Elecciones en Perú | Dolores Gandulfo, directora del Observatorio Electoral de la COPPAL: “El principal desafío del presidente es la gobernabilidad”

Entrevista a Dolores Gandulfo, directora del Observatorio Electoral de la COPPAL

Por Carla Perelló, de la redacción de NODAL

La crisis político-institucional en Perú se desató cuando el presidente Pedro Pablo Kuzcynski -PPK- presentó su renuncia al cargo en marzo de 2018. Se fue acusado de formar parte del “Lava Jato”, la trama de corrupción que ata funcionarios y empresarios en gran parte de Suramérica. Tras la renuncia, su vicepresidente Martín Vizcarra asumió para finalizar el mandato, aunque no funcionó necesariamente para mermar las movilizaciones en las calles al grito de “que se vayan todos”. En ese contexto, Vizcarra intentó reformas y un adelanto de las elecciones. Ante la falta de acuerdo con las fuerzas políticas, cerró el Congreso y convocó a elecciones desde el Ejecutivo. En entrevista con NODAL, Dolores Gandulfo, directora del Observatorio Electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), da un pantallazo de los desafíos que quedan hacia adelante. En esta ocasión se presentaron 21 agrupaciones políticas y según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) hasta el momento hay tres principales al frente: Acción Popular (AP), Alianza para el Progreso (APP) y Unión por el Perú (UPP). Las siguen el Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap), Fuerza Popular, Frente Amplio, Podemos Perú, Partido Morado, Somos Perú y Juntos por el Perú.

¿Considera que estas elecciones extraordinarias colaborarán a poner fin a la crisis política e institucional?

Los resultados del domingo ratifican la dificultad que va a tener el Congreso tan fragmentado en la generación de consensos con partidos políticos muy débiles como venimos observando y que va a funcionar de esta manera hasta julio del próximo año. Va a ser difícil que puedan tener mayorías para generar posiciones ya sea a favor o en contra de los proyectos que el Ejecutivo impulse en este tiempo.

Según la última información, de los 21 partidos que se presentaron 10 ingresarán en el Congreso, ¿cómo se lee esta fragmentación en contraposición con el dominio que venía manejando el fujimorismo hasta el cierre del Parlamento?

Está claro que Fuerza Popular había adquirido mucho apoyo de la ciudadanía en 2016 con Keiko Fujimori (N de R: hija del dictador Alberto Fujimori), pero su imagen venía deteriorándose y ese proceso se confirma ahora con la elección. Esto se dio por los actos de corrupción por los que está siendo investigada y, también, por una fuerte crisis interna dentro del partido que hizo que perdiera la confianza de la ciudadanía. En tanto, lo que va a dar esta fragmentación es una necesidad de cara al proceso electoral del año próximo para generar consensos y principalmente construir alianzas. De todas maneras, no veo la posibilidad de que el escenario actual, con tantas fuerzas partidarias, pueda repetirse en una elección presidencial.

En esa línea, el aprismo -partido al que perteneció el expresidente Alan García- no ha llegado a los votos para tener bancas, Acción Popular quedó al frente con mayoría y regresa el Frepap después de 20 años, ¿podría caracterizar estos partidos en la configuración política del Congreso a partir de ahora?

Creo que va en línea con lo que ha pasado en los últimos años en la historia política del Perú. Los partidos políticos de larga data han quedado excluidos del Congreso, como es el caso de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) y por primera vez en su historia no va a tener representación parlamentaria. Y, al mismo tiempo, aparece un partido que fue la sorpresa en esta elección y hacía 20 años no llegaba que es el Frepap. Se trata de un partido de corte evangelista, de pertenencia rural con una clara impronta de derecha. Por otro lado, por primera vez en la historia del país un partido resulta ganador con el diez por ciento, en este caso Acción Popular, otra organización política claramente de derecha, fundada por el expresidente Fernando Belaunde Terry, aunque con congresales divididos hacia adentro. Por lo tanto, es posible que existan dificultades para que Acción Popular actúe de manera conjunta.

¿Qué desafíos se presentan para Martín Vizcarra a partir de ahora hasta completar el mandato?

El principal desafío del presidente es la gobernabilidad de cara al proceso electoral del año próximo. Tengamos en cuenta que el presidente no llevó candidatos; por lo tanto, no fue ganador ni perdedor de este proceso. Una de las principales fronteras que han tenido sus proyectos, tanto sea la reforma política como la de la Justicia, tenían que ver con las alianzas que el fujimorismo lograba. Ahora, el hecho de que Fuerza Popular haya perdido escaños beneficia al presidente. Por otro lado, hay que tener en cuenta el sistema político peruano de censuras y confianzas que el Poder Legislativo aplica al avalar o no a los ministros del Ejecutivo. En ese sentido, una oposición fuerte podría censurar más fácilmente, en cambio, la oposición fragmentada le conviene y le permite gestionar a Vizcarra porque nadie tiene mayoría para censurar a sus ministros.


VOLVER