Paraguay: fuga de unos 75 presos de alta peligrosidad sacude al gobierno de Abdo

2

Histórica fuga de presos de alta peligrosidad sacude al gobierno de Abdo Benítez

En la madrugada de este domingo se produjo la fuga de un total de 75 internos de la Penitenciaría Regional de la ciudad de Pedro Juan Caballero, en el departamento de Amambay.

Para lograr su cometido, los mismos cavaron un túnel que tiene salida en el perímetro exterior de la cárcel, aunque se presume que esto habría sido solo un engaño y que en realidad la mayoría de los reclusos pudo salir por el portón principal.

El escape de los reos desató una bomba en el gobierno liderado por el presidente Mario Abdo Benítez atendiendo a la falta de previsión -pese a la advertencia realizada en diciembre pasado por la ministra de Justicia, Cecilia Pérez- y la manera en la que burlaron los controles de seguridad tanto dentro como fuera del recinto penitenciario.

Esta fuga puede ser considerada como una de las más importantes en la historia de nuestro país tanto por el nivel de peligrosidad de los presos como por la considerable cantidad de fugados. En este caso, todos forman parte de la banda criminal brasileña Primer Comando Capital (PCC).

Cabe recordar que en el año 1998, unos 106 internos del penal de Emboscada lograron abandonar dicho establecimiento luego de tomar por asalto la guardia de la cárcel. Esa cantidad de reos conformaba poco más de la mitad de la población carcelaria de aquel entonces, mucho menor a la que existe actualmente.

Según cita La Nación de Argentina, los prisioneros lograron herir a media docena de guardiacárceles e inclusive mataron a un hombre de 70 años para robarle la camioneta que posteriormente utilizaron para huir.

Si bien ya se habían producido con anterioridad fugas en distintas cárceles y centros de reclusión de nuestro país, las mismas no involucraron -a excepción de la de 1998 en Emboscada- a un grupo de presos tan numeroso y tampoco a miembros del crimen organizado.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, podría decirse que este incidente afecta de manera considerable al ya golpeado gobierno de Abdo Benítez, el cual tuvo que atravesar por otros episodios difíciles en lo que respecta al ámbito penitenciario, como por ejemplo el sangriento amotinamiento en cárcel de San Pedro, el motín y toma de rehenes en el Centro de Rehabilitación Social de Itapúa (Cereso) o el más reciente rescate del narcotraficante Jorge Teófilo Samudio González, alias “Samura”.

HOY


Brasil ofrece ayuda a Paraguay para capturar presos que se fugaron de cárcel

«Estamos a disposición también para ayudar al Paraguay en la captura de esos criminales. Paraguay viene siendo un gran asociado en la lucha contra el crimen», señaló Moro en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

El ministro informó que las autoridades brasileñas han reforzado la seguridad en las zonas fronterizas con Paraguay con el objetivo de impedir que los fugitivos, integrantes de la facción criminal Primer Comando de la Capital (PCC), vuelvan a entrar en el país.

«Si vuelven a Brasil, ganan un billete solo de ida a un presidio federal», que son considerados de máxima seguridad, aseguró Moro en su publicación.

En ese sentido, más de 200 agentes policiales han reforzado las labores de vigilancia y seguridad en la frontera del estado brasileño de Mato Grosso do Sul con el departamento paraguayo de Amambay, donde está situado el presidio de Pedro Juan Caballero y desde donde los 75 detenidos se dieron a la fuga.

Esta tarde, la titular de Justicia de Paraguay, Cecilia Pérez, informó que todos los presos que escaparon son integrantes del PCC, el grupo criminal más poderoso de Brasil y que ha extendido sus tentáculos por todo el país y una parte de Suramérica, sobre todo Paraguay y Bolivia.

La fuga se produjo durante la madrugada, supuestamente a través de un túnel excavado, si bien el ministro de Interior paraguayo, Euclides Acevedo, no descartó que se diera por la puerta principal y con la complicidad de las autoridades de la cárcel.

Ante esta posibilidad, Pérez afirmó que pondrá su cargo a disposición del presidente del país, Mario Abdo Benítez, al tiempo que anunció la destitución del director general de Establecimientos Penitenciarios, Joaquín González, y de otras autoridades carcelarias regionales.

Fundado en 1993 durante una rebelión en una cárcel de Sao Paulo, el PCC ha expandido en los últimos años su actividad al tráfico de drogas y armas, especialmente en las regiones fronterizas, y también al rentable robo de cargas y contrabando de combustible.

Ñanduti


[su_button background=”#ef2d32″ color=”#ffffff” size=”6″]VOLVER[/su_button]

Más notas sobre el tema