Transición: Tabaré Vázquez descarta la posibilidad de presidir el Frente Amplio al concluir su mandato

230

Vázquez rechazó la posibilidad de presidir el FA y opinó sobre propuestas de Lacalle Pou

Tabaré Vázquez rechazó la posibilidad de presidir el Frente Amplio una vez que termine su segundo período de gobierno el 1 de marzo, pero confirmó que trabajará como militante, “yendo a los comité de base y a las coordinadoras”.

“Presidir el Frente Amplio exige un estado físico que es para una persona más joven. El aporte mejor que puedo hacer es militar en las bases y transmitir mi experiencia”, dijo el presidente de la República en declaraciones recogidas este sábado al mediodía por los canales 4 y 12.

Entrevistado en el puerto de Punta del Este tras salir de pesca en una lancha de la Armada (dijo que fue la segunda vez en este período de gobierno que lo hace), Vázquez habló de varios temas.

Dijo que la derrota del Frente Amplio en las elecciones obedece a “múltiples factores que hay que analizarlo con atención”, y habló de la actitud que debe tener la coalición de izquierda cuando sea oposición al gobierno del nacionalista Luis Lacalle Pou.

“El Frente Amplio tiene que trabajar con seriedad y responsabilidad apoyando lo que beneficie a la gente, a las grandes mayorías nacionales y defender las conquistas logradas y cuando no estemos de acuerdo decir por qué y tener propuestas alternativas”, expresó el mandatario a pocas semanas de completar su segundo período de gobierno (2005-2010 y 2015-2020).

YATE PRESIDENCIAL

Al igual que el fin de semana anterior, el presidente Tabaré Vázquez, salió a navegar y pescar por Punta del Este, en una embarcación de la Armada Nacional que utilizó por segunda vez en 5 años. Al ser consultado sobre la posibilidad de venderla, tal como planteó el senador Pedro Bordaberry, Vázquez dijo que es un barco de la década del 80, y que es “difícil que alguien lo compre”.

AVIÓN PRESIDENCIAL

Vázquez fue consultado sobre la decisión del gobierno entrante de intentar vender el avión presidencial multipropósito que compró este gobierno para vuelos oficiales y traslados sanitarios.

“El avión presidencial cumplió una función sanitaria muy buena trasladando pacientes y órganos. Pero la decisión es del próximo gobierno”, respondió.

Acerca del reclamo del ex senador colorado Pedro Bordaberry de que también se debería vender la lancha de la Armada que el presidente utilizó para ir a pescar, Vázquez respondió: “yo lo pensaría un poco más. Esta embarcación tiene treinta y pico de años”.

ARGENTINA Y EL DÓLAR

El presidente fue consultado por un medio de prensa argentino sobre la decisión del gobierno de Alberto Fernández de cobrar un impuesto a la compra de dólares a turistas que salen del país y llegan a veranear, por ejemplo, a Uruguay.

El periodista argentino le preguntó si debería existir esa “distinción” y Vázquez respondió que no.

“Creo que no debería existir”, y agregó: “Fue aprobado por el Parlamento y el presidente no tiene más remedio que aplicar la ley que él mismo planteó”.

Vázquez contó que autoridades del Ministerio de Turismo de Uruguay se reunieron con sus pares de Argentina y allí surgió el compromiso “de rever la situación en 180 días”.

El presidente había dicho en una entrevista con La República que no le podía pedir a su par Alberto Fernández que no cobrara esa suerte de impuesto en el llamado “dólar turista” cuando “hay gente que pasa hambre y no tiene trabajo” en su país.

PROPUESTA DE LACALLE POU

Vázquez también fue consultado sobre la idea del presidente electo Lacalle Pou de atraer inversores argentinos para que se radiquen en Uruguay.

“Es una propuesta que tiene décadas. El presidente (José) Mujica trajo familias sirias en su momento. La experiencia no fue exitosa. No es una cosa fácil. Veremos si el presidente Lacalle Pou tiene éxito en la propuesta”, respondió.

SALUD

El presidente reiteró que se siente “bien” de salud tras la detección y posterior eliminación de un tumor pulmonar el año pasado. “Yo me siento bien, estoy bien, los tratamientos que me han hecho fueron muy efectivos”, dijo Vázquez, y agregó que ahora se debe practicar controles y análisis “cada dos o tres meses”. El último control fue en noviembre.

Subrayado


«Buena sintonía» entre el gobierno electo y el PIT-CNT que se prepara para «defender» derechos conquistados

La transición arrancó con buen pie. Transparencia, buen clima, calma. Mucha calma. Ese parece ser el balance de los primeros días. Así ocurre entre el gobierno y gobierno electo. Y sucede también entre el gobierno electo y otros actores sociales, como el movimiento sindical.

El encuentro que mantuvieran la semana pasada demostró esa buena sintonía. Ambas partes han reconocido que se trató de un diálogo franco y abierto. Las fotografías en la oficina de la sede de Todos los muestran, a sindicalistas y a la plana mayor del futuro Ejecutivo, en torno a la mesa, con rostros distendidos y sonrientes.

No obstante, tanto el PIT-CNT como el gobierno entrante son conscientes de las diferencias que los separan. En ese sentido, más allá del buen clima, el movimiento sindical llama a prepararse para «defender» los derechos conquistados, sobre todo, en los últimos años, bajo los gobiernos del Frente Amplio. El presidente del PIT-CNT Fernando Pereira dijo a LA REPÚBLICA que en esta etapa «hay que prepararse para defender los derechos, esto ya había quedado de manifiesto antes de la elección».

Agregó que los temas ya están arriba de la mesa y tienen que ver con «la defensa de la negociación colectiva, la defensa de las empresas públicas, de la negociación colectiva en el sector público, de la necesidad de defender los cambios legales que se produjeron en el país en los últimos quince años, fundamentalmente, las leyes de protección laboral, la negociación colectiva en el sector público, la ley de responsabilidad empresarial, la ley de empleos para personas con discapacidad, la licencia para trabajadores privados, los convenios del sector doméstico y del sector rural».

Ese conjunto de normas, agregó Pereira, «tiene que ser parte de las defensas que el movimiento obrero tiene que hacer durante los próximos cinco años». El PIT-CNT, agregó, sobre la base de ese concepto, «tiene que negociar con el gobierno que fue electo».

Las ideas del nuevo gobierno no son desconocidas para el movimiento sindical. «Siendo candidato, cuando el doctor Lacalle visitó la sede del PIT-CNT, presentó sus ideas y nosotros le presentamos algunas, entre ellas, la necesidad de que dentro de los Consejos de Salarios se laudaran no solo los mínimos por categoría sino también como se hace desde 1943 la totalidad de los salarios».

En la reunión, agregó Pereira, este tema quedó «despejado». De hecho, tanto el presidente electo como el futuro ministro de Trabajo Pablo Mieres «fueron contundentes en sostener que el formato de la negociación va a ser el mismo, en todo caso en cada rama de actividad se podrá flexibilizar cuando así se entienda tripartitamente».

«Esto, para el PIT-CNT, es una buena noticia, y también lo es la importancia clave que se le dio al encuentro, con la presencia del presidente electo y los futuros ministros de Economía y Trabajo presentes, y el secretario de la Presidencia». Pereira agregó que fue una reunión «franca» en la que «nosotros dimos nuestros puntos de vista, claros, y ellos dieron sus puntos de vista, claros, por ejemplo, con respecto a la ocupación».

Indicó, en ese sentido, que el gobierno electo «va a derogar el decreto y nosotros replicamos que las medidas de ocupación era 12 en más de cien mil empresas que se habían producido en el año, y que eso no podía ser el problema principal en ninguna parte del mundo, no obstante, si el movimiento sindical entendía que esa medida la tenía que aplicar en defensa de sus derechos, lo iba a hacer.

Y que no había ninguna norma en el Uruguay, por el contrario, la propia OIT reconoce a la ocupación de los lugares de trabajo, que la impidiera. No obstante, somos conscientes que la medida de ocupación es la última medida que el movimiento sindical tiene para tomar y que es una medida a cuidar».

Planteos «complementarios»

Pero el tema «número uno» que estuvo arriba de la mesa, tanto para el gobierno electo como para el movimiento sindical, fue el del empleo, en el que hubo planteos por ambas partes «complementarios».

«Hubo un planteo nuestro y un planteo de ellos, parecido, complementario, para conformar un equipo técnico, político que integren al gobierno, a los empresarios y al movimiento sindical a los efectos de analizar todo lo relativo a la construcción del trabajo decente, y esto implica saber cuáles son los nichos de construcción de empleos, cuál es la formación profesional que se requiere para los trabajos del futuro, cuáles son los cambios en el mundo del trabajo, cuáles son las inversiones que están llegando al país, qué valor agregado se puede incorporar a la materia prima que producimos».

«Si se conforma un ámbito de este tipo, el movimiento sindical tiene técnicos preparados en el tema del trabajo. Y además, somos partidarios de que la Academia también participe en este tripartismo».

Pereira dijo que Lacalle Pou «tiene la intención de crearlo, de crear este diálogo social por el empleo, nosotros vamos a participar, y nuestros técnicos están en condiciones de ir con la mejor fe del mundo a pelear por el trabajo, que para nosotros es la pelea principal».

Coordinan reunión por empleo

Sobre el empleo, en particular, en el ámbito estatal, Pereira recordó que está prevista para los próximos días una reunión en la que participarían OPP, el Ministerio de Economía y Cofe-Mesa de Entes.

La idea es analizar el tema en su globalidad, dijo Pereira, porque «claramente acá hay un tema que hay que atenderlo con mucho cuidado; no hay que olvidar que dentro de los anuncios de los partidos que hoy son gobierno electo está el de la reducción de puestos de trabajo». Además, recordó, están los anuncios de impulsar una reforma a la seguridad social durante los dos primeros años del nuevo gobierno.

Reunión con los socios de la coalición

La semana que pasó, el presidente electo Luis Lacalle Pou culminó la ronda de contactos con sus futuros ministros de Estado y subsecretarios. En esta semana, tiene previsto comenzar las reuniones con sus socios de la coalición para resolver el «puzzle» de los cargos en las empresas públicas y los servicios descentralizados. En este marco, también habrá encuentros también con directivos de organizaciones empresariales.

«Diálogo social»

Durante la reunión de la semana pasada, el presidente electo Lacalle Pou invitó al movimiento sindical a conformar un ámbito técnico y político para estudiar en profundidad el tema del empleo. El planteo sorprendió a la delegación sindical que traía en carpeta una idea parecida. «Si el presidente Lacalle Pou convoca a un diálogo social por el empleo, el movimiento sindical estará presente», confió a LA REPÚBLICA el presidente del PIT-CNT Fernando Pereira.

La República


VOLVER

Más notas sobre el tema