Puerto Rico: exigen renuncia de gobernadora por falta de entrega de suministros por el huracán María

Reclaman renuncia de la gobernadora

En la calle Fortaleza se escuchó nuevamente el reclamo de “somos más y no tenemos miedo”, pero esta vez dirigido a la gobernadora Wanda Vázquez. Los manifestantes reclamaron la renuncia de la gobernadora y se expresaron indignados por la aparición de un almacén con suministros que no habían sido repartidos a las víctimas de los terremotos.

La tensión aumentó cuando la Unidad de Operaciones Tácticas llegó al lugar y sus efectivos se acomodaron en un edificio aledaño a La Fortaleza. Había también una unidad de Arrestos Especiales, mientras helicóptero de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) sobrevolaba el área.

Cerca de las 4 p.m., la gobernadora publicó un mensaje en sus redes sociales ordenando la salida de los efectivos policiales.

“Respeto el derecho constitucional de los ciudadanos a manifestarse y confío que mis hermanos puertorriqueños lo harán en orden”, dijo. “No hay necesidad alguna de la utilización de la fuerza de choque en este momento, por lo que he solicitado que se retiren y se mantenga la seguridad regular”.

Esta fue la única reacción de la gobernadora a las manifestaciones en su contra.

Sin saberse quién activó Fuerza de Choque

El designado secretario del Departamento de Seguridad Pública, Pedro Janer, afirmó que no fue él quien ordenó la activación de la Unidad de Operaciones Tácticas. Alegó que estos policías siempre están cerca de La Fortaleza, a pesar de que la mansión ejecutiva tiene su propio contingente de policías asignados.

“Los efectivos de las diferentes unidades están siempre transitando el área. Ellos tienen la responsabilidad de salvaguardar La Fortaleza y a la gobernadora y cuando ocurren estos incidentes, están en el perímetro”, sentenció.

Se le preguntó entonces quién ordenó traer a estos policías a la manifestación y se limitó a decir que fue una decisión de “la alta oficialidad de la Policía”.

“Yo no he intervenido”, aseguró.

La manifestación comenzó a eso de las 11 a.m. y en ese momento eran unas 60 personas, pero en horas de la tarde y la noche ya eran cientos de personas. Luego, la manifestación se movió hacia el Capitolio.

Rubí Oliveras, una joven de 19 años de Bayamón, dijo que llegó a participar por primera vez en una manifestación.

“Yo jamás había venido a las protestas pero me causó tanta rabia y tanta indignación. Cómo es posible que quieras decir que te importa este País y dejar que tanta gente se muera (mientras están) escondiendo suministros, haciendo todas estas porquerías”, opinó. “Me indignó demasiado”.

Su hermano David, de 21 años, dijo que acudió por entender que es parte de su deber ciudadano. “Es nuestro deber luchar contra las injusticias que ha causado esta administración”, sentenció.

La psicóloga María Villeneuve llegó a la protesta con una enorme bandera de Puerto Rico que cargaba desplegada a sus espaldas.

“Estoy aquí por la indignación, el atropello, los abusos, la mentira, el engaño que este gobierno y las autoridades de aquí y de afuera nos han sometido”, expresó. “Yo soy yaucana, nacida allí, y ver lo que ha pasado allí no es fácil”.

Las manifestaciones llevan dos días luego de que se conociera de la existencia de un almacén en Ponce donde se guardaban suministros que podrían ser usados por los damnificados. El incidente ha provocado ya la salida de tres funcionarios: Carlos Acevedo, comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Glorimar Andújar, de la dirección de Familia, y Fernando Gil Enseñat, del Departamento de la Vivienda.

A la protesta llegó el exprisionero político Oscar López Rivera.

“El gobierno nunca ha estado preparado para ninguna crisis. Lo mismo de María, lo mismo con el terremoto”, dijo López Rivera. “Están buscando beneficios para ellos. Yo dudo que la gobernadora estuviera lista para manejar una crisis como esta”, concluyó líder independentista.

El Vocero


Manifestantes marchan de Fortaleza al Capitolio

Decenas de manifestantes llegaron este lunes frente a La Fortaleza para protestar contra el gobierno y exigir la renuncia de la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Personal de la Uniformada y Fuerza de Choque fueron movilizados al Palacio de Santa Catalina. Un helicóptero de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) sobrevoló el área. Posteriormente, la gobernadora ordenó su retiro.

Más tarde, el nutrido grupo movió su protesta al Capitolio.

El descontento y consignas de repudio toman auge tras este pasado sábado, 18 de enero, hallar un almacén con suministros sin entregar desde el huracán María, en Ponce.

Por este incidente, Vázquez Garced pidió este domingo la renuncia inmediata a los secretarios del Departamento de Vivienda, Fernando Gil Ensenat, y secretaria del Departamento de la Familia, Glorimar Andújar Matos.

El sábado, la Ejecutiva también destituyó a Carlos Acevedo como comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD).

Se esperan que continúen las manifestaciones durante esta tarde. ¿Dónde? Frente al Capitolio, a las 5:00 p.m.

Telemundo PR


Los retrasos para repartir asistencia luego de los terremotos causan indignación en el pueblo

Al son de consignas como “presos los queremos” y marcando el ritmo con cacerolas y pleneras, cientos de personas se manifestaron frente a La Fortaleza y el Capitolio para expresar su repudio ante el mal manejo por parte del gobierno de la emergencia provocada por los sismos de las últimas semanas, los cuales han afectado principalmente las zonas sur y suroeste de la isla.

La gota que colmó la copa fue el hallazgo el sábado de miles de artículos de primera necesidad almacenados en un edificio en Ponce, los cuales finalmente se comenzaron a distribuir.

La crisis sobre los suministros provocó que anoche la gobernadora Wanda Vázquez Garced refiriera el asunto al Departamento de Justicia.

“Tenemos indignación por el escondido de los suministros y lo corrupto que es este gobierno. Mientras el pueblo se desborda en ayudas, ellos aguantan las ayudas”, expresó Zurmarie Lamboy, mientras golpeaba una cacerola.

El sábado, ciudadanos de Ponce descubrieron que un almacén que el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) mantenía en la zona de La Guancha estaba repleto de suministros y artículos de primera necesidad que no habían sido distribuidos, algunos desde el período de la emergencia tras el huracán María en 2017.

Mientras cientos de personas han dormido en el suelo fuera de sus casas, en campamentos improvisados por temor a estar bajo una estructura y dependían de los artículos de primera necesidad que miles de ciudadanos de otras regiones llevaban por su cuenta, en el almacén, había agua embotellada, comida para bebés, cereales, toldos, catres, baterías, gas propano, miniestufas, sábanas, guantes y duchas portátiles, entre otros artículos de primera necesidad. Algunos de ellos, como el agua y la comida para bebés, estaban expirados.

Venció el término que dio la gobernadora para que el Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) entregara un informe con los hallazgos preliminares sobre el manejo de suministros en los almacenes del Nmead.

Tras recibir el informe de la pesquisa, la gobernadora informó anoche, en declaraciones escritas, que refirió a Justicia los hallazgos, los cuales “sugieren inacciones u omisiones en el manejo del almacén y los suministros por algunos funcionarios”.

“Acogemos la recomendación del Negociado (NIE) para que se refieran las conclusiones preliminares al Departamento de Justicia para que continúe con prioridad una investigación a fondo y se tomen las acciones que en derecho correspondan”, expresó Vázquez Garced, quien no ofreció detalles de los hallazgos.

Temprano en la tarde, las personas comenzaron a congregarse en la intersección de las calles Del Cristo y Fortaleza, bautizada como la Calle de la Resistencia tras las protestas del verano. Allí, a pasos del Palacio de Santa Catalina, los manifestantes exigieron la renuncia de la gobernadora.

“El país está indignado a raíz de todos los acontecimientos en los que nos ha fallado el gobierno, especialmente lo que sucedió con el almacén en Ponce y todos los almacenes que deben haber por ahí”, dijo Justin Jesús Santiago, uno de los manifestantes.

Una de las manifestantes tenía un cartel que leía “Gobierno ausente, criminal y negligente”.

“¿Dónde está Wanda? Wanda no está aquí. Wanda está escondiendo suministros del país”, cantaban los manifestantes mientras una hilera de policías mantenían un perímetro.

Al inicio del piquete, dentro de la mansión ejecutiva se ubicaron varios escuadrones de la Unidad de Operaciones Tácticas de la Policía. No obstante, a eso de las 4:00 p.m., la gobernadora ordenó su retiro.

Poco más de una hora después, parte de los manifestantes se movilizaron a la Casa de las Leyes y llenaron la plaza de la Democracia ubicada en el lado norte.

El líder comunitario Giovanni Roberto destacó que, desde el sábado, las palabras que más ha escuchado son “indignación” y “rabia” ante las acciones del gobierno.

“Nos quieren muertos, no sé ni cómo expresarlo, pero siento mucha tristeza ahora mismo. Cualquier cosa puede pasar por la negligencia del gobierno, pueden morir muchas personas, pueden morir niños en las escuelas. Estamos frente a un gobierno bien negligente que prefiere que su gente esté muerta”, señaló Roberto.

Tras el hallazgo de los suministros en Ponce, la gobernadora anunció la destitución del comisionado del NMEAD, Carlos Acevedo Caballero. El domingo, también anunció las salidas de la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, y el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat. No obstante, Vázquez Garced no ofreció detalles específicos de las razones para las salidas de los últimos dos funcionarios.

Fuentes de La Fortaleza dijeron a El Nuevo Día que la gobernadora pasó parte de la jornada analizando, junto con sus asesores, los nombres de los posibles candidatos para reemplazar a Andújar y Gil Enseñat.

Comienza la distribución

Los suministros que se encontraron dentro del almacén en Ponce comenzaron a repartirse en los pueblos de Lajas, Mayagüez, Sabana Grande, San Germán, Adjuntas, Utuado, Peñuelas, Lares, Maricao y Yauco, detalló el ayudante general de la Guardia Nacional, José Reyes. Cada alcalde recibiría 12 paletas con artículos de primera necesidad, añadió.

Reyes señaló que no se estaba entregando parte de los suministros en Ponce, Guánica y Guayanilla porque la Guardia Nacional ha levantado campamentos en estos pueblos, los cuales están debidamente abastecidos.

La repartición continuará

Entre el material enviado, había 270 catres, 700 estufas portátiles con su cilindro de gas y 400 toldos.

“Hemos coordinado con los alcaldes y su división de Manejo de Emergencias para no llevarlo de un almacén a otro almacén, sino llevarlos a la gente que los necesita, a estos refugios que están en la periferia de estos pueblos y donde se necesitaesta ayuda”, señaló Reyes.

Tras asumir el control del lugar, como ordenó la gobernadora, Reyes señaló que la Guardia Nacional inició un inventario del equipo almacenado, incluyendo aquel que hay que decomisar. El análisis, dijo, no ha culminado. No obstante, indicó que ya se ha coordinado con la Administración de Servicios Generales para disponer de los productos expirados.

Explicó que, para determinar qué suministros repartir, así como la cantidad, se consideró una lista de 42 refugios administrados por los municipios y el gobierno central en los que hay 7,115 refugiados.

“Vamos a llegar a esa gente, pero tiene que ser de una forma organizada. Las emergencias se trabajan a través de los municipios, por eso hemos coordinado con los municipios que han identificado dónde están estos refugios”, añadió Reyes, quien fue designado por la gobernadora para dirigir el Nmead.

Una vez suplida la necesidad inmediata, parte de los suministros se ubicarán en otros pueblos que no fueron impactados por los recientes sismos, pero cuya ubicación resultaría estratégica de ocurrir otra emergencia.

“Queremos ser proactivos y ponerlos en las manos de los alcaldes, que son la primera línea de esfuerzo cuando hay una emergencia con nuestra gente”, señaló Reyes, y rechazó que conociera de la existencia de los suministros guardados en Ponce. Reyes expresó además que de los documentos a los que ha tenido acceso, al momento, no se establece la procedencia de los suministros almacenados en Ponce.

En Puerto Rico, aclaró Reyes, existen siete almacenes para el manejo de emergencias. Cinco de estos almacenes están bajo la custodia de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Mientras, los otros dos, en Guaynabo y Ponce, están bajo control del Nmead.

Sostuvo que, simultáneamente, se está haciendo un inventario del almacén de Guaynabo. En este, tras una inspección inicial, mayormente se encontró equipo que utiliza la agencia estatal para sus labores de búsqueda y rescate.

“Pero que no le quepa la menor duda al pueblo de Puerto Rico que todos los artículos de primera necesidad que están allí se están contabilizando, ‘paletizando’, y lo vamos a distribuir entre hoy (ayer) y las próximas 48 horas”, aseveró.

El Nuevo Día