hasta la residencia de Reuven Rivlin, presidente de Israel. En la residencia se ofrecerá una cena de Estado que el presidente argentino compartirá con Macron, Putin y el Rey Felipe VI, entre otros invitados especiales, si es que arribaron a Jerusalén.

Alberto Fernández deseaba encontrarse con Netanyahu, Putin y Macron. El presidente ya confirmó la bilateral con Netanyahu, es muy probable que mañana tome contacto con el presidente ruso y no se descarta en la delegación oficial que se corone la reunión con Macron. Sería un buen resultado diplomático, si se considera que hasta la semana pasada, Alberto Fernández había delegado en Solá este viaje histórico a Medio Oriente.

Infobae


La agenda de Fernández en su primer viaje como presidente

El presidente Alberto Fernández emprendió este martes su viaje a Israel, el primero al exterior desde su asunción, donde tendrá una breve estadía para participar en Jerusalén del Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo y mantener algunas reuniones bilaterales que se tramitaban a último momento.

Con una pequeña comitiva que lo escoltará, Fernández partió alrededor de las 14 en un vuelo de línea -vía Italia-, y su agenda en Israel comenzará el miércoles con la cena que se ofrecerá a los mandatarios llegados de todo el mundo para participar del Foro.

El viernes por la mañana, a las 10 de Israel (las 5 en Argentina), el presidente mantendrá una reunión bilateral con su par local, Reuven Rivlin.

Un día antes, el jueves, será el foro central de la visita de Fernández, en el Museo Yad Vashem, el Museo del Holocausto de Jerusalén, junto a otros líderes internacionales.

Las consecuencias del nazismo y la necesidad de que no se repita una tragedia de esas características será la cuestión central del encuentro, del que tomarán parte, entre otros, los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y de Rusia, Vladimir Putin, entre más de 40 mandatarios y miembros de la realeza.

Ya en noviembre la embajadora de Israel en Buenos Aires, Galit Ronen le hizo llegar a Fernández la invitación del gobierno local para participar de esta cumbre con líderes de todo el mundo.

Junto al presidente se subirán al avión su pareja, Fabiola Yañez; el canciller Felipe Solá; el designado embajador en Tel Aviv, Sergio Urribarri; el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi; y el diputado nacional Eduardo Valdés.

Además de Putin y Macron, participarán del Foro el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, la mayoría de los líderes de Europa, el príncipe de Gales y, claro, el anfitrión Rivlin.

Fernández será el segundo presidente argentino en visitar Israel, tras el viaje realizado por el entonces jefe de Estado Carlos Menem, en octubre de 1991.

Pocos viajes inaugurales de los últimos mandatarios argentinos fueron fuera de la región: Néstor Kirchner eligió en 2002 Brasil, para la firma de un acuerdo de integración; Cristina Fernández fue a Uruguay en 2007 para un encuentro del Mercosur y a Francia en 2011, y Mauricio Macri eligió Paraguay, también para una reunión del bloque regional del cono sur.

El viaje de Fernández será, además, apenas días después de que Buenos Aires respaldara, junto a representantes de otros 34 países, la llamada Declaración Ministerial IHRA2020, que reafirma el compromiso a nivel mundial para garantizar el recuerdo del Holocausto y aborda nuevas responsabilidades ante los desafíos contemporáneos del creciente antisemitismo y la discriminación.

En ese encuentro, en Bruselas, estuvo el designado embajador argentino ante la Unión Europea, Pablo Grinspun. Argentina es el único miembro pleno de América Latina que integra la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA) desde 2002.

“Este documento es muy importante para ratificar la lucha contra el antisemitismo a nivel mundial. Para nuestro país es una nueva oportunidad de confirmar que ‘Memoria, Verdad y Justicia’ es una política de Estado, en sintonía con el firme compromiso con la plena vigencia de los derechos humanos, como así también, con el respeto a las minorías, la diversidad cultural y la libertad religiosa”, afirmó el canciller Felipe Solá, a través de un comunicado.

Solá remarcó también que Argentina mantuvo “una firme y sostenida política de lucha contra la discriminación en todas sus formas”, y puso de relieve las condenas “al terrorismo y al extremismo violento también en todas sus formas y manifestaciones”.

La Declaración de la reunión ministerial IHRA2020, adoptada por unanimidad por 35 países, expresa la firme voluntad de combatir la negación al Holocausto y trabajar para contribuir a un mundo sin genocidios.

El viaje del presidente Fernández marcará también el regreso de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al ejercicio del Poder Ejecutivo hasta el sábado, cuando está previsto el regreso del jefe del Estado. El primer mandatario estará apenas días en Buenos Aires: el viernes 31 deberá estar en Roma para reunirse con el Papa Francisco.

Tiempo Argentino


VOLVER