Bolivia: la candidatura de la presidenta de facto Jeanine Áñez genera críticas de quienes apoyaron el golpe de Estado contra Evo Morales

Políticos ven que la candidatura de Áñez desvirtúa la transición

La candidatura de la presidenta Jeanine Áñez causó un remezón político que no se detiene. Expresidentes y otros políticos coincidieron en que esa decisión desvirtúa el proceso de transición, afecta la imagen de Bolivia en el exterior y la defensa de que no hubo golpe.

Desde el Gobierno se insistió en que Áñez puede cumplir ambos roles: mandataria y postulante. “La Presidenta se compromete a que su candidatura no afectará en nada su propósito de trabajar para todos los bolivianos buscando la paz y la estabilidad de Bolivia”, refiere un comunicado emitido ayer y en el que se informó del pedido de renuncia del gabinete en pleno en la nueva etapa.

El expresidente Evo Morales, mediante Twitter, señaló: “La autoproclamada Pdta. Áñez dijo a la comunidad internacional que no dio golpe de Estado en #Bolivia, que dirigía un ‘gobierno de transición’; sin embargo su candidatura para las elecciones muestra que su único afán al arrebatar el poder fue rifar nuestros recursos estratégicos” (sic).

Después de afirmar que Áñez comete una “gran equivocación”, el exmandatario y presidenciable Carlos Mesa emitió su postura en un artículo publicado en su blog. “Una candidatura de la Presidenta desbarata su rol histórico y la credibilidad de la transición. No hace otra cosa que avalar las afirmaciones del expresidente huido y del coro que le hace eco, de que en Bolivia sí hubo un golpe de Estado”.

Otro expresidente y postulante, Jorge Quiroga, remarcó que la última palabra sobre la postulación de Áñez debe estar en manos del Tribunal Constitucional o del Tribunal Supremo Electoral (TSE), sin mencionar si activará algún recurso, como ya anunciaron desde otros frentes políticos.

“Este viraje hará daño a la credibilidad internacional de nuestra recuperación democrática, pondrá bajo sospecha al Órgano Electoral elegido por el Gobierno y sus congresales, afectará a nuestra estabilidad económica y ayudará al MAS a justificar sus prácticas continuistas y abusivas”, insistió y anticipó que de ser Presidente alentará la anulación de la reelección.

Áñez terciará con la alianza Juntos, que incluye a cuatro frentes, entre ellos los del alcalde paceño Luis Revilla y del gobernador de Tarija, Adrián Oliva, quienes antes apoyaban a Mesa. Argumentó su decisión en el hecho de que busca ser un factor de unidad.

El expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé lideró un proceso de transición entre 2005 y 2006, a partir de esa experiencia expresó su posición en Twitter: “La Presidencia de Transición en 2005-06 fue un espacio imparcial entre la crisis política y la renovación institucional, con diálogo, en paz y asegurando elecciones libres y plurales” (sic).

Para Samuel Doria Medina, jefe de UN, “la reelección no es buena para la democracia, porque pone todo el aparato del Estado a favor de una candidatura” y le pidió a Áñez reflexionar.

La Razón


Tuto pide anular la reelección presidencial y cuestiona la candidatura de Jeanine ÁñezTuto pide anular la reelección presidencial y cuestiona la candidatura de Jeanine Áñez

El expresidente y candidato Tuto Quiroga anunció que entre las reformas constitucionales que planteará en su propuesta de gobierno, está la anulación de la reeleción presidencial.

El anuncio de Quiroga se da, dos días después de que la presidenta transitoria Jeanine Áñez anunciara su postulación en las elecciones generales de 2020. “Estoy entre los que hoy sentimos dolor y decepción”, afirma Quiroga
en un video publicado en redes sociales y asegura que “este viraje hará daño a la credibilidad internacional de nuestra recuperación democrática”.

El expresidente enumera tres elementos que complican la candidatura de Áñez:

1. Si la sucesión hubiera ocurrido en 2018, la elección de un nuevo gobierno se hubiera dado hasta el 22 de enero de 2020. El debate se hubiera centrado, entonces, solo en si era necesario que la mandataria deje el cargo para postularse. Un presidente electo puede ser candidato sin renunciar, esto “es abusivo pero legal”.

2. El periodo de gobierno adicional, autorizado por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), está centrado en preservar la continuidad del manejo del Estado mientras se desarrollan elecciones transparantes. “Es difícil aceptar que esta extensión se use como trampolín electoral para el gobierno de transición”.

3. La única transición comparable es la que lideró Eduardo Rodríguez Veltzé, en 2005, que incluso recortó el mandato de cinco años. “El contraste con un mandato que se extiende y se parcializa electoralmente es evidente”, afirma el expresidente y dice que el fin constitucional de un gobierno de transición no electo es convocar a comicios y entregar el poder.

“La discusión estará en consulta del TCP y el Tribunal Supremo Electoral, que el apego al derecho y no al capricho oriente sus deliberaciones”, pide Quiroga.

Cuestiones políticas

“Un gobierno de transición en campaña es la mejor noticia para el MAS porque valida sus prácticas prorrogistas”, asegura el expresidente que ve “contradictorio” que para evitar que vuelva el MAS se haga “lo mismo que hacía” ese partido.

Fustiga a los aliados

“Es nauseabundo ver a políticos de La Paz y Tarija que criticaron a otros de hacerles guerra sucia, que ahora se abracen con los que criticaban. Eso no es unidad, eso es transfugio sucio”, advierte.

Mira el video:

El Deber


Mesa advierte que la candidatura de Añez avala la idea de que en Bolivia hubo un golpe de Estado

El expresidente explicó que la tesis del golpe de Estado “se basa en la idea de que quien lo dio usa la sucesión constitucional como una excusa para hacer realidad su verdadera intención: apropiarse del gobierno en el largo plazo como quien se apropia de un botín”.

Carlos Mesa, futuro candidato por la Alianza de Comunidad Ciudadana (CC), a través de un artículo de opinión, manifestó hoy que la candidatura presidencial de la mandataria Jeanine Añez no hace más que avalar la idea de que en Bolivia se produjo un golpe de Estado para sacar a Evo Morales del poder.

Lo que está en juego es la imagen internacional del país y la de quienes hemos luchado con convicción democrática en defensa de la soberanía popular. Una candidatura de la Presidenta desbarata su rol histórico y la credibilidad de la transición. No hace otra cosa que avalar las afirmaciones del expresidente huido (Morales) y del coro que le hace eco, de que en Bolivia sí hubo un golpe de Estado”, advierte Mesa.

El expresidente explica que la tesis del golpe de Estado “se basa en la idea de que quien lo dio usa la sucesión constitucional como una excusa para hacer realidad su verdadera intención: apropiarse del gobierno en el largo plazo como quien se apropia de un botín”.

El compromiso histórico de Jeanine Áñez es de fondo y de forma, de legalidad y legitimidad, que se trunca cuando, vulnerando el mandato que le ha dado el pueblo boliviano, decide dejar de lado su responsabilidad principal, abandona la neutralidad y deslegitima el único motivo por el que ocupa el cargo que asumió hace algo más de dos meses”, añade el también expresidente.

En su escrito, Mesa resalta que el Gobierno logró cumplir la principal misión que se le encomendó: convocar a nuevas elecciones y garantizar la elección de un Tribunal Supremo Electoral (TSE) transparente.

Asimismo, defiende la legalidad constitucional del Gobierno transitorio, pero reitera que la candidatura de Añez termina por ensuciar todo lo avanzado.

Los mediadores en la crisis, la Iglesia Católica y la Unión Europea, partieron de una premisa básica que no es otra que el espíritu de la sucesión constitucional. La refrendaron porque era indispensable que se cumpla el objetivo único de administrar el proceso electoral, asumiendo, por supuesto, que la Presidenta no aprovecharía en su favor sus meses de gobierno para promover una candidatura personal y dejar de ser juez para convertirse en parte, lo que destruiría su legitimidad y la del proceso que preside. A pesar de todas estas evidencias, la Presidenta ha anunciado que será candidata. Es una decisión que equivale a jugar con las cartas marcadas. Sin su llegada a la primera magistratura y el ejercicio presidencial, no se habrían dado ninguna de las condiciones para tomar esta decisión”, añade.

Ya ayer, en conferencia de prensa, Mesa señaló que Añez cometió una “grave equivocación” al decidir postular a la presidencia y hasta le pidió reflexionar para declinar su candidatura.

Eju Tv


Candidatura de Añez genera dudas sobre imparcialidad del Órgano Electoral

La candidatura de Jeanine Añez ha generado dudas sobre la imparcialidad del Órgano Electoral, al punto que ya existen voces que piden el apartamiento de los vocales electoral que fueron designados por la Presidenta.

Añez designó a Salvador Romero como vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), quien actualmente ejerce la presidencia del ente. Asimismo, la mandataria designó a un vocal de cada uno de los nueve tribunales departamentales.

El Frente Para la Victoria (FPV), a través de Israel Rodríguez, advirtió que en las próximas elecciones podría haber un “fraude”, al igual que en anteriores comicios, porque Añez sería “juez y parte” estando Romero al frente del TSE.

Ante ese escenario, Rodríguez sugirió que pase una de dos cosas: que Añez renuncie a la candidatura o, de lo contrario, que los vocales electorales elegidos por ella renuncien a su cargo. Sostuvo que la población quiere elecciones transparentes.

De parte de Unidad Nacional (UN), el asambleísta departamental Marco Fuentes recordó que el objetivo de Añez debió ser llevar adelante elecciones limpias y transparentes, pero ahora eso será un problema porque será “juez y parte”.

Dijo que los vocales designados por Añez deberían apartarse, para evitar que haya presiones de parte del poder.

“Vemos acá que hay intereses del Movimiento Demócrata Social, el señor Rubén Costas, el señor Arturo Murillo, que es pieza clave en esta decisión, sin duda alguna hay intereses sin duda alguna de perpetuarse, de querer aferrarse al poder”, manifestó Fuentes.

De parte del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín señaló que la candidatura de Añez afecta indirectamente al ente electoral, toda vez que hay vocales elegidos por la mandataria. Dijo que por eso se debía pensar primero en el país antes de intereses particulares.

El exdefensor del Pueblo, Rolando Villena, pidió a la presidenta que renuncie a la postulación, para que así también los vocales elegidos por ella sigan en el cargo. “Sería la mejor señal que el pueblo está esperando para que se este proceso de institucionalizar el Estado empiece en esta en esta situación que sumamente crítica”, agregó.

Desde Argentina, el candidato del MAS, Luis Arce, dijo que la candidatura de Añez genera grandes dudas y, además, mencionó que el presidente del TSE fue nominado directamente por ella.

Respuesta de Romero

El presidente del TSE, Salvador Romero, manifestó que la decisión de la Sala Plena es llevar adelante un proceso imparcial frente a todas las organizaciones políticas, independientes frente a todos los poderes.

“Ninguno de los vocales electorales, cualquiera sea el origen de su nombramiento o elección, sea por el poder Ejecutivo o sea por la Asamblea Legislativa, ninguno de nosotros es representante delegado, portavoz de ningún poder del Estado. En el organismo electoral todos tenemos un comportamiento que es independiente”, aseveró.

Erbol


VOLVER