Guardia Nacional mexicana frena el avance de dos mil migrantes en polémico operativo

Cortan paso a 2 mil migrantes; chocan con Guardia Nacional

Elementos de la Guardia Nacional desmantelaron la caravana de al menos dos mil migrantes que ingresó a México por la zona de la Tomatera, antes de llegar al Puente Fiscal Suchiate 2. El grupo caminó diez kilómetros y, a la altura de la comunidad Zaragoza, se efectuó el operativo para frenarlo, muchos migrantes huyeron a los potreros, pero la gran mayoría fue asegurada.

La acción de los uniformados provocó que los migrantes huyeran al monte, sin embargo, los encapsularon, lo que permitió que la gran mayoría fuera asegurada y trasladada a la estación migratoria siglo XXI. Antes, la representante de la zona sur del Instituto Nacional de Migración (INM), Paola López Rodas, los conminó a enlistarse, con el fin de revisar caso por caso y otorgarles la documentación necesaria.

Dicha situación fue rechazada por los migrantes, quienes advirtieron que no pondrían resistencia y que sería el gobierno mexicano quien los reprimiera. Alegaron que, como migrantes, tienen derecho de continuar su caminar por México, porque sólo van de paso, además de no tener el interés de quedarse en México.

Ante la advertencia de la Guardia Nacional, los migrantes comenzaron a formar una barrera de seguridad de hombres, aduciendo que resguardarían a las mujeres y a los niños, que, sin embargo, fue frágil; los uniformados, portando sus escudos y toletes, iniciaron la revuelta y replegaron a varios metros fuera de la carretera a los integrantes de la caravana.

Los elementos de la Guardia Nacional rociaron gas pimienta a los migrantes que se resistieron.

Desde la mañana, cuando cruzaron el río Suchiate, los migrantes caminaron por la carretera Panamericana y sólo realizaron dos descansos.

Durante el segundo receso fue cuando una representante de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y el abogado Luis García Villagrán propusieron a los integrantes de la caravana acogerse al estatus de refugiados.

Mientras esperaban una respuesta de las autoridades, arribó al lugar la Guardia Nacional, cuyos elementos, desde la mañana, estuvieron alertas al paso de los migrantes. Antes de salir de Guatemala, los viajeros partieron del albergue y, después de caminar tres kilómetros, cruzaron el río Suchiate para adentrarse en México.

El INM informó que, en apego a la Ley de Migración y respetando los derechos humanos, fueron rescatadas 800 personas migrantes de origen centroamericano en el municipio de Frontera Hidalgo, luego de que ingresaran de manera irregular por la frontera de Chiapas.

CRUZAN POR TERRITORIO DEL CRIMEN

El grupo de migrantes que ingresó al país y que posteriormente fue frenado por la Guardia Nacional, caminó por una zona donde opera el crimen organizado y por lo mismo es considerada como una zona de
alto riesgo.

Sin que ninguna autoridad los detuviera, los migrantes cruzaron el río Suchiate en un área donde los balseros no llegan y tampoco realizan ningún trabajo de traslado de mercancía ni de personas, como ocurre en la zona baja del afluente.

Para llegar al río, los centroamericanos entraron en una propiedad privada y los primeros en pasar el río fueron los hombres, por temor a la presencia de la Guardia Nacional, la cual brilló por su ausencia.

La falta de vigilancia permitió que los migrantes caminaran por un camino de terracería y llegar a la carretera Panamericana, como si se tratara de una zona conocida.

Presuntamente, los migrantes fueron presionados por criminales, por lo que decidieron cruzar del lado mexicano de la frontera, portando la bandera de Honduras y la de Estados Unidos.

-Gaspar Romero

RETORNAN A OTROS 108 HONDUREÑOS
El Instituto Nacional de Migración retornó este jueves a 188 migrantes hondureños por la vía aérea, que se suman a los 929 a quienes ya se les había llevado de vuelta a su país entre martes y miércoles, luego de su ingreso a territorio nacional el fin de semana.

En un primer vuelo, este jueves, partieron 92 personas y más tarde otras 96 del mismo Aeropuerto Internacional de Tapachula, Chiapas, a San Pedro Sula, Honduras, en cumplimiento con la Ley de Migración.

El Instituto Nacional de Migración ha procesado estos retornos asistidos a los integrantes de la primera caravana migrante 2020 que salieron la semana pasada de San Pedro Sula, Honduras.

En tanto, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados informó que tomó conocimiento de las solicitudes que han hecho migrantes de origen centroamericano para ser considerados refugiados por México.

-Enrique Sánchez

Aquí el reportaje completo:

Excelsior


Migrantes cruzan el río Suchiate y marchan en Chiapas

La madrugada de este jueves cientos de migrantes centroamericanos cruzaron el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y Chiapas, y marchan rumbo a Tapachula.

Medios de comunicación locales informaron que alrededor de las 4:00 horas, los migrantes se reunieron y una hora después cruzaron el caudaloso río.

Los centroamericanos lograron entrar en el territorio mexicano al amanecer y empezaron a marchar sobre la carretera en Ciudad Hidalgo.

Los migrantes portan banderas de sus países como Honduras, El Salvador y Guatemala, además de la estadounidense, argumentando que tienen el “sueño americano” para dejar atrás la pobreza y violencia que los obligó a huir.

“¡Viva México!, “¡Vamos pa’arriba!”, son algunas de las consignas de los migrantes.

24 Horas


Hondureños comienzan a desistir de avanzar a México

En medio de insultos, más de 150 migrantes decidieron regresar de forma voluntaria a Honduras la noche del pasado martes a bordo de cuatro autobuses que puso a disposición de los extranjeros la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Un hondureño, quien se negó a dar su nombre, indicó que ve imposible cruzar a México debido al reforzamiento de la vigilancia, pero además por la violencia que se genera al intentar cruzar por la fuerza.

“Creí que López Obrador tenía buen corazón, lo admiraba porque decía que estaba a favor de los pobres, pero todo es mentira; vi cómo sus policías nos reprimían, sin importar las mujeres y los niños; esperaré a que se calme”, indicó.

El hombre señaló que se va derrotado, pero contento porque está sano. “Mi familia me dijo que regresara; me resistía, pero vieron que está fea la cosa”, reconoció.

Otros migrantes se negaron a dar entrevistas a los medios y escondieron el rostro; pedían que ya saliera el camión, ya que sus connacionales los insultaban. “Cobardes, miedosos”, les repetían una y otra vez, mientras salía el camión.

Otros insistirán

A pesar de que el gobierno de México ha reforzado la frontera sur con un muro humano de elementos de la Guardia Nacional, un grupo de migrantes no ha desistido en su intento de cruzar de forma irregular a nuestro país con el fin de llegar a Estados Unidos.

Desde temprano, jóvenes que se encuentran alojados en un albergue habilitado en Tecún Umán, Guatemala, pintaron grandes mantas alusivas a la bandera de Estados Unidos que portarán cuando realicen el cruce a México en caravana, según explicaron.

Aproximadamente unos mil 500 hombres y mujeres con sus hijos aseguran que intentarán de nueva cuenta cruzar a México a pesar del anuncio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de utilizar equipos con visión nocturna e inspección en caminos irregulares.

En medio de porras, aplausos y entonando el himno nacional de Honduras, los migrantes afirmaron que analizan varias estrategias para burlar el cerco de la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM), a la orilla del río Suchiate, frontera México-Guatemala.

Los hondureños indicaron que si regresan a su país sufrirán represalias por parte del gobierno, pero además es como “ir a morir sin luchar por buscar una vida mejor”.

Siguen repatriaciones
El Instituto Nacional de Migración informó que, en coordinación con la Guardia Nacional, realizó la deportación de 460 migrantes de origen hondureño, quienes ingresaron de forma irregular a territorio mexicano.

De los 460 retornos, 220 se efectuaron en dos vuelos desde el Aeropuerto Internacional de Villahermosa, Tabasco, a San Pedro Sula, Honduras; mientras que desde la Estación Migratoria Siglo XXI, de Tapachula, Chiapas, fueron retornadas 240 hondureños en cinco autobuses a la ciudad de Omoa y dos más a San Pedro Sula.

También el INM indicó que son más de 2 mil migrantes centroamericanos los que fueron “retenidos” el lunes pasado, que ingresaron a territorio nacional de forma irregular por la frontera sur.

En tanto, el gobierno de Estados Unidos elogió al de México por contener la caravana de centroamericanos en su frontera sur y advirtió a los migrantes que puedan burlar el control de las autoridades mexicanas de que al llegar a la Unión Americana serán devueltos a sus países.

“Elogio al gobierno de México por mantener su compromiso de aumentar la seguridad y la aplicación de la ley en su frontera sur”, declaró el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

El Universal


Casi 2 mil hondureños en caravana fueron deportados en 3 días: Dice Tegucigalpa

Un total de 1.764 inmigrantes hondureños que salieron de su país en caravana la semana pasada hacia Estados Unidos, han sido deportados en los últimos tres días, informó este jueves una fuente oficial en Tegucigalpa.

Del total, 675 hondureños, entre ellos núcleos -es decir familias hondureñas- y menores no acompañados, llegaron procedentes de México y Guatemala, dijo la encargada de la Dirección de Protección al Migrante Hondureño, Jessica Guzmán.

Detalló que 624 hondureños fueron deportados de México y otros 51 retornaron de Guatemala de manera voluntaria, vía terrestre.

Los otros 1.089 llegaron entre el martes y el miércoles también desde Guatemala y México, según la Presidencia hondureña.

A los 1.764 inmigrantes se suman otros 81 hondureños que fueron deportados el miércoles de Estados Unidos en un vuelo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“En coordinación con los gobiernos de Guatemala, México y Estados Unidos estamos acompañando el retorno de los migrantes hondureños para garantizar que regresan por una ruta segura y sin exponerse nuevamente a los riesgos de la ruta migratoria”, subrayó Guzmán.

Los adultos retornados han sido recibidos en los Centros de Atención al Migrante Retornado (CAMR), de Omoa y La Lima, en el caribeño departamentos de Cortés, fronterizo con Guatemala, agregó.

La funcionaria indicó que los núcleos familiares y los menores no acompañados llegan al Centro de Niñez, Adolescencia y Familia y son recibidos por personal especializado de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf).

Reafirmó además el compromiso del Gobierno para “atender y proteger” a los inmigrantes hondureños que se encuentren en situación de vulnerabilidad, velar por la protección de sus derechos y el debido proceso.

“En ese sentido, nuestra red consular vela permanentemente por la protección de los derechos humanos de nuestros compatriotas, en base a la normativa internacional, priorizando el derecho superior de los menores”, explicó Guzmán.

Reiteró su llamamiento a los hondureños a “no arriesgar su vida en una ruta que está destinada al fracaso, teniendo en cuenta que las leyes migratorias no permiten el paso a México o los Estados Unidos si no cuentan con la visa de cada uno de estos países”.

Las autoridades migratorias hondureñas esperan el retorno de más inmigrantes durante el fin de semana, por lo que la Red Consular del país en Guatemala y México, así como la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante, trabajan para garantizar “un retorno seguro y digno” a los nacionales, añadió la funcionario.

El 14 de enero salió el primer grupo de inmigrantes hondureños por el punto aduanero de Corinto, fronterizo con Guatemala, mientras que el segundo lo hizo al día siguiente por el punto de Agua Caliente.

Miles de migrantes, en su mayoría de Honduras, cruzaron irregularmente el río Suchiate, que divide a Guatemala del suroriental estado mexicano de Chiapas, y de manera sorpresiva ante la ausencia de autoridades, conformando un sustancial contingente que llegó a adentrarse varios kilómetros dentro de México.

Sin embargo, más de 200 miembros de la Guardia Nacional mexicana detuvieron el avance de miles de centroamericanos de la caravana migrante que cruzaron de forma irregular el río Suchiate.

Los migrantes habían ofrecido apenas unas horas antes caminar en orden y solicitar de manera formal su asilo en México, como en un principio ofreció el presidente, Andrés Manuel López Obrador, así como trabajo en la zona.

Además, los migrantes pedían obtener libre tránsito al menos en Chiapas y así evadir la agresión de la Guardia Nacional, que este lunes frustró su primer intento de ingresar a México.

El Imparcial