Honduras: cierra misión anticorrupción por falta de acuerdo entre el gobierno y la OEA y organizaciones sociales se movilizan

Indignación en Honduras ante cierre de la Maccih

El anuncio del cierre de la misión internacional de la OEA contra la corrupción en Honduras este viernes generó indignación en distintos sectores, tras cuatro años de trabajo en los que el organismo incluso denunció a la esposa del presidente Juan Orlando Hernández.

“Hoy es un día nefasto para nuestro país, ganaron los corruptos y criminales que lo tienen secuestrado”, tuiteó el presidente del opositor Partido Liberal (PL, derecha), Luis Zelaya.

El gobierno “lamentó” en un comunicado no haber alcanzado los consensos para un nuevo convenio, a pesar de los esfuerzos realizados para que la Organización de Estados Americanos (OEA) acompañara la construcción de un nuevo sistema contra la corrupción y la impunidad.

En tanto, la Secretaría General de la OEA advirtió en otro comunicado que el fin de la Misión de Apoyo Contra la Impunidad en Honduras (Maccih) “constituye un hecho negativo en la lucha contra la corrupción y la impunidad en el país”.

Sin embargo, el gobierno argumentó que tomó en cuenta “denuncias de algunos sectores sociales, económicos y políticos” sobre “excesos” de la Maccih.

Acusados por la misión “alegan haber sido atropellados en sus derechos y garantías constitucionales”, afirmó un comunicado oficial.

“La misión colaboró activa y exitosamente con la institucionalidad hondureña para enfrentar el problema endémico que representa la corrupción”, dijo por su parte la OEA.

“O salimos todos a las calles a sacar este narcogobierno o más temprano que tarde deberemos acompañar a los compatriotas que huyen sin esperanzas ni anhelos de vivir en Honduras”, añadió el opositor Zelaya.

El político aludió a que Honduras fue considerada un “narcoestado” en octubre en una corte de Nueva York, donde el exdiputado Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, fue declarado culpable de cuatro delitos de narcotráfico.

Zelaya también hizo referencia a la caravana migratoria de unos 3.000 hondureños que partió el miércoles hacia Estados Unidos huyendo del desempleo y la violencia.

“Lamentable decisión para Honduras, no hay compromiso del gobierno con la transparencia”, tuiteó por su parte el influyente presidente del gremio empresarial del norte del país, Pedro Barquero.

“La Maccih la exigió el pueblo hondureño y hoy la dictadura de Juan Orlando con comparsa con Donald Trump la liquia”, posteó de su lado el derrocado presidente en 2009 Manuel Zelaya.

El expresidente añadió que “el legado que deja la OEA-Maccih” es “la certeza que los titulares del crimen organizado, la corrupción y la impunidad están en los altos niveles del Estado”.

Apoyo de la fiscalía

“No es el fin de la Maccih, es el fin del Estado de Derecho en Honduras”, sentenció por las redes la directora del Consejo Nacional Anticorrupción, Gabriela Castellanos.

La misión fue creada por la OEA el 19 de enero del 2016 por un periodo de cuatro años a petición del presidente Hernández, en medio de grandes manifestaciones en protesta por el saqueo de 330 millones de dólares del Seguro Social.

El presidente admitió que decenas de miles de dólares de ese dinero entraron al equipo de campaña que lo llevó al poder en las elecciones de 2013, aunque aseguró que no sabía del desvío.

Desde su instalación, la misión se convirtió en un apoyo de la fiscalía contra la corrupción, que presentó una docena de casos contra diputados, funcionarios y empresarios, algunos muy cercanos a Hernández por el desvío de fondos públicos a cuentas personales.

En tanto, el Congreso aprobó una serie de leyes para proteger a los acusados.

Pero al mismo tiempo que la fiscalía presentaba los casos en los juzgados, la Maccih señalaba públicamente a través de medios de comunicación a otras personas presuntamente involucradas en actos sospechosos, incluyendo la primera dama, Ana García, lo que algunos consideraron una violación al principio de inocencia.

La Prensa


Almagro acusa a Hernández de no permitir extensión de la MACCIH

El régimen nacionalista de Juan Orlando Hernández y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, crearon una treta para tomarle el pelo a los hondureños que no se renovó el mandato de la MACCIH que finalizará el próximo domingo, según un análisis realizado por este periódico.

La precisión y claridad en la cual las partes «no lograron» un consenso sobre la extensión del memorando de entendimiento suscrito en enero de 2016 que creó la entidad supranacional, revela que ambos documentos ya estaban listos antes de que se anunciara el fin de la misión, por lo que se evidencia que sí hubo premeditación.

Una amplia redacción del comunicado elaborado por el equipo negociador -encabezado por Ebal Díaz- da cuenta que ya estaban listos para ruptura de negociaciones y explicar a la sociedad en lenguaje diplomático que la MACCIH debe finalizar en unas 48 horas.

En la interpretación que pudo realizar este medio es que, en conclusión, Hernández no estaba interesado en extender la MACCIH, mucho menos crear otra organización que pudiera pisarle los pasos sobre las acusaciones de corrupción y delincuencia organizada que penden en su contra, así como el resto de sus colaboradores.

Resulta hasta misterioso que casi a la misma hora, Almagro publicó a través de su cuenta de Twitter la finalización de las negociaciones, con un lenguaje muy diplomático, a fin de desmarcarse de cualquier acusación en su contra.

No obstante, en la misiva culpó al régimen de que «lamentablemente la posición del gobierno de Honduras ha sido la de no acompañar este planteo, lo cual ha hecho imposible la renovación de la misión».

El hecho de que ambos libraran los comunicados a última hora del viernes se puede confirmar de que había un consenso para que las negociaciones se rompieran, sin responsabilidad de las partes.

Aunque se daba por descontado una nueva extensión a la entidad supranacional, aunque con muchas limitaciones, los negociadores supuestamente no alcanzaron un consenso para que el mandato se extendiera automáticamente a la medianoche del próximo domingo.

Por lo tanto, la vigencia del memorando de entendimiento suscrito en enero de 2016 finalizará ese día; con el inminente cierre de operaciones de la MACCIH, se desconoce cuál será el futuro de la UFECIC, que correría la misma suerte o sería modificada para restarle capacidad de acción ante las causas que están siendo investigadas.

Con esta decisión se prevén movilizaciones en los próximos días como método de presión para que se reactive la entidad; algunos actores consideraron que la extensión necesitaba un intercambio de notas entre Hernández y Almagro.

Sin embargo, el Ejecutivo y la OEA acordaron en diciembre crear mesas técnicas para desarrollar un nuevo mecanismo anticorrupción; EE.UU. ha venido presionando para que la MACCIH siga operando, por lo que se prevén fuertes reclamos por el fracaso de las negociaciones.

Confidencial


Mesa multisectorial por Honduras lanza convocatoria a movilizaciones

Este sábado los representantes de sectores y movimientos sociales, jóvenes, empresarios, gremios y representantes de partidos políticos de oposición aglutinados en la Mesa Multisectorial por Honduras, han lanzado un llamado a la población hondureña para rescatar la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH)

Representantes de la Coalición para la Defensa de la MACCIH, de la Plataforma para la Defensa de la Salud y la Educación Pública, FOSDEH, ex presidentes del COHEP acordaron una lucha en unidad para la continuidad de la misión, exigiendo cruce de notas entre el régimen hondureño y la OEA.

Para tal fin han convocado a movilizaciones que comenzarán mañana domingo 19 de enero a partir de las 10:00 am, saliendo de los puentes de la Iglesia Guadalupe hacia la sede de la MACCIH en la ciudad de Tegucigalpa.

También han convocado a otra movilización en la ciudad de San Pedro Sula que está pendiente de confirmación la hora y el día.

Los miembros de la mesa multisectorial esperan que el pueblo acompañe estas acciones para demostrar el hartazgo hacia la corrupción y los actos de opacidad e impunidad que se generan desde el gobierno nacionalista que preside Juan Hernández.

Criterio


VOLVER