Chile | No fue uno más – Por Andrea Mora

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Nuevamente es un día triste para el deporte, específicamente para el fútbol en nuestro país. La violencia policial ha terminado con la vida de uno más, uno más como lo llaman ellos, uno más porque solo son número, uno más porque pronto olvidarán su nombre, pero no es uno más para el pueblo.

La noche de martes 28 se enero de desarrollaba en el Estadio Monumental el encuentro entre Colo-Colo y Palestino. Último partido por la primera fecha del campeonato nacional, encuentro que terminó con un abultado 3-0 a favor del local. El partido tenía que ser una alegría para los albos, pero lamentablemente no fue así.

Terminado el encuentro hubo enfrentamientos entre Carabineros y los hinchas, hinchas que debían llegar a sus hogares felices a festejar la buena racha con la que empezaban el año de fútbol.

Mucho se debatió a inicio de año si es que era prudente o no que regresara el fútbol chileno. Lo cierto es que las manifestaciones no han cesado desde el 18 de octubre, el país sigue movilizado frente a la nula respuesta que han tenido las demandas sociales que se gritan en las calles y las canchas. Los ricos siguen siendo dueños del país, políticos ganando millones, enfermos siguen muriendo en salas de espera y el pueblo sigue luchando por tener una vida digna. ¿Son esas condiciones para retornar a la “normalidad”? Simplemente no.

El día de ayer no murió uno más, fue asesinado un hombre con nombre y apellido, Jorge Mora Herrera, quien también era conocido como el Neco, un hincha colocolino que debía llegar a su hogar a festejar el triunfo, pero el brutal actuar de Carabineros se lo impidió. Lo mataron y sus últimos minutos de vida quedaron dando vuelta por internet, porque no tranquilos con impactarlo con un camión obstruyeron la reanimación con un carro lanza agua mientras todos pedían que parasen.

El fútbol es un espacio familiar y para quienes somos hinchas de algún equipo la cancha es donde nos sentimos libres y felices, no el lugar donde debemos asistir con el miedo de no saber si volveremos vivos. Queda claro que el fútbol no es la principal preocupación a nivel país y que el campeonato no debería continuar en estas condiciones.

La represión con la que ha respondido el gobierno de Sebastián Piñera no da más y en las calles se va a notar. Hoy no perdimos a uno más, porque no somos números y tenemos memoria, perdimos a Jorge Mora Herrera a manos de agentes del estado. Esperemos que la justicia llegue, porque de no ser así, cito el lienzo sancionado de Curicó Unido “Dios perdona, la gente NO”.

JGM Radio


VOLVER