Líder social de Bojayá se reunió con Duque y le pidió acciones contra el paramilitarismo

263

Leyner Palacios pidió a Duque más acciones para Bojayá

La implementación completa del acuerdo de paz en el Pacífico y abrir caminos de diálogo con el Eln le pidió este miércoles el líder social Leyner Palacios al presidente Iván Duque.

Las peticiones fueron presentadas en una carta que Palacios, una de las víctimas de la masacre de Bojayá y recientemente amenazado, le entregó al jefe de Estado en medio de una reunión de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad.

Palacios arribó a la Casa de Nariño hacia las 3:00 de la tarde de este miércoles luego de que el mandatario –a través del alto Comisionado de Paz, Miguel Ceballos– lo invitara a participar de esta instancia de discusión.

El líder social ha sido víctima de amenazas contra su vida que se conocieron en los últimos días tras las denuncias de algunos pobladores de Bojayá sobre la presencia de grupos ilegales, especialmente las denominadas ‘autodefensas gaitanistas de Colombia’, en el corregimiento de Pogue.

Durante algunos minutos tuvo la oportunidad de hablar con el presidente Duque sobre la situación del Pacífico y entregarle la carta.

En la misiva, el líder social habla sobre los hechos de violencia en su territorio, afirma que el Eln coptó los territorios que antes eran de las Farc en varias zonas del Pacífico y que grupos como las ‘autodefensas gaitanistas de Colombia’ actúan “en connivencia con la Fuerza Pública asentada en el río Atrato”.

“La situación de crisis humanitaria de Bojayá se extiende a todo el Pacífico donde padece los desplazamientos forzados, las amenazas a comunidades enteras y líderes sociales hasta llegar en continuas ocasiones a la muerte de varios de ellos”, asegura Palacios en su carta al presidente Duque.

Palacios aprovechó la carta para pedirle a Duque que el acuerdo de paz “se implemente de manera completa en la región” y que “se abran caminos concretos de diálogo” con el Eln, grupo ilegal al que el mandatarios le ha puesto condiciones específicas para retomar las conversaciones de paz.

Bojayá es recordado por la masacre de mayo de 2002, en la cual alrededor de ochenta personas perdieron la vida en medio de combates entre las Farc y grupos paramilitares.

En esa ocasión, las Farc lanzaron un cilindro bomba contra la iglesia de Bojayá que ocasionó la tragedia, por la que los integrantes de ese grupo pidieron perdón luego de firmado el acuerdo de paz.

Diferentes sectores han alertado sobre el regreso de la violencia al Chocó debido a su ubicación estratégica para la salida de droga hacia el mar Pacífico.

Ante estos hechos, el Gobierno Nacional y las autoridades han desplegado varias acciones que van desde el aumento del pie de fuerza en la región hasta la entrega de ayuda humanitaria para sus pobladores.

El Tiempo


Carta del líder social Leyner Palacios al presidente Iván Duque


Ejército trabaja para ubicar paramilitares en Chocó que estarían amedrentando a la población

Tropas de la Séptima División intentan verificar las denuncias hechas por la Comisión Intereclesial según las cuales 30 hombres, que portaban armas largas, ingresaron a Jiguamiandó y Curvaradó (en Chocó) e intimidaron a las comunidades que allí residen.

El comandante de esta unidad militar, el mayor general Juan Carlos Ramírez Trujillo, indicó que por el momento no han encontrado rastro de los supuestos integrantes del Clan del Golfo, aunque admitió que esa zona es un importante corredor del narcotráfico, por lo que ya hay tropas haciendo labores de vigilancia.

El oficial indicó que “no se trata de controvertir la información que suministra la comunidad y por eso estamos en el sitio para confirmar o desvirtuar las denuncias. Estos 30 hombres tienen que dejar rastro bien sea en la parte terrestre o en la parte fluvial”.

“Sabemos que este es uno de los corredores del narcotráfico hacia el océano Pacífico”, dijo el general, quien se desplazará en la tarde para liderar los operativos.

Según la información de la organización Intereclesial, desde el pasado domingo 5 de enero a las 2:00 p.m, los ilegales han pasado por varias comunidades afro, amenazando a sus pobladores con sembrar minas antipersonales en los cultivos para retomar el control de la zona.

Los paramilitares también habrían pedido deforestar parcelas, con el fin de sembrar coca en ellas. La entidad recordó que en julio del 2019, en Jiguamiandó fue desaparecida una persona que se negó a entregar las siembras de coca a los paramilitares.

De acuerdo con pobladores afrocolombianos entrevistados por Justicia y Paz, “se han visto obligados a salir de la región ante las amenazas de muerte, por denunciar a las operaciones de las AGC, en medio de la tolerancia de las Fuerzas Militares y de Policía. Esta estructura armada tiene un total control sobre el río Jiguamiandó y el río Tamboral”.

La FM


Tropas del Ejército en Bojayá, Chocó, serán investigadas

Luego de que la comunidad de Bojayá denunciara que algunos miembros del Ejército tendrían nexos con bandas de narcotráfico que operan en la zona, el comandante de la Séptima División del Ejército, el general, Juan Carlos Ramírez Trujillo, informó en entrevistas con medios nacionales que ordenó pruebas de confianza y confiabilidad institucional, para las tropas que se encuentran en el norte del Chocó.

Las pruebas serían investigaciones internas y visitas a los puestos de mando permanente y además a los 70 hombres que habrían enviado posteriormente para reforzar la seguridad tras la presencia de Bojayá y sus veredas.

Sin embargo, el general reconoció para la cadena Blu Radio que el polígrafo no está contemplado en las pruebas, pues no es el único mecanismo para poder investigar lo que ha sucedido dentro de las tropas.

De acuerdo con esta unidad militar, las pruebas buscan “el comportamiento ético superior de los soldados”.

Comité de Justicia

Este miércoles en horas de la mañana se llevó a cabo el Comité de justicia transicional, que es la máxima instancia para el diseño de planes de atención a víctimas.

El comité, conformado por la Alcaldía de Bojayá; la Gobernación del Chocó; la Defensoría del Pueblo; la Unidad para las Víctimas y los militares de la zona, evaluó las primeras medidas ante las denuncias de la presencia de tropas del Eln y paramilitares.

El director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodíguez, afirmó que ese encuentro les “permitirá crear una hoja de ruta que establecerá las necesidades de las misiones humanitarias, en coordinación con la Alcaldía y la Gobernación”.

Además, solicitarán al Gobierno más inversión sobre el territorio en materia de salud y educación.

El Heraldo

Más notas sobre el tema