Los feminismos llegan a la gestión pública en Argentina luego de luchas históricas

449

Ministerio de Mujeres y Diversidad: ejes y desafíos de una agenda de género transversal

Lo que fue una promesa de campaña durante el 2019 se materializó con la creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación; y el de de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual en la Provincia de Buenos Aires. Ambos están encabezados por feministas con trayectorias amplias de militancia: en el caso de Nación, la abogada Elizabeth Gómez Alcorta en el ámbito de los derechos humanos y en Provincia, Estela Díaz como Secretaria de Género de la CTA.

“Ambos ministerios se conquistaron en las calles. Tenemos la responsabilidad y el hermoso desafío de ser las primeras en llegar a este espacio institucional, que es una conquista de las luchas colectivas feministas, de las mujeres y las diversidades”, señaló Gómez Alcorta en la asunción de su gabinete el miércoles.

Con la voluntad de transversalizar la agenda de géneros en toda la gestión y contener las demandas que se sostuvieron históricamente en las calles, ambas ministras y sus equipos presentaron un mapa de lo que serán sus prioridades y pasos durante el primer tramo de la gestión.

Los ejes

Como señala Paloma Dulbecco, militante y politóloga, “tener rango ministerial significa tener por un lado presupuesto propio y autónomo, pero también tener presencia en la mesa de gabinete”. La propuesta del Ministerio de la Nación está dividida en tres partes: la Secretaría de Políticas de Igualdad y Diversidad, la Secretaría de Políticas Contra la Violencia por Razones de Género y la Subsecretaría de Formación, Investigación y Políticas Culturales para la Igualdad. Estas temáticas estarán transversalizadas en diálogo con otros ministerios y organismos. Como señala Dulbecco, “resulta muy auspicioso y una muy buena señal que a nivel nacional la ministra ya se haya reunido con muchas de las personas que están al frente de los ministerios claves para el trabajo conjunto; como son salud, educación, economía, cultura y trabajo”.

En el caso de Provincia de Buenos Aires, la economista y periodista Natalí Risso afirma que los desafíos en términos de política, economía y género son muy similares a los planteados por Nación. “La Provincia es muy representativa de lo que pasa en todo el país, ya que constituye el 40% del PBI nacional”, explica. Como ilustró Estela Díaz, los lineamientos de su gestión serán tres: una política contra las violencias pensada de forma integral, la articulación transversal de las políticas de género y un área de diversidad sexual.

Diversidad

Entre las personas que asumieron sus cargos en el ministerio se encuentra Alba Rueda, quien será la primera persona trans en encabezar una subsecretaría. El miércoles juró por “por una patria transfeminista, por Lohana Berkins, por Diana Sacayán, por la memoria de todas nuestras compañeras”, recordando las trayectorias y genealogías de las luchas travestis y trans.

La llegada de una militante trans a un cargo de esta jerarquía en el Ejecutivo garantiza también la implementación de políticas orientadas a las diversidades, que conforman parte de las comunidades más afectadas por la crisis económica. En ese sentido, Gómez Alcorta afirmó que en su ministerio habrá cupo trans y que trabajarán para que se cumpla en todos los ministerios a nivel nacional.

En la Provincia, Daniela Castro asumirá el área de Diversidad Sexual. Ella fue la primera mujer trans en obtener un DNI acorde a su identidad de género en 2011 y luego tuvo una trayectoria por la política en derechos humanos y de diversidades. ““El foco estará en la generación de derechos y en darle prioridad a las organizaciones sociales. En hacer que todas las personas que son menos escuchadas tengan alguien que las escuche”, aseguró respecto a su designación.

Desafíos económicos

A la llegada de ambas ministras se sumó esta semana la noticia de que Mercedes D’Alessandro, co-fundadora de Economía Feminista, ocupará el cargo en la Dirección de Economía y Género dentro del ministerio encabezado por Martín Guzmán. La economista trabajó a lo largo de los últimos años en el desarrollo de una agenda feminista dentro de las discusiones económicas: el reconocimiento de la brecha salarial de género, las tareas de cuidado, la consideración de los gastos de las mujeres en su higiene personal y la lucha por la legalización del aborto, entre otros. Su llegada al ministerio augura un paso más en aquellas batallas y su conversión a políticas públicas desde el Estado.

Candelaria Botto, economista integrante de Economía Feminista y docente, señala que “tanto la creación de la Dirección como el ministerio a nivel nacional no tienen precedentes en la región: es un logro que tenemos que celebrar. Pero se enfrentan a una coyuntura muy problemática con niveles de pobreza y desempleo. La pobreza en Argentina tiene cara de mujer: 7 de cada 10 personas pobres son mujeres”. Es por esto que desde su perspectiva y la de la organización, “la dirección tiene que trabajar con el INDEC para hacer una análisis de situación de esta desigualdad de género, como por ejemplo con el colectivo travesti-trans. También creemos que un Sistema Integral de Cuidados tiene que ser una de las líneas a implementar y desarrollar. El Estado tiene que hacerse cargo de las tareas de cuidado y de repensar el cuidado como un derecho de las personas”, concluye.

El Canciller


El ministerio que es de todas y todes

Feminista nacional y popular, Estela Díaz se acaba de convertir en la primera Ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires. En diálogo con El Grito del Sur, habló de la importancia de jerarquizar las políticas de género y volverlas transversales a todas las áreas de gobierno.

Con años de experiencia en el sindicalismo y un gabinete teñido de verde, Estela Díaz se convirtió en la primera Ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires. Secretaria de Género de la CTA desde el 2010, fue una de las Coordinadoras del Comité por la Libertad de Milagro Sala, donde conoció a Elizabeth Gómez Alcorta, quien ocupa el mismo cargo a nivel nacional. En el ministerio Diaz hará foco en la transversalización de la perspectiva de género y buscará dar la batalla cultural contra el patriarcado. En esa linea una de sus primeras medidas fue firmar la adhesión al Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo, haciéndole honor a su militancia en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

En el patio de su casa y con mate en mano Estela recibió a El Grito del Sur para hablar de los ejes de su gestión y las estrategias para reconstruir el vaciamiento que dejó María Eugenia Vidal en materia de géneros . «Hoy tenemos un gobierno que lo transforma en política publica lo que un movimiento social, como es el feminismo, demanda con movilización, organización, fuerza y potencia», explicó.

Fotos: Abril Pérez Torres

¿Personalmente como fue tu pasar del sindicato a ser ministra?

No lo pensé demasiado hasta el momento que empezamos a tomar resoluciones concretas. Yo tengo 30 años de militancia en el feminismo, en el sindicalismo, en los movimientos sociales. Muchos de los temas que abordamos ahora en el Ministerio son temas que desde la militancia le exigíamos al Estado. Durante años reclamamos que el organismo que lleve adelante las políticas de género sea de primer rango.

¿Cuales van a ser las principales lineas de trabajo ?

Tendremos tres grandes trazos que ponen prioridades en los temas que vamos a estar abordado. Por un lado las políticas contra las violencias, planteado en plural porque vamos a abordarlas todas. Queremos a cambiar radicalmente el enfoque que había que era fragmentario y ligado nada más a políticas de seguridad y de justicia. Nosotras planteamos un sistema integrado de abordaje de las violencias donde todos los actores estén involucrados, interactuando y haciéndose responsables de las medidas que deben llevar a cabo, para no convertirse en centros de derivación eternos como lo fueron durante el macrismo. Luego está el gran desafió la igualdad y la no discriminación que va a abordar la Subsecretaría de Género y Diversidad Sexual. Para eso vamos a tener programas especiales para la protección y promoción de derechos que van a englobar el trabajo, el cuidado, la reducción de brechas salariales, el acceso a la salud, la educación sexual integral, los pueblos originarios, las mujeres con discapacidad, las migrantes y la población en contextos de encierro entre otros. Finalmente vamos a enfocarnos en la transversalización de la política de género. Si decimos que el patriarcado no se va a caer sino que lo vamos a tirar es porque atrás de todo hay una batalla cultural. Para eso construimos cuatro consejos, el Consejo Articulador con los municipios, el Consejo para la trasnversalización de la perspectiva de género en el Poder Ejecutivo, ministerios y órganos descentralizados, una mesa de articulación interpoderes y un Consejo Consultivo de la sociedad civil.

Teniendo en cuenta el saldo de la gestión de Vidal ¿Cómo se trabaja la feminización de la pobreza?

Nosotras vamos a tener una dirección especial que aborde el tema de trabajo, cuidados y formación laboral. Creemos que ahí va haber una articulación fundamental entre los ministerios. El trabajo y la producción es el eje central que planteo el gobernador, que el Estado vuelva a estar presente. Fuimos la primer provincia que firmo el acuerdo con del plan nacional por el plan «Argentina contra el hambre» y la tarjeta alimentaria esta pensada para promover la producción local. María Eugenia Vidal dejo un Estado arrasado donde se hacía negocio en cada lugar que se podía. La desigualdad social creciente tiene mayor costo en las mujeres, agudiza la feminización de la pobreza y la violencia de género. Lo que termina con la pobreza es el trabajo de calidad, sabemos que es un proceso largo, pero ya se están llevando a cabo políticas públicas al respecto.

¿Como ser hará para abarcar toda la Provincia?

La primera acción institucional que hicimos como ministerio fue una reunión para constituir el consejo de articulación de las políticas de género con los municipios. Lo decidimos de este modo porque es una fuerte señal de uno de los principales lineamientos es la articulación en todo el territorio. Nosotros tenemos en claro que si bien La Plata es la cabecera el ministerio tiene que estar en toda la provincia.

¿Que medidas se tomará respecto al cupo laboral trans reglamentado el último
diciembre?

Ya nos reunimos con la Ministra de Trabajo -que es la más joven de nuestro gabinete- y Daniela Castro, Directora Provincial de Diversidad Sexual, esta trabajando en un programa para la implementación del cupo laboral trans. Estamos hablando de una población que fue excluida del sistema educativo, de la salud, de la vivienda y que tiene un porcentaje elevadísimo de personas que han sufrido violencia institucional o están en contextos de encierro. Por eso debemos trabajar un programa integral de formación para que puedan acceder al cupo. Está la voluntad política de que todo el gobierno se cumpla pero también de incentivarlo en el sector privado.

¿Ya empezaron articular con el Ministerio Nacional de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual?

Si, estamos trabajando juntas muchos temas, especialmente las políticas nacionales. Seguramente pronto Elizabeth va a estar llamando al Consejo Federal  donde a nivel país se estarán plateando los planes y programas del ministerio, que van a articular con los que se lleven adelante en la provincia. Además tenemos una gran afinidad política y un amplio cariño personal con Eli y todo su gabinete.

Siendo integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito firmaste la adhesión al Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) ¿Que sentiste?

Me temblaba la mano. Después de veinte años de lucha y de reclamos pidiéndole al Estado que cumpliera esa política me tocó firmarla a mi. Fue muy emocionante y dejó una marca de gestión. Eso es fundamental porque cuando el reclamo social se transforma en política publica las posibilidades son inmensas.

¿Como se va a asegurar que se cumpla el protocolo más allá de las objeciones de conciencia?

En la provincia existe uno de los primeros protocolos de ILE que es del 2007. Después se actualizó pero seguía teniendo restricciones. La Interrupción Legal del Embarazo se viene realizando y también se tiene identificado a los objetores de conciencia que en verdad son obstaculizadores del derecho a la salud. Si bien es un tema especifico del Ministerio de Salud nosotras vamos a generar campañas de sensibilización, de difusión de los derechos y especialmente articulando con los programas que reciben a mujeres victimas de violencia que el Ministerio de Salud ha rejerarquizado.

Venís de años siendo referenta sindical ¿Como va a repercutir el nuevo ministerio en ese ámbito?

En el sindicalismo ha crecido muchísimo la participación de mujeres y de los jóvenes en este último tiempo, de hecho hay muchas mujeres sindicalistas diputadas nacionales y provinciales. Capaz no se ve en la superestructura pero es un fenómeno que viene creciendo y se va a agudizar. Desde el ministerio lo vamos a alentar con políticas públicas, van a existir programas de fortalecimiento de los liderazgos para las mujeres en los sindicatos, en los movimientos sociales y en la política. Nosotras queremos mujeres en todos lados pero también en las roscas que suelen ser mesas chiquitas y de varones. En los movimientos sociales pasa lo mismo, sus bases son feminizadas pero sin embargo los encabezan hombres. Queremos hace visible el liderazgo de las mujeres.

El Grito del Sur


VOLVER
Más notas sobre el tema